Thelema, “haz tu voluntad” 

Thelema: ¿Qué es, cómo se funda y cuál es su filosofía?

 

¿Qué es la Thelema?

Es una filosofía que nace del Satanismo y se desprende del Luciferismo como una doctrina que se basa fundamentalmente en el “haz tu voluntad: será toda la ley”. De esta manera, se basa en que cada uno de los seres humanos contiene una Voluntad Verdadera y que es su deber seguirla. 

El objetivo más importante es la liberación para permitir la voluntad de cada individuo, de manera que las tradiciones religiosas y mágicas que se realizan en la Thelema, tienen como fin romper todo tipo de tabúes sociales que les permitan dar paso a la liberación, así como otra serie de elementos que veremos más adelante. 

 

Historia de la filosofía de Thelema 

Esta doctrina se basa en el ideal de “Haz tu voluntad”, de acuerdo a sus antecedentes con Francois Rabelais, aunque se reconoce a Aleister Crowley como su principal desarrollador, pues a través de él, también es popularizada la corriente para dar origen a la religión Thelema, la cual basa sus fundamentos en esta afirmación. 

El término proviene de la transliteración al inglés del sustantivo zélema, que hace referencia a “voluntad”, término que proviene del verbo zelo, que quiere decir “querer”, “propósito” y “desear”. Sin embargo, algunos registros procedentes del cristianismo en su etapa primitiva, usaron el término con el fin de referirse a la voluntad de Yahvé. 

Es así que, para el siglo XVI, vuelve a aparecer el término por Francois Rabelais para designar el nombre a una abadía ficticia en su obra literaria llamada Gargantúa y Pantagruel, en la que la regla más importante era la de hacer aquello que se deseara. Posteriormente, la regla fue usada en el siglo XVIII en otra abadía por Francis Dashwood, donde sirve como lema para el Club del Fuego Infernal, inscrita en la puerta. Y más tarde, sería usada la misma regla en el año 1904 en El Libro de la Ley, escrita por Aleister Crowley, donde aparece la frase “haz tu voluntad”, como el término thelema en griego. De esta manera, Crowley, usa la frase para aplicarla al sistema mítico, religioso y filosófico que empezó a desarrollar, en el cual empezará a involucrar otros elementos como el misticismo, el ocultismo y el yoga. 

 

Fundador de la religión: Aleister Crowley 

Edward Alexander Crowley, más conocido como Aleister Crowley, nacido en Inglaterra en el año 1875, fue un importante influyente alquimista, escritor, ocultista, poeta, místico y mago ceremonial que funda la corriente filosófica y religiosa de Thelema, una de las ramas más importantes del Satanismo y del Luciferismo. 

Su infancia estuvo sobrecogida por una familia cristiana, un padre con una gran fortuna, producto del negocio de elaboración de cerveza, y una madre joven con quien Crowley tenía una relación conflictiva. La relación más cercana era la de su padre, la cual terminó cuando él tenía 11 años debido a su muerte, quien además se destacaba por ser un predicador religioso y carismático. Este hecho produjo la mudanza a la casa de su tío Tom Bond Bishop, a quien se dice, despreciaba. 

Su paso por el colegio le permitió sentirse por primera vez libre y fue allí donde empezaron a surgir los primeros escritos de Crowley, entre los que figuraban poemas eróticos, ensayos y novelas que crecieron con su escepticismo a la religión que profesaba su familia: el cristianismo. Cambia su nombre de Alexander por Aleister, una forma de devolverlo a su forma inglesa y cambiar su sonido, el cual le resultaba desagradable dado que le recordaba el nombre por el que su madre solía llamarlo.

Posteriormente ingresa a la Orden Hermética del Alba Dorado, un templo londinense en el año 1897, una de las organizaciones más importantes en el campo de las congregaciones esotéricas y ocultas, fundada en el año 1888, donde pasa muy rápido por los grados de iniciación, aunque luego abandonó la orden porque no lograba satisfacer sus inquietudes y pensamientos. Esto lo llevó a la creación de la organización ocultista a la que denominó Astrum Argentum, espacio en el que rige la ley de Thelema que dicta: “haz tu voluntad”. 

 

La Abadía de Thelema 

Su profundo interés y curiosidad por los temas esotéricos, le llevaron a ampliar sus conocimientos esencialmente en áreas como la magia, el esoterismo, el yoga y la cábala, basándolo en el sistema MagicK y en la filosofía que empezaba a desarrollar, la Thelema. Es así que desarrolla una gran cantidad de textos que empieza a publicar a la corta edad de 23 años. 

La construcción de la nueva orden hermética estuvo precedida por un tiempo de investigaciones en campos como la magia, el análisis a partir del uso de alucinógenos, aventuras sexuales variadas, y otra serie de aspectos que realizó antes de la fundación. Luego, en el año 1920 decide establecer la Abadía de Thelema con el fin de convertirlo en un lugar de experimentación enfocado en el campo sexual, cerca de Cefalú en Sicilia, Italia. Para su creación, Crowley asume una identidad falsa y se reúne en este espacio con una serie de acompañantes que formó el núcleo inicial de Nuevo Eón. 

Su traslado a Italia, aunque tardó, se realizó, y allí reunió a una serie de acompañantes mujeres con las que restaura la sala principal de la casa para convertirla en Templo de la Orden donde se realizarán las prácticas mágicas. Durante los siguientes tres años se llevaron a cabo experimentaciones entregadas a los excesos, entre las que estaban las ceremonias, los encantamientos, actos de magia sexual en el que el sexo era usado como una especie de catalizador de la energía, entre otros. 

Con estas prácticas, rápidamente empezó a difundirse el funcionamiento de la Abadía, por lo que muchas personas, especialmente entre los años de 1920 y 1923, empiezan a visitarla con el fin de convertirse en discípulos de Aliester Crowley, sin embargo, la muerte de Frederick Loveday al consumir agua contaminada de un charco cercano, produjo la señalización y el estigma marcado por las autoridades italianas a la Abadía, lo que ocasionó la salida de Crowley de Sicilia, llamado el “hombre más malvado del mundo”, aunque su expulsión no terminó con la filosofía que empezaba a crecer. 

Principios, enseñanzas y conceptos de la Thelema 

En general, las tradiciones mágicas y las prácticas de la religión, inicialmente, están enfocadas en romper con todo tipo de tabú social, lo que implica una forma de liberación y que lleva, en ese sentido, a la práctica, muchas veces, de los excesos. Entre ellos está el consumo de carne en las sociedades abiertamente vegetarianas, el uso de iconografía de la religión en centros de cultura cristiana y/o conservadoras, entre otras. Esto se realiza con el fin de priorizar el bienestar de la persona, pero sobre todo, la voluntad de cada ser desde una visión individualista que superpone la satisfacción sobre cualquier consideración de carácter ético, espiritual o social

En este sentido, los practicantes observan sus prácticas esotéricas, religiosas y mágicas, como tradiciones no malignas, dado que no se realizan con el objetivo de causar algún daño, a no ser que esto fuese absolutamente necesario en el camino para lograr su fin.

 

La “Voluntad Verdadera”

Se cree que cada individuo posee la “Voluntad Verdadera”, la cual es distinta de los caprichos y deseos del ser humano. Es así que, la Voluntad Verdadera es conocida como el “propósito” en la vida que tiene cada ser. Este concepto, planteado por Crowley, se asume como el objetivo y el llamado para alcanzar la realización plena a través de esfuerzos propios, pero también de la mano de personificaciones, dioses egipcios mayormente, pero sin que ello implique la ayuda o participación del concepto del judeocristianismo de Dios u otra deidad o figura divina. 

Para lograr descubrir la Verdadera Voluntad, según Crowley, el ser debe liberarse de los deseos que yacen en la mente subconsciente del control de la mente consciente, en particular todo tipo de restricciones de las expresiones sexuales, las cuales asoció al poder procedente de la creación divina. 

Escepticismo

Todos los resultados que vengan de la práctica de la meditación o de la magia, deben examinarse y analizarse de manera escéptica, según Crowley. Se une esto a la necesidad e importancia de realizar un registro en el que se enlistan todas las condiciones que tienen los eventos. 

Cosmogonía

Se debe entender que esta filosofía toma los dioses y diosas de la mitología egipcia, de manera que la deidad más alta es Nuit, la diosa personificación del cielo, la creadora de los astros y de todo el universo. Nuit es considerada como la Gran Madre. En segundo lugar está Hadit, que es el complemento de Nuit, quien representa el movimiento, lo manifiesto y el tiempo. Y en tercer lugar está Ra-Hoor-Khuit, la manifestación de Horus, simbolizado con la cabeza de un halcón y asociado comúnmente con el Sol. 

La magia 

Es considerada como un sistema para el entrenamiento del espíritu, de la mente y del cuerpo, definido por Crowley como un tipo de ciencia o arte que permite causar una serie de modificaciones en función de la voluntad del ser. Es así que, recomienda el uso y la práctica de la magia como un medio por el cual puede descubrir la Voluntad Verdadera que posee cada ser. 

¿Cómo se practica?

Este solo compete al ser individual, de manera que se especializa en manifestar la Voluntad Verdadera, aunque también puede involucrar festividades, entre las que se encuentra: 

  • Ritual menor del pentagrama para la invocación y el destierro. 
  • Mantener un diario de tipo mágico. 
  • Práctica del yoga básico. 
  • Ritual para la invocación del Ángel Guardián. 
  • Magia sexual que incluye la práctica de la masturnbación y otras prácticas relacioandas con la heterosexualidad y homosexualidad. 
  • Oraciones diarias al sol. 

Liber Oz 

En este elemento se reúnen algunos de los derechos implícitos del individuo entre los que se encuentra el derecho principal de “hacer tu voluntad”. Estos derechos incluyen poder vivir bajo la propia ley del ser humano, poder jugar, poder trabajar, vivir del modo en que lo dicte la voluntad, y en general, llevar una vida de acuerdo a la voluntad de cada persona, elegir el lugar para vivir según sea la voluntad, morir cuando sea su voluntad, alimentarse cuando sea su voluntad, construir cuando sea su voluntad, vestir como diga su voluntad, pensar como dice su voluntad, hablar y decir las palabras según la voluntad, amar cuando sea su voluntad, etc. Estos derechos en torno a la voluntad de cada individuo, permiten eliminar a todos aquellos que quieran anular los derechos antes mencionados. 

El “Deber”

Se describe como “apunte en las máximas reglas de la conducta”, las cuales se dividen en cuatro categorías: 

El deber consigo mismo: en esta filosofía, el “yo”, es el centro del universo, de manera que es un llamado para poder aprender sobre la naturaleza propia del ser mismo. Se enfoca en desarrollar facultades que permitan establecer la autonomía y así, poder dedicarse a la palabra de la Voluntad Verdadera. 

El deber con los demás: este segundo deber se enfoca en eliminar la posible separación entre uno mismo y los otros. Invita a discutir siempre que sea necesario y evitar involucrarse o impedir las Voluntades de los demás, llamando a iluminarlos siempre que se considere necesario y adorar la naturaleza divina de todos los que nos rodean. 

El deber con la humanidad: este deber es considerado un llamado a la regla principal y quizá la única regla de conducta. Se cree que cada ley debe contar con un objetivo que le permita al ser poder garantizar la mayor libertad para todos los seres humanos. Para la ley de Thelema, el crimen es visto como una violación de la Voluntad Verdadera de los individuos. 

El deber con los demás seres y las cosas: este último deber se enfoca en la aplicación de la ley hacia todas  las situaciones y problemas, sosteniendo que no se puede abusar de un ser, ya sea animal o persona, pero tampoco de un objeto mediante la interferencia para sus propias funciones. 

Textos sagrados e importantes de la Thelma

Dada la gran labor del fundador de la religión, Crowley, existe una gran cantidad de recursos escritos entorno a la religión, pero de ellos destacan pocos enfocados en concreto a la Thelma, entre los que se encuentra El Libro de la Ley, el cual cuenta con tres capítulos en el que proclama la Ley de Thelema, así como narra, también, a partir del calendario occidental, el primer año que sería en 1904 y se le incorporan la posición diaria del Sol y la posición diaria de la la Luna. También destacan otros textos sagrados como el Himno a Pan y Liber Legis, pasajes importantes que fueron leídos por algunos amigos y discípulos en la ceremonia del difunto. 

En general, es posible definir la Thelema como una religión, pero sobre todo como una filosofía de tipo individualista en el que la voluntad del ser es el eje central sobre el que se mueven las prácticas de su doctrina. Particularmente el sexo es uno de los temas centrales de la filosofía de Thelema, siendo el impulso inicial para la experimentación de la Abadía de Thelema en la práctica.