Zoroastraismo

Zoroastrismo: ¿Quién fundó esta religión y cuáles son sus principios?

  

¿Qué es el zoroastrismo?

El zoroastrismo es una religión monoteísta que se basa en la filosofía y en las enseñanzas del profeta iraní Zarathustra o también llamado Zoroastro, en la que prima la divinidad de Ahura Mazda, el cual es considerado como el creador de todo. Se aproxima su origen entre los siglos X y VII, especialmente ubicada en Asia Central, reconocida también por ser una de las religiones vivas con mayor antigüedad. 

Otro nombre bajo el cual es conocida la religión es como Mazdeísmo, nombre que proviene directamente de la deidad Ahura Mazda, ser adorado entre los seguidores de esta religión. Particularmente el zoroastrismo o mazdeísmo es reconocido por su principio fundamental basado en la creencia de la existencia del bien y del mal, precepto sobre el que reposa toda la religión. 

Origen del zoroastrismo o mazdeísmo 

Hacia el siglo VI antes de Cristo aparece Zaratustra, también conocido como Zoroastro, figura que nace en las tierras de irán e inicia con la prédica de una religión dualista y nueva en la que se encuentran una serie de elementos morales que serán de gran influencia y poder sobre las religiones que van a surgir dentro del mundo occidental. 

En sus inicios, la religión del zoroastrismo, partiendo su nombre del fundador, se presenta como una de las religiones que eran practicadas por las diversas tribus que se instalaron en Turquestán hacia el milenio I y II antes de Cristo. Se sabe que estas tribus de lengua iraní tenían una fuerte relación con los indoarios, quienes aportaron los sánscrito, además de la aportación también de las lenguas derivadas en la India del Norte, constituidos como la familia indo-aria. 

Es así que el zoroastrismo alcanza su desarrollo principal en Irán, en el oriente, de forma que empieza a imponerse dentro de las religiones occidentales, esto se debió especialmente con la dinastía aqueménida que alcanza el poder. En este momento el zoroastrismo empieza a convertirse en una religión que se asienta dentro de un gran y expandido imperio que empieza a fortalecerse como resultado de la respuesta ante las necesidades de una fe para el imperio. 

Más tarde, llega el fin de la era aqueménida, la cual llega debido a la victoria de Alejandro Magno, que es conocido dentro de la tradición del  zoroastrismo como “el Maldito”. Alejandro Magno sería el responsable de crear un contacto cercano del pensamiento y la cultura helenística con Irán. No obstante, esta sería una cercanía meramente superficial, dada la profundidad de la cultura irania. De esta manera surge la siguiente dinastía, llamada la dinastía sasánida, la cual vive en el siglo VII. 

La nueva dinastía, la dinastía sasánida se hacía llamar a sí misma como la dinastía defensora del zoroastrismo ortodoxo, por lo que intenta empezar a eliminar cualquier rastro de influencia o relación griega de la fe del territorio en el que se encuentra. No obstante, una nueva etapa de dificultad se asoma para el zoroastrismo, dado que los sasánidas son derrotados por una serie de ejércitos musulmanes. 

Durante esta época, esencialmente, el zoroastrismo sufre una época difícil, pues se empieza a evidenciar una seria reducción de sus comunidades, las cuales no pueden mantener una formación sacerdotal basada en intereses propios, por lo que fue acusado por el saber del zoroastrismo. Ante las constantes amenazas, los sacerdotes deciden empezar a escribir las tradiciones y los aspectos que más pudieron dentro del siglo IX y el siglo X. Y es precisamente durante este último siglo en el que se traslada un grupo de zoroastrianos, pasando del noreste de Irán y dirigiéndose hacia la India, lugar en el que eran llamados “persas”, nombre de parsis. Con su llegada y bajo el gobierno británico, los parsis o persas, empiezan a desarrollarse socialmente como una comunidad próspera, además de mantener el contacto y las relaciones con la cultura de occidente, hecho que más tarde va a influenciar de gran manera otras religiones como el cristianismo y el judaísmo. 

Una de las mejores etapas que va a vivir esta religión va a ser durante la dinastía Pahlevi, donde su posición social experimenta uno de sus mejores momentos. No obstante, nada de esto ha logrado reducir las emigraciones y los matrimonios mixtos que han realizado los zoroastrianos, disminuyendo de manera importante el número de miembros que hacen parte de la comunidad, aunque los zoroastrianos iraníes han crecido a partir de la revolución islámica, tanto que han logrado tener representantes dentro del parlamento de Irán. 

Principal Rama del Zoroastrismo

Conoce más acerca del Parsi Zoroastrismo aquí.

Fundador del zoroastrismo: Zarathustra 

Conocido como Zarathustra o Zoroastro, es el fundador de la religión, un profeta de origen iraní, no obstante, son muy pocos los datos y la información que se tiene sobre su origen, dado que lo que se conoce está lleno de un profundo misterio que origina las discrepancias en diferentes aspectos, sobre todo en cuanto a su lugar de nacimiento. Es tal el misterio que rodea la historia del fundador del zoroastrismo, que se ha dicho que Zarathustra es un título que se otorgó a una serie de cuatro maestros, por lo que se pierde un poco la idea de que haya sido un único hombre, dado que se define dentro de estos maestros, especialmente dirigido hacia el último de ellos. 

De la información que se tiene y la más aceptada, se dice que Zarathustra nace en Rhages, en Irán, aunque otras fuentes mencionan que su lugar de nacimiento originalmente fue en Kazajistán o Afganistán. Se dice que llegó al rey Guhtasp, el cual gobernaba una tribu en Afganistán, y llega para convencerlo de sus creencias, así como también intenta persuadir a la comunidad. Tal fue el impacto de las nuevas enseñanzas de Zoroastro que más tarde, logra convertirse en una religión oficial, creciendo a tal manera de hacer parte como una de las religiones monoteístas más importantes del mundo. 

Según los textos que se han encontrado, la educación de Zarathustra estaría basada en la veneración de los tres ahuras, liderados principalmente por Mazda y sus otros dos ahuras. Se dice que el fundador desarrolló por sí mismo la adoración hacia Mazda como el mayor de las divinidades, por lo que para Zarathustra, Mazda es Dios, es el ser divino, también representado en el sentido único de la inmortalidad. Este dios es interpretado por el profeta como la fuerza activa, la cual puede compartir la facultad de ser inmanente, aspecto que depende de la voluntad de Él, proceso que se realiza a través de la fuerza Spenta Mainyu, que hace referencia a la fuerza del Espíritu o Santo. Es así que Mazda es el resultado de un ser que es el Creador del universo y que cuenta con una serie de poderes hipóstasis divinas. 

No obstante, Zarathustra no sólo afirma la existencia de Mazda como el espíritu original, sino que también menciona su posición en dos Gathas, expresadas por analogía y por lógica, una fuerza negativa y destructora, la existencia de otro espíritu original que se opone a lo divino, denominado Spenta. De hecho, este aspecto se demuestra en uno de los textos, donde el profeta anuncia que ha visto uno de ese tipo de espíritus. Según la tradición del zoroastrismo, se identifican estos dos espíritus como Ahura Mazda y Angra Maingu, señalados con los nombres Ohrmaz y Ahoriman. No obstante, estos términos serán modificados posteriormente por Zarathustra, quien acostumbraba cambiar la terminología. 

Las enseñanzas que presenta Zarathustra se caracterizan principalmente por su facultad de ser procedentes de un profeta innovador, con nuevos elementos que van a empezar a desarrollar la religión antigua iraní. La doctrina de esta religión se basa en aspectos relacionados con las cuestiones relativas que están dentro de la naturaleza moral y la naturaleza espiritual del ser humano, por lo que surge la necesidad de intentar explicar la condición humana, así como su relación con el bien y con el mal, uno de los temas centrales del zoroastrismo. Es importante entender la religión, propuesta inicialmente con su fundador, como una religión que desea ir más allá del concepto del bien y del mal, de manera que desea alcanzar directamente las revelaciones bíblicas que fueron denominadas como “misterio de iniquidad”. 

Principios y enseñanzas del zoroastrismo

Comprender el conjunto de creencias de los zoroastrianos, implica partir de la idea que se tiene basada en que el mundo es similar a un escenario de guerra, además de estar sujeto a aspectos como el espacio y el tiempo en el que la lucha hasta el fin está dictaminada por los poderes del bien y del mal. Es así que el destino de cada ser humano depende de su capacidad de elegir entre el bien y el mal, por lo que su recompensa bien puede ser el cielo o el llamado “casa de la vergüenza”, un espacio de tormento que en otras religiones es directamente señalado como el infierno. 

El zoroastrismo es una forma optimista de pensar la vida en la tierra, donde todas las criaturas que están en el mundo y los fenómenos son creados por Ahura Mazda, sin embargo, los seres humanos no son creados por ellos. No obstante, otros elementos aparte de los seres humanos, también pudieron haber sido creados por el maligno oponente de Ahura Mazda, Angra Mainyu, razón por la que los seres humanos no pueden ser ayudados en cuanto a sus decisiones y acciones buenas o malas. Así mismo resaltan los elementos buenos de la creación, que son: 

  • El agua
  • El fuego
  • La tierra
  • Las plantas útiles para el hombre
  • Los animales benéficos
  • Las personas que actúan con justicia

Estos elementos de la creación buena, son dignos de reverencia, no obstante, los seres humanos son los únicos capaces de realizar elecciones morales, por lo que cada una de sus decisiones debe estar basada en seguir la voluntad de Ahura Mazda para lograr la victoria sobre el maligno Angra Mainyu.  

Otra parte de la fe se basa en la idea de la llegada del salvador, que en el zoroastrismo recibe el nombre de Saosyant, que hace referencia a “el que trae beneficios”. Su llegada indica el final de los tiempos, luego se dará paso a la resurrección de todos los muertos y en este proceso, las almas deben cruzar el puente, Chivat, donde serán juzgadas a partir de varios elementos, como lo son: sus acciones, sus pensamientos y sus palabras. Es importante resaltar que, a diferencia de otras religiones relacionadas, este proceso no recibe el nombre de “Juicio Final”, ya que esto indica la eliminación de todo tipo de mal, sino que se trata de un proceso en el que se reúnen todas las almas, lo cual llevará a la salvación de todo el universo. 

En cuanto a la idea de la muerte, en el zoroastrismo es el paso para el cual se debe preparar el ser humano, pues allí su alma será juzgada en el puente Chinvat. Luego de esto, el alma es enviada de forma temporal al cielo, al purgatorio o al infierno, de acuerdo a la evaluación de los pensamientos, palabras y obras de las que sea responsable en la tierra, sean buenas o malas. 

Creencias principales

Dentro de sus creencias principales sobresalen dos aspectos centrales; el primero de ellos basado en el comienzo y el segundo en la Ley Eterna, denominados de la siguiente manera según la tradición zoroastra: 

  • Ahura Mazda: hace referencia al comienzo, pero también al fin. Ahura Mazda es el creador de todo lo que existe, y también de todo aquello que no puede ser visto, por lo que a menudo se le suele mencionar como el Puro, el Eterno y la única Verdad. 
  • Daena: se relaciona con la Ley Eterna, la cual es la única capaz de establecer un orden sobre el cual debe constituirse la humanidad. Daena puede tener varios significados, entre ellos están fe, ley y a menudo también es llamado dharma (ley religiosa). Daena es el orden correcto y único que rige al universo, y el orden que deben seguir todos los seres humanos en la tierra. 

La elección moral 

Es uno de los temas que más resalta la religión, dado que hace un fuerte énfasis en la capacidad de elegir moralmente, un proceso que se realiza con el fin de acercarse o bien alejarse del bien en la vida de cada ser humano. Esto es basado en la idea de que según los Gatha, cada ser humano es responsable y libre sobre su vida. 

Uno de los conceptos que va en contra de esta elección moral que se realiza de manera individual, es la predestinación, proceso que se opone a este precepto, dado que cada uno es responsable de la situación que tiene y sólo está en su poder la posibilidad de cambiarla o no. Es así qué, otros aspectos como la felicidad, la recompensa o el castigo, van a ser otorgados sólo y únicamente dependiendo de cómo cada persona lleva su vida. El bien será para todos aquellos seres que realicen las acciones basadas en las buenas decisiones, en la vida correcta, mientras que aquellos que eligen las acciones malas sólo aproximan su vida hacia una ruina moral. 

La moral en el zoroastrismo

El concepto de moral en esta religión está construida bajo los buenos pensamientos, así como también se resume en las buenas acciones y las buenas palabras, hechos que son denominados en el zoroastrismo, en el persa moderno, así: Humata, Hukhta, Hvarshta en avéstico y Pendar-e Nik, Goftar-e Nik, Kerdar-e Nik

Principios del zoroastrismo

Dentro de la religión se establecen varios aspectos que rigen y fundamentan la religión, basados en la lista de los principios zoroastristas, la cual señala lo siguiente: 

  • La igualdad: se establece una igualdad que funciona para todos, la cual deja de lado aspectos diferenciales como lo son la religión, el sexo o la raza. 
  • El respeto: este precepto está basado en el respeto que debe existir frente a todas las formas de vida, por lo que se condena cualquier intento de opresión del ser humano, así como actos crueles en contra de los animales, incluyendo los sacrificios. 
  • El ecologismo: para el zoroastrismo, la naturaleza constituye la base de sus prácticas, pues las festividades más importantes de la religión se realizan en la naturaleza, como lo son: el día de año nuevo, el festival de agua que se realiza en verano, el primer dia de primavera, el festival de fuego que se lleva a cabo en la mitad de invierno y el festival de otoño que se realiza al final de esta misma estación. 
  • El trabajo: este principio se basa en la idea de que el ser humano debe trabajar duro para lograr todo aquello que desea, salir de su situación compleja y así mismo, ayudar a quienes más lo necesitan, por lo que este precepto es una combinación entre la labor y la caridad. 
  • Lealtad y fidelidad: para la fe zoroastra es sumamente importante que el ser humano sea leal y fiel a su familia, así como también a la comunidad a la que pertenece y a su país. 

Los pilares del zoroastrismo 

Los pilares del zoroastrismo reunen una serie de preceptos que deben estar vigentes y en desarrollo dentro de la vida del ser humano, estos son: 

  • Pensamientos adecuados: o pensamientos buenos son los que deben desarrollarse en la cabeza de todos los hombres, pues estos van a determinar sus acciones posteriores. 
  • La rectitud: con base en pensamientos adecuados, el ser humano podrá seguir un camino con buenas decisiones y siempre actuando con rectitud. 
  • La serenidad: para el ser humano es sumamente importante mantenerse sereno, pues de ello depende su actitud y las obras que realice. 
  • La inspiración: este pilar aplica tanto para ser inspirado, como también ser inspiración para los demás hermanos, en busca de mejorar su imperio. 
  • Mentalidad progresiva: el zoroastrismo entiende que el ser humano está sujeto a un desarrollo constante, por lo que los pensamientos en su mente cambian y se renuevan, razón por la que es progresiva. 

Proselitismo y la conversión 

Dentro de la religión, especialmente entre los practicantes zoroastrianos parsis, no está permitida la conversión a la religión de personas completamente ajenas. Sin embargo, los zoroastrianos de Occidente y de Irán, comparten la posibilidad de la conversión, aunque esto no es respaldado por parte del clero oficial de Bombay en la India. 

Aunque si bien no se sabe con exactitud la razón por la que los zoroastrianos mayoritariamente no permiten la conversión, algunas especulaciones se basan en la idea de que la conversión siempre ha sido admitida y que de hecho, es una práctica que se acepta entre los zoroastrianos de origen iraní, especialmente ubicados en Occidente y los zoroastrianos establecidos en Irán. Por lo que la prohibición estaría en manos de las autoridades islámicas de Irán, dado que se suelen hacer conversiones de forma discreta.

Algunos eruditos señalan que el proceso de conversión es mal visto, según las autoridades, por lo que los hindúes, los musulmanes y en general, cualquier otro tipo de religión, deben estar al margen del proselitismo con el fin de evitar provocar hostilidades entre las religiones, dado que por años se ha derramado una gran cantidad de sangre en nombre de la fe religiosa. 

Las oraciones del zoroastriano 

Las oraciones constituyen una de las más importantes prácticas para el fiel, dado que mediante las oraciones se expresan las plegarias, sin embargo, también cobran una gran importancia de su vida diaria, pues tiene como finalidad mantener vivo el fuego de la oración o gahs, una de las exigencias y responsabilidades más importantes según la religión. 

Las oraciones son muy importantes, pues permite vigilar el corazón propio del ser humano en el curso del día para dirigirlo a la entrega del bien, representado por Ahura Mazda. 

Las oraciones de los Gahs se realizan en varios momentos del día, razón por la que llevan en sus nombres las etapas del día, en el cual señalan la adecuación acerca de los ciclos cósmicos en relación con la fe suprema, organizados de la siguiente manera, dispuestos para la oración de los creyentes: 

Gahs

Hawan gah: se realizará con la salida del sol, hasta llegar al medio día. 

Rapithwin gah: se lleva a cabo durante el mediodía hasta que llegue la media tarde. 

Uzerin gah: se realiza en la media tarde hasta alcanzar el crepúsculo. 

Aiwisruthrem gah: se cumple desde el crepúsculo hasta llegar la medianoche.

Ushahin gah: se realizará desde la medianoche hasta la llegada del alba. 

Además de los Gahs, también aparecen otras oraciones de relevancia para la religión, las cuales aguardan una relación cercana con lo sacro de preeminencia, que reciben el nombre de Ashem Vohu, y Ahunwar (Yatha Ahu Vairyo). Estas oraciones son recitadas con frecuencia, también, en los Gahs, aunque también pueden realizarse en los Jashans, que hace referencia a otros eventos importantes. Así también aparecen otras oraciones como lo son las letanías o niyayeshes. Algunas otras oraciones se realizan durante las celebraciones y festividades del zoroastrismo, como por ejemplo la oración del Mihr Yasht (que significa ‘himno a Mithra’).

Libro sagrado del zoroastrismo: Avesta 

El libro sagrado del zoroastrismo es la gran obra titulada Zend Avesta, el legado de Zoroastro y que es traducido como “comentario sobre el conocimiento”, texto en el que se explican las bases sobre las que se construye el zoroastrismo o mazdeísmo, y que son los principios que se transmitieron durante mucho tiempo de forma oral de generación en generación. Los textos se recopilan durante el imperio Sasánida, luego de que ocurriera el gran incendio de Persépolis que tuvo lugar debido a Alejandro Magno. 

Los textos más importantes son los cánticos sagrados, los cuales se conocen con el nombre de Gathas. Estos cánticos serían compuestos por el mismo Zoroastro. El contenido del libro sagrado que es conocido en la actualidad, tiene contenido que se habría recolectado durante el reinado de Sapor II, sin embargo, la copa más antigua que se conoce data en el año 1288. Las demás partes del Avesta, tienen partes posteriores a los acontecimientos narrados en los Gathas. Entre los textos que se conservan en el Zend Avesta, están los Yasnas: o también conocidos como Isenshne, entre los que se mencionan los Gathas más relevantes, como el Vispered. La parte más antigua que se conoce del texto está constituida por los cantos. 

Básicamente el contenido de este texto contiene la idea de que Ahura Mazda le da la misión para que inicie la tarea de renovar una antigua religión, la cual iba a estar basada principalmente en el único dios del bien, así como en otros preceptos entre los que representa la verdad, la luz y la vida. En el mismo texto, el autor condena el culto del haoma, así como otras prácticas donde sobresale el sacrificio del Toro, siendo uno de los animales sagrados de los zoroastrianos, dado que se considera una práctica que no debe realizarse, pues Ahura Mazda es inmortal por sí mismo y no necesita que sus fieles realicen sacrificios. 

En esta parte de los textos sagrados, se habla de las conocidas Amesha Spenta, Inmortales Benéficos, los cuales se clasifican y están personificados por los arcángeles: 

  • Vohu Manō: es Buen Pensamiento.
  • Asha Vahishta: es Mejor Rectitud.
  • Xshathra Varya: es Imperio Deseable.
  • Spenta Armaiti: es Benéfico Pensamiento Perfecto.
  • Haurvatāt: es Integridad.
  • Ameretāt: es No-Muerte.
  • Otra parte de los textos de este libro sagrado son los llamados Yasht, una serie de himnos que evidencian el resurgir del panteón que deseaba la eliminación de Zarathustra. Esta parte, particularmente, es la fuente de información más grande que se tiene con respecto a la mitología irania.

Templos y lugares sagrados zoroastrianos 

Los templos más importantes para los creyentes zoroastrianos son: 

El Templo de Fuego 

Es uno de los espacios de culto más importante, el cual también recibe el nombre de dar-e mehr, según el idioma persa. Su nombre se debe especialmente a la importancia de la figura del fuego para la religión, que también recibe el nombre de atar, pues junto al elemento el agua, son los dos términos de pureza en cada ritual. En este sentido, la llamada “ceniza limpia”, es usada en las ceremonias con fines de purificación, por lo que configura la base de la vida ritual. Se sabe que no es un templo en particular, sino que reúne una serie de 50 templos de fuego, situados especialmente en Mumbai o Bombay, una ciudad portuaria, otros 100 templos de fuego en el resto de la India y aproximadamente unos 27 templos de fuego construidos en el resto del mundo. 

Una de las particularidades de este templo, tiene que ver con la costumbre religiosa, en la India, donde las mujeres de la religión zoroastriana no tienen permitido el ingreso al templo de fuego y a la Torre del Silencio en caso de que se casen con personas ajenas a la religión, es decir, no pueden volver a ingresar si se casan con una persona que no pertenezca a su misma comunidad religiosa. Esta costumbre sería impulsada ante la Corte Suprema de India luego de que una mujer de la religión presenció este trato donde no se le permitió el ingreso al templo. 

Los templos de fuego están construidos en función de honrar al fuego dentro de cada uno de ellos y se clasifican de acuerdo al grado de fuego que yace en su interior, organizados de la siguiente manera: 

Atash Dadgah

Es el primer y el grado más bajo con respecto al fuego sagrado. Se considera que puede ser consagrado en el curso de unas pocas horas con la dirección de dos sacerdotes, los cuales tienen la tarea de recitar de forma alterna los 72 versos que se encuentran dentro de la liturgia de Yasna. A menudo este proceso de consagración incluye la recitación de Vendidad, aunque varios sacerdotes eligen no hacerlo. 

Atash Adaran 

Es el segundo grado de fuego, el cual es traducido como “Fuego de fuegos”. Para la liturgia en este tipo de templos de fuego, es necesario la reunión de los representantes que hacen parte de los cuatro grupos profesionales, los cuales tienen propiedades feudales y se conocen de la siguiente manera: asronih (sacerdotes), el (r) atheshtarih (soldados y funcionarios), el vastaryoshih (agricultores y pastores) y los hutokshih (artesanos y trabajadores). Así, se necesita de ocho sacerdotes para la consagración de un fuego de Adaran, proceso que puede tomar entre dos y tres semanas aproximadamente. 

Atash Behram 

Es el grado de fuego más alto en el que se puede ordenar dentro de los templos de fuego, llamado el “Fuego de la Victoria”. El proceso de consagración de fuego en estos templos es el proceso que más elaboración tiene de todos los grados. Es así que en las reuniones se requiere de la presencia de 16 tipos de fuego diferentes, entre los cuales están incluidos el fuego de pira de cremación, así como el fuego procedente de los oficios de prácticas con horno y otros que están presente dentro de los otros dos grados de fuego. 

Cada uno de los 16 fuegos que se utilizan debe pasar por el ritual de purificación antes de que se una con los demás. Para la ceremonia de consagración se necesitan 32 sacerdotes y su duración puede completar hasta doce meses para completarse totalmente. Los 16 tipos de fuego usados son: 

  1. fuego utilizado en la quema de un cadáver
  2. fuego usado por un tintorero
  3. fuego de una casa de un rey o una autoridad gobernante
  4. fuego de un alfarero
  5. fuego de un fabricante de ladrillos
  6. fuego de un asceta
  7. fuego de un orfebre
  8. fuego de una menta
  9. fuego de un herrero
  10. fuego de un armero
  11. fuego de un panadero
  12. fuego de un cervecero
  13. fuego de un soldado
  14. fuego de un pastor
  15. fuego producido por un rayo atmosférico
  16. fuego de la casa de cualquier zoroastriano

En cuanto a la estructura de estos templos, se encuentran construidos bajo las siguientes características: 

  • Las fachadas del tiempo de fuego suele estar libre de adornos, por lo que se relaciona con la tradición antigua donde su objetivo principal consiste en albergar un fuego sagrado, de modo que no se glorifica ni exalta. 
  • Los templos actuales no tienen la estructura básica entre todos. 
  • Se observó, según las fuentes indígenas más antiguas encontradas en el siglo XIX, que los templos de fuego tenían un plano estándar de planta, aunque se desconoce información sobre su procedencia. 
  • Cuando se pasa por la zona de la entrada en los templos de fuego, suele haber un espacio amplio, también llamado salón, en el que se realizan las congregaciones religiosas o bien las ceremonias más especiales. 
  • Junto a la zona del gran salón, un nivel de piso arriba o un nivel abajo está la antesala más pequeña, la cual conecta con la antesala, aunque también puede estar dentro de ella. Es en este lugar en el se encuentra el altar del fuego real, según el grado de fuego que tenga el templo. 
  • Los templos de fuego en los que se realiza el servicio de Yasna como celebración, debe tener dentro o fuera de él, un pozo, arroyo o cualquier otra fuente de agua natural. 
  • La doble cúpula que tienen los templos suele tener orificios para la ventilación, los cuales permiten la salida del humo, sin embargo, las aberturas del exterior pueden estar desviadas igualmente, lo que evita que la lluvia o la suciedad ingrese al recinto más sagrado dentro del templo de fuego. 
  • Este lugar sagrado está separado por una serie de divisores de la antesala, además puede estar ligeramente elevado en relación con el demás espacio del lugar. 
  • Las paredes del lugar sagrado pueden estar embaldosadas o bien llevar mármol en su superficie, pero no suelen tener ningún tipo de decoración. 
  • Además del fuego que tiene el templo, no hay ninguna otra fuente de luz en el santuario interior. 
  • La construcción en general del templo está diseñado a partir de la necesidad de que no ingrese la luz solar de forma directa.

Algunas prácticas dentro del templo de fuego:

  • Solo los sacerdotes que estén unidos al templo tienen permitido entrar en el santuario interno del templo, el cual está cerrado de un lado y tiene construido un techo abovedado. 
  • Se coloca una campana que cuelga en uno de los rincones del templo. Esta campana se toca en cinco ocasiones durante el día, empezando por el “boi”, que hace referencia a la ceremonia fragancia que señala el inicio de cada observación o “gah”. 
  • El fuego del tiempo se mantiene alimentado con madera, la cual se puede acomodar en las paredes o puede estar almacenada dentro de una habitación pequeña a la que se puede ingresar pasando por el lugar sagrado. 
  • Antes de ingresar al templo, el zoroastriano debe pasar por la antecámara previamente. En este lugar se debe ofrecer sándalo seco o cualquier otro elemento de madera de olor. 
  • Según la tradición de la actualidad del zoroastrismo, las ofrendas no se realizan de forma directa, sino que lo que se hace es colocarla bajo el cuidado de un sacerdote, el cual usa una máscara de tela sobre las fosas nasales y su boca, esto con el fin de evitar la contaminación a través del aliento y que, con unas pinzas de plata toma la ofrenda para colocarla en el fuego. 
  • Los sacerdotes usan un cucharón especial para tomar y ofrecer la ceniza sagrada a los asistentes, proceso que consiste en llevar a la frente y a los párpados de la persona. Si se desea, la persona puede llevarse la ceniza sagrada a su casa luego de una ceremonia de Kushti. 
  • Los sacerdotes de esta religión no suelen predicar ni celebrar sermones, pues su labor se dirige directamente a la atención del fuego. 

Torre del Silencio 

También conocido como dakhma, dokhma o doongerwadi, las torres del Silencio son edificios funerarios de la religión que se encuentran construidos en Bombay, en la India y que hacen parte de los parsi en Irán. Según la tradición del zoroastrismo, los cadáveres humanos son llevados a las torres del silencio, donde la carne de los seres es consumida por los buitres, dado que se considera el cadáver como un elemento de impureza, razón por la que no puede tener contacto con el fuego o la tierra, pues pueden contaminarlos. Cuando los huesos del cadáver humano tomen el color blanco producido principalmente por el viento y el sol, se toman y se arrojan al osario, una especie de recipientes en los que se acumulan los vestigios humanos y se pone en la parte central de la torre del Silencio. 

Particularmente en el zoroastrismo iraní, las torres del silencio se construyen en la cima de colinas o en la cima de montañas que estén ubicadas en zonas desérticas y lo más lejos posible de los centros que estén poblados. Durante los inicios del siglo XIX algunos de los seguidores del zoroastrismo decidieron abandonar la tradición inicial sobre los cadáveres humanos, por lo que empiezan a sepultar a sus muertos en cementerios e incluso, algunos de ellos optan por la cremación. Sin embargo, lo cierto es que el libro sagrado, el Avesta, aunque menciona las ceremonias funerarias, no aparece alguna mención dentro de los Gathas. 

En cuanto a la tradición de los parsis, las torres de Silencio son una serie de edificios que suelen estar rodeados por jardines y bosques. A diferencia de otros templos y lugares sagrados, las torres del silencio de los parsis restringen el acceso, por lo que solo pueden ingresar aquellos que cargan los cuerpos y los elegidos. En esta ocasión, los cuerpos se depositan en las torres, las cuales contienen tres círculos: en el círculo externo están los cuerpos de los hombres, en el círculo de la mitad están los cuerpos de las mujeres y en la zona central se depositan los cuerpos de los niños. 

Símbolos del zoroastrismo 

Uno de los principales símbolos y representaciones físicas de esta religión es el Faravahar, aunque también se toman como símbolos sus figuras de culto. 

Faravahar

La figura que más sobresale en esta religión es el símbolo del Faravahar, una figura compuesta por diferentes partes que representa el alma del ser humano y con ello, el círculo que está alrededor del cuerpo, el cual simboliza el espíritu. Así, la mano que va hacia arriba señala la importancia y el valor de seguir el camino del bien por sobretodo, y el anillo que se encuentra en la otra mano, es el símbolo de la felicidad. Otra parte de la figura son las alas, las cuales están compuestas por una serie de tres hileras de plumas que simbolizan para el creyente los buenos pensamientos, las buenas obras y las buenas palabras que deben estar siempre presentes en la vida del ser humano. Tres hileras más de plumas están en la zona de la cola, sin embargo, a diferencia de las otras, éstas simbolizan los malos pensamientos, las malas obras y las malas acciones. En cuanto a las dos cuerdas que se ven salir del círculo de la zona central, señalan los dos principios de la religión basados en el bien (delante) y el mal (atrás). 

Es importante dejar en claro que el Faravahar no es una representación de Ahura Mazda, sino que se trata de una interpretación acerca del propósito personal de la vida, una especie de recordatorio que simboliza a los creyentes del zoroastrismo, los valores sobre los cuales debe regirse su vida, dado que simboliza la forma de vida que tendrán las almas que progresen con la unión de Ahura Mazda. 

El fuego 

Este símbolo tiene que ver con la idea del zoroastrismo en el que el se refiere al fuego de pensamiento en los Gazas. Es así que para esta religión, el fuego es la máxima expresión de la fuerza divina, de la pureza y también de la espiritualidad en potencia. Aunque si bien es una figura sumamente importante para los fieles del zoroastrismo, no se adora al fuego pese a que es el símbolo de la divinidad, aunque se le guarda un profundo respeto. 

El zoroastrismo conforma una de las religiones más importantes dentro de la historia religiosa de occidente, sobre todo en las que son provenientes de la rama de Abraham, aunque también las religiones de oriente que son procedentes de la rama Dhármica. Es así que esta religión basada en la lucha constante en la moralidad sobre el bien y el mal, ha ejercido una fuerte influencia sobre las religiones más importantes del mundo, como lo son las más grandes: el judaísmo, el islamismo y el cristianismo, además de tocar algunas otras organizaciones religiosas. Observar su influencia es posible si nos dirigimos a los textos sagrados de estas religiones, pero también es posible evidenciarlo en las prácticas que realizan, sus doctrinas están en contacto junto a sus enseñanzas y creencias, pese a que se niegue un vínculo directo con el zoroastrismo.