Chiismo, ¿Qué es, surgimiento, creencias, profeta? y más

Chiismo: ¿en qué consiste, cómo surge y en qué cree?

¿Qué es el Chiismo? Es la segunda escuela más importante del Islam junto a la primera que es el Sunismo. Se reconoce como una secta musulmana cuya principal característica es el seguimiento de Alí, primo y yerno del profeta primero Mahoma. Otro aspecto esencial de la comunidad chií es la identificación de los creyentes como defensores de la línea directa de sangre desde Alí para los sucesores reconocidos y el acceso al antiguo califato.

El chiismo recibe su nombre tradicionalmente por el mismo con el que se conoce a la escuela de jurisprudencia islámica Ya’farita. El término procede de Chia que hace referencia a “seguidores” o “partidarios”, considerándose a quienes creen que la sucesión del profeta es un derecho que se le concede a su familia. Se considera que el chiismo está vivo en cerca del 15% de la población musulmana en todo el mundo.

 

chiismo

Origen del Chiismo

El surgimiento del chiismo como segundo movimiento más importante dentro del Islam se configura desde distintas partes. La primera de ellas está relacionada con la aparición del chiismo luego de que el Profeta Mahoma muriera en el año 632 y con la llegada de la Batalla de Kerbala en el año 680. Se sabe que estas fechas coinciden con el Imamá de Alí, así como el de Hasán Ibn Alí y Husayn. Por otro lado, otra de las partes que darían origen a esta escuela tiene que ver con la necesidad de establecer una distinción entre el movimiento y la comunidad general islámica que se ponía en contra de la posición del califa suní. Se cree que esta parte inicia luego de la Batalla de Kerbala, y que tiene su duración hasta que empiezan a formarse los estados chiìes hacia el año 900. En este momento el chiismo, a su vez, empieza a dividirse en otras ramas de creyentes.

La tercera parte que toca con el surgimiento del chiismo es el período de desarrollo de los estados chiies. El primero de ellos, el primer estado fue la dinastía Idrisí en el Magreb que se ejerció desde el año 780 hasta el 974. Luego pasó la dinastía Alavidas en Mazandarán, en el norte de Irán, que duró desde el año 864 hasta el 928. Particularmente estas dos primeras dinastías y estados del chiismo se establecieron como procesos locales, sin embargo, no por esto dejaron de ser perseguidas por dos dinastías sumamente poderosas, las cuales eran la dinastía del califato Fatimí en Ifriqiya que surge en el año 909 y que se expandió hasta Magreb, en Egipto, y la segunda la dinastía Búyida, que nace en Daylaman cerca al año 930 y que dura hasta el año 1048 en Irán e Irak. Mientras esto ocurría, los zidíes generalmente y en Yemen los Imames procedentes de varias dinastías, empiezan a establecer una estructura política tan sólida que les permitió sobrevivir desde el año 897 hasta el año 1962 en esta parte del continente cerca a Oriente Próximo y África.

Muerte del primer Profeta: Mahoma

La muerte de Mahoma tiene lugar en el año 932, momento en el que su grupo de seguidores y compañeros rechazan la proclamación del sucesor que para este momento era Ghadir al-Jumm, por lo que nombraron entre los presentes al siguiente profeta. Sin embargo, una parte de los seguidores deciden inclinarse hacia el yerno y primo de Mahoma, Ali Ibn Abi Tálib, el primer varón que se convierte al Islam y el que sería el primer Iman para el pueblo chiì. Deciden hacer esto porque consideraban que era él el único sucesor legítimo del primer profeta Mahoma, pues no solo era una de las personas más cercanas a él, sino que también era el profeta que había señalado y profesado Mahoma en varias oportunidades. Es así que los seguidores se niegan a reconocer a la serie de califas sucesivos que tienen lugar en el movimiento suní, entre los que estaban Abu Bakr, Ómar y Uthmán.

Aun con la muerte del último de los califas, Alí es ubicado como califa sucesor, pero esto no dura mucho, pues es fuertemente acusado por haber instigado la muerte de quien era su predecesor, razón por la que será cuestionado por Mu’awiya, quien en este momento era el gobernador de Siria y uno de los integrantes de la familia de Omeyas, además de general. Luego, durante la Batalla de Siffìn, los dos líderes aceptan y deciden colocar sus diferencias ante el juicio de una figura externa para solucionar la situación. Aunque si bien se deseaba llegar a un consenso, las filas de Alí formarán una tercera facción, de los Jariyíes, quienes se opondrán a dicho arbitraje. Es así que la facción asesina a Alí en el año 661. Luego de esto, los partidarios de Alí observan como sucesor a su hijo Hasan Ibn Alí ibn Abi Tálib, nieto de Mahoma, quien sería manipulado y engañado por Mu’awiya para que renunciara al poder. Así, su segundo hijo, Husáyn Ibn Ali, se niega a jurarle lealtad a Mu’awiya dada la corrupción con la que había actuado anteriormente y es asesinado con otros 72 seguidores durante lo que se llamó la Batalla de Karbalá contra el ejército Yazid. De esta manera, su muerte en el año 680 marca el inicio de lo que sería el cisma más profundo entre los chiìes y los sunìes, donde los primeros conmemoran el suceso como el Día de Ashura o La Ashura, una de las más importantes festividades religiosas musulmanas.

 

chiismo origen

Principios, concepto y creencias del chii

La principal característica y fundamento sobre el que se cimienta la creencia de esta escuela del Islam es el arraigo a las enseñanzas de Mahoma, así como a la guía religiosa procedente de su familia, a la que se le llama Ahl al-Bayt, quienes son sus descendientes a los que se conocen como Imamíes.

Monoteísmo religioso

Uno de los principios más importantes de la comunidad chiì es la creencia en la existencia de un solo Dios, que es el único creador y gobernante de la tierra. Esto está dentro del Corán, donde la mayoría de sus versículos enfatizan en la Unidad de Dios en aspectos como la Creación, la dirección y gobernación del mundo, así como el culto que se le debe rendir. Según el texto sagrado, Dios es el creador único del mundo, por lo que solo Él tiene el poder y la autoridad para gobernarlo, es la razón por la que sus seguidores deben adorarlo y rendirle culto.

Acción de la justicia divina

Como concepto general, toda la comunidad musulmana cree en la Justicia Divina, es decir, en la acción justa por parte de Dios frente a todos los acontecimientos que tienen lugar en la superficie de la tierra. Es así que la Justicia Divina debe ser parte del conjunto de atributos y sobre los cuales se cimientan las sociedades. Este concepto y principio religioso es tomado del Corán, en el que según las palabras que allí aparecen, Dios no es una forma de opresión para el ser humano, sino que es quien establece la equidad en la Tierra.

Las profecías

Según la tradición del chiismo, la profecía constituye la vía de comunicación más importante que existe entre Dios y el ser humano. Es así que un profeta, que es conocido en la comunidad como Nabí, tiene la tarea de informar todas las revelaciones que reciba de Dios y en este sentido, la función entorno a la profecía, lo que quiere decir, la función de traer la Ley Divina o la Sharíah. Para el creyente chií, el profeta puede ser también la manifestación de Dios, pues tiene el poder de iniciar a los hombres y mostrar los misterios divinos que prepara para el ser humano.

El Imamah

Otro de los aspectos más importantes que hacen parte del conjunto de creencias de la comunidad chiì tiene que ver con el Imamat, también llamado como ser Imam o simplemente el Imán, el cual es visto como uno de los líderes más importantes, y el abanderado, el cual tiene una gran relevancia dentro de la comunidad pues es quien lidera al conjunto de creyentes.

Es así que el Imamah es una figura con una serie de características amplias que pueden aparecer como un tipo de liderazgo intelectual, aunque también suele aparecer dentro de la comunidad musulmana como un tipo de autoridad política. Esto se debe a que, luego de la muerte del Profeta Mahoma, se busca en el Imam una persona que sea capaz de enseñar a los demás la cultura y la palabra del Corán, así como las verdades religiosas musulmanas y las organizaciones que deben seguir. El Imam debe ser una persona que sea digna de ser establecida como ejemplo, digna de ser imitada en todos los aspectos y características por los demás, dado que se encargará de preservar el legado de Mahoma, así como sus enseñanzas y modos de vida que darán continuidad a la fe de los creyentes musulmanes.

Escatología

También conocido como Día de la Resurrección o “La Hora”, aparece dentro del texto sagrado El Corán, que recibe también nombres como: “Día del Encuentro”, “Día de la Cuenta”, “Día de la Angustia”, “El Gran Anuncio” o “Día del Juicio”, pues es finalmente el Juicio Final para la comunidad musulmana, esencialmente para los seguidores de esta escuela del Islam.

Para la fe del chiismo, el Qiyamah es uno de los principios fundamentales, pues consideran que luego de la aniquilación o culminación del mundo en el que estamos, Dios logrará levantar a toda la humanidad para presentar el Juicio Final que por tanto tiempo ha esperado. Se cree que durante el Juicio Final que espera la humanidad, cada ser humano se hará responsable de todas y cada una de las acciones que haya cometido durante su vida, por lo que deberá responder por cada hecho. Esto se sostiene dentro de las escrituras del Corán.

Doctrina: ramas de la religión

De acuerdo a los principios del chiismo, la doctrina se basa en los siguientes preceptos que componen las ramas de la religión, estos son:

El Rezo (La oración)

El Ayuno

El Jums (quinto)

La limosna obligatoria (Zakat)

La Peregrinación (Hach)

El esfuerzo en el camino de Dios (Yihad)

El ordenar el bien

El prohibir el mal

La amistad

La exoneración

 

chiismo profeta

 

Consenso de opinión

Según los seguidores de esta escuela si aparece una norma de la ley presente en textos como El Corán o La Sunna, no hay espacio para que se realice un consenso de opinión, pues no es necesario si ya está respaldada. Es así que la escuela chiíta plantea una importante preferencia por el texto canónico y La Sunna, previo a que haya un consenso de opinión. Sin embargo, en caso de que no se encuentre una autorización escrita y los juristas han puesto en evidencia su opinión, es válida esta posición presumiendo que los juristas han encontrado una base sólida para su opinión pese a que no se haya descubierto del otro lado.

 

La razón en el chiismo

Dentro de la escuela chií la razón o el intelecto, desempeña un papel fundamental dentro del Iytihad, el proceso de deducción para nuevas leyes islámicas procedentes de sus principales fuentes (Corán, Iyma y Sunna, como veremos más adelante). Es así que es tarea de la razón determinar las normas que harán parte de la ley islámica, por lo que es imposible separar la razón de la ley.

Las fuentes del derecho

Se consideran como las principales fuentes del derecho islámico los siguientes elementos:

El Corán: sin duda el texto más importante del Islam, para el chiismo es la principal fuente de ley desde el tiempo del profeta Mahoma hasta ahora. Es así que los musulmanes y los chiìes deben conocer todos los conocimientos islámicos a partir de este libro sagrado.

La Sunna: este otro texto compila tanto los dichos y las enseñanzas, como las acciones del Profeta Mahoma, pero también información proporcionada por los Imames, lo que la hace una de las principales fuentes del derecho islámico al ser una fuente de conocimiento sobre las enseñanzas generales del Islam. También es conocida bajo el nombre de Sirah, que hace referencia a “biografía” o “relato de vida”. Es la segunda fuente más importante.

Iyma: hace referencia a “consenso de opinión” y es considerado como la tercera fuente más importante de la ley islámica de acuerdo al pensamiento de que si los juristas se ponen de acuerdo en relación con proporcionar una opinión, las demás personas deben seguirlo, aún cuando no haya ningún respaldo en las dos fuentes primarias: El Corán y La Sunna.

Textos más importantes del Chiismo

Asì como El Coràn es el texto que dirige a toda la comunidad musulmana y sus distintas escuelas, el Chiismo también acoge otra serie de textos sobre los cuales posa su organización y que se encuentran en los libros generales de hadiz que hacen parte de la doctrina y sus normas. Estos son:

Al-Káfi: este texto está compuesto por ocho tomos que fueron escritos por Muhammad Ibn Ia‘qûb Al-Kulainî, quien fallece en el año 329.

Man lâ iahduruh al-faqîh: es un texto se está compuesto por cuatro tomos que fueron escritos por Muhammad Ibn ‘Alî Ibn Al-Husain Ibn Bâbûaih.

At-Tahdhîb: compuesto por una serie de diez tomos, este texto fue escrito por Muhammad Ibn ‘Al-Hasan.

Al-Istibsâr: escrito y organizado en cuatro tomos, fue desarrollado por Muhammad Ibn ‘Al-Hasan.

Cada uno de estos textos hace parte de la segunda colección de compendios que hace parte del Hadiz, el cual fue elaborado por el Chiismo en un curso extenso de tiempo en el que usa los raudos esfuerzos para recolectar y organizar lo que será uno de los textos más importantes para la segunda escuela más relevante del Islam. Estos textos fueron escritos durante la época de los Imames, especialmente en el siglo segundo y en el siglo tercero, los cuales recibieron el nombre de “las primeras compilaciones”.

coran

 

El Corán

Para esta rama islámica, el Corán representa una serie de mensajes literales que pueden ser interpretados fácilmente por cualquiera que haga parte de la fe musulmana. No obstante, puede ser también un mensaje cifrado en el que permanecen ocultos conocimientos que no pueden ser interpretados por cualquiera, sino sólo por quienes hayan sido iniciados a la religión.

El mensaje esotérico u oculto que se encuentra en este texto, es una metáfora de un mensaje que quizá se encuentra mucho más oculto hasta completar los siete niveles de esoterismo, donde el último solo puede ser conocido por Dios.

Sitios sagrados dentro del Chiismo

Como una de las escuelas más importantes del Islam, los chiítas comparten la veneración hacia ciertos lugares sagrados, así como las obligaciones religiosas generales frente a los santuarios islámicos. Sin embargo, también aparecen otros sitios venerados por los seguidores como lo son la mezquita del Imán Alí ubicada en Nayaf, Irak, pero también la Mezquita Imam Husayn. Es así que, después de la Meca y Medina, lugares sagrados por tradición islámica, Nayaf y Kerbala pasan a ser también dos sitios de suma importancia religiosa para el chiismo.

En la actualidad el chiismo representa cerca de un 15% de la población musulmana, ubicándose mayormente en zonas como Baréin, Irán, Irak, sur de Líbano y Azerbaiyán. Además, se sabe que existen minorías del chiismo ubicadas en otros lugares como Siria, India, Pakistán y yemen.

Las diferencias que surgieron a partir de la sucesión de los imanes pueden ser precisamente la razón por la que se formaron los primeros grupos de división dentro de la escuela del chiismo. Una gran parte de la comunidad chií se divide en grupos como: imames, también conocidos como duodecimanos, alauíes, los zaydíes y los ismailíes.