Salafismo: en qué consiste, cómo surgió, principios y más

¿En qué consistió el salafismo?

Se trata de una de las corrientes que hacen parte del Islam, caracterizada por ser una de las vertientes más estrictas con respecto al seguimiento del Corán, el texto sagrado de la religión, además de otras escrituras de gran importancia.

salafismo

El salafismo cuenta con tres divisiones, cada una de ellas diferenciada por una serie de aspectos que nos distan exageradamente del Islam, entre las que se encuentran los quietistas, el salafismo político y finalmente el yihadismo. En general, hablamos de una corriente religiosa que rechaza la innovación religiosa y aboga por el regreso de los principios del islam marcados por el profeta Mahoma, bajo la idea de que Dios es único y deja de lado la lógica y los deseos humanos.

Aquí puedes conocer más sobre el Sunismo

¿Cómo surgió el salafismo?

Se cree que el salafismo surge de la expresión árabe al salaf al salih, que hace referencia a los antepasados devotos, idea que señalaba las primeras tres generaciones de musulmanes. Sin embargo, la primera expresión de esta corriente surge hacia el siglo IX con los denominados seguidores de las narraciones proféticas, Ahl al Hadith, los cuales defendían las interpretaciones textuales de los textos sagrados, así como las enseñanzas de Mahoma, el profeta.

Entre sus figuras más importantes resalta Ahmad bin Hanbal, un jurista y teólogo que fundaría más tarde el hanbalismo, considerado una de las corrientes más estrictas del Islam, caracterizada por el rechazo a la opinión personal introducida dentro de la interpretación de las escrituras sagradas.

El término aparece como movimiento por primera vez en el año 1919 por Louis Massignon, quien lo define como “grupo de reformistas islámicos” y más tarde se usaría el término en la teoría con el neologismo “Salafismo”. En la actualidad es considerado un movimiento multifacético que tiene participación no solo en el aspecto religioso, sino también en el social y el político.

Esto se debe fundamentalmente a las facciones en las que se ha dividido y sus distinciones. Entre ellos encontramos el salafismo quietista que es conocido como el salafismo de predicación, también está el salafismo político también conocido como salafismo activista y la tercera división es el salafismo yihadista, conocido también como salafismo revolucionario.

Principios más importantes del salafismo

Es necesario mencionar que muchos de los principio sobre los cuales se ha construido el salafismo se han interpretado y aplicado de distinta forma, especialmente si tenemos en cuenta sus facciones. Sin embargo, partiendo de una misma fe, es posible identificar aquellos rasgos en los que coinciden, estos se presentan a continuación:

Seguimiento del Corán

Esta es quizá uno de los aspectos más importantes de la corriente, dado que los fieles siguen de manera estricta y literal los principios que se encuentran en el Corán, el texto sagrado de toda la religión musulmana. Este texto reúne las enseñanzas de Mahoma y también de las tres primeras generaciones de seguidores, los salaf.

coran seguimiento

Es por ello que en la interpretación de los textos se rechaza cualquier intento de subjetividad del ser humano. Así, la interpretación de las palabras y principios se hace de manera literal en cualquiera de las escrituras sagradas. Sin embargo, existen grupos que discrepan de la interpretación de varios de los mandatos allí escritos y en esos casos, suelen aplicar métodos distintos a los sucesos que deben enfrentar.

Ausencia de subjetividad humana

Siguiendo la línea anterior, los salafistas buscan regresar a los principios señalados por los salaf, de tal manera que se deje de lado cualquier tipo o ingreso de la subjetividad humana en medio de la interpretación de los textos religiosos. Los safistas consideran que solo existe un islam verdadero y es posible alcanzarlo si se vuelve a las primeras generaciones de la religión.

Figuras importantes del salafismo

Es posible identificar una serie de personalidades que se destacan dentro de la fe, muchos de ellos por ser líderes de grupos en sus distintas facciones, así como califas, militantes religiosos e influyentes. Entre ellos encontramos a Osama bin Lade lideró al-Qaeda, Rabee Al-Madkhali, Abu Qutada, Juhayman al-Otaybi, Muhammad ibn al Uthaymeen, Abu Bakr al-Baghdadi, califa, Abd al-Aziz ibn Baz, Gran Muftí de Arabia Saudí, Abdullah el-Faisal, entre otros.

Divisiones del salafismo

Como mencionamos, esta corriente está dividida en tres tendencias que han surgido con el paso del tiempo. Está el salafismo quietista, el salafismo político y finalmente el salafismo conocido como salafismo yihadista. Es importante destacar que cada uno de los grupos se ve a sí mismo como el único salafismo verdadero, razón por la que no reconoce cualquiera de las demás divisiones.

Veamos en qué consiste cada una de estas divisiones y cuáles son sus creencias más importantes:

Salafismo quietista

Constituyen el grupo más amplio del salafismo. Esta división exalta la importancia de mantener la pureza en la fe musulmana a partir de las enseñanzas de las sagradas escrituras y el seguimiento de las primeras generaciones de seguidores del profeta Mahoma.

tipo de salafismo

Esta división no cuenta con una participación política, dado que consideran que involucrarse en este ámbito posibilita asuntos que se rechazan como la injusticia, la corrupción, las guerras civiles y la división de la comunidad. Sin embargo, algunos quietistas expresan su apoyo ante la creación de Estados islámicos, siempre y cuando la sociedad esté lo suficientemente preparada, lo que consideran que tomará mucho tiempo. Así, los asuntos de carácter político deben resolverse por medios religiosos.

Medios de solución

Para los quietistas los elementos de soluciones para conflictos políticos constan de la educación religiosa, la predicación junto con las actividades misioneras, y finalmente la purificación.

Líderes religiosos

Con la ausencia de una participación política formal, los líderes se encargan de brindar asesoría a sus gobiernos respectivos. Es importante considerar que las relaciones pueden variar de acuerdo al país.

Visión de occidente

Con el fin de evitar, como ellos consideran, la destrucción del islam a partir de los modos de vida occidentales, los quietistas optan por la elaboración de un programa ideológico pacífico que tiene la intención de evitar valores y actitudes occidentales, pues hacerlo llevaría a desviarse del camino correcto. Limitan sus relaciones con Occidente, pero también con otras facciones del Islam, considerándolos erróneos en sus estilos de vida.

Salafismo político

El origen de esta división se sitúa en Egipto hacia el año 1950 luego del intento de atentado en contra del presidente Gamal Abdel Náser. Tras una persecución de los miembros de la organización, muchos de ellos empiezan a exiliarse en Arabia Saudí, donde incorporan una serie de actividades con más contacto con la política, de manera que surgirá una división contraria al salafismo quietista, alejada de estos asuntos y que era mayoría en el país. Es así que desde el año 1980 inicia una mayor ampliación del grupo con simpatizantes de universidades y empieza a ganar popularidad en otras zonas como Argelia y Kuwait, además del país de ubicación.

En cuanto a su relación con el salafismo quietista, los salafistas políticos no cuestionan a esta división con respecto a su conocimiento religioso y prácticas, pero sí critican el consolidarse como una división aislada del mundo de hoy, lo que, consideran, les lleva a cometer errores en términos de política nacional y sus relaciones internacionales.

Protección de la pureza islámica

Los salafistas políticos resaltan la importancia de mantener y proteger la pureza del Islam. Para ello, consideran que es necesario participar en los asuntos políticos, aspecto que realizan a partir de la creación de partidos políticos, participación en protestas, elecciones, debates y manifestaciones. De este modo, argumentan, mientras haya un mayor conocimiento acerca de los asuntos nacionales e internacionales de la actualidad, mejor preparados podrán estar para aplicar su credo al contexto inmediato.

Rechazo de la violencia

Esta división del salafismo rechaza todo acto de violencia procedente de otras divisiones, particularmente del salafismo yihadista. Los seguidores del salafismo político sostienen que el acceso al poder debe lograrse a través de medios pacíficos como lo son la creación de asociaciones y sindicatos.

Credo del salafismo político

Igual que el salafismo quietista, sostienen su credo en la unidad de Dios. Rechazan aspectos como el politeísmo y las influencias de otras culturas enemigas de la fe musulmana. Así, sus enseñanzas están basadas en el seguimiento de los principios que dictan las sagradas escrituras como el Corán y las enseñanzas proporcionadas por Mahoma y su primera generación de seguidores.

Salafismo yihadista

Esta es una división relativamente reciente que inicia su surgimiento vista como una facción marginal, pero esto no impidió su crecimiento a tal punto de que hoy es una de las divisiones más visibles, en especial por su constante aparecimiento dentro de los medios de comunicación. Ha sido una división principalmente conocida por el uso de la violencia a la que se ciñen para establecer sus ideales y con ello los Estados islámicos.

Es considerada una facción mucho más radical que las demás en el Islam, dado que recurren al sudo de la violencia. Uno de los factores se debe a que se basan en los escritos de pensadores como Sayid Qutb con inclinación radical y que hacía parte de los Hermanos Musulmanes. Se dice que aparece como reacción ante el rechazo generado en el mundo del Islam tras el fracaso de los Estados árabes con Israel durante la Guerra de los Seis Días. Sin embargo, es hasta llegada la década del 90 cuando su ideología empieza a ganar reconocimiento.

Visión sobre otras facciones

Los salafistas yihadistas reconocen de los quietistas su conocimiento en asuntos de la religión, además de considerar que son una facción consciente del contexto actual en el que se encuentran, no como lo critican los salafistas políticos, y observan su práctica como un modo de ocultarlo a la población como los agentes del régimen saudí.

Credo de la facción

Otro aspecto importante que se debe resaltar es que se ven a sí mismos como los ulemas verdaderos, pues son quienes están dispuestos a ponerse en sacrificio por defender su fe apelando al uso de la violencia, lo cual también es usado como un instrumento político. Además, consideran que su división es la única capaz de regresar al islam ultraconservador, lo cual les permitirá llevar el verdadero mensaje de Alá.

Búsqueda de califato global

Para los salafistas yihadistas, los mayores enemigos considerados como corruptos son de Occidente, principalmente los Estados Unidos e Israel. Es por ello que se busca el establecimiento de un califato global desde la transformación que sufrió el yihadismo con la guerra de Afganistán. Hoy es posible identificar el surgimiento de ramas en otras regiones como Asia, África y Oriente Próximo.

A pesar de importantes acontecimientos atribuidos a la corriente, el salafismo continúa siendo una corriente ideológica no conocida popularmente. En muchos casos esto se debe al poco conocimiento sobre la corriente, así como la distancia entre los medios de comunicación con la corriente, atribuyéndole principios, en algunas ocasiones, alejados a sus propios principios.