Judaísmo ¿Su origen, creencias, símbolos, profetas? y más

¿Qué es el Judaísmo?

 

El Judaísmo es una religión monoteísta que hace referencia a una colectividad que reúne no solo una serie de prácticas religiosas, sino también un conjunto de procesos culturales, siendo una de las religiones más antiguas del mundo junto a otras como el Islam y el Cristianismo. De manera que el judaísmo constituye un estilo de vida propio para los judíos en el Medio Oriente que permea su historia.

Esta religión se funda bajo la creencia de un dios, Jehová, por lo que lo convierte en su única entidad divina atribuyéndole características como la omnipresencia y la omnipotencia, quien se reveló para el pueblo israelita a través de Moisés, mostrando los mandamientos para la religión. Se considera que el cristianismo basa su origen en el Judaísmo. No obstante, Jesús no es reconocido como el Mesías, como si lo es para el cristianismo, por lo que no se acepta la segunda parte del Evangelio.

 

judaismo origen

 

Origen del Judaísmo

El término judaísmo no existía dentro del hebreo premoderno, los judíos hablaban de la Torá, las leyes que habrían sido reveladas por Dios al pueblo de Israel y sobre las cuales se configura un estilo de vida regido por una serie de costumbres, prácticas y leyes. De ahí que, desde el judaísmo premoderno hasta el judaísmo actual, se presente como un sistema de cultura completo que toma en cuenta todos los aspectos que rigen sobre la existencia del ser humano tanto en su ámbito individual, como en su vida en sociedad.

El judaísmo nace en Oriente Próximo relacionado estrechamente con el monoteísmo. En este momento las tribus empezaban a distinguir entre las costumbres con la adoración a un solo dios como lo que podría empezar a surgir en las religiones monoteístas más grandes en el mundo, iniciando por el Judaísmo y posteriormente el Cristianismo y el Islamismo. El origen del Judaísmo se relaciona directamente con la historia del pueblo judío.

El inicio se marca con el pacto original, cuyo fundamento se sostiene entre Dios y Abraham. Los descendientes de Abraham son impulsados por el hambre hacia la tierra de Gosén, también llamada Gesan, cerca del río Nilo. No obstante, el entonces faraón de Egipto reduce la población judía a la esclavitud tras observar el poder que empiezan a ganar en este territorio con prosperidad y riquezas.

Abraham es llamado por Dios para abandonar su tierra en Ur y dirigirse a Canaán, llamada la tierra prometida, la cual, posteriormente tendrá el nombre de Palestina e Israel. Son 40 años de peregrinación por el desierto. Luego de esto, aparecería un segundo pacto a mediados del año 450 en el que Moisés logra sacar a los judíos a la esclavitud a la que estaban sometidos en Egipto para volver a Canaán. Allí serían recibidos los 10 Mandamientos, además de otras leyes aplicadas a la forma de vivir que se encuentran en la Torá. Es aquí donde empieza a construirse sólidamente el Judaísmo, prosperando en los reinos de Israel y Judá después del éxodo.

Para el año 70 d.C, inicia una nueva era propiciada por la rebelión en la que se destruye el Segundo Templo. Aparece la diáspora, proceso mediante el cual se dispersan varios grupos étnicos o religiosos para someterse, en gran parte, a la venta como esclavos para el Imperio Romano.

Los descendientes de Abraham son impulsados por el hambre hacia la tierra de Gosén, también llamada Gesan, cerca del río Nilo. No obstante, el entonces faraón de Egipto reduce la población judía a la esclavitud tras observar el poder que empiezan a ganar en este territorio con prosperidad y riquezas. El cristianismo y su constante expansión representó para el pueblo judío una serie de persecuciones que les ocasionaron la expulsión, por lo que empiezan a vivir en los guetos, una especie de barrios y zonas a las que habían sido segregados. Para este momento, dentro del medioevo europeo, los judíos empiezan a tomar un papel determinante dentro del comercio, siendo los únicos comerciantes.

Muchos fieles del Judaísmo empiezan a ubicarse en el sur de Francia, trasladándose por zonas hacia el occidente en España, y en el norte del continente europeo, como comerciantes viajeros cuyos productos eran especialmente las especias y las telas preciosas que transportaban desde otros territorios.

Más tarde, pese a las constantes persecuciones y segregaciones a las que son sometidas las comunidades judías, empiezan a ser un poco más toleradas por ser una de las religiones y pueblos que recibían el nombre dentro de la religión como “Pueblos del Libro”, también llamado “Gente del Libro”, procedente de la familia de religiones abrahámicas y monoteístas. Su papel en el comercio implicó una gran importancia dentro de la economía de muchas zonas, e incluso que les llevaron a ocupar altos puestos en la administración en zonas como Damasco, Bagdad y Córdoba.

 

Fundador de la religión judía

Dentro de la religión judía se establecen tres posibles fundadores. El principal fundador o patriarca del Judaísmo es Abraham, quien habría sido elegido por Dios para ser el primero. Luego de él, y las órdenes que le había dado la divinidad, aparecen Isaac y Jacob, quienes son considerados como los padres para el pueblo de Israel. No obstante, también es necesario hablar de otras figuras que tuvieron un papel determinante en las primeras etapas de la religión judía, como es el caso de Moisés, que en el Monte Sinaí recibe la Torá en la que se encuentran los cinco primeros libros que hacen parte de la Biblia, además de la revelación, también, de los 10 Mandamientos para el pueblo israelita. Por lo que se establecen diferencias en cuanto a la visión del fundador propiamente del Judaísmo, puesto que muchos se inclinan hacia Abraham, mientras que otros le atribuyen la fundación a Moisés.

 

principios judaismo

Principios y enseñanzas del Judaísmo

Para empezar a comprender las enseñanzas y las doctrinas en general de la religión, es necesario partir de la característica principal del Judaísmo, la cual reposa en el monoteísmo radical, lo que hace referencia a que se mantiene la creencia de la existencia de un solo Dios que es el creador del Universo, pero que, además sigue gobernando la Tierra.

A partir de la concepción radical de monoteísmo de esta religión, nace una serie de creencias relacionadas con el mundo inteligible dado que existe una inteligencia divina que lo sostiene. Es por ello que en el Judaísmo, todo lo que sucede en la humanidad no proviene de la casualidad, sino que todo acontecimiento tiene un significado, por lo que se atribuyen los sucesos a una forma de manifestación por parte de la inteligencia divina al pueblo judío a través de la creación y la revelación.

 

Características del pensamiento judío religioso:

Las buenas acciones del pueblo judío les permiten estar bajo la protección del creador y mantienen las leyes de Dios

El pueblo judío busca constantemente traer la santidad en todos los aspectos y ámbitos de sus vidas diarias

El sistema monoteísta del judaísmo, en cuanto a su adoración, se realiza en las sinagogas

Se llaman rabinos a todos aquellos líderes espirituales dentro del judaísmo

La interpretación de los textos y leyes que se encuentran en la Torá son llamados Halajá

El pueblo judío no celebra la fecha de Navidad como el cristianismo, puesto que esta fecha no está prescrita dentro de su calendario religioso

La idea del año nuevo está relacionada con el día en el que el hombre fue creado

Se denomina “Año Fiscal” al nuevo año tradicional

 

Los principios del Judaísmo son:

Tanaj: llamado por los cristianos como el Antiguo Testamento, el Judaísmo basa su fe en este texto en el que se reúnen 39 libros en los que se cuenta la historia de la existencia del ser humano desde el momento de la creación hasta llegar a la construcción del Segundo Templo o también llamado Templo de Jerusalén. Además de esto, el texto también contiene una serie de preceptos de carácter jurídico, religioso, moral, filosófico y profecías esenciales para la práctica de la religión.

Rezos del judaísmo: los judíos realizan una serie de rezos tres veces al día. El primero de ellos se realiza durante las horas de la mañana, el cual recibe el nombre de shajarit, seguido, está el que se realiza en horas de la tarde llamado minjá, y el tercero tiene lugar al anochecer denominado maariv. El momento de la oración judía está relacionado con los instantes en los que se ofrecían los sacrificios en el Templo de Jerusalén.

En cuanto a las congregaciones que se reúnen para realizar los rezos, suelen contar con la participación de diez hombres, quienes también realizan las bendiciones llamadas Tefilá. En la actualidad los rezos cuentan con 19 bendiciones. A menudo en esta práctica se pide por aspectos como la restauración mesiánica y el bienestar de la comunidad en cada aspecto de sus vidas.

Las bendiciones: A los rezos practicados en distintas horas del día se suman las oraciones en las que los judíos recitan una serie de bendiciones previamente a situaciones de considerada importancia, incluyendo momentos previos a la alimentación y otros espacios ofrecidos por las bondades de la naturaleza, puesto que la fe judía atribuye que todos los elementos que existen son pertenencia de Dios, mientras que los seres humanos son sólo los “jardineros” de la Tierra.

El pecado: una de las principales características dentro de los principios del judaísmo es el rechazo hacia la doctrina relacionada con el pecado original. Sobre la concepción del pecado, el judaísmo sostiene que se debe realizar la búsqueda del perdón a través de la oración, la adoración y sobre todo, el arrepentimiento.

La salvación: para el Judaísmo la salvación del ser humano depende exclusivamente de las buenas obras que se realicen en vida, así como la práctica de las oraciones dictadas por la doctrina de la religión y todo lo que está dentro de la gracia de Dios.

En cuanto a la concepción del infierno, se atribuye que los que mueren y han cometido acciones que no pertenecen a la voluntad de Dios, pueden sufrir el castigo temporal y caer en el infierno. Sin embargo, esto depende de la gravedad de sus acciones, puesto que ciertos pecados son merecedores del castigo eterno en el infierno.

La muerte: la idea de la muerte para el judaísmo está relacionada como un acontecimiento que hace parte del proceso y el ciclo natural de la vida, por lo que se rechaza la muerte trágica y la visión de un proceso profundamente doloroso, esto, independientemente de la edad que tenga la persona fallecida. Se reposa en la idea de que las personas que mueran podrán ser resucitadas siempre y cuando hayan hecho acciones buenas en vida.

El matrimonio: para los judíos el matrimonio constituye una unión estrictamente sagrada de dos almas que construyen una sola alma, de manera que los dos cuerpos simbólicamente conforman “una sola carne”, según los preceptos de la Torá.

Por otro lado, el divorcio es aceptado dentro del judaísmo bajo ciertas circunstancias en las que lo considera necesario, bajo lo cual se establece un procedimiento que debe ser seguido dentro de las pautas de la Torá. El adulterio es una de las más grandes ofensas para el matrimonio judío y fácilmente puede ser razón para terminar la relación. Entre los aspectos que propone la Torá para el divorcio está la siguiente condición que hará válido a los ojos de la religión, el proceso de la separación: .

“Guet”: El esposo debe entregar a la mujer el “guet”, un tipo de documento en el que se da por terminado el matrimonio, el cual está prescrito en la Torá. Este documento certifica que los implicados están en libertad de contraer matrimonio en cualquier otro momento, dando por terminado el actual.

En caso de que el divorcio se aplique por fuera de lo que dictamine la Torá, es decir, con la ausencia de este documento, aunque los implicados estén separados de manera física, se seguirán manteniendo unidos metafísicamente, lo que significa que para los ojos del pueblo judío seguirán estando en matrimonio.

 

reglas judaismo

Reglas del Judaísmo

Dentro de la fe judía existen una serie de reglas en las que se debe basar la vida del creyente, entre ellas se encuentran:

La circuncisión: este es un proceso obligatorio en el que se extrae de forma quirúrgica la piel que cubre el pene del hombre. Este procedimiento se le debe practicar a todos los niños luego de tener ocho días de nacidos, según la prescripción suscrita por Abraham, uno de los patriarcas del judaísmo.

Pésaj: se trata de una celebración que constituye la Pascua Judía. Es considerado el evento más importante de la religión en la historia del judaísmo y es sagrado para los creyentes según palabras de Moisés.

 

Características de la alimentación judía

Dentro de la dieta de alimentación judía se rechaza el consumo de carne de varios animales a quienes se les atribuyen facultades de impureza, como lo son los peces que no tienen escamas ni aletas, así como también los cerdos. Sin embargo, para el consumo de carne es necesario que, estos sean sacrificados a partir de un proceso llamado Kasher, en el cual se les extrae la totalidad de la sangre antes de consumirse. El consumo de leche y carne de forma simultánea está prohibido.

También está prohibido el consumo de cualquier tipo de animal que sea invertebrado, por lo que previamente, al comer alimentos como la lechuga, el perejil, la coliflor, los frutos secos, las legumbres, las frutas y algunos cereales, deben ser lavados cuidadosamente para evitar que algunos animales invertebrados estén dentro de ellos y sean introducidos al cuerpo. A esto se suman otros alimentos prohibidos, como:

Huevos que contengan una mancha clara o indicios de sangre, puesto que representan los huevos fecundados

Animales como: el cerdo, el jabalí, la llama, el camello y el hipopótamo

Peces como el pez de rayas, el pez espada, el pez esturión, los tiburones, el pez anguila, el rodaballo, el congrio, además de aceites y otros derivados de estos animales

Se rechazan los reptiles, los mariscos y los moluscos por ser considerados malignos para el alma de quien los consume.

Dentro de los alimentos que están permitidos, se encuentran:

Verduras, frutas, legumbres y todo tipo de alimentos que provengan de la tierra, las cuales deben ser lavadas cuidadosamente

Animales como la oveja, la vaca, el buey, el cordero, el búfalo, la cabra y el ciervo

Huevos sin fecundar (teniendo en cuenta las características de los huevos prohibidos para el consumo)

El consumo de miel está dentro de los alimentos permitidos, mientras que sus derivados están prohibidos.

 

Otras características de la cocina judía

Así como en el consumo de alimentos se establecen una serie de reglas que deben seguirse, también aparecen otros aspectos en cuanto a las técnicas que se usan en la cocina para la preparación de los alimentos, entre ellas están las siguientes:

La carne y la leche no pueden ser consumidos dentro de la misma comida. Esto se debe a que se rechaza la idea reducida a cocer al animal con la leche de su madre, precepto que se encuentra en el Torá. Así mismo, se prohíbe que el consumo de carne esté acompañado por cualquier otro derivado de la leche, como la mantequilla, el queso, el yogur, la crema y la nata.

Uso de utensilios: las familias judías deben contar con dos vajillas, una destinada para la alimentación de los productos cárnicos y otra para los alimentos lácteos, pues debe evitarse sobre cualquier cosa su mezcla o relación.

Fiestas más importantes

Shabbat: para la fe judía el día sábado es considerado como el Día Sagrado, por lo que en este tiempo el creyente sólo se dedica, de manera obligatoria al reposo y descanso, sin el ejercicio de ningún trabajo. Durante este espacio se mantiene el símbolo de la abstención en el cual el pueblo judío devuelve el mundo a Dios y reconoce que su trabajo es resultado de su fe y de la bondad divina. El trabajo es sustituido por otras actividades como lo son los rezos, el estudio y espacios para compartir en compañía de la familia, en el que se recita un servicio religioso adicional en las sinagogas.

Yom Kipur: significa El Día del Perdón, y se realiza durante el mes de octubre. Constituye un período de ayuno en el que cada creyente expresa su arrepentimiento con el fin de lograr beneficiarse del perdón por parte del creador.

Rosh Hashaná: en este momento, en el mes de octubre también, inicia el año judío. Durante este momento los fieles del judaísmo expresan todos los deseos de enmienda, así como también se realiza un proceso de reflexión y meditación frente a los pecados cometidos. La alimentación durante el Rosh Hashaná está basada en platos con símbolos relacionados con la abundancia con alimentos como la manzana y la miel, así como la representación de reunión del pueblo judío.

Pascua “Pesaj”: tiene lugar entre el mes de marzo y abril, época en la que está próxima a iniciar la Semana Santa en el cristianismo. Este momento es celebrado a partir de la conmemoración de la salida del pueblo partiendo de Israel hacia Egipto. Para la Pascua se acostumbra a realizar una cena en la que se reúne toda la familia y en la que se procede a leer la Agada, uno de los relatos más importantes de este acontecimiento histórico.

Shavuot: Además de conmemorarse la Revelación Divina que da inicio a la religión en el Monte Sinaí con la promulgación de los Diez Mandamientos que configuran el judaísmo, también tiene una gran importancia para representar el momento en el que la Torá se presenta ante los creyentes. Es por ello que cada año, regularidad con la que se realiza esta celebración, se recibe la Torá nuevamente.

Sucot: hace referencia a la Fiesta de los Tabernáculos, en la que se conmemora el hecho histórico de la travesía del pueblo judío y su paso por el desierto del Sinaí cuando busca huir de la esclavitud al que se encontraba sometido en Egipto.

Bar Mitzvá: Las dos palabras que describen esta ceremonia hacen referencia a la persona que va a realizar la práctica como “hijo (o hija) de los mandamientos”, lo que significa que la persona tomará una mayor presencia dentro de la religión, siendo responsable oficialmente de cumplir los mandamientos que manda el libro sagrado, la Torá.

La madurez religiosa en el Judaísmo se alcanza a los 13 años de edad para los niños y a los 12 años para las niñas, dado que se considera que las mujeres maduran antes que los hombres. Es en este momento, entrando a la edad adulta, donde los niños se convierten en responsables del cumplimiento de los mandamientos, pues consiguen también la madurez intelectual que les permite elegir entre el bien y el mal para considerar las consecuencias que pueden tener sus actos.

 

Corrientes del Judaísmo

El desarrollo de la fe judía con el paso de los años se ha dividido en una gran variedad de grupos que dan origen a las corrientes o también llamadas ramas del Judaísmo. Sin embargo, estas divisiones no implican la pérdida de la doctrina base de la religión en cada una de sus manifestaciones. Estas son las ramas del judaísmo:

Judaísmo Rabínico

También conocido como Rabinismo, es la forma principal en la que se ha adoptado el judaísmo a partir del siglo VI. Aunque si bien en el principio nace desde las creencias de los fariseos, luego toma para sí el acontecimiento y la creencia a través de la cual Dios revela a Moisés los mandamientos en el Monte Sinaí, proceso del cual, más tarde se construirá la Torá y la fundación oficial de la religión judía. Es así como el Judaísmo Rabínico nace por la necesidad, guiada por las enseñanzas de los fariseos, por realizar una interpretación crítica acerca de la Torá, el libro más importante dentro de la tradición judía. La tradición rabínica es llamada así por el judaísmo contemporáneo que surgió de los rabinos dentro de los primeros siglos de la era del cristianismo, ubicados especialmente en Babilonia y Palestina.

Tradición rabina

Siendo la Torá el texto principal escrito del Judaísmo, los rabinos también destacan la Torá oral, aquella que fue transmitida a través de la palabra desde los maestros a los discípulos de generación en generación y que permite que hoy continúe la tradición. Los primeros escritos de la tradición rabínica contienen una serie de homilías o sermones mediante los cuales se presentan pasajes de las Escrituras, además de traducciones de estos textos y de los libros del Antiguo Testamento.

Esencialmente el Judaísmo Rabínico se interesa por el estudio del Talmud, así como también en los debates y discusiones acerca de los problemas teológicos y aspectos legales que en él se plasman.

Conoce más de Judaísmo Rabínico aquí.

Judaísmo Reformista

También conocido como Judaísmo Progresista o Judaísmo Liberal, esta corriente de la religión sostiene la importancia de la autonomía que sobresale en el ser frente a lo relativo con respecto a las interpretaciones de las leyes del Judaísmo, de manera que se plantean una serie de posiciones distintas en las que se explica la Torá a través de otros aspectos, estos son:

Se considera al figura del Mesías como un tipo de símbolo que yace sobre una sociedad en la que aspectos como la fraternidad y la paz son principios que deben ser cumplidos, por lo que se rechaza el Mesías como una figura individual que logrará restaurar y conseguir el orden en el mundo.

Los preceptos religiosos del Judaísmo en esta rama fueron escritos por varias personas dentro de la sociedad. De ahí que la interpretación de los textos no debe ser literal, sino que debe adaptarse y analizarse desde cada contexto.

Se rechaza todo tipo de segregación sexual, por lo que tanto hombres como mujeres se reúnen en las sinagogas del Judaísmo Reformista para rezar de forma conjunta.

Se cree en la naturaleza y en la eternidad espiritual de Dios.

Para el judaísmo reformista, los tres pilares de su fe son: Dios, el texto sagrado la Torá e Israel.

La ciencia se usa con el fin de construir una guía para esta rama del reformismo de forma sistemática, en el que es posible enfocar a la humanidad como un medio objetivo.

Con la purificación del judaísmo, la sobrevivencia de la religión ha surgido como un proceso de adaptación del judaísmo frente a todos los retos a los que ha sido sometido a través de la historia.

Conoce más de Judaísmo Reformista aquí.

Judaísmo Ortodoxo

Esta rama del judaísmo describe la fe de la religión como una sola unidad en la que no son aceptadas otras corrientes alternativas. Así, la Palabra Divina es la que rige la existencia del ser y es ella misma quien adopta la doctrina como un estilo de vida. Se considera que el Judaísmo Ortodoxo surge como una reacción frente al Judaísmo Reformista, ante quien plantea la Torá, el halaja y los 13 principios, como elementos obligatorios que deben adaptarse dentro de la fe.

Dado que el Judaísmo Ortodoxo basa su ley en que Dios entregó a Moisés las leyes sobre las cuales se va a fundar oficialmente la religión, se aleja la noción del por qué existen y se aceptan simplemente. De ahí que se denomine Judaísmo Ortodoxo, puesto que ortodoxo hace referencia a lo que es generalmente aceptado y aprobado por todos. Esta posición explica el por qué se levantan en contra del Judaísmo Reformista. Entre las características más importantes del Judaísmo Ortodoxo se destacan las siguientes:

La Torá es una guía en la que se construye la vida del judío, por lo que está presente en cada momento de su existencia.

La tolerancia y la comprensión son elementos esenciales para fortalecer el amor al prójimo, el cual es de suma importancia dentro de la tradición judía.

Cualquier acto que no esté determinado por las leyes de la Torá, carece de sentido real y no llevará a ningún resultado.

Uno de sus principales principios está relacionado con la existencia de Dios, así como su unidad, singularidad y eternidad, representado en la naturaleza espiritual.

Las oraciones sólo deben estar dirigidas al único Dios, aún cuando se considera a Moisés como uno de los principales profetas de la religión.

Dentro de las cosas que puede hacer Dios está el conocimiento futuro sobre las acciones humanas, la resucitación de los muertos, el castigo hacia la maldad y la bondad para las buenas acciones, y el envío del Mesías.

Bajo ningún concepto la Torá puede ser cambiada, renovada o modificada, se debe mantener como siempre ha estado desde el momento en el que es entregada por Dios en el Monte Sinaí.

Conoce más de Judaísmo Ortodoxo aquí

tipos judaismo

Judaísmo Mesiánico

Esta rama del Judaísmo nace en los tiempos de Jesús, siendo el pueblo judío quien primero cree en él, proceso por el cual, posteriormente se empieza a formar la religión en la que más tarde surgiría el cristianismo.

Esta es una de las corrientes más criticadas dentro del Judaísmo, especialmente por seguidores de otras corrientes de la religión que rechazan la noción de que Jesús, denominado Yeshu, sea el Mesías que tanto ha esperado el pueblo de Israel. Otro aspecto característico de esta corriente judía tiene que ver con la expulsión de tradiciones, costumbres y ritos que yacen dentro del texto sagrado, la Torá.

En la actualidad esta rama del Judaísmo está constituida por seguidores cristianos con el fin de practicar el proselitismo frente a grupos tradicionalistas de judíos.

Conoce más Judaismo Mesianico aquí.

Judaísmo Conservador

Esta corriente, también conocida como Judaísmo Tradicionalista o Judaísmo Masortí, se forma en el continente americano, específicamente en Estados Unidos. Surge a partir de la fusión del Judaísmo Ortodoxo y el Judaísmo Reformista. Para el Judaísmo Conservador la religión constituye una región en Israel, la cual representa no sólo una nación particular, sino que se distingue a partir de la práctica y las tradiciones doctrinales ante el resto.

Otra particularidad por la que surge este tipo de judaísmo tiene que ver con su posición frente a los excesos reformistas, por lo que se cimienta ante estos acontecimientos. Para el Judaísmo Conservador la educación secular, así como la interacción con el mundo y el método científico son ambientes que pueden ser explorados por el judío pero en los que, de ninguna manera, el judío debe dejar de serlo.

Conoce más de Judaismo Conservador aquí.

Judaísmo Humanista Secular

En esta rama se ubican todos aquellos integrantes del pueblo judío que lo son por ascendencia, no obstante, la práctica de las leyes judías y todo lo que determina, no es un punto de total interés para ellos. De hecho, una gran parte de los pertenecientes al Judaísmo Humanista Secular, pertenecen a otros espacios, por lo que el judaísmo, en sí, representa tan solo una porción de lo que configura su identidad.

Dentro de las características más importantes del Judaísmo Humanista Secular, se encuentran:

Para esta corriente el ser humano es visto como el centro de la vida y del mundo judío, lo que contraría a otras ramas en las que es Dios quien ocupa este espacio.

El comportamiento y la conducta dentro de la vida del individuo no están determinados por las leyes de la religión, por lo que no rigen su vida directamente.

Los libros y textos religiosos de este judaísmo son concebidos como fuentes de inspiración para aspectos como el respeto, el amor y la ayuda al prójimo, la justicia, la libertad, la tolerancia, la solidaridad, y otros valores que se deben construir.

Conoce más del Judaísmo Humanista Secular aquí.

Judaísmo Caraíta

La corriente Caraíta se distingue especialmente por presentarse como la forma primigenia en la que el Judaísmo se constituye a partir de las prescripciones entregadas por Dios en la Torá, razón por la que se rechaza cualquier tipo de modificación o alteración posterior dentro de la misma, como la Ley Oral Rabínica. Dado que son vistos como judíos por el Estado de Israel, los seguidores de esta rama están cobijados por el Derecho Israelita de Retorno, un derecho que cubre a todos los judíos sin importar la región en la que se encuentren y mediante la cual podrán regresar a Israel y tener la ciudadanía de este lugar.

Para el Judaísmo Caraíta la interpretación acerca del texto sagrado, es responsabilidad de cada uno de los individuos, por lo que este proceso se construye desde la contextualidad de cada uno de los seguidores. Los seguidores de la escritura, según la raíz de su nombre, tienen como máxima autoridad la Tanaj.

Conoce más de Judaísmo Caraíta aquí.

Judaísmo jasídico, Admor líder espiritual

Conoce más de judaísmo jasídico aquí.

Judaísmo reconstruccionista, la reinterpretación de los conceptos hebreos

Conoce más de Judaísmo reconstruccionista aquí.

Textos sagrados del Judaísmo

Además de la Torá, libro que se ha mencionado bastante, existen otros libros que son fundamentales dentro de la doctrina judía. A continuación presentamos cada uno de ellos:

La Torá

En hebreo hace referencia a “enseñanza” o “doctrina”, reúne una serie de preceptos que configuran el fundamento y la base del judaísmo desde sus inicios. Según la religión judía la Torá es la Ley en la que se construye la vida del creyente, puesto que se trata de la enseñanza divina y la revelación a través de la cual Dios nos guía y que, es entregada al pueblo de Israel por intermediación de Moisés, por lo que a menudo también se atribuye el nombre de la Ley de Moisés.

El libro reúne textos en los que se trata temas como la creación de la Tierra y la existencia del ser humano. La Torá está constituida por cinco libros, por lo que también recibe la denominación de Pentateuco en nuestro idioma, presentando la Ley de Vida para todo el pueblo judío, estos son:

El Génesis (Bereshit) que significa  “En el comienzo”

El Éxodo (Shemot) que significa “Nombres”

El Levítico (Vayikra) que significa  “Y llamó”

 Los Números (Bemidbar) que significa  “En el desierto”

El Deuteronomio (Devarim) que significa “Palabras”, “Leyes” o “Cosas”

El Talmud

Se trata de un texto en el que se construye La Ley Oral, llamada así: Halajá-Mishná-Agadá-Talmud Babli, pues contiene las discusiones rabínicas principalmente, en cuanto a las leyes, costumbres, tradiciones, narraciones, historias, leyendas y prácticas del Judaísmo. Aquí se reúne toda aquella información que fue transmitida a través de la oralidad y que pasó de generación en generación con el paso del tiempo. El Talmud recopila en su totalidad, los temas que han sido tratados dentro de la Biblia, pues aunque no los contradice, los cuestiona y explica.  Dentro de las órdenes del Talmud, se encuentran:

Semillas (Zeraim): explica cómo todo está relacionado con la actividad de la agricultura, así como también otros aspectos dentro de los diezmos, las donaciones y bendiciones que se hacen tanto en Israel como fuera del territorio.

Festividad (Moed): en esta parte trata todo lo que tiene que ver con las festividades y celebraciones de la religión judía.

Mujeres (Nashim): aquí contiene todos los aspectos que están relacionados con la vida de la mujer, especialmente enfocado en la vida matrimonial, en la familia y en el proceso del divorcio.

Daños (Nezikín): reúne todo lo que tiene que ver específicamente con las leyes de la religión, así como las conductas negativas que tienen que ver con la ley civil.

Santidades (Kodashim): se refiere a todo lo que está relacionado con la práctica de rituales y los cultos, especialmente en el Templo de Jerusalén.

Purezas (Tohorot): esta última parte explica todo lo que tiene que ver con los rituales en los que se busca la pureza y otras prácticas relacionadas con ella.

Existen dos versiones del Talmud. Por un lado está el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia. En las versiones se construye el texto a partir de las narraciones orales que se recogen provenientes de los eruditos de las academias rabínicas iniciales.

La Halajá

En este texto se reúnen una serie de elementos que hacen parte tanto de las creencias y todas las prácticas religiosas del Judaísmo, así como también de los aspectos que hacen parte de la vida cotidiana del judío. Así, La Halajá contiene las reglas religiosas para el judaísmo, las cuales reúne a partir de la tradición oral y escrita del texto la Torá. El texto contiene los siguientes elementos:

Mandamientos de la ley rabínica y talmúdica

Tradiciones que son recopiladas en el Código de Ley Judía

Una guía sobre la que se basa la conducta o la forma en la que se debe comportar el judío, de ahí la raíz de su palabra que hace referencia a “comportarse” o “caminar”, asociada a una traducción mucho más precisa del texto como “la forma de comportarse”.

La Halajá se ha convertido en uno de los textos más importantes, dado que ha servido a las comunidades judías como una guía sobre la cual se posan aspectos de la vida tanto en la parte legal, como en la religiosa, a partir del judaísmo rabínico. El texto está dividido en varias categorías de leyes:

Leyes bíblicas: constituye las leyes que hacen parte del Pentateuco, la Torá.

Leyes “divinas”: aunque si bien no se encuentran escritas dentro de los textos bíblicos, reúnen las leyes que fueron transmitidas de Dios a Moisés.

Leyes rabínicas: llamadas también como leyes “de rabanan”, son todas aquellas prácticas que fueron entregadas por los rabinos del Talmud.

El Tanaj

También es llamado Canon Palestinense, o la Biblia Hebrea, dado que Mikrá, como se suele llamado, hace referencia “lo que es leído” o “lectura”. El Tinaj se establece hacia el siglo II dentro de la era cristiana, a partir de la decisión de un grupo de sabios rabínicos que consiguen huir de la persecución en Jerusalén y que fundan la nueva escuela en Yamnia.

La construcción de los libros bíblicos hebreos implicó la expulsión de varios otros libros que se conocen como deuterocanónicos, haciendo referencia a “segundo canon”, mientras que el Tanaj, protocanónico, significa “el primer canon”.

En este texto se reúnen los 24 libros canónicos en los que se fundamenta el Judaísmo como religión y estilo de vida, reuniendo todo lo que en el cristianismo es tomado dentro del Antiguo Testamento.

Símbolos de la fe judía

En la religión judía se encuentran varios símbolos con los que se asocie esta fe, estos son:

Talit: se trata de un manto especial para la práctica de plegarias que son vestidas por los judíos durante las oraciones, especialmente en las oraciones que se realizan en la primer hora del día. El Talit es fabricado con lana de seda y cubre la mayor parte del cuerpo del judío.

Tefilín: son dos cajas pequeñas elaboradas de cuero que se colocan desde el Bar Mitzvá. Simboliza la relación con Dios desde el momento en el que es colocado, así cómo su presencia rige en la vida del judío dentro de sus acciones, sentimientos y pensamientos.

Menorah: consiste en un candelabro o lámpara compuesto de siete brazos que, dado el número, simboliza la perfección para la fe judía. Esto, asociado con la orden de Dios a Moisés con respecto a la luz eterna y los siete brazos. También es asociado a los arbustos en llamas que Moisés observó en el Monte Sinaí. Este símbolo aparece dentro del escudo del Judaísmo.

Kipa: sin duda es uno de los elementos más característicos de la tradición judía. Consiste en una especie de gorro que usan los hombres judíos como práctica para el ingreso hacia los templos. No obstante, poco a poco empieza a ser de uso obligatorio para todos aquellos, judíos o no judíos que quieran ingresar a espacios sagrados como las sinagogas, los cementerios y otros espacios de gran valor para la fe judía, mientras que existen otros que lo usan en cualquier ocasión. Durante los últimos años, la kipá ha sido también empleada para el uso femenino, especialmente para las corrientes no ortodoxas del judaísmo.

Mezuzá: es una caja pequeña o un tipo de tubo en el que se encuentran varias oraciones contenidas, lo que simboliza la práctica del judaísmo dentro de la casa. A menudo, en la parte externa de la caja suele estar el escrito SH-D-I (Shadai), que representa uno de los nombres con los que se refieren a Dios.

Ketubah: dada la importancia de la unión en matrimonio para los ojos de la fe judía, el Ketubah es un contrato en el que se explican las obligaciones que tienen tanto el hombre como la mujer, dentro de la vida marital. En caso de que este contrato se pierda, es necesario recurrir a la redacción de un nuevo documento.

Jupa: es una tela que se encuentra sostenida por cuatro varas que, a menudo, suele estar en las bodas para representar la apertura de la casa de los recién casados. Para ello, ingresa primero el hombre simbolizando la figura de Adán al ser el primer hombre que entra en la Jupá donde posteriormente, entra Eva, la mujer del matrimonio.

Estrella de David: es quizá la figura más importante del Judaísmo, la cual empieza a ser utilizada por las comunidades para identificarse durante la Edad Media. También suele recibir el nombre de “escudo de David” o “sello de Salomón”. Una vez se establece el Estado de Israel, la estrella de David dentro de la bandera blanca y azul, se toma en el símbolo más importante para el estado.

Jai:significa la palabra “vivir” del hebreo. Se trata de un accesorio o adorno de joyería que suele estar presente en colgantes o medallas y que se presenta como uno de los fundamentos más importantes dentro de la religión, puesto que la vida en el judaísmo contiene una gran importancia en la medida en la que es regida por Dios.

Shofar: es una especie de trompeta elaborada con el cuerno de un tipo de animal kosher, gacelas, cabra, antílope y carnero. El shofar suele usarse en celebraciones y fiestas judías, además de otros eventos en otras religiones judeocristianas. Es uno de los instrumentos más antiguos de viento.

 

judaismo practicas

 

Prácticas y costumbres

Romper platos y copas: especialmente durante las bodas, los judíos suelen llevar a cabo la práctica de romper platos y copas, proceso mediante el cual simboliza la destrucción y caída del templo de Jerusalén y cómo este aún se encuentra en exilio esperando la guía para llegar a la tierra prometida.

Por otro lado, las madres del esposo y de la esposa, suelen quebrar platos durante la ceremonia para simbolizar que, en caso de que algo se rompiera dentro de la unión de sus hijos, bastaría con el plato que se ha roto.

Templos sagrados de la fe judía

En la religión judía existen varios sitios considerados sagrados para la práctica de sus rituales y ceremonias, por lo que cuentan con gran importancia dentro de los creyentes. Los espacios más importantes del judaísmo se dividen en:

Las sinagogas: son un tipo de espacios usado con frecuencia para el servicio religioso comunitario, así como también para reuniones donde se toman decisiones de suma importancia dentro de la comunidad que las rodea. Los creyentes suelen reunirse en estos espacios tres veces a la semana. En ocasiones las sinagogas también se convierten en espacios de estudio para los judíos.

Sitios de retiro espiritual: a menudo se trata de viviendas de personas que se han consagrado al culto, con frecuencia a través de la oración y de otros eventos que están relacionadas con los preceptos que dictamina la religión. Se convierten en sitios especiales para las comunidades.

Camposantos: estos lugares están dedicados a honrar a los ancestros. Se trata de cementerios que posteriormente tomaron una importancia sumamente alta en cuanto a la consolidación como espacios sagrados para el judaísmo.

El muro de las lamentaciones: conocido también como Ha-Kotel Hamaaravi, es uno de los sitios más importantes dentro de la fe de la comunidad en Jerusalén. Construido por el rey Herodes, es el último vestigio que queda en pie de lo que sería el Segundo Templo. La práctica religiosa consiste en reunirse frente a la gran pared como símbolo de la lamentación por la pérdida del templo, razón a la que debe su nombre. Los fieles se reúnen para orar y realizar peticiones que, en muchas ocasiones llevan escritas en papel y que colocan dentro de las grietas del “Muro de las Lamentaciones”.

Sinagoga Bet Hakneset: significa la “casa de la asamblea”, y se construye con el fin de dedicarlo a un lugar para la reunión y la oración de la comunidad consolidada, una edificación como equivalente para lo que era el Templo de Jerusalén.

El monte Garizim: también conocido como Monte Guerizim, es uno de los montes más importantes para la religión. Llamado así dado que hace referencia a la Casa de Dios, elegido por los fieles como el sitio para construir un santuario elegido por la deidad.

Templo de Salomón o Templo de Jerusalén: fue el santuario más importante dentro de  toda la comunidad judía. En el Templo de Jerusalén se encontraba el candelabro de los siete brazos, Arca de la Alianza, además de otra serie de elementos que se usan en la religión con el fin de realizar rituales y cultos dentro de la fe durante la Edad Antigua.

Otros sitios sagrados

La Cúpula de la Roca: su importancia dentro del judaísmo está relacionada con el lugar donde el rey Salomón construye el primer templo, llamado también el Santo de los Santos. Los creyentes del judaísmo consideran este espacio como un edificio santo que fue construido antes de la aparición del Islam.

Se considera que en la actualidad existen cerca de quince millones de judíos, donde un tercio de la población se encuentra en el Estado de Israel, el resto está ubicado en otros países y continentes. Por su parte, el judaísmo no se presenta solamente como una religión más, sino como un estilo de vida que hace parte de la tradición de Israel, así como de la nación y de la cultura de la región.