Shivaísmo ¿Qué es, surgimiento, creencias, profeta? y más

¿Qué es el Shivaísmo?

Es una de las ramas religiosas más importantes del Hinduismo, la cual se basa en la adoración al Dios Shiva, considerado entre los seguidores como el dios supremo. Esta religión nace en la India y empieza a desarrollarse en este territorio con una gran fuerza, a tal punto de ser una de las creencias más fuertes en los Tamiles del sur de la India y Sri Lanka.

En la rama de la mitología hinduista, los seguidores son llamados shivaístas. El Shivaísmo, también conocido como Sivaísmo, no solo tiene devotos en la India y entre los Tamiles, sino que también aparecen seguidores en zonas como Kannadigas, Siddhas y Sadhus.

 

 

Origen del Shivaísmo

Según algunas fuentes, el origen del Shivaísmo se sitúa durante el VI milenio antes de nuestra era, momento en el que empieza a ser revelado el Shivaismo, pues nace a partir de una serie de concepciones animistas, además de una larga experiencia religiosa del ser humano. Durante esta época, aparecen en Europa y en la India, ritos situados dentro de esta religión, entre las que aparecen símbolos como por ejemplo el culto al toro, al carnero, al falo, rituales hacia la cruz gamada, los sacrificios, entre otros. No obstante, para los investigadores sigue siendo difícil determinar el lugar exacto en el que nació esta religión, dado que sus orígenes se remontan dentro de la misma historia del ser humano, teniendo en cuenta las representaciones simbólicas que empiezan a evocar la presencia de la religión en las regiones.

Algunas tradiciones de la región han atribuido la labor de difundir los principios y bases del Shivaísmo al sabio Agastia Muni, autor de varios de los himnos védicos, sobre todo, en el sur de la India. Así mismo, se menciona que Agastia sería quien trajo las tradiciones védicas a la región, incluyendo el idioma tamil o támil, una lengua drávida que fue hablada principalmente en Tamil Nadu.

 

Creencias, principios y tradiciones

El conjunto de creencias sobre las que se basa el Shivaísmo, se presenta de acuerdo a una serie de aspectos relacionados con las divinidades, pero también con las actividades de adoración, entre las que se encuentran las siguientes: 

Shivá, Dios supremo

Shiva es considerado como el Dios supremo en la Trimurti, el cual hace referencia a los tres dioses más importantes dentro de la mitología hinduista, acompañado de Visnú y Brahmá. Su veneración está establecida de dos maneras. La primera de ellas es el de Lingam (falo), mientras que el otro se enfoca en su forma humana. Así mismo, son muchas las formas que toma dentro de la figura humana. Las figuras más importantes que roma son: Nataeraja, que es la forma de bailarín y Dakshina-murti, que es la imagen de un profesor que está enseñando la Verdad Absoluta a los cuatro sabios.

La veneración hacia Shiva no solo se realiza dentro de los templos, sino que también se lleva a cabo dentro de los hogares de los creyentes, de manera que se construyen pequeños altares en la que se tienen pequeños ídolos elaborados en piedra que a menudo tienen forma de lingam (falo), los cuales reciben el nombre de shalágram, una tipo de piedra sagrada de la India. Así mismo, aparecen prácticas en relación con la figura entre las que se destacan los baños de manera diaria, las ofrendas de comida y la adoración.

 

shivaismo tantrico

La ceniza (bhasma)

La ceniza sagrada es la que es resultado de la cremación de cadáveres. La ceniza es uno de los elementos más importantes y sagrados que existen dentro de la práctica de las adoraciones. Es por ello que se baña a la deidad de Shiva con las cenizas. Luego de esto, las cenizas son repartidas entre los devotos, los cuales, las reciben con una reverencia y las ubican en su frente principalmente, pero también las ponen en otras partes del cuerpo.

Otro aspecto que debe mencionarse dentro de las adoraciones, es la recitación del Om, la sílaba sagrada más común dentro de toda la fe del hinduismo. Así mismo, el término sagrado de las cinco sílabas Om namah shivaya, que significa “Om reverencias a Shivá”, es considerado uno de los más importantes, razón por la que los devotos lo repiten en varias ocasiones.

Dios: Shiva

La apariencia física de la deidad está construida bajo una figura que tiene tres ojos, con uno de ellos situado en la zona de la frente, el cual le permite evidenciar su capacidad y poder ante las tres divisiones del tiempo: el pasado, el presente y el futuro. Similar a la figura del cuerpo humano, Shiva tiene brazos y piernas, facciones corporales iguales. Su color de piel tiende a ser azul grisáceo, dado que su cuerpo está cubierto de cenizas. Sobre su frente se ubica un luna en forma de cuarto creciente que representa la división del tiempo en los distintos meses, acompañado por una serpiente alrededor de su cuello que es el símbolo de la división en años y finalmente, un collar de calaveras que representa la generación de las razas de la humanidad y la extinción de las mismas.

 

Shivaísmo tántrico

Se trata de un sistema espiritual y filosófico que aleja del hinduismo clásico. En este sistema habitan los seis sistemas filosóficos ortodoxos, los cuales son: Nyaya, Mimansa, Yoga, Vedanta, Vaisheshika y Sankhya. Estos se dividen a su vez en dos ramas principales, en la hinduista y en la budista. Dentro de las hinduista se encuentra el tantra en función de la adoración, pues están: Shiva, Ganesha, Surya, Shakti y Vishnu.

Esta práctica está enfocada a la mezcla del ser con el absoluto y la realidad suprema e inmanente. En este sentido, el propósito del tantra es lograr identificarse con la divinidad dentro de su propia existencia, además de poder obtener el conocimiento salvador, la unión con lo divino y la liberación de la vida a través de la percepción de la divinidad desde el propio ser.

 

shivaismo

 

Textos relevantes dentro del Shivaísmo

Los textos más importantes de esta corriente del hinduismo coinciden en la glorificación a Shiva como el dios superior en relación con las demás divinidades. Las escrituras védicas que se conocen de esta religión son varias, y están clasificadas de la siguiente manera:

Shivá-purana

Es uno de los seis textos Purana, enfocados en la glorificación del dios Shivá por encima de los demás dioses del Trimurti y que contiene los 12 samjitá: Vighesha, Rudra, Vinaiaka, Bhauma, Matrika, Rudraikadasha (once Rudras), Kailasa, Shata-rudra (cien Rudras), Koti-rudra (mil Rudras), Sahasra-koti-rudra (mil millones de Rudras), Vaiavíia y Dharma.

Skanda-purana

Es el texto mayor, mahá purana, dado que contiene dieciocho textos religiosos que lo consolidan como el más largo de todos en cuanto a su contenido. Tiene una vasta extensión de leyendas, parábolas, historias y reflexiones con varias versiones. Está dividido por khandas, es decir, capítulos, dentro de los cuales se destaca principalmente el Kashi-khabda, dado que en este glorifica todos los templos de la rama del Shivaísmo presentes en la ciudad de Kashi, Benarés, pues es la ciudad que se ha declarado tradicionalmente como dedicada a la adoración del dios hinduista Shiva.

Linga-purana

Está dividido en dos partes que contienen 108 y 55 capítulos. El texto describe esencialmente aspectos como el origen del universo, el origen del Lingam y cómo de este surgen los dioses Visný y Brahmá. Allí, Shiva que está presente en el falo de fuego también presenta un relato en el que describe las reencarnaciones que ha tenido como figura opuesta a Vishnú.

Agama

Hace referencia a una serie de escrituras no solo hinduistas, sino también budistas y yainas en las que se describen varios aspectos importantes del diseño, la ubicación de los ídolos de Shiva y en general, características esenciales de los templos de la religión del estado de Tamil Nadu, dado que dedican su adoración Shiva y que consolidan estos escritos como única fuente de información religiosa, por lo que ninguna desviación está permitida fuera de lo que esté escrito en los libros.

Theravam

En este texto se encuentran los principales himnos cantados por los tres gurús del Shivaísmo, los cuales son Thirunavukkarasar, SundaraMurti y Thirugnana Sambandar, y que, a su vez, hacen parte de los 63 Naianmars, devotos de Shivá. Se cree que fueron escritos por Manika Vachakar, reconocido por ser el cuarto gurú principal dentro del Shivaísmo.

Shiva Upanishads

Si bien es un texto que comprende unas 150 a 200 Upanishad, la 108 es considerada una de las más importantes, llamada Muktika-upanishad, también conocida como Muktika Upanisad. Además, algunas de ellas están relacionadas directamente con la rama religiosa del Shivaísmo y los cuatro Vedas a los que le corresponde respectivamente:

Aksha-malika-upanishad del Rig-veda

Átharva-shikha-upanishad del Átharva-veda

Bhasma-upanishad del Átharva-veda

Brijad-yabala-upanishad del Átharva-veda

Ganapati-upanishad del Átharva-veda 

Kaivalia-upanishad del Iáyur-veda negro 

Kala-agni-rudra-upanishad del Iáyur-veda negro

Pancha-brahma-upanishad del Iáyur-veda negro

Rudra-aksha-upanishad del Sama-veda

Rudra-jridaia-upanishad del Iáyur-veda negro

Sharabha-upanishad del Átharva-veda

Shira-upanishad del Átharva-veda

Yabala-upanishad del Sama-veda

 

shivaismo creencias

 

Templos de la religión

Con el curso de la implantación de los principios del Shivaísmo, se construyen innumerables templos, así como sepulcros dedicados a Shiva, los cuales suelen tener presentes estatuas sagradas denominadas murtis, de Ganesh, uno de los dioses más adorados dentro del panteón del hinduismo. Ganesh es el hijo de Shivá y Párvati.

Chidambaram, una de las ciudades de Tamil Nadu, uno de los veintinueve estados, es considerado como uno de los sitios más famosos, dado que está construido allí el templo Nata Rash, que significa “el rey de la danza”. De hecho, el lugar también se considera como uno de los más sagrados sepulcros del Shivaísmo.

Los seguidores de esta religión construyen su creencia sobre la cual consideran que la creación es, a la vez, una forma de expresión de la divinidad consciente, la cual no es distinta de esa misma divinidad que recibe el nombre de Shiva. Así es que Shiva es también el creador y lo que trasciende, una de las características que contrasta con tradiciones religiones semíticas en las que se considera que Dios es un ser distinto de la creación.

Aunque si bien el Shivaísmo tiene varios conflictos con otras corrientes como el Krisnaísmo y el Visnuismo, procedentes también del Hinduismo, todas tienen un trasfondo en el que coinciden, no solo dentro de la mitología, sino también dentro de su filosofía.