Sunismo ¿Su origen, creencias, símbolos, profetas? y más

Sunismo: ¿cómo surge, en qué creen y cómo se distingue del Chiísmo?

 

¿Qué es el Sunismo? Es una de las más fuertes creencias procedentes del Islamismo, siendo el grupo mayoritario de la comunidad musulmana. Su nombre surge de la devoción que practican hacia Sunna, un conjunto de enseñanzas que con El Corán, configuran las dos fuentes más importantes de revelación de Dios y sobre las cuales se cimientan sus creencias y fundamentos.

La principal escuela del Islam considera que el profeta Muhammad no asigna a alguien como sucesor, por lo que la decisión sobre el califato se deja en criterio de la comunidad musulmana. La mayoría de los seguidores de esta rama del Islam están ubicados en países como Irak, Bahréin, Irán y Azerbaiyán.

 

sunismo

 

Historia del Sunismo y su significado

Partiendo del surgimiento del término, “Sunismo” procede de “سنة”, que hace referencia a “Tradición”. En el contexto de la concepción islámica, el término puede significar varias cosas a la vez, como lo pueden ser: actos recomendables, las reglas universales de Dios, obras y actos religiosos, la conducta del profeta así como de sus seguidores y la conducta más los dichos del profeta. No obstante, el término empezó a usarse y conocerse cuando las primeras personalidades del Sunismo lo utilizan para realizar una distinción con respecto a las demás escuelas del Islamismo. Otra parte de su significado está relacionado con la expresión: “Ahl as-Sunnah ul-Muhammad wa’l-Jamā‘ah”, que hace referencia a “Pueblo del ejemplo de Mahoma y de la Comunidad”.

En cuanto al origen mismo del Sunismo, debemos tomar como punto de inicio que el Islam es una de las religiones monoteístas más grandes del mundo. Nace en el año 610 d.C en Arabia, dato que se obtiene según la revelación a Mahoma del Arcángel Gabriel cuando estaba en el monte Hira. Así, la revelación se comparte a partir de los versículos que reciben el nombre de aleyas y que, contienen capítulos denominados Suras, los cuales componen el texto sagrado del Corán.

Un punto determinante en el Sunismo es la muerte de Mahoma en el año 632 d.C, momento en el que sus seguidores empiezan a preguntarse quién ocupará su lugar. Posteriormente pasan los primeros tres califas en el siguiente orden: Abu-Bakr, Omar y Uthman. Con el asesinato del último, el yerno y primo de Mahoma, Alí Ibn Abi Talib, decide reclamar los derechos sucesorios, por lo que luego pasa a ser el siguiente califa. Sin embargo, esta decisión no fue apoyada por todos y de hecho, es fuertemente cuestionado con la oposición encabezada por Mu’awiya, quien era el gobernador de Siria y uno de los integrantes del clan Omeya. Esto produjo el enfrentamiento entre los dos grupos dentro de lo que se llamó la Batalla de Siffin durante el año 657, que termina con la derrota de los partidarios de Alí y posiciona a Mu’awiya como el nuevo califa. Más tarde, con el asesinato de Alí en el año 661 se reconoce como sucesor a su hijo Hussein. No obstante, en el año 680 muere en la Batalla de Kerbala, hecho que desencadena la aparición de los dos grupos y las escuelas más importantes de la religión del Islam: los chiíes y los suníes.

Si bien esta división significó la fractura determinante de escuelas del Islamismo, lo cierto es que una gran parte de la comunidad decidió integrarse en el Sunismo, de forma que representan más del 80% de la comunidad musulmana. Sus creencias están basadas de acuerdo a El Corán, pero también a la Sunna, y su colección de enseñanzas, dichos y demás contenido que es atribuido a Mahoma y que se transmite a través de la oralidad de sus familias y comunidades religiosas. Esto, mientras que los chiíes toman a Alí como quien inicia la línea sucesoria de Mahoma.

Escuelas de la ley suní

La creación de las escuelas en las que se dividió el sunismo fueron creadas por estudiosos musulmanes de gran prestigio durante los primeros siglos del Islam, gran parte de ellos inclinados hacia el sunismo. Una parte importante de los seguidores de esta rama religiosa consideran que no existe nadie que esté a la altura de quienes fundan los cuatro Madhabs, siendo esta la forma tradicional con la que se interpreta la ley islámica.

Estas escuelas son:

Hanafí: admite la analogía como una especie de fuente para el Derecho. Se basa dentro del trabajo de Abu Hanifa, un teólogo y jurista musulmán, de quien también recibe su nombre.

Malikí: llamada también como la “Escuela de Medina”, siendo quizá la escuela más importante del sunismo, es fundada por Malik Ibn Anas Ibn Shafi. Se caracterizó por ser muy rigurosa, aunque acepta los hadices.

Shafi’i: es una escuela mucho más flexible y quizá la menos rigurosa del Islam sunista. Creada por el alumno de Malik, Shafi’i, funda también la jurisprudencia religiosa y en ella se acepta el razonamiento analógico como fuente de derecho, así como el consenso.

Hanbalí: es considerada la escuela más rigurosa, fundada por Ahmad bin Hanbal, alumno de Shafi’i. El Corán y la Sunna son ley pero no la única fuente del derecho. Optan por la aplicación y la interpretación literal del Islam.

 

doctrinas-sunismo

Fundador del Sunismo del Islam

Según la tradición del Sunismo, Mahoma es quien pronostica el nacimiento de Malik, que es quien se convierte en el principal erudito en relación con las tradiciones proféticas, así como el fundador de las cuatro escuelas de jurisprudencia del Sunismo, lo que fue llamado como la Escuela de Malikí.

Fue un jurista de Medina, pero también partidario de los Omeyas, también conocido como Califato de los Omeyas, el linaje árabe que ejerce el poder de Califa, razón por la que su doctrina tiene una gran influencia en el territorio español.

Malik Ibn Anas nace en la ciudad de Medina y se convierte en uno de los principales estudiadores de las tradiciones proféticas, tanto que aplicó la “vida legal” a la creación de un método sistemático de jurisprudencia musulmana que sería de gran valor no solo en su tiempo y territorio, sino que pronto empieza a expandirse. Fue conocido como el Imam de Medina.

Por su labor, se convirtió también en el fundador de las cuatro escuelas legales ortodoxas de la Ley del Sunismo. Sin embargo, uno de sus logros más importantes en la escuela del Islamismo, tiene que ver con la compilación que realiza en El Muwatta o también llamado Muwatta Imam Malik, la primera colección escrita en la que se encuentran temas de la ley islámica que contiene colecciones de hadices sunitas más antiguas. Allí, con las colecciones de los primeros libros de leyes, Malik intenta realizar un estudio partiendo de la ley y la justicia, el ritual y la práctica entorno a la religión y de esta manera, crear una norma teórica que permita aplicarse dentro de asuntos que no pudieron ser resueltos desde el punto de vista sunna.

Aún con la participación posterior de estudiosos como lo fueron Tahawi e Ibn Hazm, dentro de lo que se relacionaba con el cuestionamiento de la identificación del sabio de las tradiciones, Malik continúa liderando la interpretación que más logró extenderse. Esto es evidente desde la veneración de Malik dentro de la historia islámica como una de las figuras más importantes dentro de las escuelas tradicionales que fijan el pensamiento del sunismo, designándolo comúnmente como un tipo de santo.

Principios, enseñanzas y creencias del Sunismo

Una de las principales características del sunismo, tiene que ver con la creencia y el reconocimiento de Alí como el cuarto califa luego del reinado de los anteriores: Abu-Bakr, Umar y Otman. Sin embargo, la comunidad no le proporciona ni le atribuye ninguna condición especial o divina como sí es el caso de la escuela con la que más discute, el Chiísmo.

Su creencia principal se basa en las enseñanzas que están dentro de El Corán, así como también en las leyes y las tradiciones que fueron practicadas y entregadas por Mahoma.

Doctrinas del sunismo

Estas son las principales doctrinas que se reúnen dentro de la tradición suní en cuanto a su comunidad:

Tanto el Profeta Mahoma como su revelación a través de El Corán y La Sunna, son la máxima autoridad para sus creyentes.

Los hádices de sonido son un componente esencial para que El Corán pueda utilizarse como una de las bases en cuanto al buen juicio con relación a los temas de disputa, por lo que no puede usarse sin ellas.

Los versículos que se encuentran en El Corán solo serán interpretados dentro del propio contexto del mismo texto sagrado. 

El pensamiento racional relacionado con El Corán está sujeto y subordinado a la revelación. Es así que, si el Corán o La Sunna ofrecen un juicio claro sobre cualquier tema, el creyente está en la obligación de cumplir y seguir la sentencia. En caso de que no haya un juicio claro, será necesario recurrir a la opinión racional dentro de las enseñanzas del Corán.

Son legítimos los cuatro primeros califas y gobernantes de la comunidad primitiva para el sunismo.

Las obras y la fe son elementos inseparables.

Dios puede ser visto para el ser en la vida después de la muerte.

Todo lo que tiene lugar en el mundo es resultado del plan divino de Dios.

 

Las cinco leyes fundamentales 

La comunidad suní está en la obligación de cumplir y aplicar siempre las cinco leyes fundamentales del Islam, entre las que están:

La declaración de shahada o de fe

El rezo de cinco veces repartidos durante el día

La peregrinación a la Meca (al menos una vez en la vida)

La práctica de acciones de beneficencia y en ayuda al otro

La práctica de ayuno durante el período de Ramadán

Sunismo y el califato

Uno de los principales aspectos que logra establecer las más grandes diferencias entre la escuela sunita de las demás proyectadas desde el Islamismo, es precisamente la cuestión del califato. Dentro de la tradición del Sunismo, se concibe que después del profeta Muhammad fueron solo cuatro los califas que tienen legitimidad en el liderazgo de la comunidad musulmana. Sin embargo, otra de las escuelas cuyos pensamientos difieren, el Chiísmo, considera que a partir de las narraciones y las evidencias se designa a Imam Alí como el sucesor inmediato del profeta Muhammad una vez este muere.

Por otro lado, una gran parte de la comunidad considera que cualquier persona que posea facultades como la inteligencia y la bondad, puede convertirse en uno de los descendientes, mientras que el chiìsmo señala que solo son descendientes aquellos que tengan sangre directa del profeta Mahoma en sus venas, pues son los únicos que pueden ser los líderes.

Organización del sunismo

A diferencia del Chiísmo donde existe una estructura o clero jerárquico con la participación de entidades y administración de la fe que preside la actitud social y política, el sunismo no cuenta con una autoridad reconocida propiamente dentro de la organización social, por lo que se considera como una rama mucho más dispersa. Sin embargo, la comunidad cuenta con administraciones e instituciones que son legítimas dentro de los creyentes, entre las cuales se encuentran principalmente la Meca, Medina y finalmente la Universidad de al-Azhar de El Cairo.

Por otro lado, en cuanto al nivel sociopolítico del sunismo es mucho más compacto, pues de hecho es la principal escuela del Islam y cuenta con la mayoría de la comunidad musulmana, considerada así como la rama ortodoxa, pues respeta las enseñanzas del Profeta Muhammad, por lo que sus creyentes consideran que luego de él no hay otra forma de interpretar la misma religión.

También hay que mencionar que, dada su conciencia de unidad, toda la comunidad suní se reconoce como musulmán, razón por la que no hay enfrentamientos u otras divisiones que se enfrenten dentro de la misma escuela. No obstante, aparecen una serie de Escuelas de Jurisprudencia, como lo vimos hace un momento, que conviven y cuya validez es aceptada.

Sunismo: religión y política

Otro de los aspectos más importantes del sunismo tiene que ver con que no hay un límite entre la religión y la política, dado que la Ley Islámica funciona y rige la vida del ser humano, su vida cotidiana, permeando en todos los aspectos de su desarrollo en la tierra. Esta es la razón por la que los líderes del sunismo se rigen a los estados musulmanes, como lo es el caso de Arabia Saudita, que es el territorio que más está vinculado con la rama religiosa, así como otras naciones entre las que están Egipto, Yemen, Jordania y Catar.

Escuelas de teología y filosofía

Una gran parte de los estudiosos musulmanes empiezan a cuestionar una serie de temas que no encuentran dentro de los textos de El Corán, especialmente aquellos asuntos en relación con la filosofía, como lo eran la naturaleza de Dios, la existencia eterna del Corán y la aplicación del libre albedrío dentro del ser humano. Es precisamente esto lo que motiva la creación y el desarrollo de una serie de escuelas que permitan dar respuesta a estos cuestionamientos. Estas escuelas fueron tres principalmente: Athariyyah, Ash’ariyyah y finalmente Maturidiyyah.

Escuela Athariyyah: esta escuela surge con los primeros musulmanes, razón por la que no se reconoce un fundador en concreto. Aún así, se considera su máximo representante el imán Ahmad Ibn Hanbal, pues mantiene la escuela activa sosteniendo que Dios es como lo describe El Corán y las Sunnas, por lo que se liga a las pruebas dentro de las narraciones principales. De ahí que reciba su nombre a partir de “Athar” que hace referencia a “narración”.

Escuela Ash’ariyyah: es la escuela que más predomina dentro de la tradición, fundada por Abu al-Hasan al-Ash’ari. Se basa en la creencia de que la revelación divina está por encima de la razón del ser humano, por lo que enfatiza en que las órdenes proporcionadas por Dios y que se revelan en el texto sagrado, El Corán, así como la práctica y enseñanzas de Mahoma y las Sunnas, constituyen la fuente de la moralidad de la comunidad religiosa.

Escuela Maturidiyyah: esta escuela, fundada por Abu Mansur al-Maturidi, jurista, exegeta y teólogo, basa su pensamiento en que la existencia de Dios puede ser demostrada a partir del uso de la razón humana.

Sistema clerical

La comunidad suní no considera necesario contar con la existencia de un intermediario que se encuentre entre el creyente y Dios, por lo que no hay una representación del clero. Esto se debió principalmente a la libre interpretación que surge en el siglo XI, además de la abolición del califato suní, generado por el presidente turco y general Mustafa Kemal Ataruk, pues nadie puede hablar en nombre de Islam. Sin embargo, aparece una figura importante para los creyentes de esta escuela, los imames suníes, quienes ejercen la autoridad tanto en su región, como también en su país. De esta manera, cada uno de los creyentes pueden apropiarse del derecho de hacerlo también.

Sunismo y el monoteísmo islámico

Muchos eruditos han coincidido en que el surgimiento de la escuela del sunismo es también la culminación del monoteísmo islámico, además de destacar otras corrientes procedentes de esta extensa religión que, de alguna manera ha buscado otros caminos y se han desviado de las normas originales del Islam.

Dentro del sunismo la Unidad Divina no cuenta con la participación de los santos y mucho menos se le rinde culto a ellos. Sin embargo, aparece el culto a los mártires difuntos, que pueden ser tanto residentes de la Casa, así como parte de la familia del Profeta, o incluso una figura a la memoria y el culto a las tumbas.

sunismo monoteismo islamico

La obediencia

Para la comunidad suní es muy importante obedecer y seguir los juicios que sean pronunciados por El Corán, por La Sunna o por el profeta sobre cualquier tema. El suní está en la obligación de cumplir las sentencias que sean mencionadas. En caso de que no haya un juicio claro descrito en alguno de los textos, entonces solo así se puede optar por contar con una opinión de carácter racional, llamado también Itihad, que se trata de una consistencia con las enseñanzas descritas en El Corán.

El plan divino

Según la tradición del sunismo, todo cuanto ocurre está sujeto al plan divino de Dios, por lo que no es necesario cuestionar ni preocuparse por el curso que están tomando los acontecimientos y las situaciones, si se comprende que Dios está detrás de todo ello y que es parte de lo que tiene destinado para cada creyente.

Contacto con Dios después de la muerte

Para el creyente suní, la muerte, fijada como el tránsito inevitable del ser cuando fallezca, consiste en el próximo contacto que tendrá con Dios. De manera que una vez el ser muera, podrá ver a Dios.

Escrituras sagradas del sunismo: Corán y Sunna

 

Una de las particularidades más importantes del Sunismo, tiene que ver con el arraigo de dos textos sagrados, El Coràn y la Sunna, pues la comunidad que sigue esta escuela considera estos dos textos como las principales fuentes de conocimiento, pero también de revelación de Dios.

El Corán

Por excelencia es el libro más importante para toda la comunidad musulmana y aún con el surgimiento de otras escuelas dentro del Islam, sigue siendo de gran valor para los creyentes de estas ramas, incluyendo claramente la del sunismo. El Corán, según los musulmanes, contiene la palabra de Dios, la cual fue revelada al profeta Mahoma a través de las revelaciones generadas por medio del arcángel Gabriel. Estos textos fueron inicialmente transmitidos de forma oral y luego de forma escrita en trozos de cuero, de huesos o en hojas de palmeras. Esto tuvo lugar fundamentalmente luego de la muerte del Profeta, pues sus seguidores empiezan a recopilar las revelaciones de forma activa para poder darlas a conocer a los demás.

Composición del Corán: está organizado con una serie de 114 azoras (llamadas capítulos) que, están compuestas también con 6.236 aleyas (llamados versos), más 112 de los 113 bizmillas también conocidas como basmalas, que son las piezas con las que inician las azoras idénticas y no se enumeran. El Corán puede ser dividido en varias secciones que puedan facilitar la lectura, la memoria y la recitación de su contenido.

La Sunna

Es una de las escrituras más importantes de la comunidad suní, pues se trata de una colección que reúne dichos, enseñanzas, afirmaciones, aprobaciones o desaprobaciones realizadas por el profeta Mahoma, además de contar con la participación también de algunos de sus compañeros. Es la otra gran fuente de revelación de Dios, pues también en esta serie de textos están las bases sobre las que se cimienta la religión musulmana, así como la teología y el aspecto legislativo del Sunismo.

Sunna, según su término hace referencia a “forma de actuar”, “estilo de vida” o “camino”, según su procedencia en la Arabia preislámica. Es así que la Sunna es el modo de vida del profeta Mahoma, el cual empezó a denominarse simplemente como Sunna para referirse a la colección de textos en los que se narra la forma de actuar y de vivir del profeta. 

Si bien La Sunna no es solo del sunismo, sino que también es valorado por el chiísmo, lo cierto es que este texto tiene una gran importancia para ambas escuelas junto con El Corán. No obstante, cada una de las escuelas le atribuye a las colecciones y las reconoce como canónicas a distintas hadices contenidas allí.

Composición de la Sunna: cuenta con una serie de hadices que fueron dichos por el profeta Mahoma o que pueden describir su forma de vida. Los hadices, a su vez, están divididos en dos partes, la primera parte se encarga de relatar la línea de transmisión del hadiz que inicia con Mahoma, mientras que la segunda parte relata las acciones y los dichos del profeta.

Las colecciones de hadices eran transmitidos de forma oral, pero también de forma escrita, de manera que los maestros eran los encargados de transmitir toda la información hacia cada uno de sus aprendices dentro de las comunidades musulmanas. En cuanto a la colección de la Sunna canónica del sunismo, esta se encuentra conformada por seis libros principales que reciben el nombre de Kutub al-Sittah y que fueron tomados hacia el siglo IX después de Cristo. Estos son:

Sahih Bukhari

Sahih Muslim

Sunan Abu Dawood

Jami al-Tirmidhi

Sunan al-Sughra

Sunan ibn Majah

sitios sagrados sunismo

Sitios sagrados del Sunismo

Además de los lugares marcados como sagrados e importantes dentro del Islamismo en general, para el creyente del sunismo también son de vital importancia otros lugares como lo son las tumbas de los mártires difuntos, la gente de la Casa y también la familia del Profeta, dado que en estos espacios se practican cultos entorno a los que han fallecido. Estos lugares se convierten en sitios de veneración para que el creyente pueda conseguir su intercesión ante Dios.

Otro de los lugares sagrados para el creyente suní es sin duda la Mezquita, pues es el lugar de culto para todos los seguidores de la fe musulmana, conocidas por su nombre arábigo como masyid. Su principal propósito es convertirse en el lugar en el que los musulmanes puedan reunirse para llevar a cabo sus oraciones.

Se cree que en la actualidad, el sunismo sigue siendo la escuela del Islam con mayor población. El país en el que se encuentra la mayor cantidad de seguidores es Indonesia, aunque también se reconocen otros lugares con una fuerte presencia suní como lo es el territorio de Arabia.