Rastafarismo

¿Qué es el Rastafarismo?

 

Antes que definirse como una religión, los seguidores del rastafarismo se asumen como un movimiento espiritual que nace en Jamaica durante los inicios de los años 30’. Los seguidores de este movimiento religioso se reconocen como rastas o rastafaris, basando la creencia de la religión sobre Ras Tafari (Haile Selassie, el último emperador de Etiopía), es el mesías que vive entre nosotros que podrá liderar a toda la ascendencia africana del mundo, llevándola a la tierra prometida donde guía la justicia divina. 

Se considera que en la actualidad hay 1’000.000 de rastafaris los cuales no sólo se encuentran en Jamaica, sino que se han desplazado a otras regiones del mundo con una gran variedad de culturas y lenguas que han adoptado el movimiento religioso que aunque si bien en principio se vio solamente de participantes de raza negra, pronto empezó a evidenciar la integración de otros. 

Es importante destacar que es precisamente el movimiento rasta uno de las primeras comunidades en recuperar la memoria histórica para los descendientes de los esclavos negros. Un valor de gran importancia el movimiento y el pueblo negro. 

Origen del Rastafarismo 

Para empezar, el Rastafarismo debe su nombre a Ras (que quiere decir ‘príncipe’) Tafari Makonnen, Haile Selassie I, personaje coronado como emperador de Etiopía en el año 1930. Este proceso fue visto como la culminación de lo que sería la profecía de Marcus Garvey, la cual se había hecho 10 años antes basado en lo siguiente: “Mirad a África para la coronación de un rey negro; porque el día de la entrega está cerca”. Garvey creía firmemente en el panafricanismo, la cual consiste en que toda la población negra de todo el mundo debería reunir fuerzas y unirse para retomar el continente africano, y así, arrebatarlo del dominio de los blancos coloniales. Razón por la cual promueve esta idea sobre todo en la década de los años veinte y treinta, ganando un gran reconocimiento entre los negros que pertenecían a la clase baja del territorio jamaiquino en zonas rurales y urbanas. 

A esto se suma la interpretación también como predicción del Salmos 87, 4-6: “Mencionaré a Rahab y Babilonia a aquellos que me conocen: observad Filistea y Tiro, con Etiopía; este hombre nació allí. Y de Zion será dicho, Este y ese hombre nació en ella, y su más alto yo la establecerá. El señor recapitulará, cuando haga cuentas con la gente, que este hombre nació allí”. 

El nuevo emperador sería conocido como el “Rey de Reyes” y como León conquistador de la tribu de Judá. Según la tradición, Haile Selassie sería el número 225, el siguiente emperador en una línea ininterrumpida de los reyes provenientes del linaje de Salomón, Hijo del Rey David. En principio Haile Selassie no mencionó información alguna sobre el estatus de divinidad el cual le habían conferido los rastas o rastafaris, por lo que no se reconoce él mismo como una entidad divina para los seguidores. Es en el año 1934 cuando inician las primeras persecuciones hacia los rastafaris, dado que se niegan a jurar lealtad ante el rey de Inglaterra en ese momento, el rey Jorge V. Este hecho no fue tolerado por el Gobierno británico.

Haile Selassie es exiliado en el Reino Unido con la Segunda Guerra Ítalo-Etíope, espacio en el que crea la Fundación Mundial Etíope en la cual logra reunir el apoyo necesario. En el año 1955 dona 500 acres que harían parte de sus tierras con el fin de proporcionar un espacio para el desarrollo de una parte de la comunidad y que, entonces, recibía el nombre de Shashamane, establecida en el sur de Addis Abeba en la región de Oromia. 

En la década de los 50 el movimiento expresa un profundo orgullo racial en el que busca la unidad, hecho que pone en alerta la clase que dominaba Jamaica. Aquí inician una serie de enfrentamientos entre los negros pobres que pertenecen al movimiento rastafari con la policía de clase media y blanca, hechos que poco a poco empiezan a ser más frecuentes acabando con la represión del movimiento, ejerciendo sobre ellos la humillación a través del corte de sus trenzas sagradas y provocando la muerte de muchos de sus integrantes. 

Hacia el año 1958 nace el Congreso Negro Internacional Etíope Africano gracias al Príncipe Emmanuel Charles Edwards. Para el año 1966 Haile Selassie visita Jamaica reuniéndose con los ancianos rastafaris para fortalecer el movimiento. 

Es a partir de este momento en que los jamaicanos consideraron que el gran momento había llegado, por lo que luego, los rastas que querían regresar a África, inician un movimiento mediante el cual solicitan las tierras en Etiopía para asentarse en este lugar. En el año 1961 Haile Selassie concede este permiso, sin embargo, la convivencia entre los negros africanos con los americanos no fue un proceso sencillo y mucho menos se dio de la manera en que lo esperaban, esto particularmente influenciado por las diferencias culturales. 

Para los años 70’ el Rastafarismo experimenta un importante florecimiento tanto en su popularidad dentro de Jamaica, como fuera de la región, esto auspiciado por la cultura rastafari y la música reggae, dado que el movimiento encontró en este género la forma de expresar sus ideas, sin embargo, el reggae no hace parte de la orden ceremonial de la religión. El nacimiento de la música reggae se da en Trenchtown, uno de los guetos principales de Kingston en Jamaica, lugar donde los negros pobres de la región escuchaban las emisoras de radio de los Estados Unidos. Una gran parte de los músicos de Jamaica pertenecían al movimiento rastafari. Los músicos empiezan a mezclar sonidos folk tradicionales del país junto al jazz, el ska y el blues para obtener finalmente el reggae. 

Para esta fecha el reggae empieza a tomar una conciencia no sólo nacional sino también internacional con el crecimiento de Bob Marley en la música, proponiendo un tipo de reggae mucho más lento e incorporando el sonido de instrumentos de madera. Ante este hecho, muchos de los rastafaris ortodoxos rechazaron la idea del reggae como una forma de música dedicada a lo comercial. 

En 1975 Haile Selassie desaparece. Mucho se ha dicho de su posible muerte, sin embargo no hay una noción concreta y demostrada. Mientras que muchos creen que ha muerto y trascendido hacia la divinidad, otros conciben la idea de que muere por problemas de salud relacionados con la próstata o a manos de órdenes de autoridades políticas. Para el año 1992, aparecen noticias sobre el supuesto rescate del cuerpo de Haile, encontrado por un arqueólogo anónimo. 

Fundador del movimiento Rastafari

 Nacido en Clarendon, Jamaica, Leonard Percival Howell, es considerado uno de los primeros predicadores del movimiento, llamándose a menudo el Primer Rastafari y por ello, el fundador del Rastafarismo. 

Leonard Howell nace en una familia anglicana. Abandona durante su juventud su país para viajar a diferentes partes del mundo, especialmente para viajar a Nueva York. Regresa a Jamaica en el año 1932 con la idea de predicar lo que creía, el comienzo del fin sobre la diáspora africana y con ello, la coronación de Ras Tafari Makonnen, momento en el que fue coronado el emperador Haile Selassie I en Etiopía. Inicia sus prédicas atribuyendo al nuevo emperador, la facultad de Mesías que regresa a la tierra con una misión. Bajo esta idea publica su libro llamado The Promise Key, texto que provocó que fuera arrestado, acusado por alzamiento público. 

El arresto de Howell no logró detener el crecimiento del movimiento rastafari, pues pronto sus participantes empezaron a extenderlo con mayor fuerza. Este hecho representaría el inicio de un proceso conflictivo entre Howell y la clase gobernante de Jamaica, además de otras autoridades como los sindicatos, la policía, las autoridades coloniales y la iglesia. Leonard Howell habría sido detenido más de cincuenta veces por liderar el movimiento rastafari con tanto auge. 

Howell no se rinde y forma una comuna a la que llamó Pinnacle, la cual ganó una gran importancia siendo el lugar de reunión para todos los seguidores del movimiento rastafari. 

 

Marcus Garvey 

Otra de las figuras de mayor relevancia no sólo para el establecimiento del rastafarismo, sino también del surgimiento y construcción del movimiento, es Marcus Garvey. Es el doceavo hijo de Marcus Garvey y Sarah Richards, nacido en el año 1887 en Jamaica, en una pequeña localidad llamada Saint Ann’s Bay. Su familia estaba compuesta por su padre que era albañil y diácono de la Iglesia Metodista, considerado como el “abogado de aldea” dada su labor en la resolución de pleitos, aconsejamiento a campesinos, y su amor por los libros, la lectura y la escritura de cartas. 

Según información obtenida por el mismo Marcus, siempre se refirió a su padre como un hombre sumamente estricto, fuerte y valiente. Por otra parte, su madre se dedicaba al área culinaria con la venta de repostería en uno de los suburbios de Kingston, además de ser una cristiana metodista. Se dice que de allí vendría su nombre, Marcus Garvey, pues su madre tenía una fuerte preferencia por los nombres bíblicos, mientras que su padre se inclinaba a las creencias astrológicas. 

Aunque si bien Marcus Garvey no fue uno de los pioneros de la lucha que defiende el movimiento rastafari con respecto a la población negra, cumplío un papel fundamental en el liderazgo de los derechos civiles, así como también en la concientización en el aspecto racial. Su labor estuvo influenciada especialmente por Robert Love, cuya principal intención era lograr la reforma agraria y que, en el proceso, incitaba la superación del hombre negro a través del proceso de la autoeducación. Una evidencia de esta influencia de Love en Marcus Garvey, puede verse en la incorporación de la política nacionalista que hubo inicialmente en Jamaica, además de las ideas basadas en el panafricanismo y todos aquellos intelectuales de África.  SZMarcus Garvey es elegido secretario del Club Nacional, situación que le permite dar su primer paso en la lucha por la política anticolonial que estaba inspirada en las ideas político-democráticas por su figura más importante, Robert Love. Una vez termina su labor de electo, viaja a Centroamérica para visitar países como Costa Rica, en Puerto Limón, lugar en el que continúa su labor, esta vez, con el puesto en la United Fruit Company donde se desempeñaba como evaluador de tiempo en la trasnacional. Esta experiencia le permite conocer y sobre todo, enfrentarse a los trabajadores inmigrantes, con los cuales se empezaron a organizar una serie de protestas y mítines frente al cónsul británico de ese momento. De manera simultánea se dedica a la parte editorial del periódico La Nación, espacio que le permite seguir viajando por las oficinas de otros periódicos, especialmente en La Prensa, medio con una fuerte circulación. Su viaje continuó por otros países como Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Chile, Perú e Inglaterra finalmente, donde empieza a trabajar en la revista African Times and Orient Review. En el año 1913 se publica un artículo a su nombre llamado Las Antillas Británicas en el espejo de la civilización, un artículo que hablaba del desarrollo a partir de una perspectiva anticolonialista del autor, en relación con lo que estaba pasando en Jamaica. Además de este punto de vista, el texto también evidencia su ideal en cuanto a la posición de los negros antillanos, el cual debían plantear para lograr la liberación del yugo imperialista, ejercido profundamente por las potencias del continente europeo. 

Es finalmente en el año 1914 que Marcus Garvey decide dejar Inglaterra para dirigirse a Jamaica, lugar en el que decide valerse de las experiencias obtenidas en su participación política, las cuales le ayudarían a emprender un proyecto de vida al que estaba decidido entregarse, lo que sería posteriormente la Asociación Universal para el Mejoramiento del Negro (UNIA, en sus siglas en Inglés). La UNIA sería fundada tan solo 5 días después de su llegada a Jamaica. Sin embargo, su conocimiento no se hizo público sino hasta el 1 de agosto de este año de manera oficial, dado que se remonta a la tradicional celebración del Día de la Emancipación de los esclavos dentro de las colonias que hacen parte del Caribe británico. En el año 1916, Garvey tiene la oportunidad de visitar treinta y ocho estados en los cuales conoce a los líderes negros más importantes del panafricanismo, hasta el momento de su deportación. 

 En cuanto al funcionamiento de la UNIA, este se enfoca principalmente en la unificación de los pueblos negros de todo el mundo para la construcción de una entidad que les permita establecer un gobierno y un país propios. No obstante, con el paso del tiempo los fines de la UNIA empiezan a ampliarse dentro de su contexto nacional e internacional, incluyendo objetivos clave como los siguientes: 

  • Contribuir al proceso de civilización de las tribus más atrasadas de África
  • Promover todo lo referente con el espíritu de la raza, el amor y el orgullo del pueblo negro
  • Realizar intercambios comerciales e industriales a nivel internacional 
  • Fundar en el sector educativo universidades, escuelas e institutos secundarios con el fin de mejorar la educación de los hombres y mujeres de la raza negra, así como también su propia cultura. 
  • Establecer una serie de agencias y comisionados dentro de los países más importantes del mundo con el fin de garantizar la protección y seguridad de los hombres y mujeres negros. 

Tras el establecimiento de estos objetivos, Marcus Garvey en compañía de sus colaboradores, empiezan a centrar su trabajo en los primeros pasos para el cumplimiento de sus expectativas con la instalación de oficinas de organización a nivel nacional e internacional. Es tal su crecimiento que alcanzan a completar cerca de treinta y cinco mil firmas, personas que empiezan a hacer parte de su red de afiliados y, en el año 1926 logran instalar doscientas once oficinas en distintos continentes, ocupando espacios en regiones como Panamá, Cuba, Trinidad y Tobago, Honduras, Costa Rica, Barbados, Puerto Rico, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Venezuela, Brasil, Nicaragua, Australia, Inglaterra, México, Estados Unidos, Sierra Leona, Sudáfrica, Nigeria y Jamaica. 

Antes de su deportación en el año 1927, Marcus Garvey también funda una oficina de la UNIA en Harlem, en Nueva York, la cual logró reunir a cerca de mil afrodescendientes de la zona. Es importante destacar que en este tiempo varios de los integrantes y colaboradores de Garvey desean convertir el movimiento en un club político, lo que más tarde fue el causante de divisiones en el interior de la Asociación. Sin embargo, Garvey resaltó la importancia de mantener los objetivos y la lucha de la Asociación con el convencimiento y la motivación de muchas más personas negras a la lucha, lo que generó posteriormente el aumento de afiliados, acercándose a unos dos mil miembros. 

Los Congresos Internacionales de la Diáspora Africana empezaron a aumentar, especialmente desde agosto de 1920, los cuales eran hechos en Kingston, Jamaica Y Toronto. La realización de los Congresos cumplió un papel fundamental en el desarrollo de las iniciativas que eran propuestos por los delegados de la Asociación, los cuales tocaban temas que tenían que ver con lo político, la economía y el aspecto social para la mejora de condiciones del pueblo negro. Así mismo, otro de los logros de estas reuniones fue la creación de la Compañía Naviera de Vapor Africana, la cual posteriormente se llamó la Black Star Line, así como el nacimiento del Sindicato Político Universal de Negros. 

La UNIA empieza a perder credibilidad en su intento por establecer negociaciones con Liberia, dado que su gobierno es atraído por los intereses de los Estados Unidos y una serie de autoridades coloniales de Inglaterra y Francia, las cuales se mostraron hostiles frente al nacionalismo propuesto por Marcus Garvey. En este momento las autoridades estadounidenses aprovechan para ejecutar movimientos a favor del sabotaje del movimiento de Garvey, lo que produjo un atentado a su persona en el año 1919. Aunque Garvey sufrió un disparo en su pierna, el encargado de ejecutarlo sería un desempleado negro llamado Tyler, el cual se habría suicidado posteriormente luego de admitir su responsabilidad pero asegurando que no era el único responsable del atentado a Garvey. Marcus se enfrenta a un segundo intento de sabotaje con la intervención de la carta de West Indian Protective Society of America, en la que el texto se refiere de forma despectiva a su labor, atribuyendo también la intención de crear conflictos y enfrentamientos entre negros y blancos. 

 En su regreso a Jamaica en el año 1929 Garvey es arrestado, aunque es liberado después de unos meses. Su labor no cesó a pesar del arresto, pues en cuanto sale continúa con su lucha política, cultural y social, no obstante, no fue suficiente para lograr reconstruir el sueño de la emancipación africana. Garvey sigue con su labor periodística y funda la Escuela de Filosofía Africana en Londres en 1935, tres años después de regresar a Inglaterra. Garvey muere finalmente en el año 1940. 

La lucha de Marcus Garvey se centró en la intención de enfrentar el colonialismo y el racismo, además de defender, a través de su optimismo, capacidad de oratoria e intelectualidad, el orgullo de la raza negra y la discriminación hacia la población negra. Otro punto importante de su lucha tiene que ver con que sería el primer hombre que daría el paso hacia el rescate para enaltecer la herencia cultural africana, la cual logra tener una gran fuerza para alcanzar el proceso de concientización a través del panafricanismo. 

Doctrinas, enseñanzas y principios del Rastafarismo

Antes de profundizar en las creencias de los seguidores del movimiento rastafari, es necesario conocer la doctrina que propone Leonard Howell y con la cual nace el movimiento propiamente, pues recordemos el texto escrito por él, llamado The Promise Key, publicado bajo el uso del seudónimo G.G Maragh. 

Dentro de esta importante obra para el rastafarismo se tratan los siguientes temas, los cuales van a ser determinantes en el establecimiento y construcción del movimiento: 

  • El reconocimiento y el valor de la posición del emperador Haile Selassie I, pues representa el Ser Supremo y el gobernante verdadero del pueblo negro
  • La oposición y el rechazo hacia la maldad
  • La búsqueda de la dignificación para la raza negra
  • La preparación del pueblo negro para su regreso a África
  • La venganza de Dios en relación con los impíos, por su iniquidad y frialdad con la que actuaron
  • La repatriación a África por parte de la población negra en América
  • La condena de los elementos de persecución y humillación que fueron usados por los oficiales del mundo y los Gobiernos que actuaron con maldad 

Doctrinas del Rastafarismo 

Según la tradición, los rastas o rastafaris creen que Haile Selassie I llevará a la libertad a toda la población descendiente de sangre africana en todo el mundo, de manera que los conducirá a la tierra prometida en la que gozarán la emancipación y serán regidos por la justicia divina. Esta tierra prometida sería el Monte Sión. La visión de los seguidores del movimiento rastafari consideran que ellos, y todas las personas de raza negra repartidas en el mundo, son descendientes de los antiguos israelitas. 

 El rastafarismo es una religión abrahámica que surge como producto del sincretismo de una serie de creencias tomando como discurso el tema del afrocentrismo sobre la liberación. Este nivel de sincretismo ha hecho que el movimiento se encuentre con importantes obstáculos para establecer y realizar un análisis de la doctrina, pues los seguidores del rastafarismo basan su creencia en lo que han construido la fe a partir de una serie de elementos procedente de varias diferencias en sus prácticas. Sin embargo, esta variedad no aleja al rastafarismo de la construcción de sus propios elementos. 

Una de las figuras más importantes del movimiento, es Marcus Garvey, un hombre que siempre había luchado por las causas de la etnia negra. Crea la Asociación Universal para la Mejora del Hombre Negro (UNIA siglas en inglés), la cual tiene como fin la unión de la población negra para establecer una nueva nación con un gobierno propio. Es así que aparecen los elementos más importantes del movimiento: 

Los rastafari creen que todas las personas que pertenecen a la etnia negra son descendientes de los antiguos israelitas. 

Se considera que Menelik I, hijo de Salomón y de la reina Saba, es el fundador de Etiopía

El dios más reconocido a nivel general es Jah, cuya abreviación es Yahveh 

Sión es la tierra prometida, ubicada en Etiopía

Según la tradición, Jah tuvo tres reencarnaciones en las figuras de Melquisedec, Jesús y Haile Selassie finalmente

Aunque si bien toman la Biblia como su libro sagrado, construyen sus propias interpretaciones, dado que consideran que el texto ha sido manipulado y dañado por el eurocentrismo de los hombres racistas blancos, llamados con el nombre de Holy Piby por los seguidores del rastafarismo.

Concepciones del movimiento rastafari

Jah: la religión se basa en el monoteísmo, considerando a Jah como único dios. Para la concepción rastafari, Jah representa la esencia en la forma de la Santa Trinidad, por lo que es el Padre, Hijo y el Santísimo Creador del mundo y todo lo existente. No obstante, los rastafaris mencionan que Jah, en su forma como Santísimo de la creación está encarnado y vive dentro del ser humano, razón por la cual se refieren a él como “yo y yo“, dando a entender que el rastafari y seguidor lleva a Jah Ras Tafari dentro de su corazón, pues su presencia está en cada uno de los hombres. En resumen, su teología sobre Dios se basa en que “Dios es hombre y el hombre es Dios”. 

”Yo y yo”, I and I: de acuerdo a la unidad de Dios, o Jah en el Rastafarismo, con cada uno de los seres humanos, Yo y yo es el concepto que destaca la importancia de la unión del ser humano con el orden de lo existente y lo creado por Jah. Esta expresión se refiere al concepto de unidad, una unidad que involucra a dos personas, por lo que Dios está dentro de cada uno de los seres humanos y de esta manera, el ser humano está hecho de una sola persona. “Yo y yo” se refiere a que Dios está presente en todos los hombres, como lo explicamos anteriormente. 

El ser humano necesita a un jefe y el jefe es su Majestad Imperial Haile Selassie I de Etiopía, siendo este el vínculo predominante del Ras Tafari con Dios. 

El séptimo día: el movimiento rastafari sigue reglas semejantes a las de los adventistas sobre el séptimo día. Esta creencia se basa en la segunda venida de Cristo, un hecho visible para toda la humanidad. El retorno se produciría a corto plazo, sin embargo, no hay una fecha exacta para este hecho. Para la comunidad rasta, el Séptimo Día ya se ha consumado con la venida del Cristo negro en la figura del supremo líder y emperador Haile Selassie I. 

Los rastafaris mantienen especial atención en el Séptimo Día, durante el día sábado, y consideran que la Biblia es la única autoridad religiosa que existe, por lo que en ella proporcionan un grado especial de fe y en la interpretación particular que le dan a cada uno de los pasajes, considerando siempre el valor del cuerpo humano tratándose del templo del Espíritu Santo.

El etnocentrismo: el movimiento rastafari, junto a los grupos o ramas que han vertido de la religión, han declarado la Biblia como la fuente de sus enseñanzas, texto sobre el cual nace el movimiento a partir de las interpretaciones que la raza negra le ha dado. Así, la Biblia representa una especie de guía hacia la liberación del espíritu que puede seguir cualquier ser humano perteneciente a cualquier cultura o etnia en todo el mundo. 

Downpression: se usa este término para reemplazar la opression (en español, opresión), pues se considera que la opresión mantiene al hombre en un estado sumiso, agachado, en lo que se toma como down, abajo en inglés, de manera que debe levantarse y hacer todo lo por lograr salir de esa situación a la que se le somete. 

La homosexualidad: dentro de la ideología de los rastafaris la homosexualidad no es bien vista, pues es considerado como algo no natural, dado que Dios crea al hombre y a la mujer y no existen puntos intermedios entre ellos. Tal ha sido la fuerza de la homofobia en el movimiento rasta y en Jamaica, que se han presentado fuertes casos de discriminación hacia los homosexuales que incluso han acabado en una persecución a muerte contra ellos, idea que se hace presente en la música y la cultura popular rasta. 

Alfa y Omega: estas dos palabras se refieren de la siguiente manera, Alfa al Emperador Haile Selassie I de Etiopía, y Omega se refiere a la Emperatriz Menen. La unión y presencia de Alfa y Omega, referidos respectivamente, representan la unión perfecta que existe entre el hombre y la mujer, creados por Jah y con ello, el principio y el fin. 

Karamawi: este término es usado para referirse a la más alta alabanza que se le hace a Dios y que relaciona directamente con el rastafari. La palabra se usa, también, para alabar a Jah, proceso que se hace a partir del interior del ser rasta a través de la práctica de meditaciones, pero también en las celebraciones y festividades en las que está presente el consumo de marihuana para elevar al ser y alcanzar el más alto nivel en la meditación y acercamiento con Jah. 

Adonai: este concepto hace referencia a Jah Rastafari, así como también al Padre de la Creación y con ello, a Haile Selassie I de Etiopía. 

InI: la naturaleza es uno de los elementos más sagrados dentro del rastafarismo, por lo que InI hace referencia precisamente a la paz que lleva el rastafari en relación con la misma naturaleza, pero también con los seres vivientes que han sido creados por Jah y que no deben ser irrespetados o abusados por cualquier otro ser. El movimiento rasta se cimienta sobre el respeto y el amor a la naturaleza creados por Jah. 

Binghuman: este término es usado para nombrar a todos los hermanos rastafari que practican los cantos en alabanza a Jah con el acompañamiento de los ritmos Nyabingi y los tambores- 

Nyabinghi: se trata de la fundación de la forma de vida del Rastafarismo y el rastafari, incluyendo el palacio musical y espiritual que usa para lograr su conexión con Jah. Suele ser una interpretación que hace referencia, también, a la “muerte de los opresores blancos y negros”. En cuanto a la congregación espiritual Nyabinghi, se reúne especialmente en los días especiales para el movimiento con el fin de celebrar los eventos que se vinculan directamente con la historia del Rastafarismo, así como también en otras ocasiones en las que se requiera la unión de los rastafaris. 

Irie: se usa este término para referirse a las emociones y/o sentimientos positivos y en general, a cualquier aspecto que se considere positivo. Irie en el rastafarismo es igual a lograr el estado de conexión que siempre se busca que vincula el “Yo y yo”, el cual sólo es posible a través de varias prácticas, entre ellas la Itación, que quiere decir meditación. Irie también se usa a menudo como un tipo de saludo cordial entre hermanos del mismo movimiento rasta. 

Livication: es el reemplazo de dedication, que quiere decir en español dedicación. Este término es usado a menudo para deshacerse de la connotación de muerte, de ahí que dead se pronuncie ded que significa en español “muerto”, mientras que live hace referencia a lo “vivo”, que en últimas palabras resume el valor y la búsqueda de la armonía del rastafarismo. 

La mujeres: otra de las características más relevantes del movimiento rastafari tiene que ver con la concepción del rol femenino, pues los rastas consideran que las mujeres no pueden y no son rastafaris de corazón. Se mantiene una visión antifeminista. Los hombres rastafari están en contra del aborto, pues el alto índice de natalidad debe estar presente ya que se trata de una parte de la voluntad divina de Dios. En este sentido, los rastafaris rechazan el uso de los métodos anticonceptivos pues son un obstáculo para la creación e incluso son considerados como un instrumento de asesinato. Esto lleva a establecer dentro del movimiento que un rasta no es responsable sino hasta el momento en el que tiene un hijo. 

Jah Love: suele usarse para hacer referencia al gran amor de Jah por todos sus hijos. 

Bless: es uno de los términos más usados dentro del movimiento rastafari, pues significa bendición. A menudo suele usarse como un tipo de despedida entre los hermanos del movimiento rasta. 

La comida i-tal – Alimentación Rastafari 

Se denomina comida I-tal, porque hace referencia a un tipo de comida “Vital”, dentro de los cuales solo están incluidos productos naturales, que no es un tipo de comida vegetariana o carnívora directamente. Dado que el rastafari guarda un importante respeto por los elementos de la naturaleza, se consumen aquellos alimentos que no han tenido contacto con agentes químicos, así como también están aquellos que no tienen preservantes, sales o condimentos. Bebidas como el alcohol, la leche, el café, los licores y los refrescos son vistos como no i-tal. 

Las prescripciones del movimiento rasta con respecto al consumo de alimentos siguen los dictámenes de i-tal, por lo que adoptan el hábito alimenticio similar al del vegetarianismo. Sin embargo, dado que no todos los adoptan, siguen su plan alimenticio de consumo de carne exceptuando el consumo de cerdo, pues estos animales son carroñeros de los animales muertos, al igual que otros animales que se excluyen como las langostas, gambas y los cangrejos, incluyendo algunos mariscos. Otros animales que se excluyen en su consumo son todas aquellas carnes que tengan ojos, pues se guían por la pintura en la que un pez aparece mirando fijamente a Salomón. 

Grupos del movimiento rastafari

Existen tres grupos principales que hacen parte del movimiento del Rastafarismo, estos son los Nyahbinghi, los Boboshanti y los Bogo Dread junto a las Doce Tribus de Israel. 

Nyahbinghi: es La Orden Sacerdotal más antigua del movimiento Rastafari, originada por Melchisedek, el Sacerdote Elevado y el Rey de la Virtud. Su principal objetivo es eliminar toda concepción existente del mal, por lo que se superpone la justicia como guía, la cual debe estar presente en cada uno de los pasos que dé el ser humano para llevar las ciudades hacia la vida eterna. 

Boboshanti: es el grupo fundado por el príncipe Emmanuel Charles Edwards para la década de los años 50’. Consideran que el nombre África, es el que le dio el hombre blanco a Etiopía o Jerusalén. Resalta la supremacía de la etnia negra, la cual es esencial para la fe, por lo que el verdadero israelita es un hombre de piel negra. 

Doce Tribus de Israel: este grupo cree en que todas las razas pueden conseguir la salvación, es decir, la salvación no sólo es posible para la raza negra, sino para todas, a diferencia de las ideas que proponen los grupos de Nyahbinghi y Boboshanti. 

Particularmente los grupos rastafari se distinguen por su concepción sobre la verdad absoluta que incluye a su dios, Jah. Los grupos coinciden en la idea, basada en lo económico y filosófico, orientado a que el sistema capitalista daña y deteriora los valores fundamentales de los seres humanos, y que su empleo dentro de las naciones representa la devastación masiva y daños provocados al medio ambiente. 

La lucha contra el racismo

Sin duda una de las luchas principales del movimiento rastafari ha sido el racismo que ha sufrido el pueblo africano, y esto constituye uno de los más importantes cimientos del rasta. De ahí que para la visión rastafari se plantea la idea de proclamar la Supremacía Negra. Esta noción nace con la proclamación de las ideas del mismo Marcus Garvey, en cuanto a la separación y la purificación racial, el cual, de hecho, se ha manifestado en apoyo con Ku Klux Klan, un conjunto de organizaciones de extrema derecha que nace en el siglo XIX, pues según el pensamiento rasta refiere una concordancia en la retirada de la raza negra de países como los Estados Unidos. 

No obstante, esta Supremacía Negra no necesariamente implica la inferioridad de los blancos en relación con los negros, dado que la raza blanca surge a partir de una civilización antigua malvada, la cual, carece de una noción espiritual con respecto a la vida, así como se considera que su mera existencia es innatural. Este planteamiento supone el rastafarismo como un movimiento que considera que la raza negra es el gobierno legítimo que regirá una vez colapse el gobierno blanco en Occidente. 

Posición política del rastafarismo 

A diferencia de otras religiones y movimientos, el rastafarismo particularmente no adopta ni toma una posición política en específico. Es importante comprender que la cultura y en general, todo el rastafarismo, ha experimentado una evolución trascendental con respecto a temas clave como lo son la homofobia, el racismo y un conjunto de pensamientos e ideas basadas en el clasismo y la discriminación en contra de otros seres humanos. 

La idea del rastafarismo, fuera de cualquier parte política, está centrada en conseguir la paz para todos los seres humanos, de manera que puedan actuar con completa libertad sin que sean oprimidos y reprimidos por el sistema, Babilonia. Un lugar en el que no haya espacio para la discriminación de ninguna clase. Esta idea se ve representada en el tercer grupo del rastafarismo, Las Doce Tribus, dado que se considera que la salvación es posible no únicamente para la raza negra, sino para todas. 

Vestuario de los rastas

Una de las características por las que más se distinguen los seguidores de este movimiento es su apariencia física, dado que en su afán por defender sus creencias y su identidad, hacen uso de unas grandes cabelleras en las que llevan sus cabellos trenzados (llamados también rastas o dreadlocks, en el que se lleva el cabello tejido o trenzado), así como también los tams o gorros tejidos, y el uso de prendas holgadas y cómodas que son fabricadas con fibras vegetales. 

Un elemento esencial en la vestimenta de los rastafaris son los colores, pues sus prendas llevan los colores de la Madre Tierra de Etiopía, dado que se les adjudica un valor simbólico dentro de sus creencias. Los colores que más sobresalen dentro de su uso e importancia son el color verde, el amarillo y el rojo. 

Verde: es el color de toda la naturaleza en general, la cual debe ser cuidada por el rasta, así como también defendida y respetada por toda la humanidad. 

Amarillo: es el símbolo de la riqueza de su tierra. 

Rojo: señala la iglesia de los rastas como la iglesia victoriosa. También representa la sangre que fue derramada por los rastas que han luchado por el movimiento. 

Otro de los colores más usados dentro del rastafarismo es el color negro, que aunque si bien no hace parte de la bandera de Etiopía, representa el color de todo el pueblo africano. 

En cuanto al uso de rastas, más conocidas como dreadlocks, en el que se lleva el cabello trenzado y tejido, busca que la apariencia se asimile a la figura del  voto nazareo o el León, siendo el León de Judah, el cual aparece dentro de la bandera de Etiopía, por lo que el cabello de los rastas busca llevar la apariencia de la melena del León. 

 

Ceremonias del rastafarismo 

Dentro del movimiento se celebran varias ceremonias, las cuales se caracterizan principalmente por llevar el uso de cantos de himnos, cantos de coros, la lectura de salmos y la lectura de los capítulos de la Santa Biblia junto a un conjunto de razonamientos e interpretaciones por los rastas. 

Los cantos y en general las ceremonias de los rastas van acompañadas de música Nyahbinghi. Usualmente se suele asociar todo el movimiento rasta con la música reggae, sin embargo, como lo hemos mencionado antes, este género musical no hace parte de la orden ceremonial de la religión rastafari, aunque sí es usada en muchos momentos para la expresión de sus ideales y concepciones frente al mundo. La música que es usada para las ceremonias rastas lleva el sonido de tambores africanos que simulan los ritmos al latido del corazón, el cual nutre de forma espiritual a todos los hermanos y hermanas que estén presentes dentro de la ceremonia. 

Otro de los tipos de ceremonia que se llevan a cabo en el rastafarismo son de carácter parlamentario, el “razonamiento”, una ceremonia en la que se reúne la comunidad para escuchar el pensamiento de todos los que se congregan en torno a ello. 

Así, las fechas más importantes para el movimiento rasta, son: 

1 de marzo: se conmemora la Fundación del Congreso Negro Internacional Etíope Africano.

7 de enero: se realiza la celebración de las Navidades etíopes.

7 de febrero: se celebra el Año nuevo Rastafari según el calendario en occidente.

20 de abril: es el Día internacional de la Marihuana

21 de abril: es el Aniversario de la visita del emperador Haile Selassie I a Jamaica. También llamado como el Día del Groundation

  • 23 de julio: se conmemora el Nacimiento del Emperador Haile Selassie I.
  • 1 de agosto: se celebra la Proclamación de la libertad de los esclavos africanos en occidente (1834-38).
  • 17 de agosto: se conmemora el Nacimiento de Marcus Garvey.
  • 2 de noviembre: se celebra La coronación del Emperador Haile Selassie I.
  • 10 de diciembre: es el Día Internacional de los Derechos Humanos
  • 25 de marzo: se celebra el Aniversario de la reina de reinas la Etege mennen I

Uso de la Marihuana 

Las fundamentaciones o también llamadas dentro del movimiento, Groundations, un tipo de reuniones de los rastafaris en los que se intercambian ideas y se habla de temas de interés de tipo religioso y filosófico, suelen estar acompañados por la Ganja o Marihuana, considerado como un elemento de suma importancia para fortificar el alma, la mente y el cuerpo. Suele ser consumido en grandes cantidades no solo en estas reuniones, sino también en ceremonias y dentro de la vida cotidiana del rastafari. 

Es tal la importancia de la marihuana que, de hecho, muchos de los integrantes del movimiento lo dan a los recién nacidos en forma de té durante los primeros días de vida. Su valor y respeto está relacionado con las interpretaciones bíblicas de la marihuana, pues no solo se puede, sino que también se debe usar como uno de los regalos de Jah Rastafari. Según la tradición, el cannabis fue encontrado en la tumba del Rey Salomón después de que fuera enterrado. Aunque si bien no hay registros que confirmen este hecho, la interpretación bíblica lo posiciona como un uso religioso de gran valor dentro del movimiento del Rastafarismo, pues facilita la apertura de la conciencia que permite la conexión interna para el acercamiento a Jah. 

Las células cooperativas son un tipo de espacio en el que viven muchos rastafaris, espacios en los que el orden económico tradicional es rechazado y sustituido con la creación de un nuevo sistema que se basa en la producción y venta de la hierba, incluso esta tiende a aparecer en otros espacios como empresas, editoriales y tiendas de discos de su propiedad. En otras zonas, como en Gran Bretaña, la labor tiene un aspecto misional en el que se busca rescatar los isleños compatriotas de las posibilidades de ir a la cárcel para proporcionarles opciones de actividad laboral y espacios de estudio. 

Bob Marley y la música Reggae Rastafari

Bob Marley es el máximo exponente de la música reggae, música que fue sumamente crucial para el establecimiento del movimiento rastafari en una gran variedad de aspectos. El cantante desempeñó un papel de gran importancia siendo el representante de la cultura rasta para darla a conocer no sólo a nivel nacional, sino también a nivel internacional en un momento en el que era, hasta entonces, completamente desconocida. 

En la década de 1970 la música reggae experimenta un fuerte crecimiento y reconocimiento a nivel internacional gracias a la fama que alcanza Bob Marley, ganando tal popularidad que empieza a dar a conocer el rastafarismo, dado que en sus canciones empieza a incorporar elementos propios de la música Nyahbinghi, además del uso de los cantos del movimiento rastafari. Una de las canciones que más fuerza tuvo, dada la construcción rasta que lleva, es “Rastaman Chant”.

Sin embargo, una gran parte de los rastafari ortodoxos rechazan la música reggae, dado que se presentaba, a su visión, como una forma de música con un fin comercial, un aspecto que descalifica las luchas del movimiento, por lo que es tildada como “el reggae es muerte”. 

Es la unión de los elementos de la música rastafari con el reggae y la música Nyahbinghi, los principales factores que a través de su fusión, dan origen a un nuevo conjunto de músicos rastafari que se inclinan por la música reggae. Uno de los principales exponentes es Count Ossie, un percusionista nacido en Jamaica que graba una serie de álbumes que están directamente relacionados con varios aspectos del movimiento rastafari, como la historia, la doctrina en la que se basa y en general, en la cultura rasta, lo que posteriormente va a terminar en el Reggae Rastafari. Esta rama, el Reggae Rastafari, se distinguió por el uso de instrumentos como los tres tambores rastafari, el fundeh, el bajo y el repetidor. 

Durante finales de la década del 1990 el rastafarismo experimenta una propagación mucho más extendida en cuanto al reggae Rastafari, dado que empieza a tomar elementos del Hip Hop. Esta combinación suele tener varias denominaciones, como lo son el Conscious Reggae, Modern Roots, Conscious Dancehall o Conscious Ragga. Se trataba de una nueva forma en la que estaban mezclados la música reggae con la música Nyahbinghi. No obstante, para este nuevo momento, nace como un acercamiento a las nuevas generaciones de músicos reggae, entre los que estaban Sizzla, Capleton, Anthony B, Luciano, Damian Marley, Buju Banton, entre muchos otros. Aquí empieza a usarse los tambores rastafari en cada una de las grabaciones y las presentaciones de los músicos en los que se reviven los más clásicos temas del Rastafari con un estilo musical nuevo que trae consigo los mensajes del movimiento rastafari, mensajes que habían sido olvidados en Jamaica cuando nace el dancehall slackness. 

La tendencia continúa y alcanza el siglo XXI, con el surgimiento de otros músicos guiados por la misma ola del rastafarismo como lo son Alborosie en Italia, Fidel Nadal en Argentina, Rasl levi en el territorio mexicano, Gentleman de Alemania y Dada Yute en Brasil, pues estos músicos continúan propagando los mensajes, las ideas y los conceptos del movimiento rastafari en todo el mundo a través del reggae que deja a un lado la intención de divertir, para pasar a tomar una posición mucho más sólida en cuanto a la formación de quienes los escuchan, pues retoma los elementos iniciales de la música Nyahbinghi. 

Escritura y textos sagrados del movimiento rasta

En el Rastafarismo, las ideas y los planteamientos como religión son construidas a partir de una serie de textos sobre los que se fundamentan sus creencias, entre ellos aparecen las siguientes: 

Kebra Nagast

Surge como producto de una serie de transcripciones que se realizaron en Etiopía en los primeros siglos de la era Cristiana, a partir de las escrituras sagradas de los sionistas. Este texto sería la base del Antiguo Testamento, junto a otros escritos rabínicos con la presencia de elementos tradicionales de Etiopía, incluyendo discusiones sobre el Corán y otros libros del cristianismo. 

Es considerado el Libro de la Gloria de los Reyes de Etiopía en el cual a través de una crónica histórica relacionada con los Reyes de Etiopía, se remonta la genealogía hasta llegar a Menelik I, el hijo del rey Salomón y de la reina Makeba de Saba. El Kebra Nagast recopila tradiciones basadas en la monarquía de Etiopía. Aunque si bien es de suma importancia para el rastafarismo, también lo es para los cristianos de Etiopía, pues se considera la historia verdadera sobre el origen de lo que sería la dinastía salomónica y la conversión del territorio al cristianismo. 

En sus inicios el texto se transmitía de manera oral no solo a las culturas rastafaris, sino también a las culturas indias de occidente. Si bien estuvo prohibido por un período largo de tiempo, en la actualidad ha prevalecido e incluso se usa dentro del movimiento. 

Holy Piby 

Este otro texto es considerado también de los más importantes para la construcción de las bases del rastafarismo, dado que es la Biblia del Hombre Negro. Fue compilada entre los años de 1912 y 1917 por Robert Athlyi Rogers e impresa por Newark, ambos creyentes de los textos que aquí se reúnen, empezaron a propagar su alcance en el Sur de África donde empezaron los surgimientos de la iglesia a manos de los misioneros negros. 

El contenido de la Biblia del Hombre Negro fue motivo de persecución por parte de los cristianos fundamentalistas, razón por la cual se presentó este seguimiento contra las ideas que planteaba el texto y las iglesias que poco a poco empezaban a levantarse basadas en el libro. Uno de los temas más importantes del texto tenía que ver con “El Mapa de la Vida del Hombre Negro”, en el que se explica a los creyentes los obstáculos que tienen para su finalidad gloriosa en el destino y futuro a partir de la Creación hasta el Armagedón. 

La Biblia de Cyrus I. Scofield

Se trata de una versión que surge en el año 1604 autorizada por el rey Jaime I de Inglaterra, en la que cerca de 54 eruditos se dedicaron a la elaboración de esta biblia, divididos en seis grupos. En el 1607 culmina oficialmente la elaboración de la biblia, la cual había enfatizado  en la revisión de la Biblia de los Obispos, dado el interés del rei Jaime en ello, pues debía alterarse y modificarse en lo más mínimo posible. 

Sin embargo, esta intención es la que genera el rechazo de la nueva versión de la biblia que se conoce, que, aún así, se trata de uno de los textos más importantes del movimiento rastafari, además de ser la favorita del pueblo inglés, usada y establecida por más de tres siglos en el territorio. Esto se debe precisamente a su relación directa con la literatura y la cultura inglesa, siendo uno de los principales íconos. 

Símbolos del movimiento rastafari

Particularmente los rastas suelen ser distinguidos por varios símbolos o figuras características claras, como el uso de rastas particularmente y la música reggae, sin embargo, existen otros elementos que componen el conjunto de símbolos del rastafarismo, estos son: 

La bandera con verde, amarillo y rojo: suele ser el estandarte del movimiento rastafari, el cual es levantado por Marcus Garvey. A menudo la bandera está presente en diferentes prendas como camisetas, pantalones, chaquetas, incluso en gorros, también en diseños de grafismos, accesorios y otra serie de decoraciones que dentro de su vestuario, identifican al rasta. Estos colores se llevan como símbolo de la naturaleza, la prosperidad y la sangre de la etnia negra, un valor sumamente importante para la visión del movimiento. 

Estrella de cinco puntas: el uso de esta estrella como símbolo, tiene que ver con la representación que la estrella hace al hombre y la mujer de etnia negra, figurando su bondad. Así, cada punta representa la cabeza, los brazos y las piernas del cuerpo humano en su desnudez cubierta por una vestidura real. 

El León: es otra de las figuras que más aparecen dentro de la vestimenta y el uso de artículos de los rastafari. Este símbolo relaciona tanto a África, como también a Haile Selassie, el emperador, incluso suele representar al mismo Jah. El León es visto para los rastafari como el gran símbolo de la lucha y la fuerza en contra de la opresión y la injusticia que por años le ha sido impuesta al pueblo africano.

Turbante y túnica: El uso de estas prendas es común verlo en los participantes y miembros del Congreso Negro Internacional Etíope Africano, aunque también otros grupos del rastafarismo suelen usarlo, como los Boboshanti, especialmente los Sacerdotes del Orden Melquisedec, que llevan tanto la túnica como el turbante. 

Rastas o dreadlocks: aunque si bien no es una figura exclusiva del movimiento, suele ser uno de los elementos más representativos de los rastas. Se trata de un tipo de trenza en el cabello en el que cada hebra se teje en él mismo. Las trenzas o dreadlocks están asociadas al verso del libro de los Levíticos, que dice: “No mostrarán calvicie sobre sus cabezas, ni se afeitarán el extremo de sus barbas, ni se harán cortes en su carne” 21:5. Esta es la razón por la cual a través del peinado le hacen un voto a Jah, una manera de demostrar su fe con el altísimo, su respeto y plena entrega. A esto hay que añadir que de forma natural el cabello del pueblo africano permite la elaboración de las rastas con solo acomodarlo, mientras que en el cabello de personas de piel blanca, el proceso suele ser más lento para la elaboración de los dreadlocks que se hacen de manera manual. El uso de las rastas también está conectado con el símbolo de la melena con alusión a León de Judá, pero también con la rebelión en contra de Babilonia. 

El movimiento rastafari puede definirse como un estilo de vida en el que se busca constantemente recobrar la esencia con lo natural y con lo divino, una labor de todos los seres humanos para volver a construir la armonía a nivel individual pero también con sus semejantes. El rasta mantiene una perspectiva siempre llena de positivismo con respecto a las situaciones de su vida, así como también un profundo respeto por la vida que se basa en la unidad creada por Jah y la filosofía del amor, elementos que se construyen a partir de las interpretaciones hechas desde la Biblia, uno de los elementos más importantes para la guía del rastafari.