Luciferismo, Lucifer el Dios de la Luz 

Luciferismo: ¿Qué es, cómo surge y cuál es su filosofía?

 

¿Qué es el Luciferismo?

Es una de las religiones que descienden del Satanismo, enfocada a rendir culto a  Lucifer, quien no es un demonio, sino que es visto como un ángel de luz. Hay adheridos al Luciferismo que consideran que Dios es la figura mala del universo, pues es quien crea la maldad, mientras que Lucifer es directamente el Dios de la luz, y en este sentido, el Dios de la bondad en el mundo. Existen otros integrantes que creen que Lucifer es la representación no personal de Satanás. 

Esta religión, es una doctrina filosófica, gnóstica y esotérica, que cuenta con una serie de adoraciones, consolidándose como una forma de vida que se basa en el conocimiento, pues existe una profunda curiosidad por querer saber siempre más.

 

Origen del Luciferismo 

Se cree que su origen nace en una doctrina que se gesta desde tiempos primitivos, y que, se relaciona directamente con el gnosticismo del cristianismo, en el que se propone a Lucifer como el Dios máximo del universo, de manera que sería el padre de Jesús y quien lo envía a la tierra con el fin de salvar a la humanidad del pecado original. Muchos afirman que es la doctrina religiosa más antigua y una de las primeras, siendo mucho más antigua que la religión judeocristiana. 

Durante el desarrollo de la Alta Edad Media, la Iglesia Católica, que recientemente se había creado, deja a su paso una serie de desgracias con su intención de difundir y enviar su mensaje desde el Mediterráneo hasta el Báltico, proceso que le llevó a atravesar todo el continente europeo. Los acontecimientos que siguieron esta intención, las guerras y demás procesos que se gestaron con la imposición de la Iglesia, produce que los sacerdotes de los cultos paganos ancestrales fueran puestos en sacrificio y asesinados. Como consecuencia de ello, la creencia de un solo Dios produjo la satanización de los demás cultos y la aberración de ellos reducidos a simples mitos, permitiendo que naciera la figura de Lucifer como el dios romano del conocimiento

A partir de este momento inicia la construcción de ideas que no se aceptan en sus inicios, dado que se consideraban como posiciones carentes de consciencia y coherencia. Se fueron estableciendo ideas relacionadas con que Lucifer era el ángel caído, el cual fue desterrado debido al sentimiento de similitud que tenía con respecto a dios, pues nadie puede iguarlarlo y mucho menos superarlo. 

 

En cuanto a los escritos

La versión de su historia cuenta con herejías de años de antigüedad, que de acuerdo a la reinterpretación de las versiones latinas de la biblia, sostienen que Jehová o el Dios cristiano, es el demonio conocido como Satanás, quien usa su poder para que la humanidad creyese lo contrario, y Lucifer, sea visto como el ángel que se separó de él para ser el señor del infierno, aunque esto no es así sino que en realidad, quiso terminar con la esclavitud a la que tenía sometido el demonio a los seres humanos y en este sentido, velar por ellos para quitarlos de las manos del impostor. 

Según comentarios y observaciones aplicadas a biblias antiguas, en el desarrollo de las primeras versiones, Cristo se refería a sí mismo como Lucifer, dado que su nombre denotaba luz y no maldad. Basados en estas pruebas, el Luciferismo empieza a asegurar que su religión dista mucho de la idea propagada del Satanismo. 

 

Principios, enseñanzas y creencias del Luciferismo 

Por mucho tiempo el Luciferismo se ha asociado íntimamente con el mismo Satanismo, rama de la que desciende, pues contiene una interpretación similar con respecto al cristianismo, en el del ángel caído, pero debe comprenderse el Luciferismo como un sistema de creencias aparte de este, pues no rinde culto a la figura del diablo y se aleja demasiado de una gran parte de elementos característicos del Satanismo en concreto. 

En principio, se promulgaba que Jesús era el hijo de Lucifer, y que, en este sentido, el dios del mal y el creador del Universo, el Demiurgo, era quien se señalaba de ser el verdadero dios de los Judíos. 

 

Filosofía del Luciferismo 

Se basa en una visión sobre Lucifer en la que es luz, y a partir de esta creencia, se le suele atribuir una serie de características entorno a la independencia y la iluminación, siendo los ejes centrales en los que se posa toda la filosofía de esta religión. El fin de su práctica es alcanzar la iluminación a partir del dios portador de la luz, Lucifer. Así mismo, se unen otros elementos como la voluntad personal, la libertad y la honestidad del ser humano, demostrado desde la adoración del ser interno. 

Mandamientos del Luciferismo 

Como otras religiones, esta doctrina establece una serie de mandamientos que propone como normas que deben ser seguidas por todos y cada uno de los practicantes del Luciferismo, entre los que se encuentran los siguientes: 

  1. Siempre mostrar la sumisión y el respeto ante la imagen del guía o dios, Lucifer. 
  2. No se debe matar. 
  3. No se puede robar. 
  4. Siempre mostrar respeto con Lucifer, pero también con las constituciones y el conjunto de leyes formuladas en cada país. 
  5. No se debe deshonrar ni denigrar de ninguna manera al prójimo. 
  6. Siempre se debe ser buenos padres, así como también se debe ser buen hijo. 
  7. No se debe maltratar ni dañar a la naturaleza, así como tampoco realizar sacrificios con los animales. 
  8. Se debe rendir culto en el hogar a partir de un altar, el cual debe apuntar siempre a la Iglesia luciferina que esté más cerca de su ubicación. 
  9. Deben realizar un aporte del salario mensual a la Iglesia, esto permitirá que esta se pueda seguir expandiendo y llevando el mensaje del Luciferismo a más lugares. 
  10. Se deben realizar oraciones frente al altar en tres ocasiones a lo largo del día. 
  11. En caso de que el ser sea agredido o reciba una cachetada, debe devolverla. 
  12. Cada uno de los miembros de la doctrina debe ser ambicioso y codicioso. 
  13. No se debe rogar ni humillarse para alcanzar algún tipo de recompensa que es bien merecida. 
  14. Pese a que debe ser arrogante y soberbio, siempre debe conservar su humildad y la caridad para compartirla con los demás, especialmente con aquellos cuyas creencias y doctrinas no son las mismas. 
  15. El ser debe ser rico en espíritu para poder agradar a su dios Lucifer. 
  16. No se debe llorar por todo aquello que no tenga valor o se considere que no vale la pena. 
  17. No se debe ocasionar dolor sentimental ni dolor físico a otro ser humano, pues esto es mal visto por el dios Lucifer. 
  18. Los préstamos de dinero solo pueden hacerse a personas de la familia o a otros miembros de la Iglesia del Luciferismo, de ninguna manera se puede realizar un préstamo a otra persona. 
  19. Se debe actuar de forma irrespetuosa e irreverente ante la semana santa de la Iglesia Católica, razón por la cual deben tener relaciones sexuales de forma impura, así como realizar actos de revelación y embriagarse. 
  20. Se debe amar la buena vida y los lujos. 
  21. Deben tener relaciones sexuales de carácter obsceno, las cuales sean impuras y generen grandes dosis de placer. 
  22. Se debe disfrutar plenamente la vida sin responsabilidades, reservas o constantes mediciones. 
  23. Si la persona posee el dinero suficiente, debe realizarse cirugías que le permitan mejorar la estética de su cuerpo. 
  24. Se debe sentir la presencia de Lucifer de forma obligatoria dentro de cada uno de los miembros. 
  25. Los secretos o misterios que existan dentro de la Iglesia, no pueden ser compartidos de ninguna manera con otras personas, pues de lo contrario, se recibirá un castigo de carácter espiritual. 

 

La figura de Lucifer 

Lucifer es tomado como el símbolo de la iluminación, siendo una de las estrellas de la mañana y representante de la independencia del ser humano. Suele usarse con figuras relacionadas con creencias antiguas, entre las que destaca principalmente Prometeo, el gran titán griego. Es así que, Lucifer puede ser una deidad o un arquetipo, pero siempre una representación del último conocimiento y el proceso de exploración en el que se convierte en el salvador de los seres humanos y el representante para el crecimiento personal individual. 

Por otro lado, hay algunos luciferinos que lo ven como un tipo de deidad real que debe ser seguido y venerado no solo como maestro, sino también como amigo y guía, y en ocasiones como el dios verdadero haciendo contra al creador del judaísmo. 

 

Los principios luciferinos 

Cada uno de los elementos que hacen parte de los principios del Luciferismo, se encargan de resaltar aspectos como la libertad de la voluntad del ser humano y la verdad, de manera que se adora fundamentalmente al ser interno. Así, se rechaza el dogma tradicional que es usado como cimiento para la moralidad, sustituido por la creencia de que los seres humanos no requieren las deidades o incluso el miedo al castigo eterno para poder distinguir el bien del mal y en este sentido, enfocarse por hacer el bien. 

 

Ser luciferino 

Para esta doctrina, el ser debe siempre probar todas las ideas antes de aceptar una en concreto, y mantener una actitud escéptica, pues considera que el conocimiento y la comprensión son procesos fluidos, en movimiento constante. 

¿Cómo ingresar?

Para hacer parte del Luciferismo, es necesario contar con requisitos como: tener al menos 18 años de edad, (aunque pueden ingresar personas con 16 años de edad, siempre que cuenten con el permiso de sus tutores o padres por escrito) sus padres o tutor, deben ser miembros de la Iglesia. También, debe haber leído el libro llamado: “Sabiduría de Eosphoros”, así como entender la filosofía de la Iglesia y comprender información general acerca de ella incluyendo sus objetivos. Y por último, debe ser una persona que esté de acuerdo con al menos, gran parte de la filosofía de la Iglesia.

Aunque si bien las condiciones de ingreso pueden variar de acuerdo a la organización luciferina, estas suelen ser las reglas más usadas para llegar a ser uno de sus miembros. El proceso de iniciación se realiza en las iglesias, el cual consiste en un ritual de un círculo de fuego en el que se espera que Lucifer haga su aparición. 

 

Prácticas y rituales 

Uno de los aspectos fundamentales que separa el Luciferismo del Satanismo, es la práctica de sacrificios, dado que los luciferinos afirman que por ningún motivo, a ningún ser humano se le pedirá realizar un sacrificio, y mucho menos hacerlo con cualquier otro ser vivo u objeto. Es por ello que, para hacer parte de la doctrina, no es necesario ni se obliga a realizar ninguna práctica en particular, incluso no es necesario que el ser tenga que creer propiamente en Lucifer como una deidad, sino que puede verlo, también, como un ideal o un guía. 

 

Sociedades del Luciferismo 

Estas sociedades se organizan en tres escuelas o sociedades que funcionan bajo distintos preceptos, pero que nunca se alejan de la filosofía central del Luciferismo. Estas son: 

Masonería: en ella, Lucifer, a quien se refieren también como Baphomet y Samael, fecunda a Eva para dar origen a los cainitas, de quienes empieza la descendencia de generaciones hasta llegar a Hiram Abif. Los cainitas son los forjadores del hierro y de la piedra bruta, además de ser los representantes de los intelectuales que logran dotar al ser humano de libertad y transforman su conjunto. 

Orden Hermética del Alba Dorada: está relacionada con aspectos de la masonería, dado que la consideran como un tipo de escuela de carácter moral que es digno de admirar y de respetar. Se basa principalmente en varios grados simbólicos, pero también filosóficos en tanto al culto de Lucifer como una figura hacia el culto de un arcángel. 

Teosofía: Lucifer es llamado Metatrón, esto se debe a que su fin es separarlo directamente del concepto de Satanás. Se trata de una sociedad que desarrolla una filosofía, basada también en la ciencia, y con corrientes  influenciadas como el humanismo, en el que se enfocan en la búsqueda de la sabiduría, hecho que la asemeja al Luciferismo propiamente. 

Símbolos del Luciferismo 

Estos son algunas de las representaciones más conocidas de esta doctrina: 

El sigilo de Lucifer: es un tipo de símbolo que representa el ángel caído. Este sigilo es usado con el fin de crear un vínculo especial entre el practicante y el ser de culto. Particularmente este sigilo no solo es el representante, sino también la encarnación de Lucifer, conocido como el príncipe de los ángeles caídos. 

Cruz Tau: aunque si bien suele relacionarse mayormente con el Satanismo, lo cierto es que puede tener varias connotaciones. En el Luciferismo, su vínculo se relaciona con la cruz como el “ángel de luz”, como es conocido Lucifer. 

Cruz satánica: esta figura, dentro del ocultismo, representa principalmente a los tres coronados: Leviatán, Belial y Satanás, aunque en su totalidad, significa atadura bajo Lucifer. 

El ojo dentro de la pirámide: conocido mayormente en el Satanismo, este símbolo se encuentra en el billete de un dólar, y contiene una gran variedad de significados dentro de la filosofía gnóstica. Se considera que se trata de un ojo humano que representa la divinidad y la capacidad de poder de Dios para convertirse en Dios del hombre. Es también usado para representar a Lucifer, dado que considera a Dios como usurpador de su lugar como único Creador. 

Organizaciones luciferinas

Por otro lado, existen una serie de organizaciones e Iglesias en las que puede o no, variar su práctica, pero nunca su filosofía. Varias de sus más importantes organizaciones viven en distintas partes del mundo, dado que ha sido una doctrina ampliamente difundida. Estas son: 

Orden de la Estrella de la Mañana: en inglés conocida como Order of the Morning Star, se funda en el año 1956 por Madeline Montalban, astróloga británica, con el fin de que a través de ella se promoviera el sistema del luciferismo que ella proponía. 

Fraternitas Saturni: se considera como la organización más luciferina en la época del renacimiento de Occidente. 

Iglesia Mayor de Lucifer: fundada en el año 2014, está bajo la guía de Jacob No, entre otros. La práctica de esta Iglesia y sus enseñanzas se basan especialmente en el mundo práctico, destacando la progresión de tipo personal y familiar. 

Iglesia Neo Luciferina: por sus siglas NLC, es una organización luciferina y gnóstica cuyas raíces se centran en el esoterismo de Occidente, incluyendo prácticas como la magia, el vudú, la Thelema y el luciferismo. 

En últimas, el Luciferismo es una doctrina gnóstica, filosófica y esotérica, guiada fundamentalmente por el Luciferismo gnóstico durante la doctrina primitiva del gnosticismo cristiano, en el que establecía que Jesús era el hijo de Lucifer. Aunque si bien la posición del practicante luciferino en cuanto a la visión de sí sobre el propio Lucifer puede variar, siempre debe estar dispuesto a respetar y admirarle, sea que lo tome como una deidad o un guía al que se debe seguir, siendo esta una de las características principales de la doctrina.