Satanismo de la Nueva Era, la fe en la humanidad 

Satanismo de la Nueva Era: ¿Qué es, cómo surge y cuáles son sus creencias?

 

¿Qué es el Satanismo de la Nueva Era?

También conocido como Satanismo Nuevaerista, es un movimiento filosófico y religioso secular que se caracteriza por ser de carácter no teísta, fundado por el conocido Maestro Aposento, en compañía de Judas Kalid hacia el año 2013 en México. Inicialmente esta rama del Satanismo fue conocida como “La religión del hombre”, un acercamiento por “reivindicar la fe” del ser humano, uno de los elementos más importantes aquí recuperados, pues consideran que la fe no le pertenece a un Dios, sino que es del ser individual. 

Como gran parte de los demás movimientos del Satanismo, toma la imagen de Satán, viéndolo como el sinónimo de la sabiduría y a la vez, un importante revolucionario. Sus prácticas religiosas están íntimamente relacionadas con el paganismo. 

Historia del Satanismo de la Nueva Era

Este movimiento nace como producto del sincretismo del New Age y del Satanismo, del que toma varios elementos contenidos como la meditación, pero sobre todo, del que van a surgir las reformas satanistas que se enfocan en la importancia de la armonía en el ser individual: tanto en el ser interior, como en el ser exterior. 

Hacia el año 2016, con más de medio millón de usuarios cada semana, empieza a popularizarse en la red social algunos escritos creados por el Maestro Aposento, donde se exponen componentes que harían parte de los textos que pertenecían a El Nuevo Testamento Satanista. Es así que, durante el mismo año, Magistra Kat Demoniaticcc se une a ello, considerada como la primer miembro mujer de toda la fraternidad. Esto produce los conocidos “buen sol” y “buena luna”, los saludos oficiales. 

El Satanismo de la Nueva Era de mantuvo bajo la administración del Maestro Aposento en compañía con el círculo. Sus cifras pronto empiezan a superar los 90 mil seguidores en todo el mundo, incluyendo países de habla hispana y otros idiomas. Se cree que este movimiento fue un deseo del mismo Antón LaVey por reclamar prácticas que estaba realizando sin tener en ella la etiqueta de “el Diablo”. Si bien en el Testamento Anterior se hacía un ataque hacia la figura de Jesús, LaVey mencionaba que no era un enemigo para el satanismo, sino un aliado, dado que había actuado como Satán, pues fue acusador de sistemas credo que existían durante su época y se atribuyó a sí mismo ser la encarnación de su padre, enseñaba su ideología y por ello fue señalado como loco. 

Es así como este movimiento debe su nombre y enfoque a lo que deseaba Anton LaVey: realizar una reforma, retomar el viaje guiado al interior del ser, a un proceso de introspección a través de la meditación para lograr expandir la consciencia. Por su parte, Michel Aquino, quien fue miembro de la Iglesia de Satán fundada por LaVey, se convierte en el líder del Templo de Set para adentrarse a las nuevas reformas del Satanismo con las “Leyes de la Nueva Era Satanista”, que consisten en 13 leyes, a diferencia de los 11 de los “Mandamientos Satánicos” de los Laveyanos en el año 1967. El Satanismo de la Nueva Era compila una nueva doctrina en la que busca re-difinir una gran parte de los conceptos y elementos reunidos en New Age, gestado como la necesidad de empezar a conciliar aspectos de la Nueva Era del Satanismo, propagado esencialmente en la red social alcanzando una gran cantidad de seguidores que van sumándose cada día. 

Fundador de la religión 

Mikky Lafey, nació en el año 1988 en México. Actualmente es un presentador de televisión, ilustrador, escritos, filósofo, ocultista y productor que se dedica a estudiar, en gran parte, toda el área del ocultismo en compañía de Judas Kalid, con quien más tarde funda el Satanismo de la Nueva Era hacia el año 2013, de quien se tiene muy poca información. De esta manera, Lafey, logra convertirse en uno de los reformadores religiosos más importantes de esta época.  Entre sus obras más importantes se encuentran: 

  • Escritos de Demonios 
  • El Nuevo Testamento Satanista: El Desplome de la pluma
  • El Árbol de Judas por Judas Kalid 
  • El Nuevo Testamento Satanista: El Libro de La Bestia

Principios, características y conceptos del Satanismo de la Nueva Era

Este tipo de satanismo, se caracteriza fundamentalmente por estar relacionado con temas como el existencialismo, la meditación y el humanismo. Además de ello, han fusionado las raíces base de la filosofía satanista con prácticas del Satanismo de la Nueva Era. 

Misión y visión 

En primer lugar, la misión de este tipo de satanismo es el de devolver la fe a la humanidad, que considera, es el lugar al que realmente pertenece y donde debe estar. Proyecta crear un campo en el que se dé espacio al librepensamiento, donde dominará el intelecto y la sabiduría a la vez que se recupera la fe en cada uno de los seres humanos, aceptándose y viéndose como un animal que hace parte de la polaridad de su propio ser. Así, el Satanismo de la Nueva Era, es también el dominio tanto de las aptitudes de la consciencia, a lo que llama psique, y de las aptitudes carnales. 

La ideología 

En cuanto a la ideología del Satanismo de la Nueva Era, nace en la religión secular, es decir, que, aunque cuente con elementos y características muy cercanas a lo que podría ser una religión, lo cierto es que sus componentes no están estrechamente ligados a componentes de carácter espiritual. 

Prácticas y rituales 

En el Satanismo de la Nueva Era, no se realiza ningún tipo de sacrificios y de hecho, condenan cualquier forma de práctica en la que se adore a alguna deidad o ritual en honor a ello. Similar a la religión de la Wicca, es descentralizada. 

En cuanto a las reuniones de esta religión, estas se realizan de forma secreta y exclusiva, por lo que solo pueden participar en ellas los miembros que estén debidamente registrados, pues han recibido la invitación a la reunión. Suelen realizarse cursos o retiros satanistas. 

Bases de la doctrina 

La doctrina de esta rama del Satanismo se basa en que el Ser está compuesto por dos elementos, por una parte la consciencia, denominada “psique” y la segunda por carne, que está en su cuerpo tridimensional. En ella se unen las prácticas del Satanismo Filosófico y prácticas de la Nueva Era, del que va a surgir posteriormente el término: Satanismo Nuevaerista. 

Particularmente este movimiento considera muy importante la espiritualidad, traducida como “Psique”, a la que se le atribuye ser el nombre real. Este tipo de espiritualidad debe ser liberada a partir de la meditación, pero también de los Estados alterados de conciencia y la Psiconáutica. También está relacionado con lo que los góticos denominan “Gnosis”. 

Prácticas: este movimiento acepta que se realicen prácticas espirituales relacionadas con la psique y otras de carácter mundano que vinculan el cuerpo y que deben ser tomados siempre que en ello no contengan actos de adoración más allá del ser que lo realiza, dado que el Nuevo Satanista es también la representación de la transfiguración al Súper hombre mencionado por Nietzsche. Entre las prácticas más importantes del Satanismo de la Nueva Era, están: la reflexión, la catarsis a través del estudio, la meditación, la psiconáutica en compañía con la meditación y la búsqueda de la individualidad del ser.

Las 13 Leyes del Satanismo de la Nueva Era

Estas son una serie de leyes con las que se busca re-definir el Satanismo: 

  1. No desaprobar todo aquello que se desconoce, solo se puede hacer en caso de que el ser lo haya conocido. 
  2. No se debe depositar la fe en otras manos distintas a las propias. 
  3. No se enfrentarán, de ninguna manera, los problemas propios en los demás. 
  4. Se celebrará el nacimiento propio, dado que no existe una celebración más importante que festejar la única vida que nos pertenece. 
  5. No se separará el bien y el mal, pues ninguno de ellos puede existir si se dividen, por lo que no es posible separarlos. Solo se le debe dar a cada quien, aquello que merece. 
  6. No se negará el ser carnal que somos, así como tampoco nuestro ser psíquico, dado que somos el resultado de ambos elementos. 
  7. Un satanista es considerado un ser de consciencia, por lo que se hace responsable de cada una de sus acciones y lleva una vida en libertad, pero cuidándose de caer en el libertinaje.
  8. Se considera que el ego puede ser un arma que resulta útil contra el ofensor, sin embargo, no debe ser usada en todo momento si es que no se quiere lastimarse a sí mismo y a quienes le rodean.
  9. No se debe etiquetar la sexualidad en función de lo que digan los demás, dado que es un aspecto de carácter personal en el que nadie externo debe involucrarse, pues todos se considera que todos somos parte de la gran diversidad sexual del mundo. 
  10. El ser es el responsable de controlar y de conformar su propia sombra, en lugar de que ella tenga control sobre él y lo desintegre.
  11. El ser no debe cometer proselitismo, pues cada ser tiene su propia camino y por ende, no se debe involucrarse o intentar ayudar a alguien que no está dispuesto a recibir esa ayuda. 
  12. De ninguna manera el ser debe usar la superstición por encima de la razón propia, así como tampoco deberá desaprobar algo si no tiene los argumentos necesarios para refutarlo.
  13. Para el satanista de la Nueva Era, es un gran acontecimiento el despertar de su conciencia, pues esto le permite tener acceso al macro y al microcosmos, mundo interior y mundo exterior, por lo que es consciente de que puede estar en ambos que a la vez dan forma a uno solo.

Creencia central 

Para el satanista de la Nueva Era la fe es la energía vital o ki, un elemento base en los distintos grupos del satanismo, dado que consideran que nunca debe ser puesta en deidades o en sofismas impuestos por religiones particulares teístas o politeístas, pues ello implica conducir al ser a la pérdida de su propia individualidad e incluso el daño a esta. Es así que, en esta rama del satanismo, la fe se convierte en la base más importante de su ideología, añadiendo la práctica de la meditación a su estilo de vida. 

¿En qué se diferencia con el Satanismo de Anton LaVey?

Distinguir esta rama, parte de varios elementos fundamentales, los cuales se vinculan a un proceso de replanteamiento y de aceptación de la fe misma, así como se incluye la práctica de la meditación, integrar el despertar de la consciencia y la prevalencia del no teísmo en lugar de definirse como ateos de forma exclusiva, dado que se trata de una divinidad que se encuentra en el ser interior, en la consciencia del ser o en la representación de los dos. 

Los sacrificios 

Como mencionamos, en el Satanismo de la Nueva Era no se realizan sacrificios de ningún tipo, dado que se considera que el sacrificio ritual que involucra animales o seres humanos, fractura los principios del Satanismo, pues ve el derramamiento de sangre como un acto inútil y cruel ante cualquier víctima a la que se tome con este fin. Sin embargo, aunque se defienda este hecho, en algunas ceremonias se realizan sacrificios de manera simbólica, de manera que nunca se trata de sacrificios reales. 

En este tipo de satanismo, se rechaza cualquier tipo de conducta que pueda atentar contra los derechos de cada ser y las leyes, pues lo único que se sacrifica, en realidad, son los sofismas intelectuales y la fe hacia los dioses. 

La doctrina del Satanismo de la Nueva Era

Los satanistas nuevaeristas señalan que no se debe confundir el término “doctrina” por el de “dogma”, dado que la doctrina de este tipo de satanismo no cuenta con un sistema de dogmas, pues es considerado como una abominación que solo entorpece el análisis individual que realiza el ser, es así que es el librepensamiento el concepto que domina la práctica en compañía de la paz y el aprendizaje de las fuerzas oscuras que están unidas al plano terrenal y el plano psíquico de la existencia del ser. 

Creen que depender de un dios es un acto de mediocridad, pues este tipo de satanismo representa en todas sus dimensiones, el ser tomado como eje de fe para realizar los cambios necesarios y adquirir nuevos conocimientos sin someterse a una esclavitud maldita o divina. 

Concepto de polaridad

Se cree que la polaridad está presente fundamentalmente en las características de los animales territoriales, así, como satanistas, es sumamente importante explicar los dos extremos. Existe la soberbia de carácter positivo que acompaña al ser durante los buenos tiempos, en las situaciones beneficiosas y en los aciertos. Y está la soberbia en un estado negativo, la que está cuando el éxito es ajeno y situaciones o malos tiempos. El ser puede ser soberbio y humilde a la vez, pero siempre que su soberbia no sea superior a la humildad. 

Enseñanza de la religión 

En el Satanismo de la Nueva Era, los integrantes están en constante aprendizaje, por lo que cada uno de estos espacios es un lugar de aprendizaje colectivo en los que cada miembro es conocido como “Agente Superstisivo”, de esta forma se catalogan las situaciones, aspectos o personas que debido a su proselitismo, incitan a que cada ser pierda del juicio propio, entregar o depositar su fe en personas terceras que bien pueden ser deidades, videntes, charlatanes, tarotistas y otras figuras de carácter sobrenatural.

Es común que, en el proceso, el ser humano no tenga una idea clara de quién es cuando es creyente, dado que está separado del Ser Superior propio, pues se entrega el poder en lugar de reconocerse a sí mismo como el propio dios. Se considera que el satanista es un ser de empoderamiento, que confía en sí mismo y que se dedica a desarrollar sus propias habilidades y capacidades.

Por otro lado, el Satanismo Nuevaerista considera que cualquier tipo de creencia, doctrina, enseñanza, ideología o religión, debe ser en primera medida una decisión que toca cada ser, y de ninguna manera, una imposición a la mente frágil, como lo hacen otras religiones en las que a edades tempranas son sometidos a los primeros rituales religiosos de las creencias de sus familiares. El Satanismo, por sobre todas las cosas, defiende el librepensamiento y el empoderamiento de cada persona para decidir sobre sus inclinaciones espirituales, creencias o ideologías. Es por ello que considera que el cambio de perspectiva es fundamental para lograr adquirir nuevos conocimientos, generar un cambio de perspectiva que le premita observar verdades que lo convertirán en satanista. 

Uno de los aspectos que también tiene un valor fundamental, son las pertenencias mundanas, dado que considera que importan tanto como la propia mente y todo lo que está depositado en su interior. Replantea, con todo ello, la existencia propia, pero también el poder que tiene de intervenir en el mundo. 

La Era Taoísta

Se trata de un proceso de salida. Se cree que todo integrante del satanismo, fue, en primer lugar, La Pluma que se desplomó por el aire hasta el suelo, donde abandona la idea de ir tras un cielo espiritual para enfocarse en adorar el suelo y así, llegar al mundo con dignidad y amor por ella. 

Es importante resaltar que el Satanismo, y en este sentido, el Satanismo de la Nueva Era no es una religión en permanente discordia con la  ciencia, sino que puede convivir con ella, pues se consolida como una religión que se dedica a la sabiduría del universo. Se reconoce como una filosofía, una religión directa con la realidad y un estilo de vida que promueve la recuperación de la fe en el ser humano, pues su enemigo no es la fe, sino que es precisamente protector de ella. 

Los espíritus 

El Satanismo de la Nueva Era no cree y rechaza el concepto del espíritu, pues se despojan de la superstición, dado que consideran que es la responsable de entorpecer la mente del ser humano en la actualidad. Sin embargo, remueve la superstición del concepto del espíritu para reemplazarla por la de psique, donde los seres humanos toman el lugar fundamental en el que no puede dejar de lado el ser interior. 

Así mismo, este tipo de satanismo no construye monumentos a deidades, así como engrandecer personalidades que puedan fomentar la desinformación del satanismo, hecho al que han estado sometidos a lo largo de los años.

La figura de Satán 

Para este tipo de satanismo, Satán es la figura del camino a la sabiduría, de la revitalización y la forma en la que se remueven ideas falsas dentro de cada ser humano, por lo que un satanista es un ser basado en la coherencia de sus sentimientos y otorga a cada persona lo que considera que merece. No existe un pacto con el diablo, pues de hecho es una de las ideas que el cristianismo, erróneamente, se ha encargado de expandir para señalar al satanismo, pues el pacto se realiza consigo mismo, dado que no hay manos, sentidos o ser más allá del que inicialmente puede tocar. 

Satanismo y religión 

Aunque si bien algunos satanistas entregan su fe a un tipo de satanismo religioso, se considera que los movimientos del ​Satanismo de la Nueva Era no deben relacionarse directamente en el marco de una Iglesia y sus seguidores como “fieles”, dado que se trata de una organización religiosa y filosófica a la vez, una fraternidad que sigue una ideología. 

La iglesia y la “búsqueda de adeptos”, es vista bajo la intención de construir un imperio, pues se rechaza completamente la organización y la estructura que conforma la iglesia y sus jerarquías, una abominación para la humanidad. La religión suele tener una connotación negativa en el Satanismo de la Nueva Era, debido a que los templos se convertían en lugares en los que se escondía el poder, el oro, la avaricia, etc. 

Práctica de la meditación 

El estilo de vida del satanismo de la Nueva Era, está marcado por la práctica de la meditación, la cual se trata de una acción que permite que el ser humano pueda alejarse de cualquier tipo de estímulo externo y poder concentrarse en su ser interior, su psique y de esta manera, ingresar a distintos estados de la mente. 

Una gran parte de los textos enfocados a esta corriente, contienen información sobre meditaciones guiadas, así como otras prácticas entre las que está la lectura de la fortuna con barajas o las bolas de cristal. En el Satanismo de la Nueva Era, el uso de estos materiales es adaptado al propósito y la voluntad de cada persona, ya sea que desee algo en su vida. 

Textos importantes de la religión satanista de la Nueva Era

La ideología secular de este movimiento está publicada en el texto llamado “Escritos de Demonios”, en el que se reúne una serie de elementos que conforman la doctrina, pero también, las reformas que hacen parte del satanismo filosófico, presentado por el Maestro Aposento en el año 2017. Sin embargo, se considera que “El Nuevo Testamento Satanista”, conocido bajo el nombre “El Desplome de la Pluma Previsto”, es el que contiene las escrituras oficiales del Satanismo de la Nueva Era, publicado en el mismo año. 

Lafey, usando el seudónimo de “Aposento”, llegando a ser conocido como Maestro Aposento, publicó varias de sus obras mostrando el Satanismo de la Nueva Era, como un movimiento sincrético, fundado en compañía de Judas Kalid. 

El Satanismo de la Nueva Era, o Satanismo Nuevaerista, es el movimiento más extendido por toda Latinoamérica, pues cuenta con más de 40.000 seguidores en distintos países de esta zona. Aunque si bien existe en este territorio otras ramas del Satanismo plantadas y adoptadas, se caracterizan porque no realizan sacrificios de ningún tipo, como han sido señalados bajo connotaciones negativas. Es quizá, este, uno de los mayores obstáculos a los que se han enfrentado.

Se convierte en el rescate de la fe en sí mismo, separando cualquier divinidad en la que se deposite la fe personal y atrayéndola a la humanidad, que en últimas, es el lugar al que pertenece, según el pensamiento nuevaerista. En general, el Satanismo Nuevaerista es un estilo de vida al que puede sumarse cualquiera que desee adentrarse a un lenguaje distinto enfocado en el ser humano. Se basa esencialmente en el librepensamiento. Hoy, gran parte de sus prácticas siguen siendo un completo misterio, pues se realizan de manera exclusiva dentro de las congregaciones de reconocidos satanistas nuevaeristas.