Satanismo: ¿Cómo nace el satanismo y cuáles son sus principios?

¿Qué es el Satanismo?

Se trata de un movimiento que de forma más o menos estructurada reúne una serie de prácticas en las que se adora a Satanás, el ser que es considerado por los seguidores de este movimiento, como un ser o un tipo de fuerza metafísica que es innato del ser humano, a menudo también denominado como Demonio, Diablo o Lucifer. Satanás aparece dentro de la Biblia como un ser adversario a Dios, un ángel creado por Él que intenta manipular a los seres humanos y que se revela en contra de su creador desobedeciendo sus órdenes. Con frecuencia aparece dentro de la tradición como una de las más importantes religiones del mundo, incluso acercándose a las grandes religiones monoteístas como lo son el Judaísmo, el Islamismo y el Cristianismo. 

El satanismo cuenta con una serie de creencias en las que se comparten también varios símbolos que incluyen esencialmente la admiración o la veneración por Satán. En la actualidad se han desarrollado varios grupos satánicos, especialmente después de los años 60 con tendencias relevantes dentro del movimiento. Es importante destacar que no siempre Satán se entiende como un ente externo al que se venera, pues en muchos casos suele estar dentro del interior de cada ser humano. 

Origen del Satanismo 

Es importante señalar que el Satanismo no es propiamente una invención del Cristianismo o de su fundador Anton LaVey, sino que se trata de un concepto mucho más antiguo con el que se busca referirse al “dios mundano”, también conocido como el “dios de la Tierra”. Este es el arquetipo más primitivo, el cual aparece dentro de las civilizaciones de Mesopotamia, específicamente en la Acadia, Babilónica y Sumeria hacia el el año 2000 antes de Cristo. 

Según el Evangelio, Dios crea los ángeles con el fin de que sirvan y le ayuden en la creación del mundo, sin embargo, uno de ellos, Lucifer, sería el ángel más poderoso que siente celos de los seres humanos por la importancia que representaban para Dios, mientras que los ángeles se limitaban al rol de ser los ayudantes. Lucifer nota cómo se convierten en los herederos del mundo, una situación que empieza a fortalecer el odio que siente hacia los hombres, de manera que poco a poco empieza a separarse de su creador. 

La figura de Satán, como un ser corporal, es adoptada por miembros de la secta Maniqueísta, un movimiento filosófico-religioso y sincretista que habría sido condenado por la Iglesia Cristiana. 

Algunas leyendas mencionan que Lucifer se enamora de Eva y que, Caín es fruto de esa relación, razón por la cual él actúa como tal con respecto a su hermano. Dios destierra a Eva del paraíso y a Lucifer lo envía al infierno junto con otros ángeles, lugar donde Lucifer se convierte en Satán. A partir de este momento los demonios del infierno desean extinguir a los hombres, mientras que los ángeles los cuidan del peligro. 

Desde la Antigüedad se ha infundido un gran temor por la figura de Satanás, sin embargo, no en todos ha sido generado este miedo, pues también se ha admirado desde los primeros momentos. El Demonio es una energía interior maligna, según la denominación de los judíos y griegos antiguos. Entre los casos en los que empieza a ser presente la figura del Demonio o Satán, están las personas con enfermedades psíquicas o esquizofrénicos, quienes a menudo eran señalados de estar poseídos por el Demonio. Por su parte, el cristianismo deja claro que el Diablo es un espíritu maligno, la cual sólo podría liberarse de su condición convirtiéndose en un ser “bueno” y haciendo cosas buenas. 

Durante los primeros años el término “Satanista” no existía, dado que hablar de Satán implicaba automáticamente toda una serie de aspectos negativos a los que se pudiera hacer referencia, pues las personas que no estaban bautizadas por la Iglesia Cristiana, fácilmente podían ser raptados o puestos en rituales satánicos, de manera que el cristianismo empieza a tomar el término con el fin de infundir miedo sobre los primeros practicantes del movimiento satanista. Consideraban que quienes adoraban al Diablo buscaban especialmente niños  no bautizados para ofrecer en sacrificio a Satán. 

Hacia el Medioevo también es usado el satanismo de manera exclusiva por la Iglesia Católica, que señala de satanismo a toda forma, pensamiento o práctica no-cristiana, así como también lo usa para referirse a fenómenos que carecen de explicación, así como lo vimos en las enfermedades mentales, pero también a las enfermedades físicas. Es así que dentro del satanismo se toman todas aquellas acciones incorrectas, diferentes e incomprensibles, por la iglesia, que empiezan a tratarse con suma crueldad, como lo fueron la caza de brujas y el envío a la hoguera de animales, hombres y mujeres. 

Primeros antecedentes 

Dentro de las organizaciones que empiezan a declararse como satánicas están los Hell Fire Clubs (en español, Clubes del Fuego Infernal), los cuales aparecen en el siglo XVIII en Irlanda y en Inglaterra. En principio eran clubes que pertenecían a la alta sociedad, sin embargo, aunque sus actividades nunca fueron reveladas, se sospecha que sus prácticas se enfocaban en la entrega del cuerpo a los excesos de una gran diversidad. 

Durante este mismo siglo, empieza una especie de reivindicación por parte del Romanticismo en el que se propone una nueva perspectiva de Satán frente al relato bíblico. Esta tendencia tomó una gran fuerza, de tal manera que da origen a la “Escuela Satánica”, expresión que empieza a usarse para señalar a los autores, marcados de provocadores, de este período, entre los que se encuentra el Marqués de Sade, Lord Byron, Charles Baudelaire y Percy Shelley. 

Hacia el año 1966 el Satanismo se organiza como una religión con Anton Szandor Lavey y la fundación de la Church of Satan, la cual se crea en Estados Unidos. A partir de este momento su difusión fue mucho más grande, no solo a nivel nacional, sino también a nivel internacional, dado que inicia la creación de un gran número de organizaciones que se dedican a continuar con el legado. Por ello se habla de LaVey como el fundador del satanismo oficialmente. 

Fundador del movimiento satanista 

El fundador reconocido y principal figura del Satanismo es Anton Szandor LaVey, nacido en Estados Unidos en 1930. Anton LaVey, como es conocido mundialmente, fue un músico y escritor de ascendencia judía que fue proclamado como el Papa Negro. Dentro de su labor en el Satanismo se atribuye no sólo la fundación de la Iglesia de Satán, sino también la escritura de varios textos que permiten su establecimiento, como lo son la Biblia Satánica, The Devil’s y The Satanic Witch. Anton LaVey funda, también, el sistema filosófico del Satanismo, llamado Satanismo LaVeyano, el cual comprende una serie de elementos e ideas que se basan en la naturaleza humana y que abogan en el individualismo y el materialismo. 

Anton LaVey abandona la escuela secundaria con el fin de unirse al circo, para luego convertirse en uno de los músicos. Más tarde trabajó como domador de leones. Continuó su camino en la música como organista, donde tocaba en espacios como clubes nocturnos, bares y salones en California. No obstante, su vida como músico no sería para siempre, pues viaja a San Francisco donde se desempeña como fotógrafo para el Departamento de Policía de este estado, luego trabaja como investigador psíquico, un paso al mundo del ocultismo dentro de este mismo departamento. 

En este último trabajo, Anton LaVey empieza a ganar fama de las investigaciones paranormales, además de su perfil en la música, atrayendo a una gran variedad de personalidades de la ciudad de San Francisco. Es así que cada viernes en la noche, se convierte en el espacio de reunión, llamado el  “círculo mágico”, donde empieza a crearse una especie de secta especialmente generado por las ideas novedosas de Anton LaVey, las cuales, posteriormente, serían los elementos base de la fundación del Satanismo, esto, procedente de sus experiencias en su trabajo y sus investigaciones fomentadas por sus intereses en el ocultismo. 

La fundación de la Iglesia de Satanás se proclama en el año 1966, el 30 de abril, la fecha en la que se celebra la Noche de Brujas en el continente europeo. Para este momento, Anton LaVey afeita toda su cabeza y declara el año 1966 como el “Anno satanae”, que hace referencia a el “Primer año de la era de Satanás”. Es a partir de este momento que Anton LaVey empieza a ser denominado como el “Papa Negro” por periódicos como “San Francisco Chronicle” y “Los Angeles Times”. Poco tiempo después de esto, Anton LaVey empieza a presidir una serie de ceremonias satánicas como los bautismos y funerales satánicos, de manera que empieza a construirse lo que se llamó “La Misa Satánica” a partir de una serie de elementos litúrgicos tomados de la iglesia cristiana. 

El conocimiento del Papa Negro empezó a propagarse con gran rapidez en todo el territorio de los Estados Unidos, especialmente durante finales de los años 60 y en principios de los años 70. Su familia, especialmente su hija Karla, desempeñó un papel fundamental dentro de la secta que fundó su padre, pues se convirtió en sacerdotisa. Una edema pulmonar termina con la vida del Papa Negro en el año 1997. Su cuerpo es incinerado según su voluntad y sus cenizas repartidas entre todos sus herederos. 

Influencias de Anton LaVey 

Según palabras del mismo Anton LaVey, una de sus principales influencias sería Ayn Rand, una escritora y filosofía que estimuló la ideología de LaVey. Ayn Rand sería la fundadora del objetivismo. Así también aparecen otras figuras que lo influenciaron como Friedrich Nietzsche que aseguraba que Dios estaba muerto, también H.L. Mencken crítico social, Aleister Crowley ocultista de origen inglés y Jack London escritor, al cual estudió profundamente para establecer los rituales que harían parte de la Iglesia de Satanás. 

Filosofía y principios de la Iglesia de Satán 

La práctica del satanismo se basa sobre dos posibilidades en el seguidor. Por una parte está el satanista que cree en la existencia del Diablo, por lo que realiza prácticas y rituales en su honor, mientras que está el satanista que considera que el Diablo no existe y que ésta relación con él sólo es posible en su manera de intentar entender su propia existencia, por lo que rechaza la práctica de veneraciones y adoraciones a otro ser. 

Aún cuando el satanista pueda ser de dos formas, en la práctica, aparecen una serie de ideas que coinciden en un principio fundamental que es la presencia del mal. En este sentido, la presencia del mal para los satanistas es la viva muestra de la existencia del Diablo. 

Principal filosofía del Satanimo

Los ritos del Satanismo 

Se trata de un conjunto de prácticas que ha evolucionado de ritos preexistentes, a los cuales se le ha hecho modificaciones con los que se desea servir a los objetivos de los practicantes, de manera que representan un medio para obtener un cambio en situaciones que no pueden ser modificados por elementos comunes. Es esta la principal razón de la práctica de los rituales dentro del Satanismo. Los ritos que se practican en el satanismo pretenden realizar hechizos o maldiciones a personas en específico, prefiriendo las horas de la noche para su ejecución, especialmente cuando la persona a la que se le desea practicar el rito, está durmiendo. De ahí que la práctica de los ritos se realice en horas de la noche, especialmente durante la madrugada antes de que la persona despierte. 

La Misa Negra

Se trata de una ceremonia que suele emular a la misa católica, en la que se rinde culto a Satanás. Cabe resaltar que parodia lo que es la misa cristiana y su conjunto de prácticas, que aunque bien lo hace en un sentido burlesco, su objetivo propiamente no es este, sino la invocación. Se considera el ritual satánico por excelencia. En cuanto al origen de esta ceremonia, no se tiene una fecha exacta con certeza, pero es atribuida su aparición durante la época de la Edad Media. 

La Misa Negra es realizada por diferentes grupos del movimiento satánico, razón por la cual no existe un único rito que siga los mismos pasos en todas las prácticas. Sin embargo, entre las características más importantes y en las que coinciden durante la Misa Negra, se encuentran las siguientes: 

  • Líder: la Misa Negra debe ser oficiada por parte de un sacerdote. 
  • Elementos: suelen usarse velas, las campanillas, los crucifijos invertidos y cálices que a menudo están llenos de esperma o licor, lugar en el que se sumerge la hostia. 
  • Oraciones: son construcciones en las que se busca burlarse de las oraciones originales del cristianismo, razón por la cual suelen ser entonadas al revés. 
  • Acciones: los participantes de la Misa Negra, suelen llevar a cabo actos sexuales, sin embargo, no son las únicas acciones practicadas, dado que en muchos casos en una situación más violenta, pueden presentarse asesinatos durante la ceremonia. 
  • Lugar: especialmente durante sus primeros años de práctica hacia la Edad Media, se cree que la Misa Negra era realizada en espacios como bosques o espacios alejados para evitar ser descubiertos e incluso denunciados, dado el perseguimiento constante de los cristianos que los podían acusar de herejía, lo que llevaba al castigo en la hoguera. 
  • Intención de burla: a menudo se trata de una ridiculización de los rituales católicos originales, así como también el personaje al que los religiosos pretenden rendir culto, que en este caso sería Jesús. Esta es la razón por la cual no se consagra el pan y el vino, sino la sangre de un animal. En el caso de la hostia, este representa el cuerpo de Jesús, por lo que durante el culto satánico puede ser pisoteada. 
  • Proceso: para iniciar la celebración de la Misa Negra, el diácono y el sacerdote se ubican detrás del altar organizado para la ceremonia, el cual consta de una mesa que cuenta con varios elementos en ella. Junto al altar debe estar una mujer completamente desnuda que simboliza la madre tierra. En la mano izquierda la mujer tendrá una vela negra, mientras que en la otra mano, a menudo, puede llevar un cáliz que en su contenido tendrá sangre u orina. 
  • Objetivo de la Misa Negra: la ceremonia, aunque parodia la misa católica, se realiza con el fin de rendir culto al Diablo. Es por esta razón que los participantes de la Misa Negra irán vestidos completamente de negro, llevando consigo elementos como amuletos entre los que se encuentra el tentáculo o la sigla de Baphomet. La ceremonia o misa finaliza cuando el Diablo llega, proceso que se realiza a través de una figura humana en la que aparece con la cabeza de chivo. Justo en el momento de la aparición del Diablo se llevan a cabo actividades como los sacrificios, la quema de textos o libros, y otras prácticas que suelen ser prohibidas en el cristianismo. 

Relación con el Cristianismo 

El inicio de lo que serían los principios del satanismo partiendo de su fundador Anton LaVey, está relacionado directamente con una acusación a la religión cristiana, señalando sus doctrinas y a sus creyentes como una especie de plaga que se vale de la atemorizar y reprimir a los seres humanos, además de no permitirles pensar. Para la construcción de esta postura, Anton LaVey se basa en un conjunto de postulados filosóficos del alemán Friedrich Nietzsche, en el cual la figura del diablo es una entidad completamente real. 

Visión sobre Satán y su Iglesia 

Otro de los aspectos por los que el Papa Negro señala al cristianismo, tiene que ver con el aprovechamiento de esta religión con el uso del miedo como medio de funcionamiento para presentarse como la benefactora más importante para la humanidad. Desde esta postura, el fundador resalta el Satanismo y en especial, a Satán, como la representación propia del ser humano en la Tierra, dado que lo considera desde la descripción original con la que lo representa la Biblia a partir de su cercanía con Dios como ángel. Satán busca revelarse contra Dios cuando era uno de sus ángeles, que en este momento tenía el nombre de Luzbel, que hace referencia a el “portador de luz”, satán es el nombre que recibe cuando empieza a mostrarse como adversario, situación que más tarde le genera la caída del cielo y su envío al infierno. 

Una de las características principales de la Iglesia de Satán tiene que ver con el rechazo de la noción de la existencia de la dualidad del bien y del mal, en donde el mundo es visto desde un punto relativista en el que todo le está permitido y no existen las prohibiciones, pues todo hace parte de lo que es ser “humano”. Es importante destacar que en Estados Unidos la Iglesia de Satán cuenta con el reconocimiento legal, una de las razones por las cuales aumentó exponencialmente su reconocimiento no sólo en este país, sino más adelante en en el continente. 

La Iglesia y la labor de su fundador Anton LaVey es la de promover valores tales como el orgullo, la justicia y la indulgencia, una serie de valores en los que se reniega con frecuencia con la religión cristiana. 

Pecados Satánicos 

Antes de explicar cuáles son los Pecados Satánicos, es importante comprender que dentro del contexto satanista no se usa el mismo concepto para el pecado, dado que si bien en contextos externos se trata de hechos desaprobados que no se pueden evitar, el Satanismo los ve como acciones pecaminosas que el ser humano es capaz de evitar y que dentro de su naturalidad no están sujetas a sus acciones, es decir, se trata de acciones completamente evitables y que no lo condenan a un destino predeterminado para él. Estos son: 

  • La estupidez: Es el primero de los Pecados Satánicos, siendo también el Pecado Cardinal del Satanismo. El satanismo moderno intenta comparar la ignorancia y la estupidez dentro de la vida del ser humano en la actualidad, sin embargo, considera que en este momento nuestra sociedad es más estúpida que ignorante. En este pecado se hace mención a todas aquellas personas que se fían sin deseo de analizar, todo lo que se les dice. Uno de los elementos esenciales que promueve la estupidez dentro de nuestro tiempo son los medios de comunicación, mostrando esta situación como la posición correcta. Es la labor del satanista la que desea ver más allá de los trucos que usan los intereses particulares y evitar caer en el truco de la estupidez. 
  • La pretenciosidad: para el satanista moderno las actitudes de pretensión son vacías y en ocasiones, resultan irritantes, además de que no se aplican a las reglas que hacen parte de la Magia Menor. La pretenciosidad se encuentra en el mismo nivel de rechazo que la estupidez, aludiendo que estos dos elementos son los precursores de la circulación del dinero en nuestro tiempo actual. La pretenciosidad en el satanismo moderno, carece de valor, sin embargo, está muy presente en el mundo haciendo que cada persona intente sentirse en un grado de superioridad frente a los otros. 
  • El solipsismo: este pecado afirma que el ser humano no puede afirmar otra existencia fuera de la suya propia y es un problema, en sí mismo, para el satanista. Es el mismo hombre quien debe sentir todo lo que le sucede y evitar caer en el error de proyectarlo en otro cuerpo, en otra persona. De hacerlo, fácilmente se cae en el error de esperar que los demás tengan la misma consideración que uno mismo le da a esa situación, lo cual, ciertamente, no sucederá. En este sentido, el satanista moderno debe esforzarse por aplicar el famoso refrán que dice: “Trata a los demás como te gustaría que te traten a ti”. El satanismo moderno comprende la subjetividad de cada ser, todo lo que nos hace diferentes, por ello, no dictamina que todos actuarán de la forma en la que lo hacemos nosotros como individuos. 
  • El auto-engaño y la hipocresía: hace parte, también, de los pecados cardinales y es nombrado también dentro de las Nueve Declaraciones Satánicas. Este pecado señala que el satanista no debe rendir tributo a cualquier ser que le sea presentado o impuesto social o culturalmente. En este sentido, todo intento de auto-engaño queda exento de la vida del satanista, excepto todo aquel que esté diseñado con el fin de divertir, siempre y cuando el ser humano sea consciente de ello. 
  • El conformismo rebañero: desde la perspectiva del satanismo moderno, está bien que el ser humano  acomode su existencia según sus deseos, siempre y cuando estos le aportan un tipo de beneficio. No obstante, el conformismo rebañero desde el satanismo, hace referencia a los deseos que sigue el rebaño y que de forma instintiva el resto también seguirá, dado que se trata de someterse a una entidad impersonal que señala lo que se debe hacer, incluso, lo que se debe desear. Así, el satanismo moderno resalta la importancia de elegir un amo de forma sabia y no estar sometido y esclavizado por los deseos de otros. 
  • La falta de perspectiva: aunque si bien el satanista moderno está sujeto al aprendizaje y la adquisición de conocimiento de manera constante, nunca debe perder la visión de lo que es por si mismo. Así, se comprende como un ser que evoluciona y crece permanentemente, especialmente, dentro del contexto en el que vive. El satanista moderno debe ser capaz de analizar su entorno y estudiar los parámetros que observa para organizarlo de la forma en la que así lo considere, pues este es un proceso que evitará que el ser oscile entre las construcciones hechas por el rebaño y se influencie por ellas. 
  • Olvidar las ortodoxias anteriores: el satanismo moderno considera el olvido de las ortodoxias pasadas como una de las herramientas más usadas para implantar ideas en las personas y que estas lo vean como una novedad, lo que ignoran es que en realidad era una idea con mucha anterioridad que se presenta con una nueva imagen. 
  • El orgullo contraproducente: aunque si bien el satanismo en general resalta la importancia del orgullo, es la segunda palabra, contraproducente, la que toma la fuerza para establecer el pecado, dado que en su aplicación, tiende a afectar al ser, pues en el satanismo todo lo que funcione para cada ser, está bien visto. Esto no implica que, en una situación disculparse no sea una opción. 
  • La falta de estética: en el satanismo moderno la estética es un elemento sumamente importante que es de carácter personal y que, en su apariencia, pone en evidencia el reflejo de una naturaleza propia del ser. Es uno de los temas más importantes y mayor cultivados dentro de la Magia Menor. El satanismo sabe que, aunque si bien se refleja la naturaleza del ser, existen una serie de estructuras y patrones reconocidos mundialmente que son agradables y que pueden ser incorporados. 

Las Once Reglas Satánicas de la Tierra

Así como existen los Nueve Pecados Satánicos, dentro de este mismo movimiento aparecen una serie de reglas que le permitirán al seguidor poder llevar una vida en armonía, especialmente en su relación con los demás seres de la Tierra. Estos son:

  1. El satanista debe evitar dar un consejo u ofrecer una opinión cuando ésta no ha sido solicitada.
  2. El satanista no debe exponer al mundo los problemas a los demás, a no ser que se esté seguro de que los otros quieren escucharlos. 
  3. El satanista debe mostrar respeto y atención cuando está en el hábitat de otra persona. Si no está dispuesta a ello, lo mejor sería no ir. 
  4. El satanista puede defender a toda costa su integridad frente a una persona ajena que está dentro de su propio hogar. 
  5. El satanista debe evitar mostrar o expresar señales sexuales siempre que no se haya enviado una señal de apareamiento. 
  6. El satanista no debe tomar objetos que no le pertenezcan, a no ser que estos elementos representen una carga pesada para otra persona y que su ausencia la libere. 
  7. El satanista reconoce que el poder de la magia le ha permitido al ser obtener cosas que éste siempre había deseado, por lo que de ninguna manera se niega el poder de esta después de haberla usado y haber obtenido exitosamente lo que se quería, puesto que ello implicaría perder lo que se ha obtenido. 
  8. El satanista debe dejar atrás cualquier tipo de preocupación que no le sujete de forma directa. 
  9. El satanista no puede, por ningún motivo o de cualquier manera, herir a niños pequeños. 
  10. El satanista no puede hacer daño o matar a cualquier animal no humano, a menos que sea necesario por alimentarse o que éste le haya atacado salvajemente. 
  11. El satanista comprende la importancia de la armonía individual de cada ser, por ello, en territorio abierto, debe evitar molestar de cualquier forma a las demás personas. 

Los Nueve Mandamientos Satánicos 

La construcción de los Nueve Mandamientos Satánicos está basada en la toma de Satán como una figura de rebelión, dado que se carece de la idea de la existencia de los dioses. En esta Iglesia, cada ser humano es dueño de si y no hay forma de culpar a un ser superior por sus accesiones, por lo que es responsable de cada una de sus acciones. Así, los mandamientos son los siguientes: 

  1. Satán es la representación de la indulgencia en contraposición del lugar de la abstinencia
  2. Satán es la representación de una existencia esencial que reemplaza el lugar de una creación imaginaria 
  3. Satán es la representación de la inmaculada sabiduría y conocimiento, que reemplaza la de la idea ilusa e hipócrita
  4. Satán es la representación de la amabilidad siempre y cuando sea para aquellos que le sirven, en reemplazo de un amor que puede ser desperdiciado por ingratos 
  5. Satán es la representación de la venganza, en reemplazo de poner la otra mejilla para la continuación
  6. Satán es la representación de la responsabilidad vista para el responsable
  7. Satán es la representación del ser humano como otro animal, que, en muchos casos es mejor o peor frente a aquellos animales que caminan en cuatro patas, dado que es un ser que desarrolla el espíritu y el intelecto, lo que lo convierte en el animal más vicioso de todos
  8. Satán es la representación de todos los pecados del mundo
  9. Satán ha sido desde siempre el mejor amigo de la Iglesia, dado que su existencia y las acciones que ha cometido son las que han mantenido el negocio de ésta a lo largo del tiempo

Uso de la música en el satanismo 

Con frecuencia se suelen asociar ciertos géneros musicales como si pertenecieran a la Iglesia de Satán, dado que hacen alusiones dentro del contenido de sus letras a Satán, además del uso de imágenes que se relacionan con el conjunto de creencias de esta Iglesia. Sin embargo, una gran parte de los músicos que lo usan se consideran ateos, argumentando que el uso de elementos satánicos se limita al fin del entretenimiento. Es así que varios grupos de música de black metal son clasificados dentro del satanismo, a partir del contenido de sus canciones y sus alusiones, aunque no todos profesan esta religión propiamente. 

La relación entre el satanismo y el rock hace parte de un proceso que inicia desde los orígenes del Rock and Roll, donde empiezan a aparecer una serie de interpretaciones y mencionas que se relacionan con el satanismo. Es tal que artistas como Jerry Lee Lewis y Elvis Presley son acusados por la Iglesia Católica por promover el satanismo en su música, en el contenido de sus canciones, dado que a menudo se tocan temas que ponen en riesgo la moralidad tradicional. 

Otro aspecto que es sumamente importante destacar es la imaginería que usan estos grupos de rock, la cual aumenta durante la década de los años 60 como producto del aumento del interés por las creencias misteriosas y las prácticas del ocultismo que se oponen a las prácticas convencionales. Muestra de ello es el álbum de la banda tan reconocida The Rolling Stones, llamado Their Satanic Majesties Request, que en español quiere decir: El requerimiento de sus satánicas majestades. 

Más tarde empiezan a aparecer otras bandas con aspectos del satanismo como The Beatles, Led Zeppelin, Iron Maiden, Black Sabbath, esta última altamente reconocida por el uso de imágenes de tipo ocultista y satánico dentro del contenido de sus letras, las imágenes de sus álbumes y movimientos de sus integrantes, así como símbolos y señales. Uno de los iconos más importantes de la música que se relaciona con el satanismo es Marilyn Manson. 

Ramas del Satanismo 

Dentro de la Iglesia de Satán existen varios tipos o clasificaciones que se fueron formando a partir de la fundación y el establecimiento de los primeros principios del movimiento, entre ellos se encuentran: 

Satanismo teísta 

Este tipo de satanismo, a menudo también llamado “satanismo tradicional” o también “satanismo espiritual”, está relacionado con la veneración a Satán poniéndolo en la figura de una deidad, por lo que es adorado por los seguidores de este tipo de satanismo. Es quizá la forma de satanismo más conocido y con el que mayormente se le asocia a toda la Iglesia. 

Dentro de este tipo de satanismo se reúnen, a su vez, otras formas de satanismo que están relacionadas con la noción y las creencias sobrenaturales que realizan adoraciones a demonios y al diablo, dado que los consideran espíritus reales. Es la forma de satanismo más antigua, dado que los cultos al Diablo y las prácticas en rituales se registran desde la antigüedad, aunque no se sabe con exactitud la fecha. No obstante, todas aquellas prácticas paganas son clasificadas dentro del satanismo, aún cuando no estuviera directamente relacionado oficialmente. A lo largo de la historia datan cultos satánicos por parte de seguidores que consideran la existencia real de todas aquellas entidades que son invocadas, entre ellas, el Diablo. 

Satanismo teísta: Luciferismo 

Con el Luciferismo se suele relacionar una gran variedad de tradiciones religiosas y a menudo ocultistas, que toman la figura de Lucifer como la representación propia del conocimiento oculto y de la sabiduría. Para los seguidores de esta rama del satanismo, Lucifer es el ser portador de la luz, el símbolo de la independencia, la progresión y la iluminación, pero también del intelecto. Dentro de la doctrina Lucifer y Satán no son parte de la misma entidad. Independientemente de si los seguidores ven o no a Lucifer como una deidad, lo que se mantiene es la visión de la figura como una representación de la exploración y el conocimiento, el salvador para el ser humano. 

En este sentido, el objetivo final del seguidor luciferino es la iluminación, así como otros elementos esenciales de sus principios que es clave tener en cuenta, como la búsqueda de la libertad de la voluntad y la verdad. Se debe adorar al ser interno, por lo que se rechaza la figura de la deidad que alude el dogma tradicional en el que el ser humano debe temer al castigo para así, lograr diferenciar el bien del mal y elegir, por camino, el bien. Su doctrina está relacionada con las interpretaciones ocultistas, las figuras espirituales y otras interpretaciones de historias. 

Lucifer aunque representa la deidad real no requiere que el ser humano le adore como pasa en el Cristianismo y Dios, sino que debe ser seguido y venerado no como un ser superior, sino como un maestro, salvador, guía y amigo que está para ayudar al seguidor. 

Conoce más de satanismo teísta, luciferismo haciendo click aquí.

Satanismo simbólico

En este tipo de satanismo, también llamado satanismo Laveyano o “satanismo moderno”, rechaza todo tipo de adoración a dioses o el culto al Diablo que pueden realizar en otras ramas. El satanismo simbólico se basa en una idea atea en el que el individuo representa y es su propio “dios”. Esta idea se basa en el significado hebreo de Satanás como “adversario”, por lo que es considerado como un símbolo o representación de un desafío frente al conservadurismo, posiciones generalmente de derecha que buscan favorecer las tradiciones y que se oponen a los cambios sociales en todos sus aspectos, elemento principal de corrientes religiosas y filosóficas, especialmente de las religiones abrahámicas. 

El satanismo simbólico usa una serie de creencias, costumbres y filosofías satánicas en el que se rechaza la visión de Satán como una entidad divina, pues descalifica el teísmo. Su credo se inclina por un proceso meramente espiritual que defiende varios aspectos como el antiteísmo, el materialismo, el individualismo y el hedonismo, este último que resalta la satisfacción como el fundamento de la vida y el objetivo final. 

Satanismo informal 

Es el último tipo de satanismo, llamado también Satanismo Adolescente. Se usa para denominar aquellas agrupaciones de adolescentes que usan los símbolos de la Iglesia de Satán, tales como los objetos de la misa negra, el pentagrama invertido o las imágenes demoníacas con el fin de conseguir aparentar o imitar el satanismo. Se trata de una experiencia que se limita a la percepción a través de los sentidos que se usa para impactar y que carece de un interés real por el conjunto de prácticas, los símbolos y en general, todo lo que hace parte de los aspectos religiosos satánicos.

Una de las características más importantes del Satanismo adolescente tiene que ver con su capacidad de evolución dentro de la práctica de cada individuo, ya que entre ellos difieren las formas en las que se acercan al satanismo, dado que muchos se involucran a partir de los medios de entretenimiento que consumen e incluso con una iniciativa propia con la lectura de la Biblia Satánica construida por el fundador de la Iglesia.

Satanismo de la Nueva Era

Se habla de un Satanismo de la Nueva Era para hacer referencia a un conjunto de elementos que parten desde el movimiento filosófico-religioso y los arquetipos más importantes que tienen que ver con la meditación y las nuevas reformas satanistas que se enfocan hacia la búsqueda de la armonía del ser tanto a nivel interior, como a nivel exterior. Es considerado el tipo de satanista o ideología satanista más grande de toda Latinoamérica, pues cuenta con más de 90.000 seguidores. No obstante, su alcance no se limita a seguidores de habla hispana, dado que también se ha esparcido por otras regiones que usan otros idiomas. 

En el Satanismo de la Nueva Era prevalece un profundo interés por las ideas, las ciencias ocultas y el arte, donde algunos de los que representan las influencias filosóficas de este nuevo satanismo a menudo se trata de Madame Blavatsky, Martin Heidegger, Annie Besant, Friedrich Nietzsche, Carl Gustav Jung y por supuesto el fundador de la Iglesia de Satán, Anton LaVey. Una de las características más importantes de esta rama es el hecho de promover con mucha fuerza los valores a través del uso de las redes sociales, así como hacerlos mucho más accesibles en las obras filosóficas a partir de los miembros del círculo mundial nuevaerista. 

El compromiso de esta rama es alcanzar en el ser el despertar de la consciencia, de manera que usa el satanismo como su mayor herramienta para lograr en cada uno de sus cercanos ampliar el panorama de ideologías distintas a todas aquellas doctrinas e ideologías tradicionales que por siglos se han implantado dentro de la consciencia y así, fortalecer el libre pensamiento dentro de cada uno. 

Creencia del Satanismo de la Nueva Era: los miembros de este tipo de satanismo consideran que el Ser cuenta con dos elementos fundamentales, la consciencia y la carne, respectivamente psique y el cuerpo tridimensional. Es así que Satán representa la unión de todas las verdades para la verdad de quien lo practica. Se resalta la importancia de modificar el punto de vista que se tiene establecido para poder adquirir nuevos saberes y conocimientos, así como la integración de las verdades que hacen al nuevo satanista de la Nueva Era. 

Se trata de una ideología que se forma a partir del sincretismo de algunas de las prácticas actuales del Satanismo y el Satanismo Filosófico, un tipo de movimiento que resalta la espiritualidad como fin del ser que lo practica, no obstante, se trata de una espiritualidad que se basa en la búsqueda a través de la meditación y los estados alterados de la consciencia con ayuda de la psiconáutica, todo esto para explorarla y explotarla. 

A continuación reunimos las características principales de este movimiento: 

  • El Satanismo Nuevaerista es un tipo de religión descentralizada
  • Sus prácticas a menudo suelen ser secretas y solo hacen parte de ellas los miembros que estén registrados, por lo que solo ingresan de forma exclusiva
  • Las reuniones del satanismo de la Nueva Era se caracterizan por ser espacios de aprendizaje colectivo. Durante las sesiones se discuten varios temas y situaciones.
  • Las reuniones son una invitación a dejar los juicios previos a un lado y entregar su fe a la posibilidad de nuevos aprendizajes. 
  • El practicante Nuevo Satanista acepta prácticas espirituales y de sentido mundano, siempre y cuando no se hagan con fines de adoración. 
  • El practicante defiende la fe, dado que lo considera como un tipo de “energía vital”, la cual nunca debe ser enfocada a sueños que hayan sido impuestos por diversas doctrinas religiosas tradicionales teístas, pues hacerlo supone la pérdida de la individualización y un daño a la misma fe. 
  • Se reniega el concepto de un espíritu ajeno al ser, pues se considera que esta figura implantada en un tipo de ser superior solo ciega la mente del ser humano, dado que en el Satanismo de la Nueva Era hace referencia directamente a la psique. 
  • Se considera que el ser interior no puede ser ignorado u ocultado dentro de la práctica, dado que es desde allí donde se trabaja y no hay otra deidad fuera de la del mismo practicante
  • El Satanismo de la Nueva Era no se presenta como un rival o movimiento que esté en discordia con los avances modernos o con la ciencia, sino que es capaz de convivir junto a ellos.
  • El practicante de este movimiento se enfoca en el alcance de la sabiduría del universo 
  • El satanismo moderno se presenta como un estilo de vida en el que sus prácticas están dirigidas a la realidad. 
  • Se protege la fe y esta solo será para sí mismo
  • En este tipo de satanismo no se elaboran monumentos para ser adorados como figuras humanas o deidades, siendo esta una de las prácticas más rechazadas. No se enaltecen o engrandecen personalidades que desinformen sobre la práctica del satanismo.
  • Se rechaza cualquier tipo de conducta que atente directamente contra la integridad o los derechos de cada individuo, por lo que no se practican sacrificios de ninguna índole, ya sean sacrificios humanos o no humanos. 

Conoce más acerca del Satanismo de la Nueva Era aquí.

Satanismo gótico

Conoce más de satanismo gótico haciendo click aquí.

Las 13 Leyes del Satanismo de la Nueva Era

  1. No se desaprueba cualquier concepto que sea desconocido, sólo se podrá hacer esto en caso de que sea algo conocido.
  2. La fe del practicante, de ningún modo, puede ser depositada en manos que no sean las suyas.
  3. No se deberán enfrentar problemas propios en los demás 
  4. El practicante celebra su nacimiento, dado que se considera que no existe una mayor celebración que la vida propia que es la que le pertenece a cada ser
  5. No se separa el bien y el mal, dado que ninguno de ellos existe de manera individual. Los dos elementos son invisibles y en este sentido, cada uno recibe lo que merece. 
  6. El practicante no debe negar su ser carnal, así como tampoco podrá negar su ser psíquico, dado que se considera que el ser humano es producto de ambos elementos que se relacionan y confluyen para su composición. 
  7. Es el satanista un ser de consciencia que es dueño de sus acciones y por tanto responsable de cada obra que realiza. Vive en completa libertad, sin embargo esto no implica su vida en el libertinaje.
  8. Se debe tener especial cuidado con el uso del ego, pues si bien será de utilidad contra el ofensor, no debe ser usada en todo momento, dado que esto llevaría a lastimar o dañar no solo al ser individual, sino también a todos los que le rodean. 
  9. La clasificación o denominación de la sexualidad no es un aspecto que deba ser nombrado por los demás, pues se trata de un tema que concierne solo al ser individual y nadie debe intentar etiquetarlo en sus términos. Esto está centrado en la idea de que todos los seres humanos forman la diversidad sexual. 
  10. Todo lo hecho le concierne directa y únicamente al ser humano dentro de su individualidad, por lo que es él mismo quien compone y maneja su propia sombra, de manera que nada ni nadie pueden ejercer control sobre él e incluso intentar desintegrarlo. 
  11. El proselitismo queda completamente por fuera del satanismo moderno, lo que quiere decir que sus practicantes no deben ejercerlo, pues se comprende que cada ser tiene su propio camino y esto implica evitar involucrarse en vidas ajenas que rechazan las ayudas que se les presentan. 
  12. De ninguna manera la superstición debe ser puesta por encima de la razón, por lo que nada debe ser desaprobado cuando no se comprenda el concepto y mucho menos se pueda refutar con argumentos. Todo debe ser comprendido por el ser. 
  13. Es sólo el despertar de la conciencia el que le permite al Satanismo de la Nueva Era poder acceder y conocer el micro y el macrocosmos, así como el mundo interior y exterior. 

Textos y libros satánicos 

Dentro del satanismo sobresalen varios textos de gran importancia, esto se debe principalmente a las divisiones que el movimiento ha tenido y la relevancia que tiene destacar dentro de cada una los principios y ritos que se reúnen en cada una. Sin embargo, La Biblia Satánica es la que fundamenta el movimiento a nivel general y de la que provienen sus ramas, es por ello que profundizaremos en ella: 

La Biblia Satánica 

La Biblia Satánica, también conocida como la Biblia Negra, es un libro que reúne un conjunto de sectas y grupos satanistas y luciferinos en el que se encuentran una serie de rituales, principios y discusiones del satanismo, los cuales construyen la Iglesia de Satán. En su contenido se destaca la filosofía con base en Nietzsche en términos de existencialismo, además de conceptos ocultistas procedentes de otras figuras como la de Aleister Crowley. 

Es importante tener en cuenta que la Biblia Satánica, texto creado por quien se considera el fundador del satanismo, Anton LaVey, no reconoce propiamente la existencia de satanás como si este fuese un ser real, de manera que lo toma como un símbolo sobre el cual está representado el materialismo. Satán es el símbolo de la inteligencia y la libertad, pero por sobre todo, es el símbolo de la humanidad. Así, La Biblia Negra o Biblia Satánica, destaca los Nueve Mandamientos, que vimos anteriormente, para plantear su visión sobre Satán. 

Los símbolos del Satanismo 

Dado que dentro del satanismo han surgido una gran variedad de corrientes, es importante resaltar que esta ha sido la razón principal por la que también aparecen diversos símbolos con los que se asocia el satanismo, muchos de ellos nacen en la cultura popular. A continuación presentamos los símbolos más importantes y reconocidos en el satanismo: 

Pentagrama invertido:

es quizá el símbolo más representativo del movimiento satanista. Se trata de la representación de la estrella de la mañana. Suele ser usado en la práctica de rituales ocultos y la brujería con el fin de conjurar a los espíritus de la maldad. El pentagrama y los pentáculos están íntimamente relacionados con el paganismo y el ocultismo. Se considera que el pentagrama invertido simboliza el predominio del orden natural por encima del espíritu. 

Cruz satánica:

también llamada la Cruz de Leviatán, se trata de una variación que se hace al símbolo de la alquimia del azufre, el cual fue utilizado en la Edad Media por los alquimistas. Generalmente el olor del azufre suele relacionarse directamente con el olor del infierno, sin embargo, no se asocia con el satanismo sino hasta que su fundador oficial, Anton LaVey, pone la Cruz Satánica o Cruz de Leviatán dentro de la Biblia Satánica que es creada por él mismo, dado que para su noción, la Cruz Satánica tiene una serie de connotaciones relacionadas fálicas. 

Sigilo de Baphomet:

es considerado el logo oficial de la Church of Satan, una de las organizaciones más importantes dentro del satanismo, sin embargo, se considera que el origen de este símbolo se remonta hace mucho más tiempo que la fundación de la organización.  En la imagen aparece la versión de las palabras “Samael” y “Litih”, las cuales también aparecieron por primera vez dentro de la obra llamada La Cieg de la Magie Noire en el año 1897. Dentro del Sigilo de Baphomet está la Cabra Sabática, también llamada Baphomet, incluyendo las cinco letras a su alrededor, las cuales hacen referencia a Leviatán en su nombre en hebreo. 

Cruz Invertida:

aunque si bien originalmente es uno de los símbolos de la religión cristiana, conocido también como la “Cruz de San Pedro”, dentro de la cultura popular se ha usado dentro del satanismo como burla poniéndola al revés. Según la leyenda, San Pedro sería crucificado con los pies hacia arriba y la cabeza hacia abajo, posición que representa la sumisión a Dios. En la actualidad, aunque se trata de uno de los símbolos más importantes del satanismo, muchos de los practicantes del movimiento han dejado de usarla dada la connotación que tiene con el cristianismo, sin embargo, su uso no está condenado, por lo que se trata simplemente de una decisión individual. 

Sigil de Lucifer:

el sigil aparece en el siglo XVI por primera vez, situado en la obra italiana que recibe por nombre Grimorium Verum, que en español quiere decir “Grimorio de la Verdad”. Los satánicos consideran que este sigilo se usa con el fin de invocar a Lucifer, de manera que representa un mecanismo que facilita su llamado. También suele ser llamado como Sello de Satán y dentro del movimiento satanista es uno de los elementos más importantes y reconocidos por la comunidad. 

Ankha:

suele ser usado por practicantes del satanismo durante los conocidos “rituales de fertilidad”. Es visto como el símbolo de la unión del espíritu entre lo femenino y lo masculino, razón por la cual se relaciona con asuntos de la fertilidad. A menudo también es llamado “el sello de por vida”. 

Cruz Tau:

es el símbolo del dios Matras de los Aryans y de los Persas de la India. Según la tradición de estas comunidades, Mathras es el ángel de la luz o el ángel de la luz celestial. Posteriormente es usado por masones modernos que usan la T cuadrada, dado que Lucifer es el ángel de la luz antes de ser lanzado al infierno. 

Cabeza de Cabra:

la cabeza de cabra es un elemento que aparece incluida en varios de los elementos del satanismo. La cabra cornuda es la representación del dios de los brujos. Esta sería la representación del Cordero, es decir, Jesús, a lo cual usan como burla. La cabeza de cabra suele estar relacionada con el pentagrama y al Baphomet. 

Cuerno Italiano:

es usado para representar el ojo del mal, sin embargo, también suele estar relacionado como el símbolo de la buena suerte y de la buena fortuna. En el satanismo, el cuerno italiano representa el poder que tiene Satanás para tomar control de varios aspectos de la vida del ser. 

Escarabajo satánico:

suele estar relacionado con la reencarnación, además de ser el símbolo de Belcebú, que significa “Señor de las Mosca”, es decir, Satanás. En caso de que un satanista lo lleve puesto, su presencia significa que tienen poder, además de que puede ser usado como un amuleto para la protección. 

La “S” Satánica:

se presenta en forma de un rayo que cae, y que también significa “Destructor”. Es un símbolo que ha aparecido en varios contextos, por ejemplo en la mitología griega, el rayo que cae es el arma de Zeus, en bandas de rock como en KISS, e incluso en la saga de Harry Potter, en su frente. La persona que lo lleva sobre su ropa, en la visión satánica, es vista como una persona que relaciona el rayo con el símbolo de un poder que se tiene sobre los demás. 

Udjat:

es conocido también como “el ojo que todo lo ve”. El Udjat representa el “Rey del Infierno”, Lucifer. En el satanismo, en varios de los grupos que se desprenden del movimiento, Satanás es visto como un ser omnisciente, facultad que comparte con Dios, por lo que puede estar presente en todas partes, sin embargo, para que esto sea posible, debe ser facilitado por una práctica de los satánicos. 

La Calavera:

si bien por mucho tiempo ha sido el símbolo de la muerte, en el satanismo también tiene la connotación de la maldición. Durante la práctica de ritos satánicos suele ser usado como símbolo presente dentro de los contenedores en los que se vierte la sangre para la realización de los sacrificios. 

Los tres seis (666):

es uno de los símbolos más usados y con los que más se asocia el satanismo. Llamado también como la Marca de la Bestia, es un término que aparece dentro del Nuevo Testamento en el libro de Apocalipsis.  Algunas iglesias del protestantismo suelen relacionarlo con el papado, El número 666 representaría al anticristo que está presente en la figura del papa de Roma para los seres humanos, por lo que no se presenta en una figura humana, propiamente dicho, sino en la forma de una institución que incluye a los sacerdotes que han hecho parte y a los que seguirán. Es así que el número señala al anticristo y a Satanás, dada la oposición que representan para la iglesia cristiana. 

Iglesias y organizaciones satánicas 

 

Iglesia de Satán 

Se trata de la Iglesia que fue fundada por la persona que se considera el fundador oficial del movimiento del satanismo, Anton Szandor LaVey, una organización que toma como principal figura el yo. La Iglesia de Satán está estructurada y así mismo, organiza sus creencias en la Biblia Satánica, la cual también fue escrita por LaVey en el año 1969. Es considerada la organización religiosa oficial y legal. 

Particularmente, la Iglesia de Satán, se aleja monumentalmente de una serie de ritos y prácticas con las que ha sido fundamentalmente asociado el satanismo, como lo son los sacrificios y las veneraciones al Diablo. En esta iglesia, LaVey acusa al cristianismo de convertirse en una plaga que sólo usa como mecanismo el miedo para reprimir a los seres humanos. Esta iglesia toma símbolos como el pentagrama, con el cual simboliza los cinco elementos de la naturaleza, uno, el espiritual y los cuatro elementos físicos. 

Divisiones de la Iglesia de Satán: hasta la actualidad se conocen tres ramas que nacen de la Iglesia de Satán, estas son: el templo del Set, el templo del Vampiro y la Primera Iglesia Satánica. 

Conoce más acerca de la Iglesia de Satán.

Templo de Set

Se constituye como un tipo de sociedad que se dedica a la iniciación del ocultismo, la cual, tiene como objetivo convertirse en una organización de carácter religioso que lidere lo que es llamado como “el camino de la mano izquierda”, hecho que se opone a el “camino de la mano derecha”, el cual se entiende como el “Buen Camino”. Como mencionamos, se trata de una de las vertientes de la Iglesia de Satán, una organización que se establece por varios miembros de ella, como lo son Michael A. Aquino y otros, en el año 1975. Esto se debió principalmente a una serie de diferencias que empezaron a aparecer por cuestiones filosóficas y administrativas. 

El Templo de Set se caracteriza principalmente por que en él prevalece el individualismo, el cual está respaldado en la mejora continua de uno mismo a través de la iniciación del satanismo, el experimento y sobretodo, la educación personal. Sin embargo, la filosofía del Templo de Set, comprende que se trata de un proceso distinto que lleva cada persona y en esta medida, a ritmos diferentes. 

Conoce más sobre el Templo Set aquí

 

Orden de los Nueve Ángulos

Por sus siglas ONA, se trata de una organización de carácter oculto y secreto del satanismo, como una rama relacionada con el satanismo fascista, hecho que ha sido nombrado en varios libros. Nace en el Reino Unido y fue creciendo gradualmente durante los años 80 y 90. Si bien en la actualidad no se conoce mucha información acerca de esta organización, se dice que se dedica a sus prácticas en la clandestinidad una vez ha divulgado su obra, hecho que construye su misión. 

Templo Satánico 

Se trata de una organización procedente de los Estados Unidos, la cual está enfocada en el activismo político, en el que se defiende la secularización, así como también los derechos humanos, dos elementos que resaltan profundamente en su filosofía. El Templo Satánico tiene varios elementos que proceden de la Iglesia de Satán fundada por Anton LaVey, entre ellos, la noción de Satán como un símbolo o figura no real, además de rechazar elementos que sean sobrenaturales, pues no están por encima de los acercamientos y relaciones de tipo racionalista y científico. En cuanto a la inclinación de sus posiciones políticas, a diferencia del Laveyanismo, el Templo Satánico está mucho más vinculado con la posición de la izquierda. 

Conoce más sobre el templo satánico aquí.

Así, el Satanismo se presenta como una corriente de carácter religioso que se opone totalmente a la doctrina que propone la iglesia cristiana, a través de una serie de principios y rituales sobre los que reposan sus fundamentos. Es importante, también, resaltar la diversidad de grupos que se acogen dentro del Satanismo, pues aunque si bien muchos de ellos guardan una profunda relación con las bases originales del satanismo fundado por LaVey, otras no están tan apegadas a ellas, e incluso, se desconoce de su filosofía dada la práctica oculta que suelen mantener.