Religiones australianas, marca de una tradición viva

Religiones aborígenes de Australia: cuáles son, principales tribus y características

Si bien los primeros europeos parecen no notar la presencia de una religión frente a los aborígenes australianos, lo cierto es que siempre en movimiento, estas poblaciones contenían una gran riqueza cultural y religiosa, centrada principalmente en los fundamentos de la vida cotidiana y las relaciones con los demás. Así, un elemento clave dentro de su base religiosa son los mitos, sobre los cuales se pudieron llevar sus tradiciones de un lugar a otro, así como también permitió la participación de los grupos en cuanto a la visión del mundo pese a las diferencias de creencias, ritos y prácticas religiosas.

Historia de los pueblos aborígenes de Australia

Según las investigaciones, la población aborigen llega a Australia hace cerca de 40.000 años, sin embargo, hay otros estudiosos que afirman que en realidad llegó hace unos 60.000 años. Los primitivos llegaron con canoas y embarcaciones construidas por ellos que los llevan hasta las costas de Australia en distintos territorios traídos desde Asia. Estos primeros pobladores tienen una gran capacidad de adaptación al medio ambiente del territorio al que llegan, lo que les permite quedarse en este lugar, alcanzando una población cercana al millón de habitantes.

Aunque si bien durante varios siglos Australia permanece alejada de cualquier tipo de influencia externa, esto le va a permitir cultivar y desarrollar profundamente su propia cultura, la cual se basa esencialmente en el respeto y amor por la Naturaleza y con ello, el respeto con la Tierra.

El territorio australiano permanece sin ser explorado por agentes externos hasta el siglo XVIII, no obstante, Gran Bretaña se incorpora a Australia hacia el año 1829, época en la que empieza a comprender el asentamiento de la cultura de las personas que fueron llegando. Es así que durante este momento se vive un gran choque en el que las costumbres europeas resultaban totalmente incomprensibles para los aborígenes australianos, pues existían conflictos en aspectos como la concepción del mundo, la explotación de los animales, la explotación de la tierra, la minería, la agricultura, la ganadería, la construcción de edificios y casas, el uso de nuevos utensilios y herramientas, uso de prendas de vestir, entre otros que escaparon a la concepción de los aborígenes.

Es importante resaltar que los aborígenes australianos tuvieron que padecer de varias situaciones que afectaron considerablemente su población, dado que pasaron por enfermedades, épocas de profunda violencia, desarraigo de la cultura y desposesión, hechos que tuvieron lugar a partir del siglo XIX con la llegada de los europeos. Para el siglo XX los aborígenes consiguen obtener los derechos sobre la tierra, no obstante esto parece no ser suficiente para recuperarse de la devastada situación en la que los dejan los años 80 y 90 de este mismo siglo. Así, en un afán de mejorar la calidad de vida de la población aborigen el gobierno de Australia empieza tomar medidas que más tarde le permiten a la población mantener viva la tradición a través de la práctica de rituales, las expresiones artísticas y en general, una recuperación completa de su creencia religiosa.

El ingreso de los europeos al territorio australiano representó para los aborígenes una serie de cambios en los que no solo han desaparecido muchos miembros de las poblaciones, sino que también una fractura dentro de su vida tradicional. Sin embargo, varias poblaciones ubicadas en zonas como el norte, el centro y el oeste, han logrado mantener su cultura religiosa; ritos, creencias y valores que establecen.

Principios y fundamentos de las religiones aborígenes

La base de las creencias de las religiones australianas aborígenes, tiene que ver principalmente con la conexión que existe entre los aborígenes con la naturaleza directamente. Se trata de una unión bajo la cual construyen su visión del mundo y en este sentido, el papel del ser humano como parte de la naturaleza y de la Tierra, lo cual permea todos los aspectos de la vida cotidiana del ser.

Entre los principales elementos que hacen parte del sistema de creencias de las religiones, se encuentran los siguientes principios:

El ser humano y la naturaleza

Los pueblos indígenas de Australia consideran que el ser humano hace parte de la esencia superior que es finalmente la Naturaleza. En ese sentido, todos los seres vivos entre los que están los animales y los seres humanos, y los seres muertos como la lluvia, los muertos, entre otros, hacen parte de la Naturaleza.

Partiendo de esta conexión con la naturaleza, el ser humano no es un ser superior con respecto a los demás de su entorno, sino que como los demás, comparte el medio ambiente con todos los seres vivos, por lo que para su existencia es tan importante para los demás seres, como los demás para la suya. Este respeto y conexión con la naturaleza nace desde los primeros recolectores y cazadores, dado que su existencia dependía directamente de las condiciones y los bienes que le proporcionara la naturaleza, de aquí nace su necesidad de respetarla, mantenerla y continuar su equilibrio.

Muchos pueblos, dentro de su religión aborigen australiana, aconsejan tomar lo mínimamente necesario de la Madre Tierra, pues mientras menos se tome de ella, menos también tendrá que devolverle. Las ofrendas y las acciones de gratitud deben estar presentes continuamente con la Naturaleza, pues es señal de que en algún momento el ser humano le devolverá todo lo que ha tomado de ella, algunos elementos que se usan para las ofrendas son las flores, los alimentos, la sangre, entre otros.

La creación y la ordenación del Mundo

Como mencionamos, la concepción de la creación en general está basada en la mitología de los pueblos nativos de esta zona del mundo, la cual explica su proceso desde relatos que tienen como protagonistas a una serie de personajes fundamentales entre los que están los héroes ancestrales, seres legendarios y dioses. Es así que el origen del mundo incluye la intervención de dioses primitivos que gracias a su labor permiten la existencia del mundo y la existencia de la vida misma en él.

Además de la creación del mundo y su funcionamiento, los relatos mitológicos en los pueblos australianos, cuyas religiones indígenas se fundamentan en ellos, también le permiten al ser humano comprender el origen de los fenómenos naturales, así como las normas sociales, el origen de tradiciones y costumbres que se explican dentro de ellos, por lo que permiten la comprensión de la ordenación del mundo desde el punto de vista natural y social.

Mitología: según la tradición, la Tierra surge de la materia que previamente existía. El paisaje de la Tierra se transformó progresivamente a partir de las acciones de las criaturas de este momento que habrían surgido también de la Tierra, las cuales tenían una forma similar a la de las serpientes pero en versión gigante. Se dice que estas serpientes se fueron levantando poco a poco hasta también influir en la tierra, sobre la cual retuercen el terreno y lo empiezan a configurar hasta tener la forma que conocemos hoy.

Tiempo del Sueño

Se trata de un serie de leyendas aborígenes que dentro de sus narraciones, explican los orígenes de los pueblos, así como también la relación que existe entre el ser con el futuro y con el ambiente natural que lo rodea. El Tiempo del Sueño, Tjukurpa en la lengua anangu, es una tradición sobre la que se construye la cultura aborigen, la cual también toma la figura de una guía dentro de sus actividades diarias y en general, de la vida cotidiana.

Señales en la astronomía

Se cree que los aborígenes australianos serían los primeros astrónomos de la historia, dado que es precisamente la cultura australiana la más antigua de todas las civilizaciones continuadas. Varios grupos aborígenes de Australia atribuyen al movimiento de los cuerpos celestes el funcionamiento del calendario, así como también significados directamente religiosos o mitológicos en tanto los fenómenos astronómicos tienen lugar. Existe una gran diversidad de tradiciones que vinculan los fenómenos astronómicos dentro de las culturas de Australia, las cuales incluyen una expresión específica cosmológica, no obstante, según los eruditos, hay líneas comunes que comparten varios de los grupos religiosos.

Ritos y cultos

Existe una gran diversidad de cultos y ritos de los aborígenes australianos, los cuales se caracterizan principalmente porque hay una inclinación por mirar hacia atrás y no hacia adelante, es decir, más que poder mirar o visualizar lo que sería la vida después de la muerte, había una preferencia por mirar hacia el pasado, a lo que se llamó “Dreamtime”, el momento conocido como la edad del sueño. De ahí que se crea que durante este período se formó el paisaje como podemos conocerlo hoy.

Los sacerdotes

Otro aspecto fundamental dentro de la práctica religiosa de los aborígenes australianos, es que no tienen sacerdotes o líderes religiosos que dirijan los ritos y las ceremonias, sino que se trata de una participación común en la que todos desempeñan una labor dentro de las ceremonias. En especial, hay un profundo respeto por los ancianos, pues eran quienes además, se encargaban de guardar las tablillas o las piedras especiales en las que se encontraban los grabados que representan las historias y narraciones de sus religiones.

Concepción de la muerte

Los pueblos aborígenes sostienen la creencia de que el mismo espíritu que está dentro de cada cuerpo del ser humano, lo está también en las plantas de la naturaleza, en los animales y otros elementos de la naturaleza como lo son los ríos, los lagos, las montañas, las rocas, entre otros. Es así que, en cuanto a la muerte, los aborígenes consideran que el espíritu abandona el cuerpo en el que vivía retoma una existencia netamente espiritual.

Esta creencia evidencia la profunda relación que afirman los aborígenes entre cada uno de los miembros del pueblo con otros pueblos, así como los elementos de su entorno natural y la conexión con las generaciones del pasado pero también con las generaciones futuras.

Espíritus del mal

El conjunto de creencias sobre las que se cimientan los fundamentos religiosos de los aborígenes australianos, junto a su profunda relación entre el ser humano y la naturaleza, les ha permitido crear una posición consolidada frente a las circunstancias de la vida, a través de las cuales aceptan las situaciones que se les presentan, así como aceptan las actividades que traen los espíritus del mal entre los que están las enfermedades, los desastres naturales y la muerte, razón por la que muchos aborígenes realizan cultos que les permitan defenderse de este tipo de espíritus.

La importancia de la verdad

Para los pueblos aborígenes es de vital importancia decir siempre la verdad, por lo que la mentira es algo que se debe evitar siempre y en todo momento. Cada una de las palabras que dice el ser humano, cada uno de los pensamientos que tenga y las acciones que realice, tiene una energía precedida, por lo que la verdad le permite no solo usarla sino también administrar su propia energía. Para mantener esta posición, la autodisciplina es esencial pues permite mantener alejadas las emociones negativas y alcanzar la sabiduría.

Aquí reunimos una serie de características generales sobre las creencias y en general, las religiones australianas:

  • Elementos necesarios como el alimento no son evidentes para los seres, razón por la que es necesario pedirlo y así, agradecer por él día a día.
  • Su vida está fuertemente ligada a la naturaleza.
  • Cada mañana los creyentes inician el día con la práctica de una ceremonia en la que en primer lugar agradecen al Universo por su existencia, así como por los seres humanos que están a su alrededor.
  • A  menudo su dieta alimenticia está basada en el hábito de consumo del vegetarianismo, por lo que rechazan de su alimentación todo lo que tenga un rostro.
  • Le otorgan a cada ser de la Naturaleza un simbolismo particular, especialmente a los animales que hacen parte de su entorno. Por ejemplo, de la serpiente se destaca su capacidad para el cambio de piel, la cual es interpretada como la necesidad del ser humano de cambiar sus pensamientos y perspectivas de acuerdo a las circunstancias y su crecimiento.
  • La única forma o mecanismo que tiene el ser humano para poder superar una prueba es realizarla.
  • Los aborígenes establecen la necesidad de liberarse del apego no sólo frente a los objetos y cosas, sino también a las creencias y falsos valores que se le presenten.
  • Generalmente los ritos, ceremonias y reuniones se realizan alrededor de un fuego central que es rodeado también de piedras y las personas pueden estar sentadas o de pie frente a él.
  • La persona mayor o el viejo de una tribu, no es aquella persona que tenga más edad entre todos los miembros, sino la que más sabiduría albergue y madurez.
Pueblos y tribus aborígenes de Australia

Pueblo Murrinh Patha

La mitología de este pueblo se enfoca en la descripción de un sueño desde la que definen su sistema de creencias. En general, los eruditos de esta religión han mencionado que este pueblo se orientó a la unidad de pensamiento, expresión y creencias relacionado con el cristianismo, dado que todos los aspectos que ocurren en sus vidas junto a la cultura y los pensamientos, son influenciados del Sueño. Es importante destacar que dentro de esta religión no hay una concepción en la que se distingan las cosas mentales o espirituales, de lo profano, dado que consideran que toda vida es “sagrada”, por lo que las conductas catalogadas con implicaciones morales son justificadas por un significado de las vidas del Sueño eterno.

Pueblo Yamatji

Esta tribu también fue llamada como Yamaji, hace referencia a una población que ha adoptado el nombre para describir una persona indígena que nace en la región de Watjarri. Se cree que su nombre tiene tres significados distintos, entre los que están: denominación para cualquier persona de la región de Murchison, también se usó para denominar cualquier grupo que fue formado por integrantes de pueblos indígenas al que se llamó como Cuerpo Corporativo Prescrito por Título Nativo y finalmente, se utilizó para llamar a un miembro del pueblo indígena australiano llamado Wadjari.

Pueblo Pintupi

Ubicada en el Desierto de Gibson, esta tradición se caracterizó por tener una importante predominancia del aspecto mítico, el cual se consolida como una forma de conciencia en la que tienen lugar sucesos que pueden ser explicados por órdenes sociales regidos por la mitología superhumana y no, por acciones políticas o influencias de individuos.

Así, la visión de este pueblo en su mitología está orientada a la existencia de tres senderos o líneas interrelacionadas con los lugares importantes que se nombran y que son creados por personajes míticos dentro de sus rutas de paso por el desierto del que nace, en el proceso del Sueño. Su mitología comprende un conjunto de ceremonias como práctica religiosa, narraciones y cantos que son conocidos como Tingarri.

Pueblo Anangu

Es conocido como la tribu de los “hombres canguro”. Es uno de los pueblos más reconocidos del territorio australiano, ha logrado escalar el Uluru, uno de los sitios sagrados más importantes de las religiones de Australia. Dado que esta zona es conocida como “el ombligo del mundo”, es también el lugar más importante para este pueblo, el cual debe su nombre a su ubicación solitaria, así como ser la principal figura de un espacio desértico.

Pueblo Palawa

Fue denominado así para llamar a los aborígenes tasmanos que se ubicaron en esta Isla en Australia, la cual fue reducida sustancialmente hacia el año 1802 debido a una serie de acciones protagonizadas por los colonizadores británicos y conflictos que tuvieron lugar con ellos. Una gran parte de las lenguas indígenas de esta zona de Australia se fueron perdiendo con el paso del tiempo, además de la reducción de sus integrantes. No obstante, el pueblo sigue viviendo en la actualidad y lucha por reconstruir las lenguas con listas de palabras a través de las cuales puedan mantener viva su cultura.

Pueblo Noongar

Este pueblo también es conocido como Nyungar, residente de la zona suroeste de la provincia del territorio australiano occidental. Se cree que antes de la llegada de los europeos, el pueblo estaba dividido en cerca de 13 tribus distintas, sin embargo, estos grupos compartían la cultura y un lenguaje similar. Particularmente, su calendario regía la vida cotidiana del pueblo a partir de seis estaciones, mientras que las demás naciones estaban regidas por calendarios de hasta ocho estaciones.  Es importante resaltar que las estaciones son definidas por criterios astronómicos pero también las condiciones atmosféricas, como el viento, la migración de los animales, entre otros.

Inicialmente el pueblo tradicional conseguía su sustento a través de actividades como la pesca y la caza de una gran variedad de animales, ademàs de la recolección de plantas y semillas. La llegada de los europeos fue vista por esta tribu como el regreso de las personas que habían fallecido, por lo que en su curso, fueron llamados como Djanja o Djanak que hace referencia a “espíritus blancos”.

Sitio sagrado de las religiones australianas

Uluru

Es una formación rocosa que también recibe el nombre de Ayers Rock, la cual se encuentra ubicada en el centro del territorio australiano compuesto por una arenisca, una roca sedimentaria que contiene clastos similares al tamaño de la arena. Si bien constituye uno de los lugares más importantes de culto, siendo un lugar sagrado para los aborígenes australianos, también lo es para el mundo, dado que en el año 1987 es declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siendo uno de los sitios naturales y un sitio cultural.

En la actualidad existen varias tribus y pueblos aborígenes que mantienen su relación con la valoración y conexión con la Tierra. Sus ritos religiosos siguen estando dirigidos por el respeto hacia todos los elementos naturales. Es así que sigue vivo su sistema de creencias que relaciona al ser humano con el universo y todo lo que hay en él.