Religiones africanas, valores aborígenes africanos

Religiones africanas: etnias africanas, principios y formas de culto

Hablar de la Cultura Africana y por supuesto, las religiones que hacen parte de este continente, implica tener en cuenta el paso histórico que ha tenido y con ello, todas las situaciones que han afectado e influenciado el curso de su civilización. En este sentido, debemos considerar procesos como la esclavitud, la colonización europea, la llegada de enfermedades, las hambrunas, la discriminación racial y demás experiencias que han atravesado la cultura de este continente, entre otros ámbitos.

La cultura de esta zona del mundo es tan antigua como lo es también la raza misma, razón por la que en ella converge una rica diversidad cultural y religiosa, representada en la variedad de idiomas, tribus y prácticas. Es así que, entre las religiones étnicas africanas que han perdurado se encuentran las siguientes:

Religión cazadores y recolectores

Se caracterizan principalmente por la divinización al bosque, elemento al que agradecen la vida, los recursos, el alimento, la ayuda y los pobladores sobrenaturales. Generalmente este tipo de religiones está conformado por grupos poco numerosos pero con práctica del nomadismo, razón por la que no han consolidado santuarios ni han construido templos templos.

Religión Pastores

Para esta agrupación, el ganado constituye un elemento divino, por lo que los rituales que se practican están orientados a generar y fortalecer la fertilidad de los animales, así como también la protección y cuidado de su salud.

Religión agricultores

Son agrupaciones mucho más numerosas en comparación con las anteriores. Sus dioses son principalmente de las cosechas, aunque también cuentan con otras divinidades supremas.

En general, los rituales religiosos de África son muy diversos, pero todas sus expresiones coinciden en una búsqueda y la necesidad por adorar y rendir culto a los antepasados, los elementos de la naturaleza y aspectos que están ligados fundamentalmente al desarrollo de la vida y su cotidianidad. Otro aspecto que debemos mencionar es que los rituales buscan librar a las comunidades de la brujería, mientras que, por otro lado, también son realizados con el fin de fortalecer la soberanía de sus gobernantes y de sus leyes.

Principios, enseñanzas y creencias africanas

Para comprender las bases de las religiones africanas, y en este sentido, sus creencias, es necesario empezar por profundizar parte por parte y describirla, razón por la que presentamos cada uno de los valores y aspectos que hacen parte dentro de sus prácticas religiosas y bases fundamentales:

Respeto entre los seres humanos

Para las culturas africanas, un aspecto sumamente importante son las relaciones entre los seres humanos, dado que consideran que necesitan vivir en armonía y en paz. De hecho, este es un aspecto fundamental en el que convergen todas las religiones tradicionales del continente africano, razón por la que a lo largo de los años y con sus tradiciones, han ayudado a consolidar este principio. Además del respeto por cada una de las personas, las culturas africanas resaltan otras virtudes como lo son la tolerancia, la paciencia, la hospitalidad, la colaboración con cualquier persona y la capacidad de aceptación, dado que se consideran valores que contribuyen y garantizan una vida en paz y armonía en toda la sociedad.

Los seres humanos proceden del Ser Supremo, por lo que son seres valiosos y dignos de respeto y tolerancia con respecto a los demás. Durante la práctica de sus rituales se va a ver una celebración por la “humanidad”, la cual es compartida y difundida.

Culto a los dioses

Una gran parte de los creyentes religiosos de esta región, particularmente, coinciden en la creencia de un dios que es el creador del mundo y que gobierna a partir de poderes no sólo divinos, sino también humanos. Se cree que este dios ha nacido de una madre que vivió entre los seres humanos y que abandona la tierra, alejándose de los humanos. También consideran que los dioses tienen la facultad de resucitar en otros seres vivos, pero también en objetos o cosas.

Se puede decir que se considera a esta divinidad como un dios lejano, dado que en la naturaleza están presentes otras fuerzas espirituales (los montes, los bosques, plantas, los ríos, algunos animales, árboles, entre otros), que constituyen una gran importancia, debido a que en ella encarnan deidades distintas mediante las que pueden estar cerca de los seres humanos y en este sentido, proporcionarles beneficios, pero también daños.

Culto a los antepasados

Aunque si bien los antepasados suelen referirse al progenitor inmediato o a anteriores, en algunos pueblos africanos se pone a un recién nacido y se le otorga el nombre de antepasado como una forma de representar la continuación de la vida dentro del cuerpo de un nuevo descendiente. Sin embargo, un antepasado que es olvidado, aún cuando sigue viviendo junto a su familia para garantizar la protección, puede llegar a convertirse en un ser maligno para sus cercanos, o incluso olvidarse y desaparecer si se le deja de rendir veneración.

Los antepasados son seres a los que se les atribuye facultades no solo espirituales, sino también corporales, de manera que aunque son invisibles, pueden hacerse visibles dependiendo de las circunstancias, además de que tienen la capacidad de poseer y entrar a cuerpos tanto de animales salvajes como de seres humanos y consumir alimentos y bebidas, razón por la que durante los rituales se realizan este tipo de ofrendas.  Los antepasados están dotados de una condición sobrehumana, lo que también los acerca al Creador. Es así que con frecuencia los antepasados son vistos como una especie de mediador entre los parientes que aún viven y el Ser Supremo. A esto se suma que los creyentes acuden a ellos para pedir ayuda y obtener el favor de los antepasados.

Es importante comprender que en las religiones africanas, no todos los que mueren se convierten automáticamente en un antepasado, ya que para ello, el ser debió haber llevado una vida buena en el ámbito moral y ser un buen ejemplo para todos los integrantes de la tribu.

Acciones de los sacerdotes

Los sacerdotes cumplen un papel fundamental dentro de los rituales, ya que son los encargados de ejecutarlos, así como de dirigir y presidir las ceremonias que se realizan. Así mismo, los sacerdotes son vistos como intermediarios entre el mundo de los antepasados y el mundo de los vivos.

Proceso del sacerdocio: este proceso comprende un largo aprendizaje, otorgado de manera hereditaria en el que el ser debe aprender todas las técnicas que usará en los rituales. Esto implica la construcción de ideas espirituales y tradiciones étnicas, así como el aprendizaje de técnicas curativas, uso de plantas, técnicas de adivinación, las cuales le permiten conocer y comprender el presente y no conocer el futuro, como se creía popularmente.

Alimentos en los rituales

Los alimentos constituyen un elemento fundamental dentro de los rituales, ya que son usados como ofrendas para los antepasados, principalmente, a los cuales se le atribuyen características que pueden convertirse en humanas. La alimentación de la cultura hace parte también de actividades artísticas y hábitos en su preparación, que pertenecen a las etnias que conforman y habitan en el territorio.

El ser humano: tres espíritus 

Dentro de lo que es la concepción del ser humano en la tradición africana, además de la importancia de cada uno de los integrantes, se considera que cada persona tiene tres espíritus, como la yoruba. En este sentido, los espíritus que conforman al ser humano son:

  • Espíritu Emi: es el espíritu que hace referencia, según su nombre a aliento, por lo que representa la fuerza vital que mantiene con vida al ser humano y que se encuentra en los pulmones de su cuerpo o en el corazón.
  • Espíritu Ojiji: este espíritu señala una sombra que siempre está siguiendo a su dueño a donde quiera que va. En cualquier sitio espera su regreso al cielo cuando éste muera.
  • Espíritu Eleda: este último espíritu expresa al que debe ser alimentado a través de sacrificios y ofrendas.

Algunas tribus étnicas de África

Es claro que dentro de las religiones étnicas africanas podemos reconocer una gran variedad de cultos y comunidades que abundan y que perduran, dentro de las cuales destacan los cazadores-recolectores, como es el caso de los Bosquianos o los Pigmeos, entre otros. Sus ritos a menudo se enfocan en la divinización del bosque y la gratitud a quienes se imaginan, son sus pobladores sobrenaturales, que proporcionan la ayuda, la vida y el alimento.

Akan: esta tribu considera que el universo fue creado por un Ser Supremo que es a la vez, el Dios infinito, el Gran Diseñador y dador. Sin embargo, su creencia también se enfoca en el ser humano en cuanto le atribuyen la creatividad, la cual es capaz de influir de forma positiva o de forma negativa en relación con el Universo, pues consideran que éste se desarrolla y se compone desde los seres que ya han muerto, los que están con vida y los que están próximos a nacer.

Zulú: este grupo étnico que contiene más de diez millones de miembros, considera al Dios creador Nkulunkuli, el cual es de gran influencia para la vida de los seres humanos. Dentro de su práctica religiosa, resaltan la importancia de invocar a los antepasados mediante técnicas de adivinación que les permitan obtener beneficios de ellos. Particularmente, la mayoría de los adivinos de esta tribu son mujeres, por lo que su rol comprende una gran importancia dentro del pueblo y su vida cotidiana.

Vudú: su término hace referencia a una palabra que es de origen africano y que es asociado con una religión de gran importancia en el continente, traducido como “espíritu” o “dios”. En cuanto al origen de esta práctica religiosa, suele estar asociado con el pueblo africano que se denominó Yoruba.

Tswana: esta comunidad se divide en una serie de grupos entre los que están: Thlaping, Rolong, Kwena, Kgatia, Kgalagadi, Twana, Hurutshe, Gwaketse, Ngwato, Tlowka y Malete. Es una tribu conformada por mujeres, hombres, niños y los que son denominados como “badimo”, que son los antepasados de la comunidad, los cuales poseen poderes. Esto tiene razón en el nombre de la religión, dado que el gran Dios, también llamado el “gran espíritu” es “Modimo”, mientras que los agentes de éste, son denominados “badimo”.

No podemos dejar de mencionar la presencia de otras religiones en África, como lo son esencialmente el cristianismo y el Islam, religiones que logran instalarse en parte por el sentido religioso, la tolerancia y el respeto dentro de su cultura tradicional. Es así como los africanos descubren en estas nuevas religiones aspectos fundamentales que coinciden con sus principios religiosos como la presencia de un Ser Supremo, el valor de los antepasados, los sacerdotes, el culto a los muertos, así como también los valores base de relación: la caridad, el perdón, la tolerancia, la importancia de la comunidad, centralidad del ser humano, colaboración, entre otros. Por otro lado, quienes se convirtieron a esta religión no tienen mayor problema dentro de sus sociedades, pues el respeto y la tolerancia permiten que sus miembros puedan llevar una vida en armonía pese a las diferencias religiosas.