Hinduismo: ¿Qué es, surgimiento, profeta, doctrinas? y más

¿Qué es el Hinduismo?

Con una gran presencia en el continente asiático, el Hinduismo es una de las religiones más antiguas del mundo, por lo que no se reconoce un fundador de esta doctrina en particular. El Hinduismo es conocido como Sanatana Dharma, que hace referencia a “el camino eterno”, o también a “la tradición eterna”. Se trata de una religión con una gran variedad de filosofías, manteniendo una serie de rituales y conocimientos, entre los que se destaca principalmente los principios de la cosmología.

El Hinduismo suele tomarse como una religión que a lo largo de los años se ha constituido a partir de la unión de distintas culturas y tradiciones procedentes de la India, su país de origen.

 

hinduismo

 

Origen del Hinduismo

Esta religión tiene origen en la India, junto con otras religiones procedentes de allí como lo son el Sijismo y el Jainismo, también conocido como Yainismo. En la actualidad es una de las religiones que se siguen practicando y que, además, cuenta con una amplia presencia en el mundo.

Como mencionamos, el Hinduismo no cuenta con un fundador identificado particularmente, por lo que se trata de una religión que reúne un conjunto de elementos, a partir de las tradiciones religiosas, los cultos, los principios morales, las creencias y demás aspectos que le conciernen a lo religioso, configurando esta tradición religiosa. Carece de una organización central específica, por lo que el Hinduismo se toma como una tradición común.

Sobre los primeros fundamentos del Hinduismo, se atribuye a los pueblos arios que llegaron a la India para invadir, pues serían quienes trajeron los primeros dioses dentro de su cultura primitiva. De ahí que aparezcan varios dioses dentro de la filosofía, como lo son: Krishna, Lakshmi, Shiva, Brahma, Visnú, Indra, Sarasvati, y Kali.

 

Principios y enseñanzas del Hinduismo

Dentro del Hinduismo aparecen un gran número de creencias, sin embargo, una por la que particularmente se reconoce esta religión tiene que ver con el universo visible, puesto que los fieles consideran que detrás de él se encuentra Brahman, el gran dios. Por otro lado, también aparece el samsara, que hace referencia al ciclo de las reencarnaciones para retornar al elemento divino que representa el mayor logro para los hinduistas.

El dios impersonal es denominado Brahman, mientras que los demás seres son sólo la expresión de este Dios absoluto. De ahí que se considere a Brahman como el principio del universo. Existen dos maneras de adorar al dios, una de ellas es la adoración personal en cuanto a la devoción, bhakti, o la adoración impersonal que usa como elemento esencial la sabiduría gñana.

Otro elemento importante que se debe mencionar es que para el Hinduismo el concepto sobre las divinidades puede variar. Esto se debe a que en esta religión cualquier persona puede tener su propia concepción acerca de los dioses, puesto que para ellos los dioses pueden tener multiplicidad de formas que difieren en cada persona. Esto se observa en la variedad de representaciones que se han hecho sobre las divinidades, pues, aún así, se sigue tratando del mismo dios.

 

Objetivos reales del ser humano en el Hinduismo

Entre los principales temas que permanecen dentro del conjunto de creencias de esta religión están los cuatro Purushartha. Estos constituyen los cuatro objetivos reales que están dentro de la vida humana. Estos son:

Dharma: significa ‘ley religiosa’. En cuanto a este primer objetivo existen varios significados dentro de la religión, pues algunos suelen estar relacionados con la enseñanza, la naturaleza y la ley natural, así como la virtud, la conducta equivocada, la verdad y una norma fija. Así, en el Hinduismo, el Dharma se refiere a una serie de conductas que están de acuerdo con el orden de la vida y del universo, incluyendo, deberes y derechos que aplican para cada ser humano en todo lo que le rodea. Generalmente el Dharma se simboliza con una rueda, la cual gira sobre sí misma y simboliza, a nivel cósmico, la aplicación del Dharma por movimientos cíclicos.

En cuanto al ser humano y practicante del Hinduismo, el Dharma está relacionado con los deberes éticos que se rigen a partir del nacimiento. Sin embargo, toma nuevas concepciones dentro de las ramas del Hinduismo.

Artha: este segundo objetivo tiene que ver con la idea de la prosperidad material y el trabajo. Particularmente, Artha se considera como un objetivo básico dentro de la religión, el cual debe seguirse debido a la moralidad védica, la cual hace referencia a “conocimiento”, puesto que yace dentro de los textos más antiguos de la cultura y la literatura India, siendo una fuente sumamente importante para la religión védica, previa al aparecimiento de la religión hinduista.

El concepto del Artha hace referencia a la búsqueda de la fama, la prosperidad material inspirada en la recopilación de la riqueza, que le permita al ser humano alcanzar un estatus social elevado del que pueda gozar tranquilamente con los bienes materiales.

Kama: dirigido a los deseos y las pasiones, este tercer objetivo se enfoca en la consecución del placer sexual y con ello, todo lo relacionado en cuanto al placer de los sentidos y la plenitud a nivel corporal, así como el disfrute y el amor de la vida en este asunto.

Configura uno de los objetivos o metas del ser humano en tanto que consiga complacer todos los deseos carnales y el amor para la práctica sexual. Uno de los libros más conocidos de este objetivo es el Kamasutra, que hace referencia a “aforismos del amor”, el cual contiene una serie de tratados que se aplican a las relaciones sexuales y las relaciones humanas.

Moksha: este último objetivo tiene que ver con la salvación y la liberación, especialmente en cuanto a la liberación del espíritu. Puesto que en la religión hindú se cree que el alma está atrapada dentro del cuerpo físico, el moksha desea la liberación del ser en cada una de las ataduras del karma, las cuales determinan las consecuencias de las acciones.

ramas hinduismo

 

Principales Ramas del Hinduismo

El Hinduismo se divide en una gran variedades de ramas  que no en todas se conoce su fundador pero aún así continua con varios creyentes

El Visnuismo

El Krisnaísmo

El Shivaísmo

El Shaktismo

 

¿Cómo alcanzar el moksha  a partir de tres caminos?

 

Karma marga: el -sendero de la acción-, también conocido como karma khanda, hace referencia a una serie de actividades piadosas que se llevan a cabo a fin de obtener un cuerpo como un dios.

Gñana marga: se refiere al sendero del conocimiento y propone poder diferenciar lo que es una ilusión y lo que no lo es para lograr ser uno con el Brahman, el espíritu del universo.

Bhakti marga: expresado como el –sendero de la devoción-, este último paso tiene que ver con la dedicación y devoción a uno de los dioses del Hinduismo; como Kali, Krishna, Vishnú, o cualquier otro perteneciente a la religión. La meta es servir al dios dentro de lo espiritual más que en lo que concierne al cuerpo físico.

Así, también, aparecen otros elementos de suma importancia dentro de la práctica de esta religión y que son sumamente conocidos:

 

Karma en el hinduismo

 

Se trata de una energía invisible y trascendente que nace desde las acciones que realizan las personas independientemente de las intenciones. Se considera el karma como un espíritu que logra el equilibrio y la justicia. Esta es una de las creencias esenciales del Hinduismo, pues aunque en algunas de sus doctrinas varía su significado, se mantiene la interpretación común.

El karma se suele interpretar como una ley que inicia el ciclo de la causa y efecto. A partir de esto, las reencarnaciones que tenga el ser quedan condicionadas por cada uno de los actos que se hayan hecho durante las vidas pasadas. Así, el karma es la respuesta a los dramas humanos, puesto que se activa frente a las acciones positivas o negativas que se han hecho, en ocasiones en el pasado más o menos inmediato. Esto sería presidido por Lama, el dios de la muerte y el guardián del inframundo.

En cuanto al castigo que se le da a la persona por sus malas acciones, suelen recibirse de distintas formas, por ejemplo:

Vida actual: en caso de que la persona haya cometido muchos actos negativos, es posible que el karma empiece a funcionar durante la misma vida.

Próximos nacimientos: dado que en el Hinduismo ningún lugar representa una estancia para siempre, la persona puede recibir sus castigos en otros planetas infernales e incluso en los siguientes nacimientos.

Así, como recompensa, el karma puede funcionar de acuerdo a las buenas acciones:

Vida actual: igual que en el caso del castigo frente a las acciones negativas, el karma puede funcionar en la vida misma si es que la persona realizó muchas buenas acciones.

Próximos nacimientos: al igual que en el infierno, la estancia en el paraíso no es para siempre, por lo que la persona puede recibir su recompensa en distintos planetas celestiales o en los siguientes nacimientos.

Otras características del Hinduismo

Esta religión puede clasificarse tanto en un tipo de religión monoteísta, como una religión politeísta. Esto se debe a que muchos de los practicantes hinduistas creen en la existencia de un solo dios, mientras que otros le atribuyen características divinas a varios dioses, como es el caso de varias religiones y vertientes en la India, en torno al Hinduismo.

Advaita: Esta tendencia del Hinduismo sostiene que solo existe un único Dios, por lo que es una de las ramas no dualistas de esta religión que además defiende la unidad entre las almas, así como también de la divinidad Brahman. Este ser absoluto estaría unido a los demás seres existentes, de manera que todos constituyen una sola unidad, conoce más aquí.

Creencia en las imágenes: algunos practicantes de la religión encuentran a Dios en figuras como las estatuas, además de rendirles adoración a estas a través de ofrendas de alimentos, baños u otros rituales. Estas prácticas estarían unidas a la iniciación en el camino espiritual, la cual es facilitada por el objeto material que permite el entendimiento con el único Dios. Sin embargo, con el paso del tiempo la percepción de Dios empieza a aparecer en todo lo que existe, razón por la que luego se abandona la veneración de la estatua o figura usada, y se llega a sentir a Dios dentro del ser, puesto que Dios es omnipresente y omnisciente, todo lo que existe se aprecia con amor y se observa como sagrado pues hace parte de su creación.

 

Dioses del Hinduismo

En cuanto a los dioses de la fe hinduista, es importante reconocer la triple manifestación del Dios supremo y absoluto dentro de la religión, la cual es representada a partir de la trinidad hinduista que incluye los dioses Vishnú, Shiva y el principal Brahma. Visnú es el dios preservador, Shiva es el dios destructor y Brahma es el dios creador. Sin embargo el panteón del hinduismo cuenta con muchos más dioses, entre los más reconocidos están los siguientes:

Brahma: el Dios a menudo se representa con cuatro cabezas cuyas mandíbulas tienen barbas de color blanco como símbolo del conocimiento y la sabiduría, además de cuatro brazos y una piel que suele aparecer de color amarilla o roja. Cada una de las bocas de Brahma recita un veda particular. Como figura de la vida, el Dios sostiene en sus manos un recipiente de agua que sería usado para la creación de la vida y un collar de cuentas, conocido como yapa-mala, con el cual lleva el registro del tiempo que tiene el universo. Generalmente el Dios se representa sentado sobre un cisne que va volando por todo el universo, llamado Jansa.

La creación: dentro de la creencia del Hinduismo, Brahma habría creado en principio los cuatro Kumaras, que son sus cuatro hijos mentales: Sanaka, Sanatana, Sananda y Sanat-Kumara, los cuales llamaba para procrear, sin embargo, sus cuatro hijos rechazan la orden y empiezan a ser llamados Chatursana, que hace referencia a los cuatro solteros. Debido a esto, el Dios crea de su mente otros diez hijos llamados Prayapatis, los cuales también, son los protectores de la vida. De su mente también nace otra hija llamada Shatarupa, que suele ser representada de una gran variedad de formas. A esta segunda generación de hijos se le atribuye el papel de padres dentro de la raza humana

Visnú: suele representarse como un dios de cuatro brazos cuyo avatar es la bondad y la preservación, por lo que suele ser adorado como un tipo de dios supremo y que está presente en todo lugar. En el ombligo de Visnú había brotado una flor de loto que, posteriormente, daría a luz al creador y Dios absoluto, Brahma. Con frecuencia este dios suele ser venerado como el dios de las encarnaciones, pasando también por figuras de animales que aparecen dentro de la iconografía hindú, como lo son el cerdo, el pez y la tortuga.

Shiva: este dios, dentro de la religión, es capaz de dominar los elementos, además de poder controlarlos ya sea de manera benéfica o maléfica, es decir, los maneja como le convenga. Shiva es considerado, también, el dios del misterio, puesto que gobierna las fuerzas sobrenaturales y extrañas que se encuentran en el universo.

Buda: en el Hinduismo es tomado como un religioso que luchó incansablemente contra el Hinduismo defendiendo que no existe un dios particular y a quien suele ser representado junto a Visnú y que encarnó con el objetivo de enseñar una falsa doctrina a quienes hayan nacido en familias catalogadas como demoníacas.

Krishna: significa “oscuro” o  “negro”, es el octavo avatar del dios Visnú, ocupa uno de los lugares especiales dentro de los Dioses de la India. Krishna es la reencarnación del amor y el gozo, además de ser una divinidad con facultades como la justicia y el amor.

Devi: esta diosa se convierte en la primera divinidad que propone la acción y el movimiento, por lo que empieza a tomar el liderazgo entre los dioses masculinos para que empiecen a realizar obras como la destrucción, pero también otras acciones como lo son la creación. Esta conducta permitió que se mostrara, posteriormente, como Durga, un ser al que no se le pueden acercar. Krishna lucha contra Mahisha, a quien finalmente logra derrotar. En otra serie de cultos tántricos, Devi suele ser representada con Kali.

 

Hinduismo templos

 

Ritos en el Hinduismo

Cada uno de los dioses existentes en la religión es digno de rituales y cultos por parte de los creyentes, los cuales realizan ceremonias que pueden ser puestas al público o que bien se realizan en la intimidad familiar. No obstante, dentro de la doctrina religiosa del hinduismo aparecen ritos de paso, llamados también sacramentos o samskaras, como los siguientes:

Nacimiento: en cuanto un niño nace y come por primera vez, se le debe dar comida sólida, usualmente arroz como acto de iniciación a la religión.

Cabello: en caso de que haya nacido varón, se le debe realizar el primer corte de cabello en veneración a los dioses hindúes.

Purificación: en el caso de las niñas, cuando han llegado a su etapa de desarrollo o pubertad, deben ser puestas en un proceso de purificación luego de la llegada de su primera menstruación.

El matrimonio es uno de los rituales más practicados y que permiten honrar a los dioses con la unión marital.

Embarazo: para las mujeres que quedan en embarazo, especialmente para aquellas que vayan a tener un hijo varón, se realiza un ritual de bendición con la diosa del Seis, encomendándose a Shasthi. Esto también se hace con el fin de asegurar que el niño sobreviva durante los primeros seis días luego del nacimiento, que suelen ser los más peligrosos.

Muerte: otra de las ceremonias más importantes dentro del Hinduismo tiene que ver con la muerte, para la cual, usualmente se recurre a la cremación, de manera que las cenizas puedan ser esparcidas por el río sagrado de la tradición, el Ganges.

Antepasados muertos: se trata de un ritual que se realiza a través de una ofrenda cada año a los antepasados muertos. Esta ofrenda se realiza con alimentos, entre los más usados está el pinda, que se trata de una bola preparada con arroz y semillas de sésamo. Este es entregado al hijo mayor de la persona fallecida, que tomara el fantasma de su padre, y que, a través del ritual, le permitirá salir del limbo y poder renacer pronto.

 

Otras prácticas

Se considera que las mujeres, las esposas tienen mayor poder para interceder ante los dioses dentro de la familia, por lo que son las encargadas de realizar una serie de prácticas diarias como las que se presentan a continuación:

Ofrendas: se ofrecen frutas y flores, diariamente, en un altar organizado dentro de la casa en un espacio aislado, especial y sagrado. También se hacen ofrendas a árboles, espíritus oscuros, dentro del jardín de la casa.

Templos: en varias ciudades se organizan templos donde los sacerdotes realizan ceremonias  que implican varias prácticas durante el día. Se realizan rezos al amanecer, además de sonidos emitidos con el fin de despertar a dios, además de esto se lava, viste y arregla al dios del altar, y se ofrecen alimentos para su consumo. Esta práctica puede realizarse en casa o en el templo.

Por otro lado, los templos se convierten en espacios culturales en los que se llevan a cabo actividades como la música, pues se emiten canciones, la lectura, puesto que se leen los textos sagrados en voz alta, y la celebración, con los rituales que se realizan al final del día.

 

Libros sagrados del Hinduismo

Dentro de los textos sagrados del Hinduismo se almacenan una serie de evidencias religiosas en las que se encuentran no sólo las creencias de la religión, sino también las prácticas que empezaron a surgir con el paso de la tradición y la historia hindú.

Particularmente en el Hinduismo existen dos tipos de escrituras sagradas. Por un lado está Śruti, y por otro la literatura Smṛti. Estos textos son considerados como la inspiración divina de la fe hinduista, así como la fuente verdadera de la doctrina.

Sruti: este tipo de texto, denominado así por su raíz que significa “escuchar”, almacena todo los textos que fueron escuchados, precisamente, o que también fueron percibidos en la antigüedad como textos que hacían revelaciones. Inicialmente las escrituras sagradas del Hinduismo fueron transmitidas a través de la oralidad, especialmente con el canto. Esto explica por qué el sentido del oído es de tanta importancia dentro del Hinduismo, puesto que para la fe, la vibración y el sonido representan lo divino.

En cuanto a la procedencia de estos textos, los hinduistas consideran que los Sruti no son un tipo de invención o creación del ser humano, sino que provienen como revelaciones divinas que fueron transmitidas de las deidades a los hombres. No obstante, sólo los rishis (“sabio” o “santo”), son los intermediarios que lograron mantener las revelaciones.

Algunos de estos textos son:

Los cuatro Vedas: contiene información sobre los dioses, sacrificios, himnos para ser cantados y rituales esenciales dentro de la tradición.

Los Upanishades: son textos que contienen explicaciones y conocimientos filosóficos, así como leyendas místicas que, se cree, fueron escritas aproximadamente desde el año 600 a.C.

Araniaka: es un texto que almacena una serie de interpretaciones procedentes de las deidades a los seres humanos que siguen la religión.

Smrti: hace referencia a “para recordar”, es decir, reúne los textos que son reflejo de las tradiciones hinduistas desde sus primeras etapas con todo lo que se ha construido históricamente. En otra dirección, este tipo de textos dentro de la tradición hinduista sí tienen un contacto directo con el ser humano. Los Smrti son textos que nacen de los humanos y no de lo divino, puesto que en ellos se almacenan todo tipo de escritos que son recordados y que fueron transmitidos por otros seres humanos. Sin embargo, este tipo de textos tienen un estatus inferior en comparación con los textos Sruti que provienen de la inspiración divina.

Algunos de los textos de esta literatura hinduista, son:

Los 18 Puranas: se trata de un libro que contiene textos mitológicos del hinduismo, así como historias y fragmentos.

Darshanas: está dedicado a los textos de la doctrina hinduista.

El Sama veda samhita: este libro contiene una gran cantidad de canciones hindúes que se basan en el Rig Veda, además de tener instrucciones para su recitación correcta.

 

vedas hinduismo

Los Cuatro Vedas

Se cree que este texto fue escrito en el período del año 1.500 al 500 a.C. Este libro se considera la única fuente del conocimiento y se divide en:

Rigveda: Rig hace referencia a “ritual”. En esta sección se presentan una serie de oraciones, rezos y mantras que se destinan a los semidioses y dioses, todas las deidades de la religión, las cuales encarnan la fuerza del universo.

Yajurveda: Yajur significa “ceremonia”. En esta parte se encuentra una recopilación de todos los rituales religiosos que se practicaban en este período.

Samaveda: Sama quiere decir “cantar”. En la tercera parte de Los Cuatro Vedas se encuentra una recopilación de himnos, así como las indicaciones que permitirán cantarlos de manera correcta.

Atharvaveda: Atharva hace referencia a “sacerdote”. En la última parte se encuentran reunidos los distintos tipos de rituales dirigidos a la adoración, así como instrucciones para realizar invocaciones.

 

Símbolos del Hinduismo

Esta religión es una de las que más símbolos y figuras representativas tiene, por lo que cada uno de ellos representa y cuenta historias, interpretaciones, creencias y datos muy importantes dentro de la tradición hindú. Entre los símbolos de esta religión encontramos:

Om: también conocido como “Omkara”, es uno de los principales símbolos de la tradición y también uno de los más reconocidos en el mundo, puesto que simboliza la unificación del espíritu con el cuerpo y la mente del ser. Como mencionamos, en el Hinduismo el sentido del oído es sagrado, por lo que en el “Om”, la primera sílaba es la más sagrada por su sonido, pues es usado para el inicio de los mantras que se practican en el yoga.

Esvástica: ha sido un símbolo que se asocia con los nazis de Alemania, sin embargo, lo cierto es que es mucho más antiguo a esta época y pertenece a la religión Hinduista de una manera muy profunda en cuanto a su significado. En la India, la esvástica representa la fortuna y la suerte, siendo uno de los principales signos del Hinduismo, puesto que también está relacionado con otros aspectos como la verdad absoluta, la honestidad, la pureza y la estabilidad. Cada uno de los lados de la figura representan los cuatro Vedas, o textos principales y sagrados dentro de la Literatura del Hinduismo.

Sri Yantra: este es el símbolo de la unificación universal y espacial, reuniendo el cosmos y la feminidad y masculinidad divina. Es un mandala en el que se encuentran nueve triángulos entrelazados cada uno entre si, de manera que se genera un centro común del cual nacen los nueve triángulos hacia el exterior. Estos triángulos hacen referencia a distintas representaciones, por ejemplo, los cuatro que se ubican de manera vertical representan a la divinidad, Shiva, que simboliza lo masculino, mientras que los otros cinco triángulos ubicados de manera horizontal, representan el lado femenino con la diosa Shakti.

Flor de Loto: es otro de los símbolos más reconocidos en todo el mundo. Para la religión Hinduista, la flor de loto representa al dios único, que ha creado todo cuanto existe en el mundo. Por otro lado, la flor de loto también simboliza la tríada, los tres dioses más importantes de la fe hindú, Brahma, Vishnu y Lakshmi.

Dharma: este elemento, cuya figura se trata de una rueda que está girando sobre sí misma, hace referencia a la ley que aplica la naturaleza universal, la cual yace dentro de cada ser que hace parte de ella. Esta ley está compuesta por ciclos y constantes movimientos que permiten mantener en equilibrio todo el universo. Ha sido tan importante este elemento del Hinduismo que se encuentra en la bandera de la India.

Rojo Tilaka: se trata de una figura que se realiza en el cuerpo, en la zona de la frente de los creyentes. Generalmente se lo suelen hacer los hombres, por lo que no debe confundirse con la figura roja que también utilizan las mujeres hindúes y que hace referencia a otro símbolo. Esta figura puede realizarse de formas distintas, puesto que depende de las costumbres religiosas particulares del creyente. Para simbolizar la fe en la divinidad Shiva, se realiza con líneas horizontales, mientras que la devoción para un Vismo se representa con la misma figura de Tilaka, pero con forma de U.

Bindi India: por su parte, este punto rojo que se suelen realizan las mujeres indias, está asociado al chakra Ajna o también conocido como ojo espiritual. Esta figura en la frente de las mujeres es señal de que están casadas o comprometidas.

Ankusha: este instrumento hace parte de los símbolos de protección. Se trata de una figura en la que se presenta al dios Ganesh. Esto simboliza la eliminación de todo tipo de obstáculos que puedan estar presentes dentro del camino y que impiden llegar al equilibrio universal que busca el Hinduismo.

Vel: tiene la figura de una lanza de color dorado y que cuenta con una punta larga. A su vez, tiene tres líneas ubicadas de manera horizontal con un punto de color rojo en la mitad, representando la presencia de la sabiduría dentro de lo espiritual. Por otro lado, también simboliza la protección a través del Dios Murugan, el cual elimina la discriminación.

Rudraksha: es un árbol nativo de Nepal, el Himalaya y de regiones de Asia, que se toma en el Hinduismo como fuente de las semillas azules que, dentro de las leyendas de la religión, simbolizan las lágrimas del dios destructor, Shiva. Esta leyenda cuenta que una lágrima sale de sus ojos cuando ve a su pueblo sufrir y que, al caer al suelo, dio origen a este árbol. Por otro lado, las semillas han sido tomadas por otras religiones para la elaboración de objetos como los rosarios.

Veena: para el Hinduismo es muy importante el uso de los instrumentos musicales, puesto que muchos de sus ritos usan el canto para sus ceremonias, por lo que, aparece esta especie de guitarra que simboliza esta parte artística de la religión, así como el proceso de aprendizaje. Todo ello representa el honor a los dioses del Hinduismo.

Shiva Lingam: dado que en el Hinduismo una gran variedad de dioses son símbolo de las fuerzas de la naturaleza, incluyendo los siguientes elementos: aire Vayu, fuego Agni, Sol Surya y tierra Prithvi, Shiva se simboliza a través de una columna alargada, que, por representar lo masculino, esta figura sería el falo de Shiva.

Campanas: dentro de la religión hinduista, las campanas son usadas en rituales y ceremonias, especialmente en aquellas que están destinadas a la búsqueda de la bendición par tener hijos sanos, fuertes y saludables, por lo que las campanas representan la fertilidad dentro de la fe.

Trishula: para el Hinduismo, la tríada es la presencia de los dioses más importantes, Brahma, dios de la creación, Vishnú, dios del equilibro y Shiva, dios de la destrucción, por lo que la Trishula, a través de sus tres figuras unidas representa a estos dioses.

 

simbolos hinduismo

Templos y lugares sagrados hindúes

Los templos, a diferencia de otras religiones, no se visitan obligatoriamente con regularidad dentro de la religión Hinduista, sin embargo, no por ello pierden importancia dentro de la cultura y la tradición hindú. Se considera que la construcción de Templos en la India inició hace unos 2.000 años, razón por la cual su estructura y algunas de sus características han sufrido varios cambios en el curso del tiempo, lo que ha generado, también, una gran variedad de estilos y templos hindúes.

Generalmente los templos son construidos para la veneración de un solo dios, por lo que se ubica una imagen de la deidad a la que se le rinda culto en ese templo. Entre los templos más importantes se encuentran:

Tanah Lot: construido sobre una roca en el siglo XVI en la Isla de Bali, en Indonesia. Está dedicado a los espíritus guardianes que se encuentran en el mar.

Templos de Kanchipuram: llamada “la ciudad de los mil templos”, tiene varios templos hindúes, estos, dedicados a los dioses: Vishnú y Vishnú.

Templo Brihadishwara: construido en el siglo XI en Thanjavur, está dedicado al dios Shiva. Es reconocido no sólo por su construcción en granito, sino también por ser uno de los más altos del mundo.

Templos de Khajuraho: ubicado en la India, este es uno de los templos más visitados por turistas, famoso principalmente por el uso de esculturas eróticas.

Templo Meenakshi Amman: ubicado en Mudarai, ciudad sagrada, este templo está dedicado a Shiva, por lo que cuenta con una figura del dios. Sin embargo, también se venera allí a Meenakshi, una de las formas de la diosa Parvati. Está construido con 14 torres y con dos gopurams o gopura (forma de torre ornamental) dorados.

Templo Sri Ranganathaswamy: es uno de los templos más grandes en el mundo, construido hacia el siglo X. Está dedicado a uno de los avatares del dios Vishnu, Ranganatha.

Banteay Srei: se cree que fue construido hacia el año 967, en Camboya. Se caracteriza principalmente por el uso de la arenisca roja en su construcción, además de las deidades que se encuentran talladas en todo el complejo religioso, llamado Angkor Wat, sin embargo, está dedicado principalmente el dios Shiva.

Otros lugares sagrados son:

Benarés: para el Hinduismo es una de las ciudades más sagradas. Ubicada en las orillas del río Ganges, es uno de los sitios más visitados. Según la tradición religiosa, una de las cuatro cabezas de Brahma, gran dios de la creación, descansó en esta ciudad. De allí que se considere que todo aquel que muera en la ciudad o al menos a unos 60 kilómetros de ella, está liberado del proceso de la reencarnación.

Mathura – Vrindávan: este segundo lugar sagrado se encuentra en el sur de Nueva Delhi. Su importancia se debe a que es considerado el lugar de nacimiento del dios Krishna, uno de los avatares del dios Visnú. Según la leyenda, Kamsa, un rey tirano, encierra a sus padres para evitar su nacimiento y posterior asesinato.

Así, a través del tiempo, el Hinduismo se ha consolidado como una de las religiones más importantes del mundo, dada su importancia para la cultura en India y lo que ha significado para otras regiones. Su crecimiento y extensión, ha ocasionado la aparición de grupos que, dentro de la misma religión, varían en el conjunto de rituales y prácticas religiosas.