Jariyismo: qué es, historia, fundador, doctrina, principios y más

¿Qué es el jariyismo?

El jariyismo, también conocido con el nombre de cariyismo, es una de las ramas más importantes del Islam. El término procede de jariyí, que hace referencia a “el que sale”, de manera que indica la deserción del año 657, momento en el que dejan el bando de Alí con la aceptación en el campo de batalla de Siffin de una decisión aplicada a este y su contrincante.

Es así que, por su parte, el jariyismo considera que la dignidad califal procede de la comunidad misma, razón por la que se debe elegir de forma libre al más digno para que sea el califa. Este es el principal aspecto con el que se diferencian de los suníes, quienes consideran que el califa debe ser un varón árabe de la tribu Quraish y de los chiíes que consideran que este cargo lo debe tomar el sobrino de Mahoma o alguno de sus descendientes.

Aquí puedes conocer más sobre el Islamismo

Historia del jariyismo

Se considera que el jariyismo surge en el momento en el que Alí, yerno del profeta, accede a someterse a la decisión de la comunidad frente a una batalla contra Muawiya. En este momento, un grupo de combatientes decide abandonar la batalla antes de que se sancione con en su presencia la decisión que consideraban, le correspondía a Dios y no a la comunidad.

jariyismo

A partir de este momento, muchos de los que eran partidarios de Alí abandonan luego de Kufa para unirse a los que primero habían dejado el campo de batalla. A quienes se desplazaron se les conoció como jariyíes, como mencionamos “los que salen”, aunque bajo el contexto en el que se desarrollaron los hechos, fueron conocidos como “heréticos” y/o “disidentes”.

Es así que empezó a construirse una corriente del Islam aparte de las dos principales, Chiismo y Sunismo, en la que prevalecían aspectos concretos como lo eran al consolidarse como una corriente igualitaria y austera, que además expresaba en su forma religiosa las reivindicaciones sociales. Ante este panorama, los invasores árabes observando el Islam ortodoxo, en este caso los berberes, encuentran en el jariyismo un espacio en el que podían manifestar su oposición.

Fundador del jariyismo

No se le adjudica a un musulmán, como tal, la fundación del jariyismo, sino que este surge en un momento determinado. Recordemos que la facción tiene su origen en el momento en el que una parte de los seguidores se niegan a someterse al arbitraje del enfrentamiento, alejándose de esta manera del chiismo y dando como punto de partida el jariyismo

Más tarde, se conoció que fue un seguidor del jariyismo quien asesina a Alí en el año 661, el mismo día en el que también se atenta contra la vida de Muawiya. Sin embargo, el segundo suceso no se completó y con ello la dinastía Omeya se estableció como califa. De esta manera, mientras los chiítas continúan su lucha basados en la idea de elevar a los hijos de Alí dignos de ocupar el califato, los seguidores del jariyismo o jariyíes continúan sus rebeliones contra los omeya, así como también siendo parte de la sublevación abbasí.

Principios más importantes del jariyismo

Además de la principal distinción de su elección de califa a partir de una toma de decisiones basadas en la libertad individual que conforma la comunidad, es necesario identificar otra serie de principios relevantes acerca de esta rama del Islam. Entre ellos tenemos los siguientes:

Apartarse de la fe

Esta rama del Islam considera que todo musulmán que se aparte de la ley, automáticamente deja de ser musulmán. En el caso de los califas, en caso de que esto suceda, es necesario que se destituya. Esta es quizá una de las razones por las que la religión, en particular, de esta rama, provocó un gran número de rebeliones contra los califas, en muchos casos sustituyendolos por abasíes o califato abasíes.

apartarse de la fe

Humanos en igualdad de condiciones

Otro de los principios de mayor relevancia del jariyismo tiene que ver con la percepción de todos los seres humanos. Para el jariyismo, todos los seres humanos son iguales, de manera que incluso condena a quienes se salgan del precepto. Esto ocasionó la condena de privilegios relacionados con la aristocracia quraish, establecidos en el reinado de la dinastía omeya.

Formación islámica estricta

Para los seguidores del jariyismo, la educación, así como también la formación islámica es un elemento estático, de forma que se quedan con los preceptos de la concepción coránica más estrictas en su aplicación. Esto se debe a que los seguidores de la corriente se mostraron sumamente inflexibles ante estas concepciones, mientras que las demás seguían la idea de un dinamismo y una formación islámica viva. Es por ello que se les consideraba como un grupo congelado en relación con el pensamiento y ausentes de la capacidad de comprender.

Visión sobre el pecado

Los jariyíes consideran que los pecados en su forma propia representan una forma de no creer en Dios, lo que también se llamaba kufr. En este sentido, argumentaban que la persona que cometía un pecado se convertía en un no-creyente de Dios y esto justifica el asesinato de este, aún cuando se tratara de un califa. Quien no estuviera de acuerdo con la creencia y contrariara la idea de que los pecados son falsos, era un incrédulo, razón por la que también podría ser asesinado.

Es necesario mencionar que las ideas del jariyismo nunca se afianzaron en toda la población, pues también fueron vistas como una distorsión de las enseñanzas del profeta y demasiado extremas. Sin embargo, esto no fue impedimento para que un pequeño grupo de seguidores de la corriente tuvieran una gran importancia en el Islam.

Organización de los jariyismo

La principal división de esta corriente está consolidada en dos grupos. Entre ellos están los azraquitas y los ibaditas. Cada uno de ellos cuenta con las siguientes características:

Azraquitas

Son considerados como la tendencia más radical de esta corriente del Islamismo. Los azraquitas hacen uso frecuente de actos de violencia y no consiente que se oculte la fe por ningún motivo. En particular es una división que surge a finales del siglo VII en Persia. Dicta que para su ingreso, los seguidores realicen una serie de pruebas, dentro de las que incluye el asesinato religioso o matar a un enemigo que se encuentre preso.

Ibaditas

Esta segunda tendencia principal adquiere un carácter moral intransigente en su ámbito político seguido de un rigor en su doctrina que se desarrolla de manera importante. No obstante, es una tendencia mucho más flexible con respecto a las relaciones con otros musulmanes. Esta tendencia prohíbe atacar a cualquiera sin invitarlo a unirse a la tendencia religiosa, de hecho, el uso de la violencia está completamente prohibido siempre y cuando no sea para defensa propia.

En la actualidad es posible identificar varios grupos en los que está organizada la rama del Islam, aunque en menor medida, a partir de la división entre la cuestión de la fe y también la actitud para la adopción de otros musulmanes. Los Najadatas aplican menos dureza en sus decisiones con respecto a los cautelosos de la fe y consideran que la toma del poder debe hacerse por la fuerza.

Por otro lado, también están los sufríes que condenan el asesinato político y no están en contra el ocultar la fe como un mecanismo de precaución. Los ibaditas son una de las divisiones más pacifistas, sin embargo, no son flexibles en términos de política, pese a un mayor grado de tolerancia. Están los sufrí que condena el asesinato político, permite la ocultación de la fe y manifiestan que el Sura no es parte del Corán. Y finalizamos con la Azraquita, también conocida como Azraquí, la tendencia más radical que considera que los demás musulmanes son infieles, permite el asesinato religioso.

Textos religiosos del jariyismo

Como corriente del Islam, mantiene su misma cercanía con respecto a los textos sagrados como el Corán y la Sunna, sin embargo, la percepción y la aplicación de la corriente cambia en este caso. Es así que el jariyismo defiende una interpretación completa y literal con respecto al contenido de los dos textos sagrados. No obstante, existe una diferencia que se debe considerar y es que se ubican bajo la idea de que el califa debe ser árabe, de una casta especial y varón, aspecto del que difiere con otras corrientes.

textos religiosos

En la actualidad, el jariyismo cuenta con muy poca presencia, aunque continúa el rigor del cumplimiento de los preceptos islámicos en general y su rectitud. En la corriente islámica abundan los creyentes inclinados hacia la tolerancia con respecto a otras religiones, basados en la idea de que el título califal debe ser determinado por la comunidad islámica en búsqueda de la persona digna de recibirlo sin importar su origen. Su transformación pasó a los ibadíes de Omán, aunque sigue siendo muy reducida.