Helenismo, el politeísmo griego ¿Qué es, surgimiento, profeta? y más

Helenismo ¿qué es, en qué cree, cuáles su origen?

 

El Helenismo, también llamado Politeísmo Griego, consiste en un conjunto de prácticas y enseñanzas en torno a los Dioses de la antigua Grecia. Una de las principales características de esta doctrina religiosa tiene que ver con la eliminación de fronteras no sólo entre países, sino también entre culturas, además de carecer de un fundador reconocido, puesto que se trata de un conjunto de tradiciones que han sido construidas con el paso del tiempo.

Dado que se trata de una religión con una serie de dioses, hablamos de una religión politeísta, sin embargo, entre ellos, la deidad primordial es Zeus, pues es considerado como el Dios supremo, y posteriormente están los dioses Olímpicos: Hera, Poseidón, Afrodita, Ares, Atenea, Hermes, Apolo, Artemisa, Hefesto, Deméter y Hestia.

 

Helenismo

 

El helenismo está dividido en: 

Origen del Helenismo como religión

Se trata de una de las religiones más antiguas del mundo, pues el origen del Helenismo se remonta al periodo del neolítico, en el 6.000 a.C. Se considera que en este momento ya iniciaba la rendición de cultos a deidades que, posteriormente, serían las que darían origen a los dioses Olímpicos.

Sin embargo, no sino hasta el período clásico y arcaico donde el Helenismo vivirá su mayor esplendor, pues goza de una importante difusión en toda el área del mediterráneo gracias a la divulgación de las escrituras sagradas proporcionadas por Hesíodo en su texto, Teogonía que hace referencia literalmente a “Origen de los dioses” hacia el siglo VII a.C. En este texto Hesíodo  explica el principio del cosmos, la creación de cada uno de los dioses y posteriormente la creación del hombre.

Aunque si bien se hablaba del Politeísmo Griego, no si no hasta el 313, en el Edicto de Milán, oficializando el Cristianismo, que se empieza a denominar Helenismo al conjunto de doctrinas en el que se manifestaba esta religión pagana.

 

Principios del Helenismo

Es importante empezar por reconocer que el Helenismo no contaba con un sistema que organizara las creencias y principios para la constitución de la doctrina religiosa, sin embargo, particularmente, en las ciudades donde se llevaba a cabo esta religión, se empezaban a establecer eventos cívicos, como es el ejemplo de la práctica de los juegos de atletismo o juegos Olímpicos, así como fiestas de carácter popular y procesiones dedicadas a las divinidades.

En cuando a las deidades del Helenismo, se sabe que los creyentes adoran a los dioses antiguos y Olímpicos, así como divinidades asociadas con la naturaleza, héroes y dioses del submundo. Por tanto, se habla también de dioses espirituales a los que se venera con el fin de obtener su bendición y acompañamiento a través de ofrendas y sacrificios.

 

Principios helenismo

 

Dioses del Helenismo

Los dioses principales de esta religión reciben el nombre de Dodekatheon, que hace referencia a los doce Dioses del Olimpo, no obstante, suelen venerarse también muchos de los hijos de estos dioses primordiales de la doctrina. Los dioses del Dodekatheon son los siguientes:

Zeus: es el dios supremo y el rey de todos los dioses dentro del Dodekatheon. Su mano siempre empuña un rayo como símbolo de poder. Zeus proviene de los titanes Cronos y Rea, cuyo padre, Cronos, fue derrotado por él al hacerle vomitar a sus hijos e hijas, otros dioses dentro la casta que él había comido intencionalmente. Esta derrota a Cronos le permitió a Zeus tomar posesión como gobernante.

Hera: es la esposa de Zeus y junto a él, la reina del Olimpo. Hera es reconocida por su fuerte carácter y particularmente por sus ataques de celos en contra de las numerosas amantes de Zeus. Esta diosa generalmente se asocia con aspectos como la fidelidad conyugal y el matrimonio, esencialmente con las mujeres.

Poseidón: este dios es distinguido por su carácter fuerte y porque suele enfadarse con facilidad. Poseidón, Dios de los océanos es el símbolo de una autoridad indestructible, relacionándose con el poder del agua, por lo que con frecuencia se asocia Poseidón con los ríos y mares, además, también con animales de gran carácter como los caballos y fenómenos como los terremotos.

Apolo: considerado el dios de la luz, esta divinidad representa y alienta a elevar la mirada más allá del horizonte, un sitio lejano que nos permita percibir nuevas visiones, pues se relaciona con la visión en la distancia. A Apolo se le suele atribuir aspectos como la profecía, los métodos de curación, y artes como la música y la poesía, principalmente.

Artemisa: hermana gemela del Dios Apolo, Artemisa es la diosa de la caza, por lo que permanece por sitios salvajes. Generalmente esta diosa se asocia con elementos de la naturaleza como la luna, así como también su hermano Apolo es asociado con el sol. Las atribuciones que se le hacen a esta diosa tienen que ver con la castidad, la protección del bosque sagrado, los animales y los niños.

Atenea: distinguida por ser la Diosa de la sabiduría, así como también la protectora de la ciudad Atenas, a la que se le otorga su nombre y que lo mantiene hasta la actualidad. Además de la sabiduría, a esta diosa se le suele ver como una gran guerrera que además, protege Atenas. A Atenea se le atribuyen aspectos como las artes, la guerra, y la educación y el conocimiento (sabiduría).

Ares: es hijo de Zeus y Hera, y dios de la guerra, siendo esta su principal facultad. No obstante, a menudo se relaciona Ares con otros aspectos como temas de destreza y la fuerza, así como también otros elementos como la virilidad y la lujuria.

Hermes: llamado también como el -mensajero de los Dioses-, es considerado el Dios de la orientación y por tanto es llamado por los viajeros en sus actividades. No obstante, no se trata de viajes físicos solamente, sino también viajes espirituales. A este Dios también se le atribuyen facultades relacionadas con la cría de animales y actividades comerciales.

Afrodita: es la diosa del amor y el romanticismo, por lo que se le asocia con este sentimiento en todas sus formas, incluyendo la sexualidad y la belleza. Se distingue principalmente por ser considerada entre los dioses como la más bella, pues despertó sentimientos entre los demás dioses del Olimpo, por lo que Zeus decide ofrecerle en matrimonio a Hefesto. Dado que Afrodita nace en el mar, se le suele asociar con este elemento de la naturaleza.

Hefesto: hijo de Zeus y Hera, es el dios del fuego y la forja, además de ser el herrero de los dioses, dada su cercanía con actividades de artesanía, especialmente la elaboración de armamento. Se le asocia con los metales, los escultores, los artesanos y como protector de los herreros. Se distingue particularmente por su poco atractivo físico y cojera de una de sus piernas.

Dioniso: es el dios del vino, pero también de todo tipo de celebraciones, puesto que es a este dios a quien se le rinden los llamados Cultos Mistéricos, los cuales exponían toda la cultura de la Antigua Grecia en el helenismo. Además de ser asociado con el vino y los eventos, Dioniso suele ser relacionado con la sexualidad y la embriaguez.

Deméter: hija de Cronos y Rea, además de hermana y esposa de Zeus, es la diosa de la agricultura principalmente, aunque se le suele asociar con otros aspectos como la fertilidad, la tierra, y la protección de las cosechas y los cultivos. Dentro de la mitología, Deméter habría enseñado a la humanidad el arte de la tierra para trabajarla. Se le relaciona también con la crianza de los cultivos.

Hades y Hestia, Dios del inframundo y diosa del hogar

Por otro lado, aparece otros dioses como Hestia y Hades, siendo Hades el dios del inframundo. Él se habría tomado el inframundo cuando el mundo se dividió. Por lo que mientras Zeus gobierna el cielo, Poseidón el océano, Hades gobierna el inframundo. Dentro del panteón griego, Hades ocupa un lugar de suma importancia. Por su parte, Hestia, diosa del hogar, renuncia por decisión propia su puesto en el Olimpo, lo cual le permitirá estar en el mismo mundo humano. Es por esto que a la diosa se le atribuyen favores a los hogares de los Helenos a partir de ofrendas como alimentos y oraciones de manera regular.

Héroes: se sabe que los helenos también veneraron a varias figuras legendarias que realizaron obras que merecieron su honor, lo cual les permite posicionarse en un estatus divino o semi-divino. Uno de los grande héroes de este momento en la Antigua Grecia es Aquiles y Odiseo.

Daemons: se tratan de seres que pueden tomar múltiples formas y representaciones, tanto como de espíritus silvestres, como de espíritus libres que a su vez pueden ser peligrosos como beneficiosos para los seres humanos.

 

iglesia helenica

Adoración y sacrificio

Una de las prácticas más conocidas del Helenismo, fue la adoración a los dioses con el sacrificio, una práctica que se extendió por toda la Antigua Grecia y que implicaba no sólo la adoración con semillas, sino también el sacrificio de animales. Dentro de las intenciones de los sacrificios existían varias funciones, entre ellas la clausura de eventos religiosos y públicos, lo cual se hacía como método para conseguir la atención del dios al que se le rinde el culto.

Los sacrificios no implican el sacrificio del cuerpo humano inicialmente, sino que se rige al sacrificio personal, la cual puede tener lugar en una ceremonia pública.

La noción del alma

El Helenismo se destaca, entre otras cosas, por la creencia en la existencia de un alma que es eterna y que se convierte en la esencia de la vida de cada uno de los seres humanos. De hecho, Salustio, filósofo de la época, menciona que el cuerpo actúa como un recipiente donde se encuentra el alma, sin embargo, alma y cuerpo carecen de una conexión explícita. Esto implica que el alma inicie un proceso de aprendizaje donde pueda encontrar su sendero en los distintos caminos posibles de la vida usando el cuerpo físico que puede tomar decisiones no acertadas.

La vida después de la muerte

La noción de lo que existe después de la muerte, dentro del Helenismo, suele tomarse desde tres puntos distintos. Uno de ellos tiene que ver con que los muertos descienden del Hades con la misión de pasar la inmortalidad como una especie de sombra de lo que eran anteriormente. Otro punto está relacionado con que las almas más dignas pasan su otra vida en Las Praderas de Asphodel. Se trata de un lugar donde abunda la belleza de la naturaleza. Y el tercer punto se asocia con que la vida en el Hades luego de la muerte es un lugar para el descanso del alma antes de que reencarne en una nueva vida y olvide su pasado, pues la reencarnación es uno de los aspectos que más suena dentro del Helenismo.

Sin embargo, aquellas almas elegidas pueden no pasar por el Hades y lograr ascender a otros sitios que se encuentren cercanos entre los Dioses del Olimpo. Tal y como le ocurrió a Aquiles, que, gracias a su heroísmo, el cual fue reconocido por los Dioses, pudo evitar el Hades y la muerte del ser humano como se conocía.

Ceremonia: Misterios Eleusinos

Se trata de una ceremonia que se hacía como iniciación de forma anual rindiendo culto a las diosas Perséfone y Deméter. Eleusis era una de las ciudades más importantes de la Antigua Grecia, puesto que era una gran productora de cebada y trigo. La razón por la que estaba presente la diosa Deméter, puesto que era la divinidad de la fertilidad y la agricultura.

 

Helenismo templos

Escrituras sagradas del Helenismo

 

Como mencionamos, una de las características principales de esta religión, es que se trata de un conjunto de tradiciones que han sido mantenidas en la memoria y sólo así han sido conocidas, es por ello que los libros que recogen todo este conjunto de hechos y enseñanzas son los que se consagran como los textos más importantes dentro de la religión, entre ellos se encuentran los siguientes:

Teogonía: esta obra se traduce como “Origen de los dioses” y es un texto escrito por Hesíodo y que es considerado como una de las versiones iniciales acerca del origen del cosmos, la creación de los Dioses y el origen del ser humano en el mundo. Se cree que el origen de la Teogonía de Hesíodo puede datarse en el siglo VIII o en el siglo VII a.C.

La obra contiene una gran variedad de géneros de carácter poético que estaban directamente relacionados con la tradición oral de la época en la Antigua Grecia, pues contiene: mitos de sucesión, genealogías, cosmogonías, catálogos y teogonías. En el texto se encuentra la explicación acerca de la primera generación de los Dioses del Olimpo, así como la primera parte del mito de la sucesión, la segunda y la tercera generación de los dioses, así como el final del mito de sucesión, la cuarta generación de dioses y el final que contiene la unión de las diosas con los hombres de la tierra.

La Ilíada: este segundo texto se trata de una epopeya griega que tradicionalmente se ha atribuido a Homero como autor. Junto con el siguiente libro que veremos posteriormente, han sido consideradas obras fundamentales para la práctica de la pedagogía griegas, así como las composiciones más importantes dentro de la Literatura de la Antigua Grecia, puesto que están compuestas de poemas épicos de varios autores.

Aunque si bien no es posible establecer una fecha precisa acerca de su escritura, varios expertos apuntan a que la obra se sitúa en el siglo VI a.C., aunque otros la ubican durante la segunda mitad del siglo VIII a.C. El poema épico de La Ilíada, narra la cólera de Aquiles, así como lo que la provoca y las consecuencias que tiene posteriormente, dando paso a una de las confrontaciones más importantes de esta época.

La Odisea: similar a La Ilíada, La Odisea es un poema épico grigo que cuenta con 24 cantos y que se asume, también sería escrita por Homero hacia el siglo VIII a.C. Este texto narra el regreso del héroe Odiseo después de la Guerra de Troya, pues cuenta también los diez años que estuvo fuera de su casa en una gran variedad de aventuras y luchas para volver a Ítaca, donde lo espera su esposa Penélope. Sin embargo, cuando Odisea llega, encuentra a su esposa con una enorme fila de pretendientes que desean esposarla, pues creían a Odiseo muerto.

Este texto está compuesto en tres clasificaciones esenciales, la primera de ella es el regreso de Odiseo a Ítaca, luego está la Guerra de Troya, la búsqueda de su hijo y una serie de narraciones sobre las historias durante la navegación, las cuales tienen lugar dentro de los cuentos típicos de la épica de los pueblos marineros donde indudablemente deben estar presentes los lugares fantásticos, los monstruos y los viajes por el mar durante las expediciones griegas.

Mitología Griega: y por último, pero no menos importante, está el libro de la Mitología Griega, un texto que está compuesto por una serie de mitos y leyendas de la Antigua Grecia, los cuales narran las historias de héroes y dioses de esta época, así como la naturaleza del mundo, el origen de la tierra y el significado e importancia de las prácticas rituales y tradiciones que se realizaban. Es importante mencionar que inicialmente estos textos fueron transmitidos a partir de la tradición poética oral, pero pronto empezaron a presentarse en fragmentos y relatos que configuran la literatura griega.

Por otro lado, la reconstrucción de la mitología griega fue ayudada no sólo por los textos encontrados, sino también por una serie de hallazgos arqueológicos que contienen importantes detalles acerca de las tradiciones religiosas, así como escenas del ciclo troyano, las aventuras de los héroes y escenas mitológicas que constituyen la evidencia literaria de la Antigua Grecia.

 

simbolos helenismo

 

Símbolos del Helenismo

El símbolo o figura más importante del Helenismo es la Corona de Laurel. Tradicionalmente el laurel está relacionado con la divinidad solar de la mitología griega, el dios Apolo. La planta de Laurel es conocida por su facilidad para producir fuego frotando dos ramas secas y adicionando un poco de azufre pulverizado. Para la veneración del dios Apolo, los rituales incluían las hojas de laurel, las cuales, si producían fuego, eran señal de buen augurio, sin embargo, si se daba el caso contrario, era señal de hechos infortunados.

Otros usos del laurel tenían que ver con la figura de la esperanza y con ello, la salvación en el futuro y señales de poseer sueños verídicos, esto, principalmente, tras realizar consultas al oráculo del dios en Delfos. Tiempo después la coronación de poetas y sacerdotes de Apolo empezó a simbolizarse con coronas de laurel, y luego, con la presencia del Imperio Romano, se usaba para la coronación a los generales invictos durante las victorias bélicas y a los emperadores, pues la corona de laurel era el símbolo de la victoria.

 

La concepción en los templos de la religión helenística

No hay evidencias de que en la religión helenística hubiese existencia de una institución religiosa central y constituida, sin embargo, el entrenamiento de los seguidores suele hacerse en este tipo de ambientes. Muchos de los fieles del Helenismo suelen formarse individualmente a partir de las fuentes esenciales de la religión, las fuentes escritas que hablan acerca de los dioses y las experiencias personales con ellos.

Una de las costumbres griegas más importantes tenía que ver con con las celebraciones y ceremonias religiosas que se realizaban en el teatro griego, las cuales se hacían en honor a Dionisos, dios del vino. No obstante, incluso los juegos deportivos también estaban relacionados con las ceremonias religiosas.

 

Organización del Helenismo

En cuanto a los asuntos religiosos, no se conoce de una casta sacerdotal que rigiera todos los temas de la religión helenística, sin embargo, se reconocían como principales autoridades a los poetas en todo el tema religioso.

Cada una de las ciudades en las que se había extendido el Helenismo contaban con una serie de tradiciones en cuanto a los himnos, sacrificios, procesiones, concursos y actividades que rendían cultos religiosos a las divinidades, de manera particular. Algunas de las celebraciones sólo eran practicadas cada cuatro años en Olimpia alrededor del santuario de Zeus.

El surgimiento de los oráculos y los presagios, nace a partir de las crisis religiosas de la época, dada la necesidad de comunicación de los fieles con los dioses, entes que se encontraban muy lejos y que era casi imposible establecer una comunicación directa con ellos. Los oráculos, donde se destaca el de Apolo en Delfos, eran interpretados por sacerdotes luego de ser transmitidas por la Pitonisa de acuerdo al dios emitido. Para la comunicación con Apolo, la Pitonisa masticaba un poco de laurel o usaba cualquier otro alucinógeno que le generara el éxtasis para establecer el encuentro con el dios.