Neodruidismo, la tradición de los antiguos celtas

Neodruidismo: ¿Qué es, cómo surge y en qué consiste?

 

¿Qué es el Neodruidismo? Aunque también se le conoce como tradición druídica o druidismo, se trata de una doctrina espiritual y filosófica, también considerada como una de las más importantes religiones modernas que se establece la importancia de llevar un estilo de vida que esté en armonía con el mundo, la cual se basa en el respeto por la naturaleza.

El Neodruidismo adapta y lleva a la práctica las creencias de los celtas antiguos. Una característica esencial de esta doctrina es que no pretende convertirse en una reconstrucción puntual de los celtas de la antigüedad o exacta de los druidas, sino que, se enfoca en ser una reconstrucción de la -inspiración- dentro de la espiritualidad celta, el conocimiento y la sabiduría que dejaron como legado los antiguos druidas en su intento por mejorar la sociedad.

Historia del surgimiento del Neodruidismo

Es importante dejar en claro que el Neodruidismo es una corriente cuyo origen se remonta a las creencias y prácticas que hacían parte de las antiguas tribus celtas, las cuales datan su existencia en fechas prehistóricas, por lo que hablamos de una de las espiritualidades más antiguas del mundo.

Hoy el Neodruidismo o paganismo celta, es una de las tradiciones más importantes del Neopaganismo, tema del que ya hablamos en un apartado anterior. En general, el Neodruidismo nace con la intención clara de recuperar las tradiciones, pero también de restaurar la fuente de inspiración de la espiritualidad celta, pero no sería un proceso sencillo, dado que los druidas eran muy celosos de sus conocimientos, y estos solo se transmitieron a través del método oral a quienes se iniciaban en la religión, a lo que se sumaba que la escritura de las tradiciones y de los conocimientos no era una práctica común. Es así que mucha de la información que se tiene hoy de los druidas, y también de la cultura celta, es la que se logró obtener de los historiadores romanos.

Aunque si bien el significado del término -druida- no ha sido definido con claridad, uno de los más aceptados por la tradición ha sido el de “El sabio del roble”, pues se considera que los árboles son el principal elemento dentro de su filosofía, en el que se evidencia el respeto hacia la naturaleza y la adoración que se le rinde a ella. Por su parte, el druida es el sacerdote de la tradición, la figura más reconocida en ella, pues eran considerados también seres que pertanecían a una clase social respetada, y dentro de su labor estaban incluidas una gran variedad de funciones entre las que se encuentran: la labor como juez, maestro, médico, protector del legado de la cultura y el espíritu entre dioses y seres humanos, dirigente militar, e incluso también se consideraba como uno de los principales gobernantes.

No obstante, cualquier persona no podía ser un druida, y de hecho, llegar a serlo era bastante difícil, pues no era un camino que podía tomar cualquiera. Este proceso de convertirse en un druida implicaba caminar un sendero de conocimiento y aprendizaje completo, desde la juventud hasta la vejez, además de que debía atravesar una serie de pruebas para alcanzar y poder revelar los secretos de la naturaleza, entre los que están: la vida como ermitaño, el ayuno, la memorización de poemas, entre otros.

Durante la preparación de quienes se convertirían en druidas, estos no contaban con algún texto sagrado o libro, pues toda la enseñanza se hacía de manera oral y no tenían permitido registrar lo que aprendían en textos escritos. De hecho este es uno de los factores que dificulta el aprendizaje de los iniciados, sometiéndolos a la habilidad de la memorización para poder transmitir las lecciones con las siguientes generaciones. Durante este tiempo, también se consideró que la filosofía druida debía evolucionar y no ser una doctrina estática, pues debía mejorar con el paso del tiempo, una razón más por la que no debía registrarse exactamente.

Hacia la Edad Media, las enseñanzas del druidismo empiezan a ser registradas de manera escrita, en el momento en el que la invasión por parte de los romanos a las tribus celtas empezó a desarrollarse, sin embargo, mucha de la información de la tradición y el legado cultural y espiritual se destruyó y se perdió durante este proceso.

El Neodruidismo como tradición sigue vigente gracias a la labor de muchos de los practicantes de la doctrina en su tarea de registrar la información, los conocimientos y la sabiduría de una de las tradiciones más importantes del Neopaganismo.

Principios, conceptos y creencias del Neodruidismo

Para empezar, debemos dejar en claro que el Neodruidismo o druidismo, consiste en un camino espiritual y filosófico, cuyas raíces se encuentran en la naturaleza, por lo que propone una conexión del ser humano con ella, a partir de sus tres reinos: la tierra, el mar y el cielo, según la cosmovisión celta.

Pese a que el Neodruidismo no busca ser una representación exacta de la religión de los celtas de la antigüedad, usa la filosofía celta como la principal fuente de inspiración espiritual para lograr mejorar el desarrollo personal y la sociedad.

Principales creencias

Aunque si bien la expansión y adaptación del Neodruidismo ha permitido que las culturas se apropien de la doctrina, y en ello, varíen las tradiciones y costumbres según la región y demás, existen varias creencias que pueden considerarse comunes entre los grupos neodruidas, entre las que se encuentran las siguientes:

-Pueden creer en uno o en varios dioses

-Los dioses pueden manifestarse a través de distintas formas durante toda su vida

-Los ancestros son honrados y son fuente de conocimiento

-El alma es inmortal

-Creen en el espíritu Awen o Imbas

-La ciencia, la magia y la religión son una sabiduría viviente

-La ciencia, la religión y la magia están en armonía con el Universo

Los once principios del código de conducta del Neodruidismo

Según los estatutos establecidos en las Leyes Brehon, que son los principios que gobiernan la vida política y la vida diaria del ser en Irlanda dentro de la tradición celta, se concretan once principios que rigen la conducta del ser humano, que son:

  • Se debe llenar una vida honesta
  • Cada una de las acciones que hagamos, tiene una consecuencia debe tener un valor. El ser debe estar preparado para, si es requerido, compensar nuestras acciones.
  • Dado que el ser humano vive dentro de una sociedad, es importante que respete las reglas que rigen en ella.
  • Toda la vida es sagrada en el Neodruidismo, así como todos somos responsables de velar porque se siga respetando cualquier tipo de vida.
  • Debe existir un balance sano entre lo mundano y lo  espiritual.
  • El ser humano debe trabajar con expectativas y estándares muy altos
  • El ser humano debe ser un muy buen anfitrión, pero también cuando esté en esa situación, ser un buen huésped.
  • El ser humano debe estar a servicio de la comunidad.
  • Uno de los mayores principios es la verdad, por lo que el ser humano debe velar porque se mantenga.
  • El ser humano debe estar seguro de sus convicciones, esencialmente cuando va a realizar un juicio hacia otra persona y en debates.

Las tríadas druídicas

Una de las bases de la cosmogonía celta, está constituida en el número tres, razón por la que existen cientos de tríadas dentro de su doctrina, que rigen cada uno de los aspectos de la vida del ser humano, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Los tres seguidores de la sabiduría: son el esfuerzo, el propósito y la imaginación.
  • Los tres atributos de quienes buscan el consejo de los espíritus antiguos: son la claridad, la iluminación y la sabiduría.
  • Las tres cosas que todos somos capaces de realizar y sin las que ninguna persona puede ser: son la sabiduría convertida en la fortaleza de la mente, la fuerza del cuerpo y el amor a la sabiduría que es intuitiva.
  • Las tres claves del saber druídico: son el guardar silencio, el saber y el atreverse.
  • Las tres cosas que tiene ser un druida: son el de ver todo, aprender todo y sufrirlo todo.
  • Las tres cosas que todos los sabios deben evitar: es llorar por lo que no se puede recuperar, temer a todo lo que es inevitable y esperar lo imposible.
  • Las tres cosas que un bardo jamás debe revelar: la ignominia de un amigo, los secretos del druidismo y la verdad injuriosa.
  • Las tres cosas que deben controlarse siempre: el deseo, la mano y la mente.
  • Las tres cosas que un hombre es y será: lo que los demás opinan que él es, lo que piensa que es y finalmente, lo que él realmente es.

Las virtudes celtas

Uno de los elementos más importantes dentro del Neodruidismo, es la libertad de cada individuo, así como los establecimientos éticos en los que prima la responsabilidad tanto de los actos como de los pensamientos de cada ser humano y su consciencia acerca de la relación que tiene personalmente con la sociedad, incluyendo la vida en el universo. Así, los valores o virtudes celtas se reúnen en seis aspectos esenciales, que son:

  • La justicia
  • El honor
  • La honestidad
  • El coraje
  • La justicia
  • La hospitalidad

Teniendo en cuenta las virtudes celtas, el Neodruidismo rechaza cualquier forma de discriminación hacia otra persona por conceptos como su preferencia sexual, su género, su nacionalidad, su posición económica, su raza o cualquier otra cuestión, de manera que es una religión moderna que se adapta a las ideas que hacen parte del progresismo occidental moderno.

Objetivos del Neodruidismo

Los principales objetos del Neodruidismo o druidismo, están inclinados a honrar la vida, pero también se dirigen hacia la recreación, la preservación y la investigación de las antiguas tradiciones.

La importancia de los ancestros

Los ancestros constituyen uno de los principales elementos de los seguidores del Neodruidismo, dado que además de ser honrados por los seguidores, también buscan en ellos el conocimiento y la sabiduría todos los días.

Dioses del druidismo

Según los registros que se han encontrado de las antiguas tradiciones celtas, se encuentran más de 400 dioses celtas, sin embargo, existieron cultos pan-célticos especiales que se dirigían exclusivamente a los dioses principales.

Los seguidores del Neodruidismo, creen que el espíritu llamado Awen o Imbas, según la tradición en la que se practique, es un tipo de energía que fluye de los dioses y que es proporcionado a los seres humanos para aportar a  ellos la inspiración que necesitan. 

El alma, la vida y la muerte

En esta doctrina el ser es consciente de la existencia de otras realidades además del mundo físico que pueden tocar, una de ellas es el alma, la cual es inmortal y, a través de la reencarnación, puede pasar a un nuevo mundo donde llevará una nueva vida. Es así que, en el Neodruidismo, se cree que cada vida tiene un objetivo crucial en el mundo que consiste en obtener creatividad, conocimiento y amor.

Una de las principales diferencias de esta religión moderna con respecto a las demás, es que en el Neodruidismo no hay una noción acerca de un posible premio o castigo para el ser, por lo que no existe el concepto del karma como castigo a todos los errores cometidos en una vida pasada. En esta doctrina la visión sobre la vida se basa en el concepto del espiral, con el triskel. El ser humano varía de acuerdo al idioma celta o de la localidad. El otro mundo es también una realidad palpable para los seguidores de esta religión, donde la vida, la muerte y el alma tienen un espacio de descanso en tierras místicas o islas míticas de la tradición de la que proviene.

Concepción del ser humano

En el Neodruidismo, el ser humano debe llevar una vida en la que honre como sagrados a los ancestros, a la Naturaleza, pero también al legado que es dejado por él. Con el estudio del ser humano, el practicante también debe trabajar en el conocimiento propio, de manera que pueda llegar a entender las emociones, la voluntad, la razón, la conciencia y todo lo que hace parte de las características humanas. No obstante, este conocimiento será de ayuda para inspirar y proveer de conocimiento a su comunidad.

Se considera que el ser humano contiene tres elementos esenciales, que son: el alma, el cuerpo y la mente, por lo que su doctrina debe también enfocarse en que estos tres aspectos estén en equilibrio interno. Por otro lado, el Neodruidismo considera que el ser humano es cocreador con los dioses, por lo que entienden su relación, también, como un proceso de cooperación que los hace sumamente responsables del medio ambiente, de los seres vivos y de los demás humanos en la Tierra.

Tradiciones y rituales

Con la unión con la Naturaleza, los practicantes de esta doctrina celebran el ciclo de las estaciones, además de interactuar con ella. Es así que dentro de sus más importantes tradiciones, se involucran en el trabajo y la protección no solo de la Tierra, sino también de todos los seres vivos que habitan en ella.

La magia: en esta doctrina, la magia es definida como una habilidad que puede usarse con un correcto conocimiento, así como también con un entrenamiento apropiado y la buena intención para poder modificar el entorno, usando las leyes naturales para brindar una ayuda al ser humano en cualquier situación compleja, o circunstancia que haya en su camino. La magia no es vista bajo supersticiones, sino que, todos los seres humanos hacen parte de la divinidad, y así mismo, de la energía entregada por los dioses dentro de la creación. 

Los rituales del Neodruidismo están divididos en dos grandes grupos: los rituales mayores y los rituales privados:

Rituales mayores: se realizan cuatro u ocho festividades a lo largo del año. Este tipo de rituales se enfocan en el paso de un estado a otro, incluyendo los rituales de iniciación que son los que simbolizan un cambio contundente en el ser humano. A menudo incluye rituales de iniciación de acuerdo a los grados de estudio dentro del Druidismo, entre los que están los ritos de nacimiento, los ritos de matrimonio y los rito de defunción.

El principal objetivo de los rituales mayores es contribuir al sentido de pertenencia y de comunidad, así como permanecer en sintonía con los ciclos de la naturaleza, tener conocimiento propio de la mente, del espíritu y del cuerpo de los ciclos lunares y solares, teniendo también los ciclos de la vida que incluyen la muerte y el renacimiento. 

Rituales privados: se enfocan en ceremonias de consagración de objetos especiales, estudios, las meditaciones, las plegarias, las técnicas adivinatorias, las creaciones, la bendición de los altares y las invocaciones. Se caracterizan porque son ritos que se practican de forma privada, aunque en algunos casos esto puede variar, ya que puede llevarse a cabo entre parejas o grupos pequeños. No tienen fecha o ciclos específicos para su realización, aunque algunos druidas eligen el momento idóneo de realizarlos y estos pueden incluir los inicios de las estaciones, las fases de la luna, entre otros procesos de la naturaleza. Estos rituales, a diferencia de los primeros no cuentan con una estructura ceremonial definida.

En cuanto a las festividades, se celebran todas aquellas que se realizaban antiguamente, las cuales tienen el fin de aumentar el sentido de pertenencia con la tradición. Las festividades del Neodruidismo consisten en un proceso personal que le permite al ser humano poder entrar en sintonía con los ciclos de la naturaleza y la tierra, a través de las estaciones, las cuales marcan su paso girando alrededor del sol, entre otros. Todo este proceso es vital para vincular el planeta y sus cambios con el entorno del ser. 

En general, existen cuatro festividades centrales que son practicadas por todas las organizaciones dentro del Neodruidismo. Estas son:

  • Samhain: es el Pronunciado Sawin.
  • Imbolc: es el Pronunciado Imbolg.
  • Bealtaine: es el Pronunciado Beltine.
  • Lughnasadh: es el Pronunciado Lunasa.

Así mismo, se celebran algunos equinoccios y solsticios, que aunque no se consideran celebraciones populares, son practicadas por druidas modernos que aceptan las celebraciones solares, esencialmente, como el proceso de búsqueda de equilibrio entre las fiestas lunares y solares, las cuales son nombradas de la siguiente manera:

  • Alban Arthuan: Yule.
  • Alban Eiler: Ostara.
  • Alban Heruin: Litha.
  • Alban Elued: Mabon.

Grupos de adeptos del Neodruidismo

Esta doctrina ha logrado una gran expansión en el mundo, razón por la que se ha adaptado en una gran variedad de culturas alrededor del continente europeo principalmente, luego en Australia y varios países de América. Existen grupos que practican puramente el Neodruidismo, los cuales se enfatizan en la búsqueda espiritual. No obstante, también existen otros grupos del Neodruidismo que aceptan una doble pertenencia, por un lado formar parte de un grupo, pero por otro, ser miembro también de cualquier otra religión, como puede ser el hinduismo o el budismo.

Es así que muchos de los seguidores no consideran el druidismo como una religión propiamente, sino que lo ven como una filosofía que puede ser complementaria. Existen otros grupos que se ligan a grupos culturales o masones cuyas prácticas pueden ser galesas y célticas.

El Neodruidismo está dividido en tres categorías principales:

Druidas esotéricos: en esta primera categoría se encuentran quienes continuaron la doctrina propuesta por John Toland, la cual se basa en el principio del deismo y que incluye una gran variedad de tendencias esotéricas.

Druidas masones: en la segunda categoría están los que decidieron continuar la doctrina de Henry Hurle, en la que yacen aspectos influenciados por los masónicos, esencialmente en los rituales de este grupo, los cuales se basan en la masonería escocesa.

Druidas románticos: también conocidos como druidas revitalistas, nacen en el siglo XVII y XVIII por Iolo Morganwg. Se basa en influencias por la corriente nacionalista galesa de ese momento, con una asociación cultural, cuyo objetivo consiste en mantener y promover todas las tradiciones tanto lingüísticas como culturales de Gales.

Textos importantes del druidismo

Aunque si bien en el Neodruidismo se usan los registros escritos que dejaron los antiguos druidas relacionados con la práctica de rituales y la teología, también se usan otra serie de fuentes históricas para la construcción de la doctrina, entre los que están fundamentalmente los escritos dejados por autores clásicos de Roma y Grecia antigua, incluyendo también los escritos de Irlanda y Gales durante la era medieval, los cuales constituyen un sincretismo entre la mitología celta pagana y las leyendas, dando paso a una cosmovisión medieval del cristianismo.

Por otro lado, el Neodruidismo también toma como fuentes los estudios en lingüística, la historia y la arqueología obtenida desde el siglo XIX, además de las tradiciones populares que pasaron de generación en generación y siguen vivas en la actualidad.

Símbolos y representaciones del Neodruidismo

Aunque si bien son muchos los símbolos del antiguo druidismo, en el Neodruidismo se reconocen esencialmente los siguientes:

Triskel

Este símbolo en particular, representa la evolución, el conocimiento y el aprendizaje en la tradición celta. El triskel es la representación del equilibrio que existe entre el espíritu, el cuerpo y la mente. Así mismo, también representa el principio, el fin y la eterna evolución a la que se está sujeto.

Para los druidas, el triskel simbolizaba también la trinidad del tiempo en el pasado, el presente y el futuro, así como los tres reinos dentro de la cosmología celta, que son el mar, la tierra y el cielo.

Awen

El Awen o Imbas es un símbolo que ha sido creado por los seguidores de la doctrina. Consiste en un círculo que contiene tres círculos más pequeños que descienden a partir de tres rayos pequeños. Este símbolo es la representación de la fuerza vital y de la energía de inspiración que proporcionan los dioses a los seres humanos. Su conexión le permite al ser poder obtener la inspiración, la sabiduría y la energía que necesita.

Sitios sagrados de la doctrina

Una característica muy importante del Neodruidismo, tiene que ver con que la tradición druídica usa una gran variedad de lugares para la práctica de sus ceremonias, que son esencialmente lugares naturales y que se denominan nementon. Según la filosofía celta, los lugares naturales son los elegidos para las prácticas religiosas, dado que en ellas es posible encontrar la comunión entre los dioses o las divinidades y los seres humanos.

Aunque el Neodruidismo es considerada una religión moderna, ha ganado una gran cantidad de adeptos en todo el mundo. La mayoría de los practicantes se encuentran en Francia, Islas Británicas, España y otras zonas del continente europeo. También cuenta con seguidores en otras zonas del mundo como América del Norte, Costa Rica, Argentina, Australia, Chile y Brasil. Sin embargo, los adeptos del Neodruidismo no pretenden considerarse druidas en su totalidad, y hay quienes solo pertenecen al grupo dentro de la sabiduría celta.