Judaísmo caraíta ¿Qué es, surgimiento, profeta, creencias? y más

Judaísmo caraíta: 

¿Qué es el Judaísmo caraíta? También conocido como Caraísmo, es uno de los grupos religiosos del judaísmo cuya principal característica se basa en las creencias que proceden de la Tinaj, fundamentalmente en su reconocimiento como la única autoridad religiosa para fines teológicos. Una de las particularidades que lo distinguen de las demás ramas de la fe musulmana, es también que, esta tradición sostiene que los mandamientos fueron transmitidos de Dios a Moisés, y que estos se encuentran escritos en la Torá sin detalles o explicaciones como es el caso de las tradiciones orales.

Aunque en algún tiempo fueron una de las tradiciones más relevantes y sólidas dentro de la religión, dado su alto porcentaje de fieles, en la actualidad, es difícil estimar una cifra, pues también sostienen que el censar a los judíos es romper una de sus más grandes reglas.

 

judismo caraita

 

Historia del Judaísmo caraíta

Este tipo de judaísmo nace a partir de la unión de varios movimientos caracterizados por ser anti talmúdicos, sin embargo, su origen específico aún se desconoce. Las primeras evidencias datan del año 348, se trata de obras litúrgicas y cancioneros que también se hallan en los años 359 y 437, los cuales reposan en la actualidad en el Museo Británico de la ciudad de Londres en el Reino Unido.

La idea de este movimiento se forma bajo la creencia de que Dios es quien proporciona toda la ley, la Torá, escrita y entregada a Moisés. No obstante, poco después surge la idea de que Dios había entregado dos leyes en el Sinaí, una que se trata de la revelación oral, el Talmud, y la otra revelación escrita, la Torá. La carta entregada al primer islámico en convertirse en gobernador de Egipto, Amr ibn al-As, datada hacia el año 641, relata la orden dado para que los jefes de la comunidad rabínica no intervinieran en el modo de vida de los caraítas, llamados también en su lengua “Qara’im”. Así, también, la carta ordenaba que no si interfiriera con la forma en la que el movimiento celebraban las fiestas.

Con el paso del tiempo estos movimientos antitalmúdicos se empiezan a incorporar al caraísmo hacia la Edad Media. Así, Abraham Geiger, uno de los más importantes rabinos y teólogos de la época, propone una conexión entre quienes estaban integrando el Judaísmo caraíta como saduceos, llamados también zadokitas, descendientes del Sumo.

Se considera que como movimiento establecido, el Judaísmo caraíta surge a finales del siglo XIII en Bagdad, debido a la labor del predicador Anan ben David. Es así que durante el siglo X y el siglo XI, una serie de comunidades de Iraq, España y Egipto, empiezan a seguir la tradición del caraísmo cada vez en mayor proporción. Sin embargo, este crecimiento empieza a divisar su declive hacia la mitad del siglo XX, cuando experimenta las emigraciones de los judíos árabes hacia Israel, donde inicia la desaparición de los países de fe judía pese a que en los años cincuenta aparecen varios integrantes del Judaísmo caraíta en el territorio de Egipto. Para el año 1997 se cree que quedaban cerca de 80 personas que hacían parte de esta fe en Estambul, sin embargo, es información que se especula. 

 

Representante del Caraísmo: Mordechai Avraham Alfandari

A Mordechai se le atribuye no la fundación del movimiento, sino la restauración del Caraísmo, además de ser uno de los principales maestros para las naciones que hicieron parte de la corriente judía. 

Nació en la Ciudad de Nueva York en el seno de una familia judía, su madre madre griega y su padre turco, quienes habían inmigrado a esta ciudad donde crece Mordechai y donde aprende sobre la Tanak, lo que dará un sentido distinto a su vida. Desde temprana edad Mordechai Avraham Alfandari empieza a inquietarse por  conceptos que iban apareciendo en sus lecturas, como la novela histórica sobre el reino del Rey David y Jehová, cuyas preguntas iban siendo respondidas por sus padres, quienes le mencionaron que Jehovah era el dios culto del cristianismo y que ellos, como judíos, no creían en él.

Mordechai Avraham Alfandari se dedica a estudiar y analizar los libros Caraítas dentro de la Biblioteca Pública de Nueva York. Dentro de su investigación llega a la conclusión que la única y verdadera religión sería la religión de las escrituras hebreas. Es así como es motivado a publicar una serie de folletos en los que llama a los fieles a dejar de adorar a dioses falsos y regresar al culto del Dios de los judíos. Durante este primer momento se dedica a predicar los 7 Mandamientos de Noé, aunque decide abandonarlo cuando descubre que se trata de una invención rabínica, y los reemplaza por los Mandamientos de Tanach, que consideraba que estaban hechos para toda la humanidad.

Guiado por la idea de que Israel debe ser una “Luz para las Naciones”, continúa la publicación de folletos y decide emigrar a Israel para vivir allí. Una vez en Jerusalén, Mordechai Avraham Alfandari estudia y luego consigue empleo en una de las fábricas de allí con el cargo de pulidor de diamantes, tarea que realizó hasta el año 1903. Cada noche después del trabajo, Mordechai regresaba a su casa para pasar varias horas leyendo sus libros ilustrados, publicando sus folletos y manteniéndose en contacto con otras personas alrededor del mundo.

Su llegada a Israel estuvo acompañada inicialmente por un grupo de caraítas, pertenecientes a la familia Sinani, además de un inmigrante de este mismo movimiento. Durante la primera ola en el año 1954 en Egipto, decide darles la bienvenida y enseñar la Torah, hecho que aunque fue sospechoso para ellos. Gracias a su persistencia, puede también enseñar a los sabios muchos de los libros antiguos caraítas. Luego de que los egipcios caraítas se establecieran en Israel, Mordechai empieza a ser partícipe de las fiestas que eran realizadas por ellos. Su estadía se limita a la familia caraíta, dado que no había hasta el momento alguna sinagoga caraíta en el lugar.

Cuando en el año 1967 la ciudad Vieja de Jerusalén es liberada de los Jordanos, Mordechai decide ir al barrio judío, allí encontró lo que sería una sinagoga caraíta en muy mal estado. Estuvo muy pendiente de la reconstrucción del barrio judío, especialmente de la reconstrucción de la sinagoga de la comunidad caraíta. Sin embargo, se decepciona al ver que por años no se hacía nada allí, por lo que pide una cámara para retratar el lugar. Toma una foto que pone a circular entre la comunidad caraíta, quienes se conmueven al ver la imagen del lugar destrozado y la sinagoga en el estado en el que estaba. Es así que, poco a poco los fieles empiezan a preocuparse por la recuperación y uso del lugar, donde Mordechai también participó, incluso en las celebraciones que tuvieron lugar posteriormente. Poco a poco no solo se despierta la fe de la comunidad de este movimiento, sino que llegan también personas de otras partes del mundo con el interés de consultar sobre el caraísmo, por lo que por muchos años fue uno de los principales sitios a los que acudían quienes buscaban ser parte del caraísmo.

 

doctrina judaismo caraita

Principios, enseñanzas y doctrina caraíta

Es importante comprender los fundamentos de la fe caraíta a partir del visión de esta, dado que no se trata de una fe monolítica, espacio en el que todos los creyentes deben estar de acuerdo y en conformidad con los preceptos que la rigen, pues, para ellos es de gran valor la interpretación de las escrituras sagradas de manera individual, y hay lugar para una interpretación mandada por una autoridad central.

Es así que, cada uno de los caraítas que hacen parte del movimiento consideran que es labor y derecho de cada ser estudiar las Escrituras Hebreas, pues de esta manera podrá tener un significado propio de cada uno de los mandamientos de Dios, proceso que estará basado desde su propio entendimiento y razonamiento, solo así obtendrá la interpretación correcta de los textos.

Reconocimiento de la Tanaj

La Tanaj, llamada también la Biblia Hebrea o Mikrá, es un texto en el que se encuentra un conjunto de veinticuatro libros sagrados de la fe judía, dividida en: Ley, Profetas y Escritos. Para el judaísmo caraíta, la Tanaj es la única autoridad religiosa. Esto, a diferencia del judaísmo rabínico, otro de los movimiento del judaísmo, cuya creencia se basa en que la Torá Oral se encuentra codificada en el interior del Talmud, por lo que debe haber una interpretación de carácter autoritario en la Torá.

En el ejercicio de interpretación de este texto, el judaísmo caraíta se enfoca en adherirse de forma simple a las escrituras, pues no se deben tomar sus significados o referencias de manera literal, sino a partir de un significado natural  y personal. Cada una de las interpretaciones que se realicen cuentan con el mismo valor sin que tenga que influenciarse por la fuente de la procede. Sin embargo, pueden aparecer discusiones sobre los argumentos individuales del Talmud, así como trabajos, pero esto no exalta ni se sobrepone sobre los demás puntos de vista e interpretaciones.

De esta manera, el judaísmo caraíta no descarta de forma completa los argumentos o afirmaciones que sean realizadas por los sabios sobre el Talmud, sino que se consideran como otra de las explicaciones posibles que pueden tener las escrituras.

Doctrina caraíta

Principalmente la doctrina del caraísmo se basa en la interpretación sencilla de las Escrituras Hebreas, así como también en la Ley Mosaica. El judaísmo caraíta rechaza todo tipo de innovaciones que se hayan realizado posteriormente, por lo que se deja a un lado la Ley Oral Rabínica.

Por otro lado, también se rechazan las formas del judaísmo que se pratican en la actualidad, las cuales están especialmente fundamentadas en el Talmud. Consideran que los que se hacen llamar “talmudistas”, en realidad, alteran y modifican el mensaje real y verdadero que está dentro de las Escrituras Hebreas, de manera que incorporan una serie de enseñanzas de los rabinos que se hallan en el Talmud, puesto que se considera que los talmudistas basan sus creencias bajo estos preceptos:

Para ellos, el Talmud es la única fuente de interpretación de la Biblia Hebrea, también conocida como Mikra.

Consideran que los temas que se hallan dentro del Talmud son de origen divino, por lo que su contenido no solo es sagrado sino completamente cierto, no es cuestionado.

El texto fue revelado de forma oral a Moshe en su camino en el desierto. Posteriormente se empezó a pasar de generación en generación hasta la actualidad.

 

 

La historia de la humanidad

En oposición con los fundamentos sobre los que se sostienen los talmudistas, el judaísmo caraíta destaca que la historia de la humanidad actual es similar a: el período del Gran Exilio, dado que las creencias se interpretan desde las Escrituras Hebreas como una forma de predecir la situación de Israel, donde éste abandona el camino verdadero trazado por el Creador a través de la religión como forma de construcción humana.

La misión de los profetas

Según la tradición del judaísmo caraíta, los profetas enseñan y mencionan que la Era actual de la humanidad va a acabar con el regreso del Creador a Israel. Así mismo, este proceso también estará dado con la forma de adopción de la religión con las Escrituras Hebreas, las cuales serán para toda la humanidad.

Otro aspecto fundamental, en cuanto a la interpretación individual de los textos, tiene que ver con la enseñanza para la investigación, pues en este proceso se acompaña al caraíta, para que, con sumo cuidado inicie su propio estudio, dado que después será un camino que realizará por su cuenta. Esto se realiza de esa manera para evitar que cualquier opinión, sugerencia o dictamen interfiera en su proceso de interpretación individual.

Transmisión del judaísmo

Para el caraíta, cada uno de los hijos de un padre judío es también considerado como judío dentro de la comunidad musulmana en torno a esta corriente. Esta creencia se basa en que es la vía paterna la cual transmite el judaísmo a cada uno de sus hijos.

Concepción de las Escrituras Hebreas

Una de las principales características de este movimiento es que consideran sagradas las Escrituras Hebreas, sin embargo, las Tradiciones orales, aunque son relevantes, no son vistas como sagradas, una de las más importantes diferencias con el judaísmo rabínico. Para la comunidad caraíta se debe leer e interpretar de forma personal cada uno de los temas que tratan las Escrituras, y no existe una interpretación general o dictaminada, pues se trata de un proceso de cada uno de los fieles en su individualidad.

Características de sus prácticas religiosas

Si bien el Caraísmo o judaísmo caraíta contiene muchas de las prácticas religiosas que se realizan dentro de la fe musulmana, lo cierto es que muchas de estas prácticas no son realizadas de forma exacta, sino que se adhieren otra serie de elementos que los diferencian. Entre estas distinciones, se encuentran las siguientes:

Los caraítas no encienden velas para marcar el momento en el que inicia el Shabat, como otras ramas del judaísmo que sí lo hacen.

Durante el rezo, los caraítas optan por no colocar el tefilin. Además de ello, durante el rezo, generalmente se postran, sin duda una de las características que más los diferencian, en especial, del judaísmo rabínico.

Para el judaísmo caraíta cualquier persona que haya nacido de un padre judío es también un judío de la comunidad. Esto está basado en la creencia de que el judaísmo es transmitido a través de la vía paterna y no de la vía por parte de la madre.

No hay un culto o valor en especial de la Halajá, pues el judaísmo caraíta considera que cada ser humano debe construir su propia conducta bajo el contenido de la Torá solamente y no a través de otros textos.

Dentro de las sinagogas del caraísmo, no hay mesas o sillas, por lo que cada uno de los fieles reza descalzo. Esto se hace como forma de imitación a Moisés, quien lo hizo así ante la Zarza.

 

historia judaismo caraita

 

Dado que el caraísmo carece de una estructura organizada, poco a poco fue perdiendo fuerza y en esta medida, muchos de sus seguidores se fueron alejando de la tradición. Con el paso del tiempo se produjeron una serie de modificaciones a los criterios del caraísmo desde sus fieles, así como cambios también dentro de los principios. La principal consecuencia fue la pérdida del objetivo original, hecho que produjo también que muchos de los caraítas empezaran a ser parte del judaísmo rabínico.

En la actualidad aún existe una pequeña cantidad no enumerada de caraítas en Israel, aunque también en otras zonas del mundo como Estados Unidos y Rusia, quienes difieren de las creencias tradicionales y primeras del caraísmo, además de tener sus propias tradiciones orales en la religión.