Mandeísmo: ¿Qué es, surgimiento, profeta, organización? y más

¿Qué es el Mandeísmo?

mandeismoSe trató de una religión monoteísta definida como una secta gnóstica que fue practicada por los mandeos y que lleva una gran cantidad de tiempo viva desde la antigüedad. Sin embargo, el número de fieles se ha reducido potencialmente, puesto que se considera que existen al menos unas 60.000 personas del Mandeísmo en zonas como Irak, en las ciudades de Samara, Bagdad, Basora y Nazriya, mientras que otros se ubican en lugares como Nueva Zelanda, Siria, Jordania, Estados Unidos y Australia.

El Mandeísmo se desarrolló entre los siglos I y II d.C., en las orillas del río Jordán, en el norte de Israel. Aunque si bien acepta una serie de elementos por el sincretismo, la conciliación de otras doctrinas, sufrió varias persecuciones ejercidas por el integrismo islámico, lo que provocó la dispersión de los mandeos.

Un rasgo importante dentro de la tradición, es que se trata de una religión dentro de la que aparece un dualismo, pues por un lado dentro de la doctrina existe un mundo de luz y por otro, aparece la oscuridad, además de otros elementos propios de tradiciones de Mesopotamia que se incluyen dentro de las escrituras sagradas del Mandeísmo. No se trata de una religión misionera, es decir, no se prohíbe la conversión a otra religión y de hecho ésta misma no se impone sobre el creyente.

 

Origen del Mandeísmo

Aunque si bien no se tienen fechas exactas de aparición, así como también carece de un fundador reconocido, los Mandeos consideran que son originarios de Palestina, posiblemente durante el primer cuarto del siglo I después de Cristo. Tuvieron que huir de las constantes persecuciones de las que fueron víctimas en la ciudad de Harran, ubicada en Siria, esto principalmente por hostilidades surgidas con la comunidad cristiana y con la comunidad islámica.

Dada la antigüedad del Mandeísmo, se considera que podría ser la continuación de uno de los movimientos gnósticos en el Mediterráneo e Irán justo en los inicios de la era del cristianismo.

Luego de las persecuciones, los Mandeos se ubican en Babilonia Meridional, lo que hoy es la región de Marsh en Irak. Otros eruditos aseguran que los Mandeos surgen en Mesopotamia, específicamente cerca de los ríos Tigris y Eufrates, zonas en las que vivían.

El Mandeísmo no es considerada como “una religión del libro” para una gran parte de la comunidad musulmana, por lo que no cuenta con una protección y acercamiento del Islamismo. A esto se suman las hostilidades con la religión cristiana, por lo que muchos se han visto obligados a convertirse al Islamismo, principalmente, en espacios donde los mandeos han percibido condiciones difíciles para el desarrollo de su tradición primaria.

 

Mandeismo principios

 

Principios y creencias del Mandeísmo

El sistema de creencias del Mandeísmo se basa en la doctrina monoteísta en un dualismo gnóstico en el que el mundo se divide en dos partes. Así, los hombres viven en la zona del mundo que es dominada por la oscuridad, la cual solo pueden abandonar a través de la muerte. Una vez el ser humano muere, su ánima inicia un recorrido por varias “estaciones” con el fin de encontrar la redención y el paso para el reino de la luz. Este proceso sería del ánima sería guiado por una especie de mensajero que las conduce de la oscuridad a la luz, finalizando para el ser el tiempo de sufrimiento.

En cuanto al génesis de la fe del Mandeísmo, se considera muy parecido al del génesis del judaísmo y del cristianismo. Al igual que en estas últimas religiones, el Mandeísmo considera a Adán y Eva como los primeros humanos que existieron en la Tierra, pero el surgimiento de Eva no procede de la costilla de Adán, sino que fue creada del reino de la luz. Esto explica por qué en el Mandeísmo es de vital importancia la igualdad de derechos y condiciones entre hombres y mujeres.

Dentro de la religión se cree en la presencia del dios creador, demiurgo Ptahil, ayudado por Ruah, que significa espíritu, a diferencia de las otras religiones, ocupa un rango menor en comparación con el dios de la luz y todopoderoso.

 

La mujer del Mandeísmo

Dado que el Mandeísmo establece una condición de igualdad entre hombres y mujeres, una particularidad de este proceso es que en las familias, las decisiones son acordadas por ambas partes. Una particularidad esencial dentro de la consolidación de las familias, es que los hijos reciben en primer lugar el apellido de la madre. Así mismo, a diferencia de muchas otras religiones, las mujeres tienen un papel fundamental dentro de la religión, puesto que también toman el puesto de sacerdotisas.

Principios del Mandeísmo

La doctrina de esta religión se basa en una serie de prácticas que son promulgadas y que destinan el alma para la salvación con las acciones que se hacen en vida. Estos principios son:

Todos los que escuchan y creen serán bendecidos

Honrar a padre, madre y a los hermanos mayores

Todo lo que se considere odioso no debe desearse al vecino

Se debe realizar el bautismo y seguir las reglas concernientes para la purificación del ser

No se practica la mentira ni la falsedad

A los hijos se les debe enseñar la sabiduría de la verdad

Se debe preparar el alma para la salvación

La multiplicación de creyentes es importante, por lo que se debe fundar una familia

Se debe ofrecer abrigo y comida a quien lo necesite

El Río Jordán es su espacio sagrado, ubicado entre Israel y Jordania

La alimentación del Mandeo

Además de los numerosos ayunos a los que se somete el creyente con el fin de purificar su cuerpo y su mente, la alimentación cuenta con una serie de criterios que rigen el consumo de los fieles, pues se trata de una serie de mandamientos relacionados con la alimentación y que le fueron entregados a Adán, estos son:

Alimentos que están prohibidos consumir: entre ellos se encuentran algunos animales como los peces que no tengan escamas en su cuerpo, así como las aves cuyo alimento sean los peces. Otros animales prohibidos son el cerdo, el conejo, el buey y la liebre.

Alimentos permitidos: entre los que están permitidos por la religión se encuentran el pollo, el pato, animales que suelen ser sacrificados para la celebración del Bautismo. El consumo de cordero está permitido, siempre y cuando se siga el sacrificio de manera especial para la alimentación. Por otro lado, entre las frutas que están permitidas, pueden consumir todas aquellas que contengan semillas, como lo son las ciruelas, las naranjas y los dátiles.

En el momento en el que se realiza el ayuno, el mandeo se abstiene de comer carne, así como pescado y huevos. Para este momento tampoco se pueden realizar rituales y ceremonias como los matrimonios y el bautismo.

Ayuno ligero: este tipo de ayuno permite el consumo de carne sacrificada según lo manda la religión, así como fruta y bebidas como el agua.

Mandamientos del Mandeísmo

Dentro de la tradición aparecen una serie de mandamientos que son seguidos rigurosamente por los creyentes, dentro de los cuales se encuentran:

No blasfemar

No asesinar bajo ningún motivo

Abstenerse de todo acto de adulterio.

No robar

No decir mentiras

No prestar falso testimonio

Abstenerse de cometer actos de deslealtad y deshonestidad

Abstenerse de todo acto lujurioso

No practicar magia y ni brujería

No circuncidarse

Abstenerse del consumo bebidas alcohólicas

No practicar la usura

No llorar ante el acto cíclico que lleva a la muerte

Abstenerse de consumir animales muertos, que están embarazados o que hayan sido atacados por otros animales furiosos

No divorciarse (salvo en ciertas excepciones)

No abortar ni suicidarse

No se debe maltratar el cuerpo a través de modificaciones como tatuajes y piercings, por lo que debe mantener su cuerpo libre de heridas y cortes.

No practicar la tortura en el cuerpo propio ni la abstinencia

Engendrar hijos para lograr un lugar en el cielo

Contraer matrimonio

Está prohibido adorar a Satán, así como los errores e imágenes malignas del mundo

 

Las oraciones en el Mandeísmo

La práctica de las oraciones en esta fe es de gran importancia, por lo que se realiza en tres ocasiones durante el día. La primera de ellas se realiza antes del amanecer, la segunda durante el atardecer y la última con la caída de la noche. A menudo las oraciones del Mandeísmo se suelen realizar dentro de las comunidades los días domingos y festivos, días en los que los antiguos mandeos oraban en ayunas, las cuales podrían ser; la abstención de los pecados que era el ayuno más amplio, o el ayuno pequeño en el cual el fiel se abstiene de consumir cualquier tipo de carne por un lapso de tiempo de 32 días organizados en los 365 días del año. Es importante añadir que los Mandeos, en la práctica de la oración mantienen su vista hacia el norte, dada la importancia del futuro y los designios de Dios sobre la humanidad en el destino.

Para la práctica, los creyentes se dirigen al Capricornio, espacio de oración, con ropa limpia y los pies descalzos, donde proceden a recitar una serie de lecturas cuyo fin es alabar al creador, además de realizar peticiones en las que el fiel solicita el contacto con el mundo de la luz.

 

 

Fiestas y celebraciones

La Fiesta Mayor: la celebración más importante dentro de la tradición del Mandeísmo es la “fiesta mayor”, también conocida como “fiesta del ángel de las luces”, en las cuales los primeros practicantes pasaban hasta 36 horas sin dormir por temor a que el Demonio apareciera en sus sueños y su presencia interrumpiera su tranquilidad.

La Fiesta Menor: esta celebración llega ciento dieciocho días después de la Fiesta Mayor. La Fiesta Menor se realiza durante tres días, momento en el que los seguidores realizan actividades como visitar a amigos y familiares queridos.

La Fiesta de Banya: cuatro meses después de la celebración de la Fiesta Menor, se celebra esta fiesta cuya duración es de cinco días. Durante esta fiesta los hombres y las mujeres suelen sumergirse en agua corriente en tres momentos del día previos a la alimentación con el fin de purificar su cuerpo y limpiarlo de los pecados que pudieron cometerse en el curso del año.

La Fiesta de Nacimiento de Juan el Bautista: dada la importancia de Juan el Bautista dentro de la religión, esta celebración en su nombre constituye una de las más importantes y que se celebra pasados sesenta días después de la Fiesta de Banya.

El Bautismo: llamada por los mandeos como “mandá”, es una de las ceremonias más importantes dentro de la religión. El bautismo mandeo se realiza siempre cerca de un río, o cualquier corriente de agua viable, pues el agua es el único elemento con el que se puede purificar el cuerpo. Para la práctica, la persona que va a ser bautizada debe sumergir en el río, dar beber de su agua o bañar al animal que será sacrificado para la ceremonia.

El bautismo es uno de los procesos más importantes, dado que representa de forma pública y colectiva la determinación de la religión sobre el ser que será bautizado. Los Mandeos realizan esta ceremonia en varias ocasiones dentro de su vida, de hecho, lo ideal es la práctica del bautismo cada domingo, dada la importancia que tiene este ritual para acercarse al reino de la luz a través de la limpieza de los pecados. Por medio del bautismo es posible obtener perdón por los actos que no sean del agrado de Dios que se han cometido, además de conseguir otros beneficios como la expulsión de demonios y la cura para enfermedades de las que se padezcan.

Otros rituales

Dentro de la doctrina del Mandeísmo aparecen otra serie de actividades y rituales de gran relevancia para la comunidad. Uno de ellos tiene que ver con el rito en el que se cumple el ayuno durante treinta y seis días que son distribuidos en el año. Este tiempo no sólo implica el ayuno alimenticio y la abstención de carne, sino también el consumo de bebidas y situaciones que desencadenen posibles pecados.

Niveles del espíritu

Una de las razones por las cuales el mandeísmo ha sido fuertemente criticado, es por las contradicciones doctrinales que presenta, puesto que si bien se piensan como una religión monoteísta, aparece otro factor que en otras religiones es cuestionable, la existencia de un tipo de espíritu bueno y una especie de emisarios angélicos que se encuentran en la Estrella del Norte, y los cuales, desde allí gobiernan el mundo bajo el mando de Dios.

 

juan bautista

Veneración a Juan Bautista

Uno de los rasgos más importantes de esta religión es la veneración a Juan Bautista, dado que es considerado el mayor maestro espiritual del Mandeísmo, sin embargo, él no toma el papel de fundador propiamente, puesto que esto es conferido al primer hombre que existió en la tierra, Adán.

Se considera que Juan Bautista es la figura más importante de la religión, dado que en su nombre tiene origen una de las ceremonias más importantes dentro de la doctrina: el bautismo. El último de los profetas Mandeos, consolida una de las prácticas más importantes dentro de la religión, siendo el verdadero mesías, mientras que Jesús de Nazaret es considerado como el falso mesías.

Organización del Mandeísmo

Dentro de su estructura, se establece una división precisa entre el clero y los creyentes mandeos. Se denomina Nazoreos a los miembros de la religión que cuentan con un mayor tiempo dentro de la doctrina. Por otro lado, se llama Rishamma a la persona encargada de ser el guía espiritual, el cual es elegido por la asamblea con un tiempo de siete años para desarrollar su labor, aunque estas personas pueden renovar el tiempo en el que dirigen este campo si así se acepta.

Dado que en la religión hombres y mujeres cuentan con las mismas condiciones, esto se aplica a todos los niveles dentro de la vida comunitaria también, por lo que pueden votar y participar dentro de las asambleas. Sin embargo, en su mayoría los iniciados religiosos o dirigentes suelen ser hombres, dado que las mujeres se consideran impuras en el tiempo en el que están en su menstruación, una situación que las limita dentro de las actividades de las asambleas.

Textos sagrados del Mandeísmo

Aunque si bien no todos los textos que se han encontrado pertenecen a los primeros años en los que inició la religión, los manuscritos que quedan dentro de los libros sagrados corresponden a etapas posteriores al siglo XVI, con la excepción de información y material que se considera proviene del año 700 d.C.

Dentro de los textos sagrados y más importantes de la religión, se encuentran los siguientes:

Ginza: hace referencia a “tesoro”. También es llamado como “El Gran Libro” y “Libro de Adán”, dada la importancia que tiene el primero hombre existente en la tierra. Este primer texto está dividido en dos partes:

Ginza de derecha: en esta parte se encuentran dieciocho opúsculos que tienen que ver principalmente con aspectos de la cosmología y mitología de la religión.

Ginza de izquierda: esta parte, también llamada como “Libro de las Almas”, comprende aspectos que conciernen a la ascensión del alma hacia el reino de la luz, un fin presente en la religión. En él también se encuentran una serie de himnos que suelen ser recitados dentro de la misa de los difuntos, la cual recibe el nombre de “Masiqta”.

El Libro de los Ángeles: también llamado como El Libro de Juan, en este texto se encuentra una colección que reúne 37 obras cortas de contenido relacionado con lo mitológico de la fe. El Libro de los Ángeles contiene un opúsculo basado en Juan el Bautista, que alcanza una gran relevancia dentro de la religión, así como otro referente de la llegada del mensajero celestial hacia Jerusalén.

Qolasta: significa “antología” y en él se reúnen una serie de himnos y cantos especialmente usados para la ceremonia del Bautismo, así como la ascensión del alma. Además de estar presentes allí los himnos religiosos del Mandeísmo, así como las oraciones y los cantos que se realizan. Estos vienen acompañados por las instrucciones pertinentes, así como guías para la práctica de la misa de los difuntos y el bautismo, las celebraciones más importantes dentro de la religión.

Alfabeto Mandeo

Llamado “abagada”, se trata de un alfabeto del Mandeísmo que consta de 24 letras. La razón de la cantidad de letras tiene que ver con las horas del día, puesto que cada letra hace referencia a una hora en la que se establecen una serie de propósitos místicos. Dentro de la leyenda se cuenta que el alfabeto fue creado antes de que se creara el universo mismo, puesto que sin la existencia del alfabeto nada de lo existente podría haberse mencionado.

El alfabeto creado por la religión es considerado sagrado y mágico, por lo que los textos religiosos mandeos son escritos con sumo detalle, de tal manera que en caso de que se equivocan, si así fuera, no es posible borrar una letra.

Características del alfabeto Mandeo

Cada letra del alfabeto representa en sí misma un poder y almacena magia.

Las letras nacen antes que el universo.

En el inicio, las letras colaboraron entre ellas, sin embargo, después se volvieron egoístas dada la importancia que tenían también individualmente.

Dado su egoísmo, imposibilitaron que los hombres pudieran hablarlas, pues no pudieron organizarlas armónicamente para generar palabras coherentes.

Por sí mismas pierden toda la magia que poseen, solo juntas pueden ser .

La magia entre las letras vuelve a nacer cuando empiezan a trabajar juntas de nuevo.

 

mandeismo doctrina

 

Un elemento característico e histórico del alfabeto mandeo fueron los cuencos mágicos, también conocidos como cuencos atrapa-demonios, los cuales datan desde la Mesopotamia antigua, algunos existentes desde antes de Cristo. Estos cuencos contenían en su interior, y en ocasiones también en la zona externa, una serie de escritos. Los cuencos a menudo eran usados para alejar de la casa donde estaban los demonios, seres que ponían en peligro la protección de la familia, situados en las esquinas de las habitaciones.

Según la tradición del Mandeísmo, los cuencos se colocaban boca abajo y se suponía que la escritura que llevaba el elemento, tenía el poder de seducir a los demonios a través de su encantamiento poderoso, el cual les permitía atraparlos en su interior manteniéndolos prisioneros e imposibilitando cualquier daño que quisieran hacerle a la familia.

 

Símbolos del Mandeísmo

Aunque si bien esta religión carece de un gran número de símbolos, aparece uno excepcional con el que suele ser relacionada la religión, se trata de la “Drabsa”. Es una cruz de madera que es adornada por una rama de olivo. A menudo esta cruz cuelga en un manto blanco. Este elemento suele encontrarse siempre dentro de los templos mandeos, especialmente ubicada sobre las fuentes de agua.

Los cuencos que datan el alfabeto mandeo también son uno de los símbolos más importantes para la religión, puesto que estos elementos se usan para ahuyentar los espíritus malignos o demonios de las familias. Los cuencos protegen de todo mal a la familia que reside en el lugar en el que es ubicado, puesto que las letras tienen el poder de concentrar el demonio y encerrarlo en el cuenco para no dejarlos escapar ni hacer daño.

 

Templos del Mandeísmo

Para los mandeos los templos y centros sagrados reciben el nombre de “mandá”, los cuales se ubican generalmente en zonas cercanas a un río, dada la importancia que tiene el agua como restaurador del cuerpo y elemento que purifica el ser de todo pecado a través del baño, la bebida o sumergir en él un animal antes de sacrificarlo.

El Mandeísmo en la actualidad y a lo largo del tiempo, ha sufrido persecuciones determinantes, sometiendo a sus seguidores a la violencia por parte de otras religiones, si no a convertirse en las que ellos consideran correctas. Este aspecto de sometimiento se ve favorecido con la carencia de un gobierno propio del mandeísmo, dado que no cuenta con un territorio en particular o participación política importante para actuar.