Neopaganismo: ¿cómo surge y de qué se trata?

¿Qué es el Neopaganismo?

También conocido como paganismo moderno o paganismo contemporáneo, se trata de un conjunto de movimientos espirituales que recoge una serie de manifestaciones de religiosidad de tipo politeísta. Estos movimientos religiosos suelen contener dentro de su liturgia, una serie de prácticas, rituales, símbolos y figuras divinas de cultos precristianos. Se calcula que en la actualidad existen cerca de un millón de neopaganos en todo el mundo.

Paganismo modernoEl Neopaganismo se divide en cuatro partes principales, estas son: la brujería tradicional, los sincretismos, la wicca y tradiciones derivadas y por último, diferentes tipos de reconstruccionismo neopagano. De esta manera no solo toma prácticas antiguas, sino que también readapta las creencias paganas de la antigüedad, de tal manera que podría usarlas para enfrentar las preocupaciones y necesidades del presente a partir de ellas.

Aunque si bien se trata de movimientos diversos, estos cuentan con fundamentos generales como lo son el aspecto politeísta y animista, así como otra serie de características que comparten y que veremos en el transcurso de este artículo.

Origen del Neopaganismo

Entre los siglos XV y XVI nace el primer movimiento, durante el Renacimiento, el cual busca la restauración y la recuperación de lo que era la cultura clásica del continente europeo y en ello, los ideales de la época, los valores concertados, la ciencia, la filosofía y todo aquello que hace parte del ambiente cultural. Para ello, muchos artistas de la época entre los que se encuentra Leonardo da Vinci, Rafael Sanzio, Miguel Ángel Bunonarroti, Sandro Botticelli, entre otros, se inspiran en la mitología griega para la creación de obras realistas sobre las cuales se logra restablecer la estética de la época.

Otro aspecto determinante en el surgimiento del Neopaganismo tiene que ver con los textos herméticos, dado que desarrollan un papel fundamental dentro del desarrollo de todo el factor espiritual con grandes obras. De hecho, se atribuye a grandes médicos la escritura de tratados relacionados con las criaturas míticas del continente europeo, así como también textos de sabiduría hermética elaborados por filósofos.

Todos estos aspectos permitieron consolidar con mayor fuerza el posicionamiento del Neopaganismo en finales del siglo XVIII y el XIX. Con la inspiración y contenido de los idealismos y romanticismos de la filosofía y la literatura proporcionada por grandes figuras, se realizan estudios relacionados con las culturas populares de europa, así como las costumbres y tradiciones, los cuales son emitidos por eruditos como Jacob Grimm.

Todo lo encontrado y hablado constituía un conjunto de tradiciones que habían sobrevivido el período del cristianismo. Con esto, para el siglo XIX se experimenta un crecimiento en cuanto al interés del paganismo germánico, y así, una serie de corrientes del paganismo que se interesan por el romanticismo y los temas paganos dentro de la cultura.

La decadencia del cristianismo en diferentes regiones del continente europeo empieza a favorecer el crecimiento del paganismo moderno o Neopaganismo, además del elemento forzoso de la religión sometida a la que empezaban a enfrentarse los pueblos. En este momento, el paganismo moderno significó una nueva forma de explorar y analizar las opciones espirituales religiosas bajo las cuales estaban libres de sometimiento.

Fundamentos y principios del Paganismo Moderno

El principio del Neopaganismo se posa sobre dos ejes centrales que funcionan como reglas que se aplican dentro de la vida cotidiana de cada ser, así están: el campo ecológico (que incluye la naturaleza misma) y el campo social (en el que se habla de reglas para la buena cotidianidad y la relación con otros seres).

Basados en el fundamento del Paganismo Moderno, éste establece una visión definida en cuanto a otros campos de vital importancia dentro de su práctica, estos son:

Teología, el politeísmo del Neopaganismo

Algo en lo que coinciden todos los movimientos religiosos que hacen parte del paganismo moderno es en el politeísmo, puesto que son tradicionalistas, reconstructivistas o evolucionistas. Es aquí donde florece la variedad de dioses y lo primero que caracteriza a todas las religiones que hacen parte del Neopaganismo. En este sentido, el politeísmo es tomado también desde la cosmología, donde cada fuerza está animada e interactúa en el mundo con las demás.

Aunque si bien el politeísmo del Neopaganismo puede reducirse a un dualismo, nunca se debe asociar o convertir la práctica en el monoteísmo, puesto que no puede reducirse de ninguna manera a una unidad absoluta.

Concepto de género en el Neopaganismo

El neopaganismo solo se piensa a través de la dualidad de los géneros divinos, por lo que no es posible concebir la Naturaleza analizandola como una entidad unisexual. Para el Paganismo Moderno, existe un principio masculino y uno femenino, donde ambas partes se complementan entre sí para cualquier proceso o evento. Es decir, se trata de dos elementos cuya hipotética ausencia significa la imposibilidad de la creación, el surgimiento o la manifestación de algo. Ninguno de los dos posee una importancia mayor o menor a la del otro, tanto el principio masculino necesita al principio femenino, como el femenino al masculino, por lo que los dos son importantes para todo surgimiento dentro del cosmos. La unión del género femenino y masculino permite la creación de todo.

Esta idea de la dualidad, lleva al Paganismo Moderno a concebir tanto a dioses como diosas, expresando la necesidad de representar las fuerzas que hacen parte del cosmos con los dos géneros.

La esencia unitaria

Aunque si bien el Neopaganismo fundamenta la creación en una dualidad, la participación de los géneros femenino y masculino, no niega la existencia de una unidad como esencia de las cosas. Sin embargo, la esencia se encuentra mucho más allá de lo que es posible ver, dado que no posee ninguna forma, pero tampoco se trata de un tipo de dios, situado dentro de un caos indiferenciado.

Panteísmo en el Neopaganismo

Dentro del paganismo moderno se cobija la noción de que la existencia de una realidad, que también puede ser un principio divino, permea todo lo que existe, un tipo de manifestación por medio de la naturaleza. Dentro del Neopaganismo, “lo divino” puede hacer referencia a un tipo de dios particular, un conjunto de dioses e incluso, una manifestación de ellos. Lo divino hace parte de todo el proceso del Cosmos. En este sentido, se identifican las siguientes características:

  • El caos se concibe como un estado antes de la existencia
  • No existen deidades inefables dentro del Neopaganismo
  • Los dioses representan la fuerza del Cosmos
  • Los dioses invaden todo, el todo es parte de los dioses y los dioses son parte de lo que existe
  • Lo divino y lo espiritual no pueden ser comprendidos en un sentido entero, dadas las características de la mente humana limitada
  • Una observación detallada de la naturaleza permitiría identificar lo espiritual y lo divino
  • Dentro del Paganismo Moderno se adora todo lo que contiene la Naturaleza, por lo que minimiza la importancia de una fe directa en dioses, dado que es la misma Naturaleza la que manifiesta su existencia
  • La noción de una escuela religiosa carece de sentido puesto que la Naturaleza lo es todo y así, nada existe fuera de ella

Animismo

Una de las características centrales de los movimientos religiosos que consolidan el Paganismo Moderno tiene que ver con el animismo, puesto que casi toda su tradición se basa en este aspecto. Sin embargo, aparece una creencia por entes o espíritus temibles y místicos dentro de algunas culturas primitivas, entre las cuales se destaca principalmente el manismo, el chamanismo y el totemismo.

Dentro de la concepción del Paganismo Moderno todo tiene vida, por lo que todo hace parte de un solo ente. Esto incluye también lo inorgánico, dado que contiene una etapa de nacimiento, un desarrollo y una etapa final como lo orgánico.

Algunas características del animismo en el Neopaganismo, son:

  • Para este paganismo todo tiene vida, tanto lo orgánico como lo inorgánico
  • Las cosas tienen un alma
  • Las cosas están hechas de energía, lo que significa que están animadas
  • Existe el animismo natural o chamánico en el que todas las cosas orgánicas contienen un espíritu y el culto a los antepasados
  • En el Neopaganismo se mantiene la idea del planeta como animado y ser viviente

La polaridad de lo existente

Frente a todo lo existente, atributo y/o figura existe un aspecto opuesto, es decir, que para cada entidad existe un elemento que se opone a él. Esto constituye la idea de la polaridad, puesto que en el Paganismo Moderno los polos representan los extremos para cualquier espectro, dado que esto le permite al ser humano poder diferenciarlo.

Es así como el Neopaganismo busca constantemente el equilibrio entre los polos, la moderación de ambos en el que ningún extremo pesa más que el otro. En este sentido, ambos polos son igualmente necesarios, pero ninguno contiene más importancia que el otro desde la visión del Paganismo Moderno.

Cosmología del Paganismo Moderno

Otro aspecto en el que coinciden los movimientos religiosos del Paganismo Moderno, tiene que ver con la cosmología, dado que en la creación y todo el proceso de la existencia existen varios puntos en los que yacen; tanto cultos cristianos como judíos. La idea de la creación a partir de la visión Neopagana se centra en que se trata de un proceso constante y no en una etapa específica o concreta, por lo que la creación es un hecho incesante. En este sentido, hablamos de una creación que se ubica en un desarrollo y cambio natural, sujeto a la evolución de la naturaleza. Un hecho que es causado por Dios pero que nace dentro de la divinidad del mundo y las manifestaciones sobre las cuales se mueve.

Espíritu divino: lo que estimula el nacimiento de las cosas en el mundo y las entidades, además de mover los ciclos de la vida en el nacimiento, el desarrollo y el crecimiento, y la muerte de ellos, está sujeto al espíritu divino que permanece en el cosmos. Se refiere a una serie de divinidades que están dentro del universo y que van cambiando para dar origen a la vida.

La dualidad: los principios que dan origen al cosmos son dos, los cuales pueden ser representados a través del dios y la diosa que surgen del principio masculino y el principio femenino para representar la fuerza del Cosmos en el que nace la existencia y el fundamento de todo cuanto esté en él.

Ética del Neopaganismo

Uno de los puntos de mayor relevancia en los que coinciden los movimientos religiosos del Paganismo Moderno es el sentido ético basado en el respeto y la veneración hacia la Naturaleza, puesto que ella representa todo lo sagrado.

El respeto a la naturaleza se observa desde diferentes ámbitos:

La Diosa Madre se representa con la misma naturaleza del mundo

Se reconoce el valor de la naturaleza en cuanto proporciona al ser el medio para el conocimiento humano sobre el mundo que le rodea y en esta medida, observar la belleza y la armonía en la existencia.

Es un tipo de respeto al ecologismo propiamente de la naturaleza en tanto que cada ser que se vincula con la naturaleza debe ser respetado, por su yo divino.

Dado el respeto por la naturaleza y cada ser perteneciente, el Paganismo Moderno también enfatiza en la ética y el respeto de cada individuo, lo que configura una convivencia fundamentada en el valor del prójimo.

Prácticas y rituales del Paganismo Moderno

Debido a que se trata del conjunto de una serie de movimientos religiosos, las prácticas y todo el sistema de rituales del Neopaganismo varía de acuerdo a cada tradición. Sin embargo, como varios de los aspectos que hemos mencionado, existe un aspecto que coincide dentro de los movimientos que une al Paganismo Moderno. Todo ello consolida el hilo conductor en el contacto con los elementos de la Naturaleza y en ella misma.

Una gran parte de los ritos de las religiones del Neopaganismo contienen elementos de la naturaleza, como lo son el uso del fuego, las rocas, el agua, la tierra y otros elementos que se consideran un tipo de mediadores para el contacto de lo divino con lo humano. Esto debido a que para la visión del Paganismo Moderno es de vital importancia establecer un contacto con los dioses.

Así, aparecen los siguientes elementos dentro del sistema de rituales:

Objetivos de los rituales: los rituales se orientan a la inducción de estados alterados en cuanto a la conciencia y la mentalidad, para lo cual se usa actividades como el canto, la danza, la meditación, la música y otras prácticas. Rituales en el hogar: existe una serie de prácticas que se realizan dentro del hogar que bien pueden incluir al grupo familiar o a un grupo particular que usa la casa como centro de reunión. A menudo los rituales que se hacen en el hogar son ofrendas de alimentos como la leche, el vino, los pasteles, el pan, etc., así como el uso de flores, imagenes, figurillas de deidades y otros elementos como el uso de velas, acompañados por oraciones y canciones.

Los sacrificios: aunque si bien las prácticas devocionales suelen asociarse y relacionarse con las prácticas de otras religiones como lo son el budismo, el judaísmo, el islamismo, el hinduismo, el cristianismo y sus vertientes como el catolicismo, protestantismo y el ortodoxismo, una gran diferencia es el no uso del sacrificio de animales, razón principal por la que se diferencia.

Devoción individual: aunque si bien las prácticas en grupo conforman una parte sumamente importante dentro del sistema de rituales del Paganismo Moderno, también aparecen las prácticas y expresiones que se hacen de manera individual. A menudo estas prácticas constan de altares, uso de incienso, ofrendas con frutas, uso de agua, todo esto acompañado de oraciones, la meditación y celebraciones personales que se hacen entorno a la devoción de los dioses a quienes se venere.

Relación con el esoterismo y la magia

A menudo el Paganismo Moderno es fuertemente relacionado con elementos del esoterismo y la magia, esto se debe a que, desde sus inicios, el Neopaganismo se presenta como una religión que contiene una gran variedad de misterios y significados ocultos.

Esoterismo: Una gran parte del neopaganismo cuenta con elementos esotéricos dado que propone a sus seguidores una relación y encuentro con las dimensiones ocultas que se encuentran en la naturaleza, dando a ello una importancia con respecto al significado de su esencia y cómo emerge el poder divino desde allí. Para lograr este contacto directo entre el ser humano y la naturaleza, el Paganismo Moderno propone una serie de rituales y prácticas basados en la divinidad de la naturaleza, incluyendo aspectos como la meditación.

Magia: son varias las corrientes del Neopaganismo que practican la magia, especialmente la Wicca, usándola como medio para su doctrina. A través de este elemento es posible canalizar la energía del cosmos, lo cual permite y facilita establecer un contacto entre el ser y las fuerzas divinas. En esta corriente, la magia está relacionada con la “ley de tres”, la cual sostiene que los que la practican deben abstenerse de usarla para hacer el mal de forma intencionada, dado que esto puede devolverse a quien lo practique multiplicado por tres de forma negativa. Sin embargo, esto es propio de esta corriente, por lo que en la brujería tradicional esta ley no existe.

El Druidismo, otra de las corrientes del Neopaganismo, también incluye la práctica de la magia como un proceso que sólo se realiza dentro de las órdenes sacerdotales de este movimiento. Mientras que otras corrientes como el romanismo, ásatrú, el kemetismo y el dodecateísmo, no integran la magia como un elemento propio de sus doctrinas, muchos de sus seguidores individualmente lo practican.

Festividades del Neopaganismo

Las religiones paganas tienen un gran número de días sagrados en los que se realizan una serie de actividades que varían en cada movimiento, sin embargo, existen algunas fechas que de manera general, todos celebran en todo el mundo, especialmente integrantes de los movimientos celta y germánico.

La organización de las fechas de celebración del Paganismo Moderno se ubican según el calendario, sin embargo, algunas celebraciones previas al cristianismo fueron usadas como base para las festividades paganas en el continente europeo. La mayor parte de las religiones del paganismo coinciden en el uso del ciclo solar, el respeto hacia los muertos y el ciclo lunar – agrícola. Así, a nivel general, las festividades del Paganismo Moderno se almacenan dentro del solsticio de verano y el de invierno, incluyendo otros momentos como el inicio de la primavera y la cosecha.

En una de las ramas del Paganismo Moderno, en la Wicca, se celebra la unión del Dios y la Diosa en las fiestas sabáticas, el cual simboliza la unión divina de los principios masculino y femenino del cual surge la naturaleza y sus fuerzas. Estas fiestas sabáticas son:

Samhain: celebración del año nuevo

Yule: solsticio de invierno

Imbolc: asociado con el ritual de la fertilidad, día de Santa Brígida

Ostara: Equinoccio de primavera

Beltane: seguidores de la senda nórdica celebran en este día la Noche de Walpurgis

Litha: solsticio de verano

Lughnasadh: época de la maduración de la cosecha o en el segundo plenilunio luego del solsticio de verano

Mabon: equinoccio de otoño, Rueda del Año

Elementos de la doctrina Neopagana

Aunque si bien la doctrina del Paganismo Moderno está compuesta de varias vertientes y formas de los movimientos que la componen, es posible establecer una serie de características dentro de sus elementos doctrinales, estos son:

Concepción cíclica: el tiempo se concibe como un proceso o estado que constantemente está circulando. En este sentido, se establecen tres fases por las que el tiempo siempre está en movimiento, la primera de ellas es el nacimiento, le sigue el crecimiento (o desarrollo) y finaliza con el envejecimiento. La concepción cíclica, básicamente, rige todas las extensiones de la vida, como lo veremos en los siguientes aspectos de la vida humana.

La muerte: de acuerdo a la concepción cíclica, la noción de la muerte se encuentra dentro de este mismo proceso cíclico, dado que es un paso de un círculo a otro en el que finaliza la vida biológica e inicia un nuevo proceso de existencia. Para el Paganismo Moderno la nueva etapa de vida después de la muerte, constituye un futuro natural del ser. Se trata de un concepto propio del renacimiento que señala el paso de un plano de existencia a otro.

La reencarnación: las distintas corrientes que hacen parte del Neopaganismo conciben la idea de la reencarnación, sin embargo, en religiones como es el caso del Druidismo, éste concepto pertenecía a su forma arcaica, mientras que en las otras tradiciones empieza a aparecer como una creencia que empieza a difundirse a partir de las órdenes sacerdotales.

La tolerancia: dado que el paganismo moderno considera la multiplicidad de vidas, las cuales en su tránsito permiten que el ser llegue a la comprensión de lo divino, cada una de las religiones se considera como válida dentro de la visión del neopaganismo, puesto que se encuentran justificadas y comparten varios de sus principios, aunque la finalidad de la armonía con lo divino es lo más importante.

Esto explica por qué en el Neopaganismo cada persona puede elegir el camino espiritual que prefiera, el que mejor se acomode a sus necesidades y en su ¿ búsqueda de la armonía, ya que se trata de formas religiosas indoeuropeas o de raíz abrahámica. Además de interrumpir en las relaciones y obstaculizar la armonía, la presencia de la intolerancia también se ve como un ente de degeneración sobre la moral, la cual no permite la percepción de la existencia dentro de todos los puntos válidos posibles dado que no existe una verdad absoluta.

La idea del bien y el mal: para el pensamiento del Paganismo Moderno no existe el bien y el mal, dado que lo observa desde la individualidad del ser, pues es él mismo quien, de manera natural del ser humano, reduce todo a su existencia y otorga a todo la etiqueta de positivo o negativo.

Libre sexualidad: aspectos como la orientación sexual y las prácticas sexuales del ser humano no son vistas como algo impuro para la naturaleza, sino que configuran la naturalidad del ser humano.

Estudios científicos: partiendo de la idea esencial de la naturaleza y el respeto por ella dentro de lo que el ser humano puede experimentar y conocer de ella, los estudios científicos y en general, la ciencia, se observa como un elemento que sirve de medio para conocer, a través de otro ámbito, las leyes en las que el cosmos es gobernado.

Ramas del Paganismo Moderno

Como mencionamos, el Neopaganismo se divide en cuatro vertientes principales, en ellas están las siguientes:

Brujería tradicional

Esta tradición incluye no solo a diversas brujerías que se basan en la cultura, sino también en la brujería práctica, en tradiciones personales y únicas, incluyendo una gran variedad de prácticas en cuanto a su idea. Se debe principalmente a la variedad de características dentro de su ejercicio, como lo son el trato con los espíritus, contacto con elementos de la naturaleza, la creencia basada en el animismo, el culto a los antepasados y el uso de la magia popular.

Dentro de la brujería tradicional podemos destacar prácticas que se repiten, como lo son el uso de cantos, la superstición, los conjuros, el uso de las colecciones dentro de la tradición oral, rituales específicos, entre otros.

Wicca y tradiciones derivadas

Fundada en el siglo XX, se presenta como una tradición que nace recientemente y que dentro de sus objetivos, se encuentra la búsqueda del contacto con entes como las hadas. Esta tradición usa esencialmente los rituales familiares para el contacto. Se consolida como una de las tradiciones más “bellas”, dentro de los movimientos del Paganismo Moderno, dada su influencia con elementos celtas, pero también con aspectos fundamentales del chamanismo.  

Es posible definir la tradición en un tipo de teología biteísta, en la cual se encuentran dos divinidades esenciales que hacen parte de la tradición de la brujería en el continente europeo. Está simbolizada por la estrella de cinco puntas que yace dentro de un círculo, más conocido como el pentáculo.

Sin embargo, es importante mencionar que guarda una profunda relación con las brujas británicas, dado que su fundador, Gerald Gardner, aseguraba dentro de sus textos que había sido iniciado en una especie de conventículo secreto con ellas, dada su relación con la antigua religión y la persecución a las que fueron sometidas por el cristianismo y sus vertientes; el catolicismo y el protestantismo. Para saber más acerca de Wicca da click aquí.

 

Los sincretismos

En esta rama se encuentran todas aquellas creencias que hacen parte de una confluencia de las religiones tribales procedentes de África Occidental, a través de imaginería cristiana y otras formas. En los sincretismos se incluyen tradiciones como la santería, el vudú, el candomblé y otras formas de espiritismo.

Reconstructivismo neopagano

En esta rama se reúnen todas las formas religiosas que aspiran la recuperación y restauración de las religiones más antiguas que existieron, especialmente las de zonas del continente europeo y el Oriente Medio. Entre estas formas encontramos: la mitología guanche de las Islas Canarias del territorio español, el politeísmo helénico, el Ásatrú, el druidismo de la vertiente celta y otras formas neopaganas.
Una característica que debemos destacar de estas formas religiosas y que, les permite evidenciar el deseo de restauración, son las festividades que se suelen realizar cada año en la que en un intento de revivir el culto, se visten de acuerdo a la época en la que se llevaba a cabo la celebración religiosa. No obstante, las prácticas sangrientas de los sacrificios y otros rituales considerados crueles, no vienen a colación dentro de las celebraciones actuales de estas religiones antiguas.
Las principales ramas de reconstructivismo pagano son:

Símbolos del Paganismo Moderno

Una de las grandes particularidades de los movimientos neopaganos se debe a la cantidad de símbolos con los que suelen asociarse, dado que son ricos en figuras representativas procedentes de su origen, a lo que deben una gran variedad. Entre los principales símbolos encontramos:

El pentáculo: Es una de las figuras más usadas para identificar a los movimientos del Paganismo Moderno, pues es usado para todas los movimientos que lo conforman. Se trata de un pentagrama ubicado dentro de un círculo que suele asociarse con todo lo místico de las religiones, dado que relaciona con situaciones dentro de los ciclos del universo y el cosmos. Cada una de las vértices representan los cinco elementos bajo los cuales se organiza la vida en el cosmos, estos son: espíritu, aire, fuego, tierra y agua.

Para la Wicca, particularmente, el pentáculo en sus tres puntas superiores simboliza tres elementos esenciales: el Dios de la oscuridad, el Dios en su aspecto propio de deidad, y el Dios de la luz.

Así, se establecen una serie de símbolos que hacen parte de cada una de las ramas del Paganismo Moderno y otras corrientes que se identifican con él:

Kemetismo: Anj, este elemento es el símbolo del misterio que se encuentra en la vida, así como una representación que subleva lo divino. Además del Anj, en el Kemetismo el Ojo de Horus representan una forma en la que se manifiesta el cosmos.

Ásatrú: El Mjolnir, dentro de este movimiento, está directamente relacionado con la protección, la justicia y la consagración. Así, en esta misma rama aparece el Valknut, un elemento que representa el viaje de Odín a través de los Nueve Mundos de Yggdrasil, esto simbolizando el fin del saber y el conocimiento. Conoce más de Ásatrú aquí.

Druidismo: Usa como símbolos principales el Awen y la Triskel, en las cuales se representa los tres elementos de la naturaleza de la divinidad, llamado también como triqueta. Aunque si bien se trata de uno de los símbolos más propagados, su origen es aún incierto. Por su parte, el Triskel simboliza los caminos evolutivos que tiene el ser humano: el alma, la mente y finalmente, el cuerpo. Mientras que el Awen hace referencia al espíritu inspirado, la lucidez que llega a invadir el pensamiento de los seres humanos a través del cual proporciona y facilita la sabiduría, la palabra en su necesidad y la energía necesaria para combatir cualquier batalla. Conoce sobre Neodruidismo aquí