Wicca, la Diosa Luna y el Dios Sol

Wicca: ¿en qué creen, cuál es su historia y prácticas?

 

¿Qué es la Wicca? Es una religión que hace parte del neopaganismo y que se encuentra fuertemente ligada a la brujería, además de relacionarse con otras religiones antiguas e indígenas del mundo. Se trata de una religión que acoge un conjunto de creencias variadas en torno a las prácticas herméticas e ideas paganas. Una religión que nace en el Reino Unido pero que en la actualidad tiene mayor presencia en Estados Unidos.

Aunque si bien es una religión en la que no se reconoce una autoridad central, sus tradiciones, creencias y fundamentos se obtienen de libros publicados por Doreen Valiente y Gardner, dentro de los cuales están las enseñanzas secretas que fueron transmitidas a través de la oralidad y de forma escrita para que fueran compartidas con quienes deseen iniciarse en la religión.

Las principales ramas de la Wicca son:

Wicca Gardneriana

Wicca Alejandrina

Wicca Dianica

Seax Wicca

Faery Wicca

Wicca Tamerana

Origen de la Wicca

Si bien el origen de esta religión ha sido objeto de una gran cantidad de debates, la mayoría de los investigadores concluyen que su origen está situado en Inglaterra. En este sentido, su principal figura de acción es Gerald Gardner, un escritor ocultista de quien hablaremos en detalle más adelante. Se debe a él la difusión de la religión gracias a sus escritos, los cuales se publican luego de que se abolieron las últimas leyes que seguían en la persecución de la brujería en este territorio.

Por otro lado, se cree que las raíces de la Wicca están relacionadas en la historia del Neolítico, en la cual sobresalía mayormente el interés por la agricultura y la fertilidad. De esta manera se explica la adoración de la naturaleza por esta religión, así como su interacción frecuente con sus elementos, lo que la diferencia principalmente de las prácticas que realizaban los clanes Celtas de la zona Occidental del continente europeo.

Dado que se trataba de prácticas de adoración paganos y enfocados a la naturaleza misma, se empiezan a filtrar por una gran variedad de religiones que empiezan a asimilar las creencias y a practicarlas de forma secreta, dado que por este momento había un fuerte dominio de la Iglesia Católica Romana en el continente europeo.

Fundador de la Wicca

Aunque si bien se desconoce propiamente el fundador de esta religión dada su antigüedad, Gerald Gardner es la figura más importante de la Wicca, dado que es quien logra la publicación de una serie de textos que fueron clave para su desarrollo y establecimiento.

Gerald Gardner nace en el año 1884 en Inglaterra en el seno de una familia acomodada cuyo negocio se llamaba Joseph Gardner & Sons, una de las más importantes importadoras de madera noble, además de ser la más antigua. En cuidado de su niñera, quien le sugiere permanecer en un clima más cálido dado el asma del que sufría Gardner, deciden trasladarse al continente asiático, lugar que se convertiría en su hogar por gran parte de su vida adulta.

Para el año 1908, Gardner se dedica a la plantación de caucho en Borneo y en Malasia. Más tarde, hacia el año 1923 se inicia como inspector gubernamental en el servicio postal, hasta que en el año 1936 a la edad de 52 años se retira y viaja a su país natal. Luego de realizar constantes investigaciones acerca de las armas y de las prácticas mágicas del sureste de Asia publica el libro llamado Keris and other Malay Weapons“. Debido a su padecimiento de asma, bajo consejo médico empieza a usar el naturismo, además de desarrollar un profundo interés en el ocultismo cuando regresa a Inglaterra.

Iniciación de Gardner

En cuanto a su proceso en la Wicca, Gardner afirmaba que había sido iniciado en el año 1939 dentro de la tradición de la brujería inicialmente. Así, se señala que Doreen Valiente sería la sacerdotisa que inició a Gardner. Es así que más tarde, la tradición Wicca de Gardner se convierte en la fuente de inspiración más importante de los miembros que hacían parte de la orden rosacruz. Otra fuente sería Edward Alexander Crowley, un influyente ocultista, poeta, pintor, alquimista, místico, alpinista y mago, el cual desempeña un papel fundamental en la inspiración de Gardner para la construcción de la nueva religión pagana.

En los textos que escribe Gardner sobre la Wicca, se refería principalmente a los practicantes de la brujería como Wica, pero más tarde el nombre es modificado con una doble “c”, dejándolo como Wicca. En el año 1954, a la edad de 70 años, publica su libro Witchcraft Today (que hace referencia a “Brujería de hoy”), texto que fue publicado cuando finaliza y se abolieron las últimas leyes que realizaban persecuciones a la brujería en su país. Es a partir de este momento en el que Gerald Gardner alcanza uno de los puntos máximos de popularidad dentro de la brujería moderna, consolidándose como uno de los principales representantes de la religión, proceso que lo llevó a hablar de sus pasiones por la magia y las prácticas místicas que más tarde lo llevaron a realizar alianzas con Doreen Valiente, pues luego crean una serie de rituales prácticos que harán parte de la religión misma.

Divisiones: Wicca tradicional y Wicca ecléctica

Dentro de la religión se distingue una diferencia entre dos divisiones que parte desde la práctica y las creencias que hacen parte de cada una de estas separaciones, consolidándose de la siguiente manera:

Wicca tradicional: también conocida como Wicca con linaje, se considera que esta división fue iniciada por Gerald Gardner. Toma como punto de partida la religión como un conjunto de diversas prácticas entre las que está más ligada hacia la brujería pagana con creencias claras, una organización precisa, formas de iniciación y posiciones específicas. Así, se habla de una posición de la Wicca que se piensa como una sociedad secreta y exclusiva que hace parte de la brujería a través de la cual se puede ingresar siempre y cuando se cumpla con el ritual de iniciación y todo lo que la formación requiere para acceder.

Wicca ecléctica: por su parte, la segunda división proviene de la Wicca tradicional, que aunque establece prácticas similares a la rama de la que desciende, se diferencia en cuanto a la importancia que tiene para ellos la organización jerárquica, pues para ellos ocupa un lugar menos importante en su organización, de manera que parte de sus creyentes no se hacen llamar brujos o brujas, por lo que prácticas como la magia, están fuera de ellos. De esta manera, esta división hace referencia a un grupo o persona que no se adscribe a una tradición en específico de la Wicca, razón por la que los practicantes suelen estudiar por su cuenta.

Creencias y principios de la religión

La Wicca es una religión iniciática y mistérica que incluye una serie de tradiciones paganas que nacen con las sociedades agrarias, por lo que el medio ambiente toma un papel fundamental en su creencia, dado que constituye la dependencia y la supervivencia de estas poblaciones. Es así que uno de los aspectos más importantes será la adoración de la naturaleza y el valor de la mujer como dadora de vida para quienes trabajarán la tierra, cuidarán de las comunidades y proveerán los alimentos. De ahí que se asocie con el animismo.

Por otro lado, es importante destacar que dada la antigüedad y su acogimiento por distintas culturas, las creencias así como las prácticas religiosas pueden diferir entre practicantes individuales dado que no hay una organización centralizada en la que se establezca un conjunto concreto de preceptos.

Así, aparecen las siguientes creencias sobre las que se construye las bases de la Wicca:

Las deidades

Una gran parte de los practicantes de esta religión coincide en que sus prácticas se realicen con la intención de adorar a el Dios y la Diosa, los cuales encarnan las fuerzas de la naturaleza y que también corresponden a las figuras que aparecen en la mitología frente a los cuales se relaciona con los cultos de la fertilidad. Es así que el Dios y la Diosa son vistos como dos puntos complementarios cuya existencia representa el equilibrio y el balance entre masculino y femenino, aspecto que se evidencia en la naturaleza.

Según Gardner, las deidades en la Wicca son dioses indígenas, como el Dios de la caza y la Diosa como la madre que proporciona la vida y la regeneración después de ella. El Dios y la Diosa suelen ser asociados también con el símbolo del Sol y la Luna, por lo que la Diosa se concibe como la Triple Diosa que incluye aspectos como “la doncella”, “la madre” y  “la anciana”. Es así que la Diosa es el ser que puede concebirlo todo, mientras que se ve al Dios atado como la chispa, la cual está en el interior de ella y que es a la vez el hijo y el amante de la Diosa. La llamada “Señora de la Vida”, como también suele ser llamada, mantiene un ciclo mensual que se relaciona con las fases de la luna, proceso que representa las cosechas.

Por otro lado, muchos creyentes han organizado la Wicca como una religión monoteísta, donde la figura de la Diosa sobresale como ente principal dado que se considera un ser íntegro y completo por sí mismo, mientras que el Dios solo es parte de ella.

 

Manifestación de los dioses

La religión considera que los dioses pueden manifestarse ante los creyentes de manera corpórea y personal, de manera que para ello el cuerpo de los sacerdotes y las sacerdotisas, toma un papel fundamental, dado que se revelarían a través de sus cuerpos. De hecho, los rituales que se realizan tienen el fin de que los dioses se manifiesten a los creyentes, rituales que reciben el nombre de “Bajar la Luna” o “Bajar el Sol”, pues a través de ellos se logra invocar a la Diosa la cual desciende en el cuerpo de la sacerdotisa y el Dios en el cuerpo del sacerdote, para finalmente realizar la “Posesión divina”.

La enseñanza

La corte tradicional de la Wicca cree que la enseñanza constituye un proceso fundamental de todos los integrantes de la religión, la cual se debe realizar dentro de un coven y liderado por los integrantes que ya estén iniciados hacia los que aspiran la iniciación. También puede suceder que los practicantes realicen la práctica de autoiniciación, pero solo puede hacerse una vez que hayan pasado un año de estudio y formación, además de haber practicado por un año la religión, llamado la Rueda Anual Completa.

Otro aspecto fundamental en esta religión es que los seguidores tienen la idea que el aprendizaje nunca termina, sino que está sujeto a un proceso continuo, razón por la que se usa lo que se aprende con el fin de mejorar el camino y las condiciones para la evolución espiritual no solo a nivel individual, sino que también incluye su entorno y las personas que hay en él respetando la naturaleza.

No proselitismo

Los seguidores de la Wicca, no están en el ejercicio de buscar adeptos o seguidores, sino que su enfoque está dirigido hacia el aprendizaje y continuar las vías en las cuales pueden ingresar quienes estén interesados y accedan por iniciativa propia. Bajo esta premisa la Wicca es una religión tolerante con las demás creencias religiosas dado que reconoce además su existencia y la creencia de una búsqueda por distintos caminos para lograr un acercamiento con los dioses, por lo que comprende que se trata de medios distintos.

Iniciación a la Wicca

Una de las principales actividades de la Wicca son sus ritos de iniciación, por lo que los llamados creyentes de la Wicca deben ser personas que hayan sido iniciados a la religión con la forma tradicional, en la que reciben la formación y el entrenamiento para empezar con la “transmisión del linaje”, proceso que es liderado por el iniciador. En general, la iniciación es estrictamente en la Wicca como un proceso de transferencia de poder que constituye uno de los más importantes pasos para algunos creyentes de la religión, mientras que para otras comunidades no es de gran relevancia, por lo que realizan rituales distintos.

En la iniciación tradicional a la Wicca, aparecen tres grados, estos son:

Primer grado: se requiere para que el creyente se convierta en brujo o en bruja, además de ingresar y ser parte del coven.

Segundo grado: se necesita un avance y consolidación de conocimientos, así como también recibir la formación necesaria para convertirse en un sacerdote o en una sacerdotisa.

Tercer grado: se adquieren los conocimientos y la experiencia que se requiere para poder formar su propio coven.

Las 4 parejas de virtudes

Para los seguidores de la Wicca es sumamente importante que se mantengan, construyan y trabajen las cuatro parejas de virtudes fundamentales en el creyente, las cuales son: la alegría y la reverencia, el honor y la humildad, la fuerza y la belleza y finalmente, el poder y la compasión.

Uso de la magia

Según la tradición de la Wicca, el uso de la magia permite realizar los deseos del ser humano, así como también le facilita el control y manejo de fuerzas que desconozca y que estén presentes en la naturaleza. Es así que los seguidores de esta religión pueden usar la magia, también, para buscar su participación de la fuerza divina y lograr unirse a ella. Su uso incluso permite que los sacerdotes y sacerdotisas puedan ser poseídos por los dioses masculino o femenino dentro de la práctica conocida como “bajar el Sol” en el caso del dios masculino y único, o “bajar la Luna”, en el caso de la Diosa.

Creencia en la reencarnación

La religión considera a la reencarnación como un proceso que se asume desde las corrientes de la Teosofía, en la que están vinculadas también otras corrientes religiosas y filosóficas como el Budismo y el Hinduismo, esto pese a que su principal interés esté enfocado en la vida presente y no en la vida en el futuro.

Si bien para algunos de los creyentes la reencarnación se presenta en algunas especies de animales, otros consideran que se trata siempre de seres humanos. Por otro lado, también se cree en la reencarnación para los brujos y brujas siempre, dado que si lo son, no pueden dejar de serlo, por lo que se considera que los brujos que existen son reencarnaciones de otros brujos que existieron previamente. Mientras se realiza la siguiente reencarnación, se cree que las almas de los brujos están en lo que es llamado como Mundo-Separado.

Celebraciones de la Wicca

A nivel general, la mayoría de los creyentes y seguidores de la Wicca, establecen una serie de fechas en las que se llevan a cabo una serie de celebraciones. Así, esta religión cuenta con 21 fiestas que se realizan cada año, 13 esbats o lunas llenas, y 8 sabbats también conocidas como festividades de estación.

Sabbats

Son celebraciones que están sujetas a los ciclos del sol y de la relación de este con la tierra, organizados de la siguiente manera:

Samhain (31 de octubre Hemisferio Norte – 1 de mayo Hemisferio Sur):  se conmemora la muerte y viaje de dios hacia el Otro Mundo, hecho que es lamentado por la diosa. Durante la noche los wiccanos pueden comunicarse con sus antepasados, además de recordarlos.

Yule (20 a 23 de diciembre Solsticio de Invierno y Hemisferio Norte – 20 a 23 de junio Hemisferio Sur): Se celebra el nacimiento del dios en esta fecha. Así, también la festividad coincide con el inicio de la elevación del Sol y la llegada de la primavera.

Imbolc (2 de febrero Hemisferio Norte – 1 de agosto Hemisferio Sur): Es el espacio para la bendición de las semillas donde la doncella se prepara para el crecimiento. Así mismo, también se celebran los primeros avisos de la llegada de la primavera, por lo que también se conoce como “Fiesta de las Luces”.

Ostara (20 a 23 de marzo Equinoccio de Primavera, Hemisferio Norte – 20 a 23 de septiembre Hemisferio sur): en esta época la primavera ya ha llegado. El Dios se enamora de la Diosa, por lo que la naturaleza se renueva y se realizan una serie de rituales en torno a la conmemoración de la tierra y la fertilidad.

Beltane (1 de mayo Hemisferio Norte – 31 de octubre Hemisferio Sur): es la celebración de la unión del Dios y de la Diosa durante el momento máximo de fertilidad. Uno de los elementos que más se sobresalen en esta celebración es el fuego, dado que su nombre hace referencia a “El Fuego de Bel”, donde Bel es el Dios Sol.

Litha (20 a 23 de junio Solsticio de Verano, Hemisferio Norte – 20 a 23 de diciembre Hemisferio Sur): se considera como el día más largo de todo el año, época en la que el Dios logra llegar a su capacidad máxima de poder antes de iniciar su proceso de debilitamiento. Para la celebración de esta fiesta los creyentes le rinden homenaje con la realización de hogueras durante la noche.

Lughnasadh (1 de agosto Hemisferio Norte – 2 de febrero Hemisferio Sur): también conocido como Lammas, esta festividad se refiere a “los juegos de los funerales del dios” Lugh. Es la primera celebración de la primera cosecha, así como también vincula la recolección y el inicio de la muerte del dios de manera simbólica. Se realizan una serie de rituales con los que se recuerda la importancia y la necesidad de las buenas cosechas.

Mabon ( 20 a 23 de septiembre Equinoccio de Otoño Hemisferio Norte – 20 a 23 de marzo Hemisferio Sur): para esta celebración tanto el día como la noche cuentan con la misma duración. Durante este momento la diosa llora a su esposo, el Dios, mientras envejece poco a poco. También durante esta fecha la tierra se prepara para pasar un tiempo sin el Dios. Es una de las fechas más importantes para los creyentes, puesto que en ella la meditación constituye una de las actividades de mayor relevancia.

 

 

Textos importantes en la Wicca

Brujería hoy

También conocido por su traducción en español como Brujería Moderna, es uno de los libros más importantes de la Wicca, escrito por el investigador y figura más importante de esta religión, Gerald Gardner y que fue publicado en el año 1954.

En su contenido, en el libro el autor plantea una serie de teorías relacionadas principalmente con las acciones de las brujas y de la brujería, además de establecer la posibilidad de que los llamados Caballeros Templarios hayan también practicado algún tipo de tradición o culto pagano similar a lo que más tarde se consolidaba como la Wicca propiamente. Por otro lado, el libro también contiene toda la información acerca de la naturaleza de los Dioses, especialmente información sobre el dios cornudo llamado Cernunnos, y el significado de lo que es la brujería en palabras del autor.

Las raíces del culto pagano de la religión están descritas en este libro, previamente a la llegada del Cristianismo al continente europeo, pues más tarde se presentarán una serie de acusaciones a las brujas medievales que tendrán consecuencias determinantes en su desarrollo. Así mismo, en el libro las mujeres se interesan por convertirse en una bruja wicca, un aspecto esencial que tuvo que ver como un precursor del feminismo en la antigua tradición, dado que allí se plantean los requisitos para ser una de las brujas de la Wicca.

De acuerdo a esta información contenida en el libro, éste se divide en doce capítulos esenciales, entre los que están:

  • Brujería viviente
  • Han existido las brujas en todas las eras
  • Creencias de la bruja
  • Prácticas de la bruja
  • La Gente Pequeña
  • Sobre cómo la gente pequeña se convirtió en Brujas, y algo sobre los Caballeros Templarios
  • Las brujas y los misterios
  • Fuera de la tierra de Egipto
  • Brujería irlandesa
  • ¿Qué son las brujas?
  • Algunas otras cuestiones
  • ¿Quién es el diablo?

Libro de las Sombras

Este segundo texto, también escrito por Gerald Gardner, es una recopilación de una serie de fragmentos de textos cuyo origen se encuentra en la época de las hogueras, además del contexto mismo de su autor y las aportaciones que señaló Doreen Valiente.

El Libro de las Sombras contiene en sus letras no solo las prácticas y el conjunto central de rituales que se realiza en la tradición, así como la sabiduría misma de la religión. Se cree que cada aquelarre contiene su propia versión del Libro de las Sombras, el cual es copiado a mano y puede ser usado en grupo o de manera individual. Así también, es el libro más consultado y al que se apegan los practicantes y los estudiantes que desean iniciarse en la Wicca.

El Libro de las Sombras tiene hechizos que se basan en las experiencia de los personajes que hacen parte de obras clásicas, pero también de sus autores.

Símbolos y representaciones de la Wicca

Dentro de la religión existen una gran variedad de símbolos y representaciones que están vinculadas no solo con la brujería propiamente, sino con una de sus ramas principales, la Wicca. Entre ellas encontramos:

La Diosa

Es la deidad femenina que reside en cada zona de la tierra. Puede recibir varios nombres, aunque generalmente está ligada a términos relacionados con su papel de madre en la tierra. Generalmente la Diosa suele ser representada en tres fases fundamentales de la vida de una mujer, así representada en la figura de una niña, luego en la figura de una madre y finalmente en la figura de una anciana, pasando por todas las etapas de una mujer como es concebida por la Wicca.

Cuerpo de niña: en este momento simboliza la inocencia del ser, así como la pureza y la esperanza de una vida que todavía no alcanza.

Cuerpo de madre: se ve como una luna llena que lleva en su vientre un niño y que representa para los demás la salud y el bienestar del que es encargada.

Cuerpo de anciana: reúne todo lo que ha sido su vida pasando por las etapas femeninas representando principalmente la sabiduría. En esta etapa también se ve como la mujer que practica magia y puede simbolizar el lado oscuro de la luna. Suele relacionarse con aspectos como la muerte y el renacimiento.

Triple Diosa de la Luna

Siguiendo con la representación de la Diosa en las etapas de la biología femenina, la Triple Diosa de la Luna es la representación de la Diosa como Doncella, como la Madre y como la Anciana siguiendo las fases de la luna. Generalmente este símbolo suele relacionarse con la energía del ser femenino, las habilidades psíquicas y el misterio. La Triple Diosa es una Doncella en la etapa de la luna creciente, pasa a ser madre en la luna llena y durante la luna menguante pasa a ser la mujer anciana.

 

 

El Dios astado

Dado que se cree que el Dios es también amante e hijo de la Diosa, esta figura simboliza precisamente esta creencia en la que, desde el lado masculino, el Dios es representante de la fuerza, la protección, la justicia y la preservación, además de las fuerzas salvajes de las que está dotada la naturaleza y aspectos que también suelen relacionarse con actividades del ser humano como la caza.

Se cree que hace de guardia en las puertas de la vida y de la muerte, por lo que vigila el inframundo, mientras que una gran parte de las brujas y brujos realizan analogías entre el dios griego Pan y él, dado que los dos son los señores de la cacería. Se cree que durante la cosecha el Dios muere con el fin de fertilizar a la Diosa, renaciendo en el solsticio de invierno y el renacimiento del sol.

Rueda de Hecate

Aunque si bien no aparece dentro de todos los grupos de la Wicca, se toma como uno de los más importantes principalmente dentro de las tradiciones feministas de la Wicca, dado que representa también los tres aspectos de la Diosa como Doncella, como Madre y como Anciana. Su aspecto de laberinto se relaciona en raíz con la leyenda griega en la que Hécate se conocía como la guardiana de las encrucijadas previamente a su conversión a la diosa de la magia y de la hechicería. Según la tradición, Hécate estaba conectada con el laberinto, el cual se conocía como el Strophalos de Hécate o la Rueda de Hécate, que hace referencia al poder del conocimiento y de la vida.

Círculo Mágico

Esta figura representa un “espacio sagrado y purificado”, que ha servido como especie de recinto que permite mantener la energía contenida de las demás energías en la realización de rituales y ceremonias de la religión Wicca. También aparece como el Círculo Mágico que permite la constitución de una puerta al mundo de los dioses y como el medio de la protección que tiene dos funciones. La primera de ellas tiene que ver con la protección de las energías externas que se invocan en los rituales, mientras que la segunda está orientada a la canalización de la energía mágica que surge del interior de este círculo. Cuando el círculo se cierra, no hay acceso para entrar o salir.

La forma del Círculo Mágico es también representación de la perfección y unidad, así como de los ciclos de la vida, las estaciones y el vientre de la tierra y la Diosa.

El óctuple sendero Wicca

De acuerdo a la tradición existe un conjunto de métodos que le permiten al ser poder alcanzar la felicidad y la iluminación, la cual se encuentra escrita en el Libro de las Sombras, otro de los textos de Gerald Gardner, sin embargo, en no todos los practicantes persiguen el mismo método. Permanecen ocho puntos fundamentales dentro de la práctica que son:

  • La meditación o la concentración
  • Estados de trance, la clarividencia, la proyección del Astral, entre otros.
  • Las drogas, el vino y el incienso.
  • La danza, las Artes y ritos con un propósito.
  • Los cantos, los hechizos, entre otros.
  • El control de la sangre (Cuerdas, etc.) y el control de la respiración.
  • El Látigo.
  • El Gran Rito.

Signo de la Bruja

También conocido como la Marca de la Bruja, se trata de un rectángulo que se divide en varias acciones. Esta figura suele representar en gran parte de las tradiciones de la Wicca, pero también de la brujería, las herramientas, los rituales y demás prácticas como una señal de reconocimiento propio. No obstante, ha sido una figura que se ha tomado por distintas tradiciones de la Wicca, razón por la que ha sido objeto de una gran variedad de interpretaciones. Por un lado, puede representar un aquelarre que contiene trece miembros, puede ser el rectángulo que simboliza la tierra, además de representar en otras tradiciones seis de ocho secciones que son la mente, el alma, el cuerpo, la mujer, el niño y finalmente el hombre.

Pentáculo

Es uno de los símbolos más importantes relacionados con la protección de la tradición Wicca. Su figura funciona como un obstáculo para impedir el paso de energías que no se desean y que no deben ingresar al plano presente de manera que puedan disiparse. Contiene la energía primordial, de hecho se considera que el Universo mismo está contenido dentro de él.

En la actualidad la Wicca es una de las religiones de la Brujería más difundida, dado que se practica en la mayoría de los países del continente europeo en la zona occidental, así como también en otras zonas del mundo entre los que sobresalen zonas como Costa Rica, Colombia, Argentina, México, Puerto Rico, Brasil, Perú, Bolivia, Venezuela, Panamá, así como otros países de Asia. Sin embargo, es importante resaltar que la mayoría de los practicantes lo hacen en solitario, por lo que el número de creyentes wiccanos podría variar de acuerdo a la participación de distintas agrupaciones alrededor del mundo.