Noajismo: ¿Cómo nace y qué enseña esta religión?

¿Qué es el Noajismo?

noajismo religion monoteista

Es una religión de carácter monoteísta que basa su doctrina en los llamados Siete Preceptos de las Naciones, además de un conjunto de interpretaciones tradicionales que comparten elementos con otras religiones como el Judaísmo.

Noajismo del hebreo Noaj, hace referencia a la palabra Bnei Noaj, que significa Hijos de Noaj y que, en su prefijo “ismo”, relaciona la etimología de su nombre como una doctrina y un sistema, específicamente de los hijos de Noaj. Relacionado su nombre, también, con “justo entre las naciones”, habla de una religión donde se aceptan principalmente los Siete Preceptos, los cuales fueron entregados a Noé por DIos y que, serían desarrollados por un conjunto de judíos eruditos en el Talmud y la Torá. Quienes aceptan y siguen las leyes reciben el nombre de Bnei Noach, que hace referencia a “Noájidas” o también conocidos como “Hijos de Noé”.

Origen del Noajismo

A partir del Libro de Génesis, el cual menciona que Noé en compañía de sus tres hijos, Jafet, Sem y Cam, lograron sobrevivir a la gran inundación que Dios había anunciado a través de él en una arca que precisamente, fue ordenado construir con sus propias manos, llevando allí a su familia y una pareja de cada especie de animales. Para el Creador todo lo que estaba en la tierra era corrupto y contenía violencia dentro de sí, por lo que observaba el hombre en la Tierra cómo la carne había corrompido su intención en la creación. Es por ello que dice a Noé: “El final de toda carne ha llegado”, razón por la cual destruye la vida en la tierra de humanos y animales.

Una vez Noé inicia el viaje dentro de la barca, Dios haría un pacto con los sobrevivientes, incluyendo a los animales que se encontraban dentro de ella, el cual no será quebrado bajo ninguna circunstancia o motivo. El pacto consistía en que él jamás volvería a destruir el mundo y como prueba de ello, creó el arcoiris, el cual cubría una gran parte del cielo simbolizando la promesa que había hecho con ellos. A esto hay que sumar la bendición del Creador sobre Noé y toda su familia. De hecho, el arcoiris es el símbolo más importante dentro de la comunidad del Noajismo hasta la actualidad.

En el Noajismo, Noé es considerado como el ascendiente de la humanidad que existe actualmente, y el cual difunde los Siete Preceptos que le fueron entregados por Dios, hecho que sería previo a la entrega a Moisés de la Torá. Es por ello que los hebreos y las demás naciones se fundamentan bajo los preceptos esenciales que le fueron conferidos a Noé, el cual no sería el único en tomarlos, dado que también se apropian Jacob, Isaac y Abraham.

Fundador y representante del Noajismo

Aunque si bien es Noé la figura más importante sobre la cual se posan los fundamentos de esta religión, se atribuye propiamente el establecimiento del Noajismo a Maimónides, llamado también por su acrónimo Rambam, un teólogo judío que contiene todas las decisiones procedentes de la Halajá y el Talmud, las cuales inscribe dentro de la “Torá Mishné”, agregando una serie de interpretaciones, explicaciones, junto a las leyes del Judaísmo y las Leyes Noajidas.

Fundamentos y enseñanzas de los Noájidas

Hablar de los fundamentos y principios de la religión Noájida, implica inicialmente mencionar los Siete Preceptos de las Naciones en los que se basa la fe.

Es necesario señalar que, además de los Siete Preceptos de las Naciones, los noájidas pueden incorporar otros preceptos que orientan a la prohibición, las cuales aparecen dentro de la Mishné Torá. Sin embargo, se prohíbe que se practiquen los que se encuentran prescritos para el pueblo judío, dentro de los cuales se incluyen los siguientes:

Estudio del Shabat como lo hacen los judíos

Ver las festividades judías como los judíos

Analizar secciones de la Torá que no aplican a los Noájidas en relación con Dios

Recibir y/o escribir un rollo de Torá

Escribir, realizar o usar elementos como el Tefilín, usados para los rezos judíos

Escribir e instalar en casa un pergamino que contenga partes de la Torá

Los Siete Preceptos de las Naciones

Así, nacen los preceptos, los cuales constituyen una lista de mandamientos paralelas a los que establece la Torá en el judaísmo. Estos preceptos son:

Primer Precepto: No idolatría

En este primer precepto se establece de manera prohibitiva:

Pensar en la posibilidad de una deidad distinta a Dios, puesto que Él es único y absoluto

Está prohibido realizar o mandar a realizar imágenes con fines de adoración

Realizar o proponer ídolos para que otros lo usen

Elaborar cualquier tipo de escultura con fines de idolatría o con cualquier otra intención

Realizar juramento a una deidad falsa, así como también rendir adoración, ofrendas o cualquier tipo de ritual de carácter religioso con cualquier figura de ídolo

Adorar a cualquier ídolo siguiendo ritos corrientes

Sacrificar o practicar actividades o situaciones consideradas de tortura a los hijos, como por ejemplo hacerlos pasar por el fuego

Está prohibido cualquier tipo de práctica, relación o consulta hacia Ov e Idoni

No se puede recurrir a un ídolo de ninguna forma, incluso de pensamiento o acción que se aparte de la noción del Dios único de la religión.

Segundo Precepto: No blasfemar

No reconocer la existencia del Eterno

La reverencia hacia Dios

Los rezos hacia Dios

Santificación del Santo Nombre de Dios

No es posible maldecir en el Santo Nombre de Dios en ninguna circunstancia

El estudio de las partes aceptadas de la Torá

Respeto hacia los maestros de la religión del Noajismo, así como honrar los sabios que aparecen dentro de la Torá

Tercer Precepto: No robar

Está prohibido hurtar en secreto

Está prohibido hurtar de forma abierta y/o evidente

No se puede usurpar

Prohibido mentir y estafar

No se puede cobrar de más

Está prohibido negarse a pagar alguna deuda o lo que se deba

No se puede desear lo que es ajeno

No se puede codiciar

Se permite al obrero consumir de los frutos de su labor en situaciones determinadas

El obrero no puede llevarse, por ningún motivo, los frutos de su labor, dado que se deben consumir dentro del sitio de trabajo

No se pueden usar medidas o pesos falsos

Está prohibido secuestrar

Los ladrones deben devolver, restaurar o pagar por lo que ha sido hurtado

Está prohibido contar o tener con medidas o pesos falsos

Los pesos y medidas deben ser exactos

Cuarto Precepto: No asesinar

Queda prohibido asesinar a cualquier persona por cualquier circunstancia (es importante aclarar que la religión establece una diferencia entre ajusticiar o matar a alguien)

Quinto Precepto: No práctica de relaciones sexuales ilícitas

Está prohibido copular con la madre

Está prohibido copular con la esposa del padre

Está prohibido copular con hermanos o hermanas

Está prohibido que una mujer copule con un animal

Está prohibido que un hombre copule con un animal

Está prohibido copular con la esposa de cualquier otro hombre

Está prohibido la práctica de relaciones sexuales de tipo homosexual entre hombres

Está prohibido la práctica de relaciones sexuales de un hombre con su padre

Está prohibido la práctica de relaciones sexuales de un hermano de su padre

Está prohibido exponerse o participar de cualquier situación que lleve a la práctica sexual prohibida

Sexto Precepto: Establecimiento de cortes de justicia

Asignar oficiales y jueces de justicia, los cuales deben obrar en cada una de las comunidades

Los litigantes deben ser tratados con igualdad

Se debe indagar de forma adecuada con respecto al testimonio de los testigos

Está prohibido proceder de forma intencionada y maliciosa con respecto a alguno de los litigantes

Está prohibido que el juez reciba sobornos, regalos o dinero por parte de los litigantes

Está prohibido que el juez haga algún tipo de honor a uno de los litigantes que se encuentran en juicio

Está prohibido que el juez actúe o tome decisiones basadas en el temor con respecto a uno de los litigantes del juicio

Está prohibido que el juez actúe o tome decisiones basadas en la compasión con el fin de favorecer en condiciones a algún litigante pobre

Está prohibido que el juez haga cualquier discriminación a un litigante por ser pecador

Está prohibido que el juez actúe con base a la debilidad y por ello, se impongan penas injustas

Está prohibido que el juez realice cualquier acto discriminatorio a un extranjero, huérfano o persona desamparada

Está prohibido que el juez escuche declaraciones de un litigante sin que el otro esté presente

Está prohibida la asignación de un juez cuya reputación esté bajo la ignorancia de las leyes

No es posible incriminar con evidencias circunstanciales

Está prohibido cualquier castigo por delitos que se hayan cometido bajo la coerción

La pena capital sólo puede ser ejercida o dictaminada por la corte

Está prohibido que la ley se tome venganza o acciones por su mano propia

Está prohibido profesar testimonio falso

Está prohibido prestar testimonios en la corte

Séptimo Precepto: No consumir partes de un animal vivo

Está prohibido consumir partes de un animal que aún esté con vidaEstá prohibido consumir partes de un animal que haya sido asesinado por otro animal Así mismo, aparecen otra serie de fundamentos sobre los cuales se constituye la religión para sus creyentes, estos son:

Mujeres y hombres iguales: la visión del Noajismo no distingue ni superpone al hombre sobre la mujer ni la mujer sobre el hombre, por lo que ambos se encuentran en un estado equitativo e igualitario donde ambos son necesarios e importantes.

Edad de responsabilidad religiosa: para esta religión los seres humanos alcanzan una edad en la que se implanta la responsabilidad con respecto a los Siete Preceptos o Leyes aplicadas a los hijos de Noé. Para los hombres esta edad es alcanzada a la edad de 13 años, mientras que para las mujeres llega a los 12 años de edad.

Cruce de especies: los seguidores del Noajismo tienen permitido realizar cruces de especies, proceso que es igualmente aplicado tanto al cruce de animales, como también al cruce de plantas.

Uso de Shaantnez: se trata de un tipo de tela que es elaborada con lana y lino, la cual puede ser usada por los noájidas.

Cultivo: dentro de la práctica agrícola, los seguidores tienen permitido realizar cultivos y plantaciones de semillas distintas dentro del mismo espacio.

Aspectos permitidos con relación al Judaísmo para los noájidas

Dentro de la práctica del Noajismo, la religión tiene permitido reparar y observar cualquiera de los mandamientos israelitas establecidos, siempre y cuando estos sean considerados adecuados y permisibles para el noájida

Base teológica del Noajismo

Según el Noajismo las Siete Leyes de Noé se aplican a toda la humanidad a excepción de los Judíos, cuya comunidad es regida por los Diez Mandamientos. Sin embargo, la fe noájida está directamente relacionada con la universalidad de las ordenanzas que profesa, dado que todos los seres humanos son descendientes de los hijos de Noé que sobrevivieron al diluvio y la gran inundación.

Su base teológica se sustenta en los dos caminos posibles par agradar a Dios dictaminados en el judaísmo. Por un lado están los mandamientos que debe seguir el pueblo de Israel, y por otro, los preceptos dados a Noé, los cuales deben ser acatados por todos los gentiles.

Los rituales noájidas

Dentro de la doctrina del Noajismo no hay pautas específicas que obliguen a los creyentes a realizar rezos, sin embargo, hay muchos de ellos que llevan a cabo la práctica. De hecho, el único manual que existe sobre rezos dentro de la religión noájida es el de la Sociedad Noájida de Oklahoma, aprobado por los rabinos quienes también discuten sobre si es conveniente o no extender el uso del Libro de Rezos judío Sidur dentro de esta religión.

También se han desarrollado otros escritos entorno a este elemento como lo es el Moré Yehuda Ribco. Un noájida ora con el fin de arrepentirse, especialmente, por lo que obtiene una recompensa. Se trata de una práctica a la que no está propiamente obligado el creyente pero que, realiza de forma desinteresada para establecer su contacto con Dios.

Visión de la oración en el Noajismo

El creyente ora en distintas situaciones, sobretodo cuando una situación de presión le genera una emergencia personal en la que desesperadamente busca la guía de Dios. La oración y las plegarias son vistas como uno de los símbolos de la creencia en Dios a través del cual se expresa la confianza en el Creador, pues es la fuente de vida sólo Él posee la facultad de sanar. Mientras que aquel que en situación de necesidad omite las oraciones a Dios, demuestra su falta de fe.

La recompensa por la oración

Si bien muchas religiones establecen la posibilidad de una recompensa a través de la oración, en el Noajismo sus creyentes no obtienen una recompensa por las plegarias mentales, dado que se trata de un proceso inmaterial. De manera que las plegarias deben tener un elemento físico en el que se establece un contacto entre el ser físico y Dios que constituye una plegaria que se realiza de manera verbal, es decir, con el movimiento de los labios.

Situaciones para la oración a Dios

Es importante resaltar que las oraciones que realizan los noájidas no solamente se hacen a partir de súplicas en situaciones difíciles, sino que también deben incluir otra serie de temas, como por ejemplo las alabanzas a Dios.

El proceso de la oración a Dios crea una experiencia sumamente especial en el que se busca precisamente este lazo con el Creador. La experiencia mística se crea a partir de las súplicas a Dios por conceptos como deseos, necesidad o ayuda en un tiempo difícil, pues crea una plegaria profunda en la que se expone la fragilidad ante el verdadero Dios con el fin de entrar en comunión con Él. En esta práctica, el ser humano despoja todo lo material de su conciencia, separa sus pensamientos de la naturaleza animal que lo posee para alcanzar a convertirse en un ser espiritual.

La recompensa divina

Los Siete Preceptos se asumen como una serie de instrumentos dirigidos a los gentiles para que, a través de ellos, les sea posible obtener la recompensa en el Olam Haba, o el “Mundo Venidero”, un lugar al que se dirigen los pecadores y los justos en el que reciben lo que corresponde a cada uno. Mientras que a los justos se les recompensa por sus buenas obras en la tierra, los pecadores sufren una serie de visiones sobre los recuerdos a partir de las malas acciones cometidas de forma tormentosa.

Sacrificios en el Noajismo

La práctica de los sacrificios está regida a partir de los siguientes puntos:

Sacrificios de animales

La práctica de sacrificar animales como un tipo de ofrenda a Dios es visto por el Noajismo como una práctica primitiva llena de crueldad dada la creencia en que las almas se elevan a partir de su propia vida. Esta acción se relaciona con una época primitiva, dado que antes de la construcción del Segundo Templo el hombre carece de sensibilidad, pues estaba lleno de ansias de idolatría.

Después de la destrucción del Santo Templo, los judíos, por su parte, podían hacer sacrificios a Dios solo de manera espiritual a través de la oración, mientras que los noájidas pueden construir altares de manera privada y allí ubicar sus ofrendas.

Animales permitidos para la ofrenda

Las ofrendas de los noájidas pueden realizarse en animales salvajes siempre y cuando estos estén espiritualmente limpios. En este conjunto de animales están los ciervos o venados, las aves limpias, los gallos, así como también se encuentran animales domésticos considerados impuros espiritualmente. Un animal espiritualmente limpio es aquel que rume sus alimentos, así como tienen pezuñas partidas. La ofrenda debe realizarse en el altar privado del creyente noájida. Sin embargo, en caso de querer hacerlo en el Santo Templo, debe apegarse a las categorías y reglas que se constituyen en la Torá, pero también las descritas por la Ley Judía.

La práctica

Un tipo de ofrenda propone el korban olá, en el que se muestra la ofrenda encendida como símbolo del deseo y la necesidad de establecer una conexión con Dios. El animal muere consumido por las llamas, mientras su sangre se recoge en un vaso, pues será salpicada en la esquina del altar. La carne del animal se corta en pedazos antes de que el fuego la consuma por completo sobre el altar.

La validez de los sacrificios

Es muy importante seguir las reglas y las instrucciones establecidas en los textos sagrados para la realización de las ofrendas o sacrificios de animales, por lo que las personas que realicen estas ofrendas sin seguirlas, no sólo serán sacrificios que carecen de validez, sino que también están sujetas a un castigo por ello en muchas comunidades.

Festividades y celebraciones

Si bien dentro de la práctica noájida no aparecen celebraciones establecidas por la religión propiamente, los noájidas pueden ser parte de las celebraciones y festividades hechas por los judíos con el fin de adquirir más méritos y reconocimientos en el futuro, no obstante, esto no implica que las celebren como si fuesen judíos, por lo que continúan en su posición de no-judíos. No obstante, aparecen una serie de fechas y festividades dentro de la religión que guardan una profunda relación con la doctrina noájida, estas son:

Día Séptimo – Shabat: aunque si bien se trata de una de las celebraciones que comparten con la comunidad judía, esta celebración no se observa ni se practica de la misma forma que los judíos. Se sugiere al noájida que celebre también el séptimo día dada la aceptación formal del respeto a las leyes de Noé ante la corte judía y la defensa del Shabat.

Para la práctica del Shabat, es necesario que el noájida se abstenga de realizar actividades laborales, siempre y cuando esto esté dentro de sus posibilidades. Con frecuencia suele celebrarse un viernes en la noche, espacio en el que la comunidad noájida se reúne con sus familias para la preparación y el disfrute de una cena especial a la luz de las velas, la cual debe realizarse luego de la puesta de sol según fue ordenado a Adán y a Noé.

Además de la preparación de la cena, durante este día también se entonan canciones a menudo con temas de la creación que se encuentran en la Torá. Los creyentes suelen desplazarse a un parque o al campo durante el día con el fin de sentirse más cerca del Creador, reuniéndose para la oración y la recitación de salmos que están directamente relacionados con el Día Séptimo, incluyendo los mandamientos para los hijos de Noé.

El Motzai Shabat, el final del día sábado inicia la nueva semana para lo que se recita la oración correspondiente, la cual se denomina Havdalá con el acompañamiento de una vela para agradecer al Creador su enseñanza sobre el fuego a Adán, elemento que le permitió al hombre realizar importantes cambios en el mundo.

Rosh Hashaná: se trata del primer día de Tishrei, catalogado como el día del juicio para la humanidad. Durante este día es esencial que el creyente se abstenga de realizar actividades laborales. Se prepara una cena familiar especial con el acompañamiento de velas luego de la puesta de sol. Muchos practicantes de la religión suelen ver este día como un espacio para la reflexión y el arrepentimiento en relación con las acciones realizadas durante el último año. También se recitan oraciones en las que se reconoce la verdad de Dios como ente único y verdadero para todos los seres humanos.

Yom Kipur: dado que para el Noajismo uno de los elementos más importantes de la religión es el arrepentimiento, el Yom Kipur es precisamente un espacio para la reflexión profunda y el arrepentimiento de las acciones cometidas que no agraden a Dios.

Sukot: según la tradición, luego de que el templo logró ser restaurado, las naciones del mundo peregrinan hacia Jerusalén para postrarse ante el Creador, por lo que se realiza esta actividad durante este día. Al igual que en muchos de los días festivos del Noajismo, durante este día el creyente debe abstenerse de realizar actividades laborales si así lo puede hacer, así como la preparación de una cena especial con la puesta de sol.

Muchos noájidas suelen tomar sus vacaciones durante este tiempo para dedicarse a actividades como el estudio de los textos sagrados, la observación y el acercamiento con la naturaleza, así como la reunión con amigos y otros familiares noájidas para la práctica de la oración de maner grupal en la que se hablan temas relacionados con la paz mundial.

Shavuot: es un espacio en el que se conmemora la entrega de la Torá por parte de Dios, dado que a partir de este momento la humanidad vive una nueva era en la que se da la revelación divina a través del escrito sagrado para los seres humanos. Para la celebración de este día tan especial se suele preparar una cena familiar con ingredientes especiales que se acompañan con la luz de las velas y que se realiza después de la puesta de sol. Muchos de los noájidas optan por realizar en este día el estudio de los mandamientos de Noé y el texto sagrado, la Torá.

Pesaj: durante este espacio se celebra la proclamación de la emancipación, por lo que, para los creyentes noájidas, es un día de fiesta en la que se celebra la libertad de todos los seres humanos. Para este día también se debe preparar una comida especial con matzá, la cual debe ser consumida durante la víspera del primer día de Pesaj, acompañada de vino como símbolo de la libertad alcanzada.

Janukah: la victoria del judaísmo invita a los noájidas a celebrar esta actividad, la cual se posa sobre el triunfo contra el helenismo, dado que el reconocimiento le permite mostrar al judaísmo la fuerza de la fe israelita en Dios como el ente único y verdadero, además de su devoción y la verdad de los mandamientos que se encuentran en la Torá.

Este día se toma como un momento propicio para la práctica de la oración de manera especial en la que se ora por la restauración del templo, el Tabernáculo, así como la reconstrucción a mayor escala del culto divino.

Las bondades del Noajismo

Dentro del noajismo existe una especial preocupación por comprometerse y desarrollar la identidad espiritual que le fue concedida a los seres humanos por el Creador, en esta medida, se establecen una serie de bondades que destacan la labor y la construcción del noájida, estas son:

El verdadero entendimiento de Dios: el Noajismo comprende que nunca se logrará entender realmente quién es Dios, sin embargo, construye la idea de que no es un ser humano, que no nace de una virgen, que no murió y que no elimina ninguna entidad espiritual. Sin embargo, el verdadero entendimiento se construye sobre la noción de Dios como el dador de las Siete Leyes Perfectas que le permiten al ser humano lograr una vida significativa no sólo en el mundo terrenal, sino también en el más allá.

Saber quién soy: la visión religiosa rechaza la idea de estar en el mundo y pretender ser alguien que en realidad no somos, por lo que el conocimiento de la identidad es un tema crucial que debe interesar a toda la comunidad. Por tanto, ser noájida implica conocer la identidad que nace dentro de la Sabiduría Divina, dada por Dios, siguiendo su voluntad perfecta y no concebirse como un hecho del azar o la casualidad, sino el nacimiento con una intención y un objetivo.

Mi lugar en el mundo: la religión dictamina que el lugar en el mundo está dado, por lo que cada uno de los creyentes no se concibe como un ser perdido que carece de conocimiento sobre el lugar que ocupa en el mundo. Si bien los noájidas no se ven dentro del judaísmo propiamente, su lugar se construye al lado de ellos como compañeros y participantes que pueden apoyar.

Aprecio por la familia: Aunque la religión no es un determinante para la construcción del amor en la familia, es decir, el aprecio y el valor de la familia no dependen de la identidad con una creencia religiosa, muchos creyentes construyen los lazos familiares basados en la religión. Para el noajismo la familia constituye el núcleo de la identidad religiosa, por lo que se convierte en el lugar en el que el ser puede desarrollarse en su totalidad.

Aprecio y valor de la Creación: la vida del ser humano, antes, estaba en el cielo con el fin de que el ser estableciera un límite con la tierra mundana y llena de perdición. Sin embargo, ahora que el ser humano es consciente y conoce su identidad, sabe que el lugar en el que está es el lugar idóneo para llevar a cabo su vida a plenitud, además de poder mejorar las condiciones en las que lo encuentra por primera vez.

El verdadero interés en los demás: en principio la ayuda a los demás era una actividad que se realizaba con la intención de obtener un reconocimiento ante la labor que se ejerce, sin embargo, ahora el noájida ve la ayuda a los demás como una relación que implica un interés en el otro, una acción que se realiza sin la intención de un reconocimiento y de manera indiscriminada. No importa la recompensa de una acción, sino la intención realmente de ayudar al otro porque es bueno.

Escritura sagrada de la fe noájida

Para el Noajismo no sólo es importante el libro del Génesis en el que relata la vida de Noé y sus tres hijos, seres de los cuales procede el ser humano, por lo que explica su creación, sino que evidentemente otro de los textos más importantes para la religión son los Siete Preceptos y la Torá.

Talmud

Es un texto que recopila una serie de tratados donde se encuentran principalmente los Siete Preceptos. En esta escritura no sólo se discuten los preceptos, sino que también se los analiza y observa, así como también aparece la forma en la que deben ser aplicados, su procedencia y todo bajo lo que está construido a partir de su trasfondo teológico.

En el Talmud aparecen una serie de discusiones hechas por los rabinos sobre el tema que de entrada relaciona los mandamientos con la aplicación, así como la práctica de los gentiles que en este momento vivían bajo el dominio de los judíos.

Símbolo del Noajismo

La figura o el símbolo con el que se relaciona directamente el movimiento del noajismo es el Arcoiris. Esta figura se toma a partir del mito o también llamado el Pacto del Arcoiris. Se trata de la alianza que realizó Dios con Noé y su familia, según las bases de la teología de esta religión. En esta alianza, Dios se compromete con Noé, con sus hijos, mujeres, en presencia de los animales que en parejas también están en el Arca, a no volver a destruir el mundo. Otra parte del mito explica que Noé levanta un altar para Dios en el monte Ararat (Armenia), en el que ubica los sacrificios de los animales puros que lleva con él, por lo que Dios responde con la creación del arcoiris como respuesta a su labor.