Islamismo: ¿Su origen, creencias, profetas, símbolos? y más

¿Qué es el Islam?

Islam creenciaCon más de 1,7 millones de seguidores en el mundo, el Islam se constituye como una de las religiones más importantes, promoviendo principalmente una visión que prioriza la unidad de la creación del ser humano, lo que le rodea y la existencia, así como el destino de la vida para cada hombre.

Esta religión monoteísta, la segunda más grande después del Cristianismo, hace referencia a “sumisión a Dios” en árabe, sin embargo, también suele definirse como “aplicación de la paz de Dios” según sus seguidores.

 

Origen de la religión Islámica

La fe islámica nace en la península Arábiga en los inicios del siglo VII con su profeta árabe, Muhammad Ibn Abdallah. Surge con la llegada de Mahoma a este territorio y como producto de un conjunto de revelaciones que le haría Alá, la deidad del Islam en árabe, a Mahoma, que según la fe de esta religión es el “elegido de Dios”. Los eruditos toman a Mahoma como el último profeta enviado a la tierra.

El Islam abrió una nueva brecha entre las dos grandes potencias que, entonces, se disputaban el territorio asiático, constituyendo una religión que busca la unificación bajo la palabra de su fundador como predicador de la religión. Así, el islamismo se basa en la idea de ser una continuación que busca el perfeccionamiento de las tradiciones espirituales centradas en la humanidad.

Durante la guerra civil, llamada según el islamismo, la Fitna, se suma la participación del Nuevo califato, Uthman ibn Affan, considerado uno de los primeros seguidores del profeta Mahoma, quien no logra contentar con su presencia a los familiares del profeta ni a los demás seguidores, puesto que le atribuían características que iban en contra de lo que se profesaba , como que realizaba favores a sus parientes y su aire de rey que se alejaba de la intención de liderazgo dentro de la religión. Más tarde sería asesinado por soldados rebeldes, y pasa a tomar el liderazgo Ali ibn Abi Talib, familiar de Mahoma.

El período de este nuevo califato se caracterizó por la función directa de la comunidad y todo lo que ello implicaba, lo que significó una de las más importantes etapas para el Estado Islámico mediante el cual se logra poner en práctica las concepciones acerca de aspectos como la sociedad civil, la vida intelectual, la vida doctrinaria, el espíritu de la comunidad y el gobierno. Sin embargo, el califato del momento muere a manos del Jariyismo, una de las ramas principales del islamismo, lo que ocasionó la petición de los Omeyas por una nueva figura para el linaje árabe de la religión. Son precisamente los omeyas quienes retienen el liderazgo de una gran parte de los musulmanes a lo largo de un gran lapso de tiempo en varias generaciones, no obstante, no fue eterno.

En el inicio y primeras etapas del islamismo, aparecen una serie de dinastías que empiezan a disputarse el liderazgo de la religión, así como serios enfrentamientos que ocasionaron varias muertes.

Luego de la Primera Cruzada, Jerusalén es gobernada por el cristianismo, por lo que Saladino, uno de los gobernantes más importantes de la fe islámica, logra restablecer la unidad de la religión en Oriente próximo tras la derrota del cuarto califato y único chií de la doctrina.

Para el siglo XVIII se consolidan tres grandes imperios del islamismo, el otomano, el safaví y el mogol, ubicados en Turquía, los Balcanes, Irán, Afganistán e Indostán, los cuales logran tener un importante poder dentro de las comunidades islámicas. Para el siglo XIX los imperios caen a causa del poder económico y político ejercido por el continente europeo. Y para el siglo XX, el Islam experimenta un proceso en el que resurge a través del uso del petróleo, sin embargo, la tensión se mantuvo entre las relaciones con Occidente.

 

Fundador del Islamismo

Mahoma o Muhammad, nace en el año 570 en el seno de una de las familias más humildes dentro de la tribu de los coraichitas, una de las primeras tribus de la antigüedad de la ciudad de la Meca. Con la muerte de sus padres, Mahoma quedó huérfano a la edad de seis años, por lo que a partir de este momento hasta gran parte de su juventud, experimenta una vida triste hasta que conoce a Jadiya, una mujer de mayor edad con la que contrae nupcias. Jadiya, viuda de un comerciante poderoso de la Meca, logra restaurar en el corazón de Mahoma la alegría y la paz.

Con la herencia que contrae Jadiya tras la muerte de su primer esposo, debe hacerse cargo de los negocios comerciales que él tenía, por lo que Mahoma asume esta función entorno a los negocios que estaban ubicados en varias regiones aledañas. Con los constantes viajes de Mahoma, poco a poco se fue construyendo una concepción religiosa. Sin embargo, la vida pública de Mahoma no fue sino hasta sus 40 años de edad a través de las sentencias proféticas que representaron las revelaciones que habría tenido.

Estas revelaciones, según la tradición islámica, sostienen que a Mahoma se le apareció el arcángel Gabriel y le anuncia su elección como profeta de lo que sería una religión cuya base estaría en el sometimiento a Alá (-Dios- en árabe). De ahí el significado de Islam: “resignación a la voluntad divina”.

A partir de este momento inició el proceso de predicación de Mahoma en La Meca, construyendo una nueva doctrina. No obstante, este primer acercamiento no tuvo buena respuesta por una gran parte de habitantes, por lo que en el año 622 Mahoma se ve obligado a huir de la ciudad en Medina, pues empieza a ser perseguido. Ubicado allí, Mahoma logró convertir a los habitantes del lugar a la nueva doctrina, lo que le dio la fuerza y el apoyo necesario para, posteriormente, conquistar La Meca.

En el momento de su muerte en el año 632, el Islam, como la religión que había fundado, contaba con la participación y práctica de un importante número de comunidades árabes y habitantes que empezaban a seguir la religión y sus doctrinas.

 

islamismo

 

Principios y enseñanzas del Islam

La fe musulmana basa su doctrina en las enseñanzas del profeta y fundador de la religión, Mahoma. Estas enseñanzas se tratan de una serie de palabras proféticas que le fueron reveladas a través del arcángel, pero también recopiladas dentro de su vida de predicador, que, aunque no fueron escritas, se transmitieron a través de la oralidad a sus seguidores. Sin embargo, dado el crecimiento de la religión, surge la necesidad de crear textos escritos en árabe, para lo que el califa Osmán da la orden de empezar a escribir las enseñanzas del Islam. Así, en el Corán, el texto sagrado de la religión musulmana, se recopilan todos estos principios en 114 capítulos.

Dado el significado de la propia palabra -Islam-, la fe se basa estrictamente en el monoteísmo, por lo que a partir de este primer fundamento, se construye una serie de enseñanzas que ocupan varios aspectos, y que, en su etapa previa, cuenta con elementos del cristianismo y el judaísmo, donde aparecen figuras bíblicas como Jesús, Moisés o Abraham para los musulmanes.

Las 3 creencias básicas del Islam

Unicidad de Dios (Alá)

Es uno de los principales fundamentos de los musulmanes, dado que su religión se basa en una estrecha relación con el monoteísmo. Esta primera enseñanza sostiene que todo lo que existe en el mundo ha sido creado por el Dios único y absoluto, así como también representa la fuente de energía de cuanto existe y es el sostenedor de la vida. Por sobre todas las cosas, esta creencia rige todos los aspectos de la vida del creyente.

Los musulmanes reconocen esta verdad de Dios por sobre todo a partir de una visión unificada en la que se rechaza la posibilidad de dividir la vida de la religión. Alá representa la única fuente de autoridad sobre la vida de los seres humanos por lo que requiere de la obediencia de todos los hombres.

La profecía

Risalah hace referencia a Profecía y Mensajero, atribuyendo que desde el momento de la creación desde el primer ser humano sobre la tierra, Alá ya había revelado a la humanidad, a través de los profetas, su guía sobre la humanidad. Así, los profetas a los que les fueron entregados los libros se denominan mensajeros. Sin embargo, cuando se empezaban a distorisionar las enseñanzas de cada profeta, Alá enviaba otro profeta para retomar las enseñanzas correctas sobre los seres humanos. Este proceso habría sido iniciado por Adán, luego Noé, Abraham, Ismael, Isaac, Lot, seguido por Jacob, José, Moisés y Jesús. Finalmente sería Muhammad el último de los profetas, mensajero, que traería de nuevo las enseñanzas explicadas para el mundo.

La vida después de la muerte

La noción de la posibilidad de que haya vida después de la muerte está basada en la rendición de cuentas que se le hace a Alá. La fe sostiene que el día del juicio todos seremos juzgados a partir de la forma en la que vivimos y las acciones que realizamos en nuestras vidas. Todos aquellos que en la tierra no honraron a Alá, serán enviados al infierno y con ello estarán sometidos al sufrimiento y el castigo. Mientras que aquellos que obedecieron y adoraron al único Dios, serán recompensados y se dirigirán al paraíso donde gozarán de plena felicidad.

Los cinco pilares del Islam

Los cinco pilares del Islam constituyen la obediencia del creyente, la forma en la que transforma su vida y está en armonía con Dios, con la naturaleza y con la voluntad de la deidad. Estos son:

El testimonio (Shahada)

Este primer pilar sostiene una declaración voluntaria sobre “No hay más dios que Alá, y Muhammad es su mensajero”, en árabe La ilaha il-la Allah, Muhammad rasulullah. El primer pilar es la base de las enseñanzas del Islam, por lo que ella rige todos los aspectos de la religión y las acciones de la vida de los creyentes. Su fe no se separa en ningún momento de esta creencia.

La oración (Salah)

Para los musulmanes, la oración es de carácter obligatoria, ya que por medio de ella no sólo se mantiene la práctica dentro de la doctrina, sino que también se establece un contacto entre el fiel y su creador. El Salah es realizado en cinco ocasiones durante el día. Se considera que la oración contribuye a las cualidades de auto-disciplina, la obediencia y la constancia a la verdad, aspectos que configuran la vida de una buena vida musulmana.

La caridad (Zakat)

Dado que una de las prácticas de los musulmanes es el ahorro para la caridad, esta contribución social se obtiene a partir de este ahorro que se realiza de forma anual. Con el fin de mejorar la situación de la sociedad, los musulmanes gastan este ahorro en las personas necesitadas y pobres de su entorno. Es por ello que el Zakat constituye uno de los principios más importantes dentro de la economía de la religión, de manera que busca una sociedad que viva en equidad donde el compartir lo que se tenga, es uno de los aspectos más importantes de la fe.

 

caridad islam

 

El Ayuno (Sawm)

El noveno mes dentro del calendario islámico, llamado Ramadán, es un período de ayuno durante cada día de este mes. Durante este tiempo el creyente se abstiene de consumir alimentos, así como beber, evita también fumar y las relaciones sexuales. Este período se aplica desde el momento en que amanece el día hasta que se pone el sol.

El Sawm contribuye al desarrollo de todos los aspectos espirituales y morales del creyente, así como la extravagancia y los vicios a los que está sujeto el cuerpo humano y de los cuales debe despegarse. Este ayuno se realiza cada año y fortalece la creencia del practicante de acuerdo a la obediencia y su obligación con Alá.

El peregrinaje a La Meca (Hayy)

La peregrinación dentro de la fe islámica se realiza cada año hacia La Meca con el objetivo de cumplir una vez en la vida la obligación del Hayy para Alá. Sin embargo, esta es aplicada para todos aquellos creyentes que estén en la posición de cumplirla por aspectos económicos y físicos que le permitan realizarlo.

Yihad: “Lucha en el camino de Dios” y “Esfuerzo”

Es considerada por muchos creyentes, el sexto pilar del Islam, sin embargo, no se establece propiamente como uno para toda la fe musulmana. Yihad se refiere a el poder de alguien a través de sus esfuerzos y habilidades. De esta manera Yihad se aplica a una serie de aspectos cotidianos que hacen parte del ser humano, por lo que existen dos clases:

Yihad menor: hace parte de la defensa frente al ataque de un enemigo. Un ejemplo de este primer caso es la situación del Profeta en defensa de la comunidad musulmana cuando ésta fue atacada por los enemigos.

Yihad mayor: se refiere a la lucha constante del hombre con su ego, así como también con sus bajas pasiones y los defectos que tiene.

Sharia: La ley islámica

Sharia es la ley divina del Islam, representando la encarnación de la Voluntad Divina, la cual debe ser seguida por el hombre en todos los aspectos de su vida, incluyendo su vida en sociedad. Se habla de Voluntad Divina, en el Islam, como un conjunto de prácticas y enseñanzas determinadas que rigen la cotidianidad del ser humano en la fe. Podría hablarse de una guía de acción en el que el hombre pone su existencia en la obediencia del creador. Según los sabios de la religión, se trata de una serie de juicios establecidos por Alá para que el hombre encuentre su felicidad en esta vida y en las vidas siguientes.

Algunas características de la ley islámica, Sharia, son:

Origen: La Voluntad Divina no tiene otra procedencia sino del creador y único Dios, puesto que se trata de una guía que busca su obediencia, presentándose como perfecto y lejos de cualquier pasión o deseo, mientras que el ser humano es totalmente imperfecto y está sometido en muchos casos por sus pasiones y deseos.

Objetivos: según los sabios musulmanes, la Voluntad Divina está hecha para que el creyente alcance un mejor estado a través de la purificación de su alma y la paz para su corazón, así como también estar guiado por mejores pensamientos para sus acciones. Todo ello tendrá efectos dentro de la vida familiar, en la vida personal y en su vida social, además de establecer una relación armónica entre el fiel y su Creador.

Juicio de acciones: dentro de la ley islámica, en contrario con la ley del hombre, toma en cuenta todo tipo de acciones que pueden ser interiores y exteriores, sin dejar de lado las acciones preliminares que yacen dentro del hombre como la ley de éste y que suelen ser ignoradas por las leyes que usan el resto de los seres humanos jurídicamente dentro de sus sociedades no musulmanas.

Adoración: dada la importancia de la adoración dentro del Islam, esta práctica tiene grandes determinaciones dentro de la vida del creyente, puesto que a través de ella el hombre puede recibir su recompensa, tanto en esta vida, como en las vidas siguientes. No adorar a Dios puede traer grandes consecuencias, como los castigos en la vida presente y las futuras.

Reconocimiento de la ley islámica: si bien en las leyes de los hombres las acciones para el juicio de acciones pueden alterarse a partir de los intereses y los deseos del hombre, en la ley islámica todo lo que esté prohibido se mantiene y nada en contra de estas leyes está permitido.

Aplicación de la Ley Islámica: los musulmanes consideran que la ley musulmana es aplicada para todos los seres humanos, por lo que no reconoce lugar y/o tiempo en el que no pueda ser aplicada. Esto se debe no sólo a la fiel creencia de las enseñanzas de Alá en los profetas que le siguieron, sino que, sostienen que la ley del Islam rige todos los aspectos de la vida del ser humano, tanto políticos, económicos, culturales, sociales y militares, por lo que no necesita modificaciones o renovaciones.

 

islamismo doctrina

Doctrinas de la fe musulmana

Las dos ramas del Islam son el Chiísmo y el Sunismo, sin embargo, aparecen dos doctrinas minoritarias que cuentan con la participación de los seguidores del Islam y que presentamos a continuación:

Chiismo (Chiísmo)

Conocido también como Islam Chií o Chía, cuenta con aproximadamente un 15% de la población musulmana. Chía, hace referencia a “seguidores”, y esto, a su vez, hace referencia a todos aquellos creyentes que mencionan que la sucesión del Profeta se trata de un derecho que proviene de su familia. También consideran que antes de la muerte del Profeta Mahoma, este reunió a más de 100.000 fieles de la religión al regresar de la peregrinación en La Meca.

Los principios del Islam Chií son:

Tawhid: se refiere a la unicidad de Dios, puesto que dentro de la fe musulmana Dios es el único y absoluto creador.

Nubuwwah: representa la Profecía, aludida a que Dios eligió a algunas personas para que éstas guiaran a los seres humanos, llamados ‘mensajeros’.

Imamah: significa liderazgo. Este principio se basa en el liderazgo y tutela aplicado a la vida cotidiana y religiosa del ser humano para el Profeta.

Adl: hace referencia a justicia. Para los seguidores de esta rama del Islam existe un bien intrínseco o también un mal dentro de las cosas, por lo que Dios conduce hacia las cosas buenas y prohíbe otras acciones dañinas.

Yaum al-Qiyamah: los musulmanes creen en la resurrección de los muertos, la existencia de la vida después de la muerte.

Conoce más sobre el chiísmo aquí.

Suní (Sunismo)

Se considera que es el grupo musulmán con mayor cantidad de fieles. Esta doctrina sostiene los cinco pilares del Islam como parte de todas las acciones que se encuentran en el interior del creyente. Para esta rama del Islam, se encuentran los siguientes principios:

Profesión de fe: declaración de la existencia de un Dios único, se acepta y reconoce que sólo hay un Dios, así como también a Mahoma como el último de los profetas de Alá.

Oración: es un proceso de construcción del creyente, la oración representa la conección con Alá.

Zakat: también llamado azaque, se trata de los recursos destinados a la caridad y a todos aquellos que lo necesiten.

Peregrinación: se realiza al menos una vez en la vida, si se puede, de manera anual para quienes tengan los recursos y las condiciones físicas.

Conoce mas sobre sunismo aquí.

Sufismo

Esta práctica el Islam cuenta con la participación tanto de seguidores chiíes como de seguidores suníes, siendo este último el mayoritario dentro de los practicantes. Dentro de la práctica se considera este como un medio que le permite al ser humano alcanzar la perfección espiritual, llamado dentro de la religión ihsan. Además de alcanzar este estado, su objetivo también se dirige a la obtención de las características para el desarrollo del ser humano perfecto, llamado insan al-kamil o abd al-kulli.

Entre las características más importantes del sufismo, se encuentran:

Una de las intenciones del sufismo está relacionada con el perfeccionamiento de la fe, así como la purificación del ego en el ser, para lo que se recurre a una serie de prácticas espirituales para los seguidores.

Una gran parte de los seguidores del sufismo suelen organizarse en cofradías sufíes para realizar varias prácticas que les permitan desarrollar el camino espiritual en búsqueda de la perfección.

Actualmente el sufismo está presente en países como Senegal en Occidente, así como en Oriente en zonas como Indonesia, abarcando una gran variedad de países americanos y europeos, conoce más sobre sufismo aquí.

Jariyismo

Esta práctica también cuenta con la participación de musulmanes suníes y chiíes. En términos etimológicos, el Jariyismo, jariyí, hace referencia a “el que se sale”, lo que representa la deserción que se realizó cuando el bando de Alí Ibn Abi Talib acepta un arbitraje entre su adversario el Omeya Muawiya y él.

Una particularidad de esta práctica que es necesario destacar es que se considera que el califa debe estar representado en un miembro árabe que pertenezca a la tribu de Quraish, además de sostener la idea de la dignidad califal, la cual debe ser tomada por Ali o algún descendiente directo.

Aunque si bien en la actualidad se sigue llevando a cabo esta práctica, lo cierto es que solo ha sido continuada por los Ibadíes de Omán.

mujer islamista

Otros aspectos de las enseñanzas del Islam

La vida familiar y el matrimonio

Para la religión islámica el matrimonio es el proceso que constituye toda la vida de las familias musulmanas. En este sentido, se concibe el matrimonio como un contrato consentido tanto por el hombre como por la mujer, mediante el cual se establece un acuerdo de compartir su vida y participar en iguales medidas dentro de las decisiones de la familia. En el Islam no están permitidas las relaciones sexuales antes de contraer matrimonio y las relaciones fuera del matrimonio son castigadas.

Dentro de la vida matrimonial se encuentran los siguientes principios y obligaciones:

Del marido a su esposa

Para el hombre, dentro del matrimonio, es obligatorio la mantenencia de su esposa, así como de los hijos que tengan. El marido es el responsable de suministrar a su esposa el alimento, el vestir y la vivienda, así como también debe ser figura de protección para su familia y debe tratarla de la mejor manera.

De la esposa a su marido

La mujer musulmana debe mostrar respeto hacia su esposo, y obediencia siempre que esto no determine un pecado. La mujer no debe permitir el ingreso a su casa a personas que no sean del agrado de su marido, así como debe estar siempre dispuesta a atender los requerimientos de su esposo. En cuanto a las relaciones sexuales, una gran parte de los sabios musulmanes señalan que la mujer debe tener relaciones sexuales con su marido al menos en una ocasión por cada menstruación.

La predestinación

Dentro de las creencias musulmanas se encuentra la predestinación, la cual se presenta en la tradición profética y el texto sagrado, además de ser confirmadas dentro de los cinco pilares del Islam. Así, todos los acontecimientos que se hayan realizado, sean buenos o malos, positivos o malignos, están generados por el designio y la predestinación de Alá. Sin embargo, los seres humanos tienen la facultad de elegir gran parte de las acciones que realizan.

La siguiente vida

Para la fe islámica la muerte no representa el final de la vida del ser humano, y mucho menos su extinción. La muerte es concebida como un proceso de transición de la existencia de un estado a otro, la transición hacia la vida eterna. Una particularidad de la religión musulmana tiene que ver con la existencia de un estado intermedio llamado Barzaj, el cual representa un proceso en el que una vez el ser humano muere, es trasladado a este lugar hasta el momento en el que inicie la resurrección. Barzaj podría considerarse como una vida que yace en el ser aún cuando está en la tumba.

La resurrección

El día de la resurrección, llamado en árabe yawm al-Qiyāmah, también llamado “El día del juicio final”, es el momento en el que después de la reunión de la humanidad para el juicio, según los textos del Corán, los hombres participan de este proceso.

La vida en sociedad

El Islam establece una serie de enseñanzas que se deben practicar, también, en la vida en sociedad, para garantizar una correcta relación entre los fieles y un buen desarrollo de las relaciones con las personas que hacen parte de su entorno:

Personas cercanas: en esta sección también están incluidos los vecinos y familiares. Según la escritura sagrada todas estas personas deben tratarse de la mejor manera posible, lo que implica evitar incomodarlos o perjudicarlos de alguna forma. En este sentido, el Islam dictamina que en caso de que el vecino tenga hambre, el fiel no debe saciarse de comida si el otro está pasando por una necesidad como esta. Se está en la obligación de ayudar al vecino siempre y en cualquier situación. Los demás no deben ser abandonados ni envidiados.

Vestuario Islámico

Una de las características principales de la fe musulmana, así como también la más reconocida e identificada en todo el mundo es el uso del velo. Para el Islam el uso del velo en las mujeres representa un valor sumamente importante con la naturaleza del ser.

  el Islam considera que las mujeres se miran como si fuesen joyas, por lo que se deben cubrir el cuerpo, incluyendo su cabello. El uso del velo según la fe musulmana permite que estén protegidas de los ojos perversos, así como también de quienes las miren con lujuria, como por ejemplo los violadores y potenciales peligros carnales. Esta práctica se basa en que el Islam busca reducir y evitar todo aquello que esté relacionado con la fornicación, las violaciones y la práctica del adulterio.

Es así como la indumentaria musulmana es considerada como una orden que ha dictaminado propiamente Alá, cuya razón yace en el texto sagrado donde Mahoma establece todo lo que está permitido usar de indumentaria, así como lo que se recomienda y lo que se prohíbe, entre estos aspectos se encuentra, por ejemplo, una serie de características con respecto al tipo de prendas.

Tanto el hombre, como la mujer musulmana, tienen prohibido usar prendas de vestir que sean demasiado ajustadas, así como todas aquellas que inciten a la provocación a la visión del resto de las personas. No obstante, sólo podrá usar este tipo de prendas ante los ojos de sus familiares y su pareja matrimonial.

Los hombres tienen expresamente prohibido usar prendas de vestir de mujer, así como las mujeres tienen prohibido vestirse como hombres.

 

simbolos del islam

Calendario del Islam

El Hégira, que se trata de la migración de Mahoma desde La Meca hacia Medina por las persecuciones, es el momento que da inicio al calendario islámico, situado en el año 622, el cual sería en el calendario gregoriano el 16 de julio del año 622. Aquí parte la era.

Se trata de un calendario compuesto por ciclos lunares de 30 años, los cuales están divididos en 19 años con 354 días cada uno, que reciben el nombre de años simples y se dividen en seis meses de 30 días cada uno y otros seis meses de 29 días. También están los años intercalares, los cuales son aquellos 11 años que cuentan con 355 días, además de estar divididos en siete meses de 30 días y los demás meses de 29 días. En la actualidad se sigue utilizando el calendario musulmán y el calendario gregoriano.

Días de la semana: inicia con el día domingo al-ahad (significa primero), seguido por los demás días; lunes al-ithnan (significa segundo), martes al-thalatha (significa tercero), miércoles al-arba‘a (significa cuarto), jueves al-jamís (significa quinto), viernes al-yumu’a (significa “la reunión”, dado que es el día en el que se realiza una oración colectiva en cada una de las mezquitas), y sábado as-sabt.

Es importante mencionar que en el calendario islámico el día inicia con la caída del sol, mientras que el mes inicia dos días después de que haya luna nueva, que es el período cuando se observa el creciente lunar.

Meses del año: reciben cada uno su propia denominación dentro de la religión musulmana, están los siguientes, Muharram, Safar, Rabi’ al-Awwal, Rabi’ al-Thani, Yumada al-Ula, Yumada al-Thania, Rayab, Sha’aban, Ramadán, Shawwal, De al-Qaeda, y Du al-Hiyya.

Símbolos del Islam

Los musulmanes consideran que el uso o la adoración hacia símbolos, así como también cualquier otro tipo de objetos y artículos va en contra de la fe monoteísta que se practica. Sin embargo, una de las figuras con las que usualmente se asocia la fe islámica tiene que ver con la estrella y la luna, pero no se trata más que una asociación externa de la religión, puesto que estos elementos son el símbolo del Imperio Otomano.

Templos y lugares sagrados de los musulmanes

Dentro de la religión musulmana se encuentran tres lugares sagrados, estos son: La Meca, la Mezquita de Al-Aqsa ubicada en Jerusalén y Medina.

La Meca

Es el lugar más importante del Islam, y el sitio al que los creyentes deben peregrinar al menos en una ocasión de su vida, siempre y cuando puedan hacerlo. Dentro del texto sagrado islámico es llamado “Padan-aram”. En La Meca nació Mahoma, por lo que constituye un sitio sagrado de oración. Está ubicada en Kaaba, un sitio que habría sido construido por el profeta Ismael y Abraham. En este lugar se encuentra el Pozo de Zamzam, el cual es un sitio sagrado para la fe musulmana donde sería revelado a Agar, madre de Ismael.

Mezquita de Al-Aqsa

Ubicada en Jerusalén, la mezquita Al-Aqsa se considera el sitio en el que Mahoma logró ascender al cielo. Una vez allí, a Mahoma le fueron presentados los profetas Moisés, Abraham y Jesús, además de otros profetas decretados con anterioridad. Este acontecimiento es denominado como “viaje nocturno y ascensión” Al-Isra wa Al-Miray.

La dos vertientes del Islam, chiítas y suníes veneran esta mezquita, así como también comparten algunas de las prácticas religiosas en torno a los santuarios y espacios sagrados de la religión en general, así como los tres sitios sagrados principales.

Medina

Y finalmente, Medina, se constituye como uno de los lugares sagrados para la fe musulmana puesto que allí se recibió a Mahoma una vez salió de La Meca. En este sitio el Profeta recibiría protección y refugio, además de aceptar el mensaje, por lo que los habitantes del lugar son llamados “Ansar”, dado el trato que le dieron al Profeta, así como la conversión a la religión.

En Medina Mahoma declara el lugar como sagrado y menciona que Dios la cuida y defiende de todo posible mal que se le haga. Mahoma muere y es enterrado en Medina.

Otro aspecto con el que se suele relacionar el origen etimológico del Islam es de su procedencia de la palabra “salam”, la cual significa paz. Esto se basa en la necesidad del ser humano por encontrar la armonía con la naturaleza, pero también con la voluntad que dicta el Creador, por lo que solo así se consigue la verdadera paz dentro del hombre. De esta manera se presenta el Islam como una forma de vida que erradica los conflictos de la existencia del ser humano y constituye la única esperanza para lograrlo a través de la fe que sus fieles le depositan.