Ásatrú, el alma inmortal y el vínculo con la Naturaleza

Ásatrú: ¿qué es, cómo surge y cuáles son sus creencias?

¿Qué es la religión Ásatrú? También conocido como Odinismo o Paganismo Nórdico, consiste en una tradición cuyas bases se encuentran dentro de la antigua religión practicada por los Varegos, Visigodos y Vikingos. Sus creencias se vinculan con los credos nativos, los textos sagrados y las creencias politeístas previas a la cristianización del Norte de Europa. Aunque esta religión tiene sus bases antes del Cristianismo, se considera una tradición relativamente actual, dado su desarrollo.

Ásatrú hace referencia a “Creyente” o “Leal” a los dioses, se registró legalmente en zonas como España, Islandia, Noruega, Suecia y Dinamarca. Es importante señalar que es una de las tradiciones que hacen parte del Neopaganismo, distinta a la Wicca, y que, de ninguna manera se refiere a conceptos como el clasicismo, el nazismo o el racismo, como fue señalada en algún momento.

Historia de la religión Ásatrú

Es una de las tradiciones religiosas más antiguas, dado que su origen se remonta a la Edad de Piedra, esencialmente en las zonas bálticas, escandinavas y en la región norte de Alemania. No obstante, esta época y el territorio no fueron los únicos en los que se empiezan a anotar las manifestaciones religiosas, pues aparecen otras zonas en el resto del continente europeo con prácticas similares.

Algunos estudiosos coinciden en que, el Ásatrú tiene una fuerte presencia en la época de las migraciones germánicas, de manera que Cornelio Tácito, uno de los historiadores romanos, empiezan a determinar y describir las creencias, costumbres y tradiciones de los pueblos que identificaron, seguían los fundamentos de esta religión. Poco a poco los pueblos empezaron a adaptarse y a ser aceptados por parte del Imperio Romano, hasta que finalmente, adoptaron el cristianismo como su religión, pese a que sus tradiciones paganas no se eliminaron completamente. Aunque si bien fueron varios los traslados, algunos pueblos de Escandinava decidieron conservar plenamente la religión Ásatrú.

Durante finales del siglo VIII los pueblos que no adoptan el cristianismo, empiezan a aparecer dentro de la historia de Europa. En esta época, también, son conocidos los practicantes como “vikingos” y “normandos“, quienes llevan las tradiciones y creencias antiguas a una gran variedad de países que ya estaban practicando el cristianismo.

En el proceso de expansión del cristianismo, fundamentalmente en el norte europeo, sus principales representantes señalan a los practicantes del Ásatrú como seguidores paganos y herejes, rechazando profundamente la cultura que traían y sometiéndolos poco a poco al cristianismo. Sin embargo, a finales del segundo milenio, todas aquellas tradiciones paganas empiezan a recobrar vida dentro de este continente, en especial la religión Ásatrú dentro del Neopaganismo.

Por otro lado, los visigodos seguían practicando el Ásatrú hasta que entran en el Imperio Romano, sin embargo, empiezan a adoptar el cristianismo a partir de un proceso como acto político, cuyo fin era conseguir favores por parte de Valente, el emperador romano. Además de ellos, otros pueblos también practicaron esta religión. Por su parte, los vikingos y los varegos en la Edad Media, empiezan a recorrer todo el continente europeo, alcanzado zonas como Andalucía, Galicia y Asturias.

El término Ásatrú, no se usó sino hasta el siglo XIX por Edvard Grieg, un músico y compositor de origen noruego que lo usa dentro de una de sus obras del romanticismo, “Olaf Trygvason”, señalando el contexto religioso en el proceso de reconstrucción de los cultos ancestrales de los pueblos germánicos.

Principios, enseñanzas y tradiciones del Ásatrú

Una de las características esenciales de esta religión, es que universalmente se considera que el Ásatrú fue no dogmática, dado que las prácticas individuales de sus fieles podían variar de acuerdo a las comunidades en las que se practicaban. Sin embargo, existen varios conceptos y prácticas consensuadas en los pueblos, por ello es posible obtener una serie de elementos comunes mediante los que definen sus bases religiosas, como los que veremos a continuación:

  • Todo lo contrario se complementa
  • El tiempo es cíclico, todo lo que muere, posteriormente, volverá a ser
  • Los seres humanos y los dioses comparten la misma naturaleza
  • Los dioses son creados por procesos naturales de la creación del mundo
  • Se cree en varios dioses y diosas
  • El mundo es una manifestación de lo sagrado
  • La vida es un acto de voluntad, pero también de auto superación
  • Se promueve el respeto interreligioso, se acepta al otro
  • Es una religión autóctona en el continente europeo
  • Los valores se relacionan con los de su lugar de origen

Para los creyentes de esta religión, la vida es buena, pero siempre debe vivirse con alegría y fuerza.

Conceptos básicos del Ásatrú

  • Creen que la vida es buena, aunque debe dividirse en dos partes: la alegría y el coraje.
  • Cada ser humano es responsable de sus acciones. En este sentido, todos sus actos regresan al ser.
  • Los seres humanos están en conexión con sus ancestros mientras son parte de sus descendientes.
  • Es posible comunicarse con los Æssir y Vanir.
  • La hermandad y la armonía construye la relación que existe entre los dioses y los seres humanos, lo que excluye el sometimiento por parte de una de las partes. Tanto las diosas, como los dioses son ambivalentes, aunque todos están unidos ante las fuerzas destructivas del universo.
  • El ser humano no requiere de la promesa de la salvación, sino que necesita la libertad para poder enfrentar su destino con honor y fuerza.
  • Se desarrolla la simpatía por la naturaleza, también se le rinde culto.

Dioses y diosas del Ásatrú

En esta religión, se dividen los dioses a partir de dos categorías: Æssir y Vanir. Los dioses no se consideran perfectos, dado que también pasan por el proceso de renacimiento y el nuevo orden para la construcción de un cosmos mejorado, evolucionado y perfeccionado.

Se rechaza la idea de que todos los dioses están reunidos en un solo Dios o en una sola Diosa. Se considera que durante las edades del mundo, los seres humanos y los dioses se esfuerzan por mantener todas las cosas buenas en el mundo y en las sociedades, por lo que se continúa una lucha constante en la que prima el bienestar de otras formas de vida y otros parientes.

Las historias de los dioses se relacionan directamente con la armonía natural, el movimiento y la evolución, además de que sus nombres tienen su origen en los fenómenos de la naturaleza. Así, los seres humanos son creados por Odín, Hoenir y Lodhur, quienes encontraron dos troncos de un árbol llamado Askr = Roble y Embla = Olmo, que contienen:

Lá: sin apariencia

Ódhr; sin inspiración

Læti: sin movimiento

Litr: sin salud

Önd: sin alma

Entre los dioses principales de esta religión, se encuentran:

Thor: dios del trueno, tiene el Martillo Mjolnir que fue forjado por los enanos Brokkr y Sindri.

Odin: padre de los dioses Æsir. dios que le da al hombre la naturaleza divina. Dios del tuerto, entrega su ojo a Mimir, el gigante, a cambio de la sabiduría con la que conoce los misterios de la magia y las runas.

Njord: dios del mar y madre de los Vanir.

Freyr: dios de la fertilidad, representado a menudo con una erección.

Freyja: diosa de la belleza y del amor, la fertilidad y la guerra. Hermana del dios Freyr.

Frigg: diosa y esposa de Odín, con quien comparte su liderazgo.

De esta manera, son los dioses quienes les conceden a los seres humanos estos dones, para dar origen al primer hombre procedente de Askr, y la primera mujer de Embla. Además de esto, consideran que los dioses también son quienes le dan el destino a los humanos, así como la suerte. El proceso de la creación y la concepción del ser humano parte de los siguientes factores: solo tiene vida aquél que ya cuente con un nombre y, la fuerza espiritual del interior es quien ayuda al ser a protegerse del mal. 

El proceso natural de formación

La religión considera que tanto los dioses, como los seres humanos y los animales, hacen parte fundamental del proceso natural de formación, dado que cada uno de ellos suceden a la vida, la muerte y el posterior renacimiento dentro del cosmos, algo que sucede todo el tiempo. Muestra de ello son los seres humanos que existen ahora, pues luego morirán y renacerán para tener una nueva vida.

El vínculo con la naturaleza

Es sin duda una de las particularidades que más se reconoce dentro de esta religión, pues su fuerte relación con la naturaleza es uno de los códigos morales de conducta de quienes pertenecen a la tradición Ásatrú.

Los fieles de esta religión sienten un profundo respeto por la naturaleza y la tierra, pues de hecho se considera que el cuerpo de una diosa está representado en la Tierra. Una gran parte de los seres sagrados que están en el mundo, contienen también parte de la diosa. Este respeto se ve expresado en el abandono de los sacrificios sangrientos.

Las nueve virtudes nobles

Se trata de una serie de elementos base que constituyen su código moral de conducta. Las nueve virtudes nobles son:

  • La verdad
  • El Coraje
  • El honor
  • La disciplina
  • La fidelidad
  • La laboriosidad
  • La hospitalidad
  • La perseverancia
  • La confianza

Los antepasados y el alma inmortal

En el Ásatrú se cree que se debe honrar a los antepasados, siendo ellos los guías de la vida. Así, se mantiene la creencia de un alma inmortal, el Espíritu de los Dioses, la cual permanece luego de la muerte del cuerpo humano. También se cree que el mundo, como lo conocemos, llegará a su final, proceso que en el que también morirán los dioses y las diosas para que luego se cree un nuevo cosmos.

Tradiciones y ceremonias

Una gran parte de las ceremonias y celebraciones que se realizan en esta religión, dependen de la comunidad, la región o las personas que la practiquen, pero es posible identificar muchas de las tradiciones base de los fieles.

Las ceremonias en el Ásatrú son conocidas como hatio. Contienen tres elementos esenciales: la representación de las tradiciones y el folclor, la celebración de un blot o una ceremonia religiosa, y la celebración de festividad, que generalmente suele ser un banquete o cena.

El blot

Una de las ceremonias más importantes y emblemáticas de esta religión es el blot, que en sus inicios era una fiesta que se realizaba en honor a los dioses en la que se llevaban a cabo sacrificios y libaciones durante la antigüedad. Aunque la práctica de la ceremonia varía en cada comunidad o persona, los blots modernos, se caracterizan por realizarse durante los ciclos de las estaciones, especialmente en los solsticios de invierno y verano, además de que incluyen grandes banquetes. Se sigue compartiendo la bebida, uno de los rituales más importantes. Se honran a los dioses, las diosas, los ancestros y los integrantes que participan.

El blot se caracteriza por que en ella hay una consagración. El cáliz es el símbolo de las entrañas de la Madre Tierra, la primera esposa de Thor, junto al Pozo de Urd. Juntos son la representación de la concepción de la vida y la creación, uno de los momentos más sagrados dentro de la religión.

Las festividades son el símbolo de los cambios estacionales y de la constante evolución de la Naturaleza para el Ásatrú.

La concepción del alma

En esta religión se considera que el alma fue extraída de los textos de la Edda, una serie de compilaciones de historias que se relacionan con todo lo referente a la mitología nórdica.

Ser Asatruar: el creyente

Uno de los principales elementos de la religión es la conexión ancestral para convertirse en practicante de la religión, sin embargo, no es una religión que solo pueda ser practicada por quienes descienden de europeos o germánicos, pues cualquier persona que fue influenciada por las culturas occidentales, de habla inglesa o cualquier idioma cuyo origen sea germánico, puede convertirse en un miembro de la religión.

Por otro lado, todo aquel que quiera ser parte de la religión, debe comprometerse con el entendimiento de su origen, así como los credos previos a su cultura, por lo que se debe realizar un estudio de las lenguas germánicas modernas y antiguas, así como de la historia, de la mitología sagrada y demás elementos del mundo pagano. Así mismo, debe hacer un esfuerzo por transformar su vida a partir de ideales morales y éticos contenidos dentro de la religión Ásatrú.

Textos y libros sagrados de la religión

En el Ásatrú hay una gran variedad de fuentes, esencialmente se usan aquellas fuentes históricas que incluyen los textos en nórdico antiguo, las sagas islandesas, las sagas escandinabas, los textos como la Edda poética, la Edda prosaica, las fuentes anglosajones como Beowulf, entre otros. Una parte de los fieles del Ásatrú también usan como fuentes principales los cuentos populares que pertenecen a períodos posteriores de la historia del continente, así como ideas en relación con las evidencias arqueológicas.

La variedad de fuentes y textos sagrados usados en la religión se debe, principalmente, a que algunas comunidades se dedican al estudio de su propia fe, así como a la práctica de las creencias en distintos períodos de tiempo en una región en particular, así como otras comunidades optan por abarcar las tradiciones y creencias de toda la religión en tiempo y espacio, de manera que crean su propia estructura en el marco de un contexto amplio de la religión. Aquí destacamos algunas de las fuentes más importantes:

Edda Sædmund y la de Snorri Sturluson: son textos que fueron escritos luego de que se estableciera el cristianismo.

Sagas familiares, mitológicas e históricas: se usan para conocer a profundidad las creencias y las formas de vida antes de que se impusiera el cristianismo dentro de los pueblos germánicos.

Fuentes históricas: se usan para contrastar tanto las sagas como las Eddas, textos que fueron escritos por personajes contemporáneos e historiadores.

Lenguas: se usa esencialmente la lengua germánica, escandinava y angolsajona para entender el pensamiento nórdico.

Material arqueológico y piedras rúnicas: son recursos limitados, pero fundamentales para contrastar con otras fuentes. Pueden revelar datos que no estén dentro de otras fuentes.

También se usan otras fuentes como los poemas rúnicos, los cuales contribuyen al estudio para comprender mucho más acerca de la cultura de los pueblos germánicos en la era pre-cristiana.

Sitios sagrados en el Ásatrú

Los templos ceremoniales o los Hofs, así como también los cementerios, son los principales lugares de relevancia para esta religión. Dado que las historias de los dioses se vinculan con aspectos de la naturaleza, los lugares espirituales más importantes toman espacios como bosquecillos que se convierten en santuarios, incluyendo los lagos, los ríos y los parajes naturales. En realidad, la Naturaleza es propiamente el templo en la religión Ásatrú.

Es importante que, antes de realizar cualquier ceremonia, los lugares sean consagrados. En caso de que ya sea un lugar sagrado, es necesario orar a las divinidades tutelares de este lugar.

Según el Ásatrú, aparece una serie de espacios esenciales para la celebración de las ceremonias, que deben cumplir los siguientes términos:

Horg: es un montículo de piedras, aunque también pueden ser lugares megalíticos.

Stafgardr: hace referencia a recinto, y son aquellos lugares que estén cercados por bastones elaborados de madera de avellano.

Hof: es un espacio que puede ser construido, como un edificio o una habitación. Durante la época antigua, el hof era una granja comunitaria.

Vé: se refiere a todos aquellos lugares naturales, como lo son los bosques sagrados, los ríos, los lagos y los santuarios.

En la actualidad, esta religión se refiere principalmente no solo a la supervivencia, sino también al resurgimiento de la creencia en los dioses que eran adorados en los pueblos indoeuropeos ubicados en la región del Norte de Europa. El Ásatrú también se considera hoy, como uno de los modos de vida modernos que fueron adoptados por las personas actuales y que se inspiran en los pueblos antiguos antes del cristianismo.

Esta expresión religiosa fue prohibida con el establecimiento del cristianismo, sin embargo, muchos de sus fieles continuaron la práctica de la religión de manera clandestina, aunque las persecuciones, en realidad, continuaron.