Judaísmo conservador ¿Qué es, surgimiento, profeta? y más

Judaísmo conservador: organización, creencias e interpretaciones sagradas

¿Qué es el Judaísmo conservador? También conocido como judaísmo Masortí, es una de las ramas del judaísmo enfocado en representar lo que sería la última ideología de los judíos frente a los hechos de la modernidad que surgen durante el siglo XIX. En medio de lo que fue el movimiento reformista del judaísmo y el judaísmo ortodoxo (tema que trataremos en otro apartado), el judaísmo conservador se encuentra en un punto intermedio entre ellos. Aunque sus principales bases se encuentran en Alemania, será Estados Unidos su lugar de nacimiento.

En principio, el Judaísmo conservador hacía referencia a una solución de compromiso para los judíos reformistas alemanes, quienes representaban la mayoría de la presencia de los judíos en América del Norte durante el siglo XIX, lo que también incluía a inmigrantes judíos procedentes de Europa del este.

 

judismo conservador

Historia del Judaísmo conservador

Como adelantamos, el Judaísmo conservador surge como una respuesta religiosa ante la condición moderna que se vive durante el siglo XIX en Norte América, exactamente en Estados Unidos, cuando surgió el Seminario Teológico de Nueva York en el año 1885. Mientras que, los que se empiezan a identificar con esta nueva corriente también comienzan a creer en aspectos como la emancipación y la secularización del estado, además de la occidentalización del judío. También aceptan los cambios dentro de los hábitos religiosos, pues era un hecho inevitable, por lo que, se establece una serie de aspectos que consideran que el pueblo judío es un organismo que intenta renovar el espíritu a partir de respuestas creativas frente a los desafíos que van surgiendo.

En esta etapa, los fundadores de la corriente del Judaísmo conservador, la cual fue conocida inicialmente como Histórico-positivista, comprenden el judaísmo como una forma evolutiva de una manifestación grupal de lo que era la evolutiva existencia del ser humano. Sin embargo, los primeros reformistas judíos, son muy radicales en su pensamiento y el grupo Histórico-positivista se arraiga profundamente a la Ley judía, la Halajá, además de carácter étnico que está presente dentro de este pueblo. Aún así, sus componentes étnicos y elementos religiosos, como los rituales, empezaron a comprenderse y a estudiarse desde el academicismo histórico y desde el academicismo contemporáneo.

Segunda generación

Durante lo que fue la segunda etapa, este grupo empieza a transplantar los ideales que hacen parte de su fe hacia los Estados Unidos. Es en este país donde el Judaísmo conservador tendrá su máximo desarrollo.

Los primeros inmigrantes judíos que llegan a América proceden de zonas como Hungría, Rusia, Lituania, Rumania, Polonia, República Checa y otras regiones en gran parte ubicadas en Europa Oriental. Estos inmigrantes judíos querían ser, también, parte del modernismo, en lo que era llamado el Nuevo Mundo, no obstante, ellos se sentían ajenos frente a los Templos Reformistas que no contenían un estilo tradicional como las Sinagogas que estaban en el continente europeo. Por otro lado, los judíos reformistas eran procedentes del occidente de Europa, de zonas como Inglaterra, Francia, Alemania, entre otros países, por lo que lograron integrarse muy rápidamente a la cultura del continente americano. Esta es la razón por la que ven a los hermanos procedentes del oriente de Europa como seres inferiores, pues su dificultad de adaptación a la nueva cultura los mostraba como menos sofisticados ante sus ojos.

Principios, creencias y conceptos del Judaísmo conservador

La principal base de esta corriente tiene que ver con la posición que tiene ante la devoción a la tradición de la Halajá, lo que hace referencia a la Ley Judía, de manera que lo toma como un tipo de acercamiento positivo y abierto ante lo que se convierte poco a poco en el mundo moderno y con ello, el sionismo y la democracia.

Durante mucho tiempo, el Judaísmo conservador quiso evitar que se publicara de forma sistemática las explicaciones en cuanto a los principios que hacían parte en general del judaísmo, esto, con el fin de mantener la amplia coalición de sus fuentes. El Judaísmo conservador se basa fundamentalmente, en la observancia de la Halajá desde una posición que acepta y considera importante que se realicen modificaciones de acuerdo al estilo de vida y la realidad de la que ésta es sujeta según la época y el contexto. Así, los exponentes principales del movimiento aceptan la estructura rabínica tradicional, siempre permitiendo la interpretación de la ley siguiendo su relación con las convicciones y las nuevas necesidades de su tiempo.

Las leyes dietéticas

Aunque el judaísmo ortodoxo tiende a ser sumamente estricto en cuanto a la preparación de los alimentos y todo su proceso de cocción, como los reformistas, quienes establecen que no se debe realizar ninguna modificación en cuanto a este procedimiento que es también un ritual, son integrantes el Judaísmo conservador, los cuales proceden de una manera mucho más limitada frente a las leyes dietéticas judías y con una observancia limitada del kashrut.

 

conservador judio

 

La mujer en los rituales del Judaísmo conservador

Al igual que sucede dentro del judaísmo reformista, las mujeres cuentan con una gran participación dentro de los rituales, hecho que no sucedía con las formas de judaísmo previas. En este sentido, se permite que la mujer pueda llevar el rezo, así como mencionar el Kadish o la oración que se realiza en honor ante la persona que ha fallecido.

Por otro lado, es importante mencionar que la mujer, a diferencia de lo que sucede en el judaísmo ortodoxo, tiene la posibilidad de subir hasta el púlpito donde se encuentran ubicados los rollos de la Torá. La mujer no se ubica de pie separada del hombre en el interior de las sinagogas. No está obligada al cumplimiento de los preceptos dentro de los que el hombre si tiene la responsabilidad de acatarlos, como la utilización cotidiana de los tzitzi, hilos de cárdeno y los filacterias o tfilin.

La mujer en el judaísmo conservador puede enseñar el Talmud y la Torá, así como también usar el talit igual a como lo hacen los hombres de la religión, por lo que también puede cumplir con el precepto que aparece en los Tefilín y consagrarse como una rabina.

 

El Shabat

Sin duda, una de las tradiciones religiosas más importantes, en ella, es la práctica del ritual del Shabat, uno de los ejes principales. Mientras que el judaísmo ortodoxo prohíbe que esta práctica incluya el uso de automóviles durante este día, el Judaísmo conservador plantea que es posible viajar en un auto siempre y cuando se utilice con el fin de cumplir obligaciones ligadas a lo religioso, como lo es la asistencia a la sinagoga.

Los principios principales

Dentro de los principios sobre los que se construye el Judaísmo conservador, están:

Se hace un tipo de dedicación ante la Ley Judía como una especie de guía aplicada a la vida del ser humano.

Se basa sobre una enseñanza no fundamentalista frente a los principios de la fe del judaísmo.

Se posa como una actitud positiva ante la cultura moderna a la que intenta adaptarse.

Fija una aceptación que involucra los métodos tradicionales y rabínicos, así como los elementos académicos y críticos, en relación con el estudio de los textos religiosos que hacen parte del judaísmo.

Creencia en Dios: Emet Ve-Emunah

Emet Ve-Emunah considera que la creencia en Dios y la aspiración divina del contenido del texto sagrado, La Torá, es real y permanece dentro de sus principios, de manera que también legitima el gran número de interpretaciones que existen en relación con la creencia en la divinidad. En este sentido, también aparece un rechazo por ideas como el politeísmo, el ateísmo y el concepto de la trinidad, además de la interpretación de forma literal de las escrituras, el fundamentalismo y el relativismo.

Por su parte, este tipo de judaísmo enfatiza en afirmar la idea del monoteísmo, pese a que algunos de sus miembros pueden sostener creencias que varían en cuanto a la concepción y la naturaleza misma de Dios, de manera que no hay una imposición sobre su idea de forma específica. Algunas de estas creencias son:

Panteísmo jasídico: se trata de una concepción del mundo en la que el universo, la deidad y la naturaleza reciben el nombre de Dios y son equivalentes, lo que también incluye una doctrina filosófica.

Racionalismo maimideano: surge de las ideas de Maimónides, un médico, teólogo judío y rabino de la España actual.

Pensamiento orgánico: noción natural que se gesta en el creyente, también conocido como teología del proceso.

Misticismo kabalísta: consiste en una disciplina de pensamiento esotérico que se relaciona con el judaísmo jasídico y los esenios. También usa una serie de métodos que le permiten poder analizar lo más profundo de la Torá.

judaismo conservador creencia

La Ley judía

La concepción que se tiene ante la Ley Judía, que recibe el nombre de la Halajá, se observa desde un marco normativo desde el cual establece una relación y una posición de obligatoriedad. Para analizar la historia judía, así como la literatura rabínica, usa los prismas que surgen de la crítica académica, así como el conservadurismo que se posa sobre la idea de que la Halajá evoluciona de forma constante, para así, poder adaptarse a los nuevos acontecimientos y la realidad de la vida del judaísmo. Esta evolución no termina sino que debe mantenerse dentro de la vida moderna.

El hecho de que se consideren y reconozcan los cambios dentro de la Halajá, ha provocado una gran variedad de consideraciones religiosas nuevas para las autoridades rabínicas, como lo es el análisis histórico sobre el que se estudia. Muestra de ello son las resoluciones que surgieron recientemente ante la relación y la conducta ante la homosexualidad.

La revelación en el Judaísmo conservador

Así como hay varias posiciones distintas dentro de la concepción de la naturaleza de Dios, también aparece esta misma posibilidad frente al concepto de la revelación. Una gran parte de los integrantes se enfocan en rechazar las ideas tradicionales que existen sobre Dios como quien dicta a Moisés el contenido de La Torá en el Monte Sinaí, lo que se tomaría como un acto de revelación de tipo verbal, aunque afirman que la creencia tradicional consistió en la inspiración mediante Dios a los profetas tardíos para la escritura del Tanaj. No obstante, en cuanto a la creencia de que Dios es quien inspira a Moisés, como a los profetas tardíos, esta también es ampliamente reconocida dentro del movimiento.

 

Textos sagrados dentro del Judaísmo conservador

Aunque si bien este tipo de judaísmo no se desliga de sus principales fuentes y doctrinas, sí aparecen una serie de diferencias con respecto a la interpretación y la revelación tanto de la Torá, como de la Halajá.

La Torá

En cuanto a la revelación de la Torá, expresada en su contenido, esta visión del judaísmo considera que la ortodoxia es precisamente la que sostiene la idea de la revelación, pese a lo que asumen filósofos ortodoxos, quienes están en contra de la forma con la que se caracteriza la revelación. Para el judaísmo conservador la Torá Oral fue resultado de la inspiración de la Torá Escrita, lo que quiere decir que no tiene un origen estrictamente divino.

Así también, se rechaza la idea reformista que sostiene que la Torá no fue revelada, sino que simplemente se trató de una inspiración divina a modo de interpretación. En este sentido, la forma del judaísmo se encuentra mayormente en oposición frente a una gran variedad de aspectos ante el texto sagrado, especialmente en cuanto a la autenticidad de la revelación divina no verbal.

La Halajá

El conjunto de reglas judías es visto por el judaísmo conservador como una de las principales fuentes en las que se expresa el judaísmo, más especialmente en su versión tradicional. Es así que se consideran los movimientos como el reformismo o el reconstruccionismo, como una posición equivocada en la que se deja de lado la autoridad tradicional que tiene este texto para la fe judía en general.

Otro foco importante que se debe considerar, es que el judaísmo, desde esta perspectiva, considera que la ortodoxia cometió un error al detener lo que sería el desarrollo histórico de la Ley Judía, pues lo considera como uno de los elementos que lo demoró. Es así que, se consolida su creencia bajo la idea de que el estudio de forma académica de los textos del judaísmo, es capaz de señalar lo que se encontró en su evolución, con el fin de encontrar salidas a las necesidades de su propio pueblo de acuerdo a la variedad de situaciones que vivió.

El uso de las fuentes históricas dentro del Judaísmo conservador tiene como objetivo principal lograr determinar y hallar el tipo de cambios que tuvieron lugar dentro de la tradición judía en su contexto histórico, así como especificar detalles acerca de cómo y cuándo sucedieron.

judaismo conservador creencia

El Judaísmo conservador surge en la escuela llamada Positivismo-Histórico del judaísmo, la cual se desarrolla alrededor del año 1850 como una forma de reacción ante posiciones liberales que se empiezan a adoptar dentro del Judaísmo Reformista, tema que hablaremos en otro artículo y que trataremos con detalle.