Espiritismo: ¿Su origen, creencias, símbolos? y más

¿Qué es el Espiritismo?

La práctica Espiritista o el Espiritismo, se refiere a una doctrina que se basa en establecer comunicación con el espíritu de una persona fallecida usando un médium. El Espiritismo sostiene la existencia de los espíritus como algo inmortal y que encarna dentro de un cuerpo físico. El médium, se trata de una persona a la que se le atribuyen capacidades paranormales, las cuales le permiten tomar la posición de mediador para entablar comunicación con los entes y las personas.

El Espiritismo ha sido fuente de debate, pues muchos conocedores han mencionado que no se trata propiamente de una religión, sino de un tipo de cultura popular que reúne una serie de prácticas y rituales, por lo que hasta el día de hoy hay muchas opiniones que difieren acerca de cómo debería considerarse.

Actualmente se estima que existen cerca de 20 millones de seguidores del Espiritismo y que estos están ubicados en varios países en los que se han extendido sus prácticas, entre ellos, en el continente americano: Cuba, Argentina, Brasil, Venezuela, Uruguay, Colombia, Panamá, Puerto Rico, Estados Unidos y Perú, así como también países de otros continentes, como: Alemania, España, Francia, Japón, Haití, Portugal y Reino Unido.

 

espiritismo

 

Origen del Espiritismo

Se considera que el Espiritismo como noción acerca de la creencia de los espíritus, se ha tenido desde la Antigüedad, por lo que se cree posible establecer comunicación con ellos desde hace mucho tiempo. Más adelante, en la Edad Media esta creencia se evidencia con la presentación de obras artísticas como es el caso de William Shakespeare en obras como Hamlet, donde el rey asesinado regresa en forma de fantasma para solicitar a su hijo que vengue su muerte.

Sin embargo, no es si no hasta el siglo XIX en el año 1857, que el Espiritismo toma mayor posición con la publicación del Libro de los Espíritus, escrito por Allan Kardec, quien se dedicó a estudiar los fenómenos paranormales. Kardec recopiló en este libro una serie de investigaciones sobre la naturaleza de los espíritus y la forma en la que estos se manifestaban.

Es en este momento en el que comienza el movimiento del Espiritismo, pues la publicación de los estudios hechos por el escritor, pedagogo y espiritista Hippolyte Léon Denizard Rivail, que usaba frecuentemente su seudónimo (Allan Kardec), facilitan el conocimiento de la práctica, por lo que pronto empieza a difundirse a tal punto de expandirse en el continente europeo, y pronto al continente americano. Particularmente en estas zonas, el Espiritismo es acogido como un tipo de explicación (lógica), frente a la vida después de la muerte y el encuentro con Dios, conceptos que fueron establecidos a partir de la fe cristiana.

 

Creencias y enseñanzas del Espiritismo

Según su fundador, Allan Kardec, el Espiritismo sostiene que para creer es necesario, primero, comprender. No obstante, la comprensión implica un proceso de juicio en el que estudia el por qué de cada situación o aspecto.

Dentro de las creencias centrales sobre las que se basa el Espiritismo, se encuentran las siguientes:

Es posible establecer comunicación con los espíritus de los difuntos.

En el Espiritismo es posible la reencarnación.

Existe la pluralidad de los mundos que se habitan.

Así, en la doctrina se establecen los siguientes puntos:

Dios: el concepto de la existencia de dios no es el que la Biblia expresa, sino que es adoptado como un tipo de inteligencia cósmica al que se le atribuye la creación del Universo. No obstante, Dios está formado por todos los hombres, no es alguien en particular, sino un conjunto, un todo reunido.

Así mismo, se desvanece la idea de que Jesús es el salvador, como en el caso propio del Cristianismo, pues la idea del infierno no existe, por tanto, Jesús no es salvación y su resucitación fue estrictamente espiritual.

Alma o espíritu: para el Espiritismo, el cuerpo se encuentra cubierto por el periespíritu, que hace referencia a “alrededor del espíritu”. Por tanto, se mantiene la memoria que representa la identidad de una persona después de la muerte.

Existen siete esferas que recorren los espíritus malos donde se padecen dolores y sufrimiento, los cuales se van purificando en la medida en que se arrepientan, lo que les permitirá ir a las esferas de la zona superior donde podrán estar en armonía.

El pecado: la salvación se trata de un rescate que concierne a lo individual. Cada hecho es resultado de una acción previa y es así como se obtiene un producto final. No existe la idea de un cielo para el salvado y un infierno para el pecador. Por el contrario, se habla de una salvación especial en la que lo espiritual se desarrolla a partir de las buenas obras o acciones.

La reencarnación: se considera que las almas tienen la capacidad de reencarnar de manera progresiva a partir de las obras realizadas en la vida anterior, pues lo que es realmente valioso es lo que se alcanza a partir de sus acciones, y no de la gracia y la salvación proporcionadas por una deidad. Es decir, en la evolución sucesiva para el mejoramiento de las obras en cada vida es posible encontrar la perfección.

Biblia: este libro se concibe bajo la idea de que no se trata de la palabra de Dios, sino que, se halla en el evangelio los aprendizajes de Jesús a partir de los esenios, una secta de origen judío.

 

Espiritismo doctrina

 

Divisiones del Espiritismo

Las prácticas, creencias y principios del Espiritismo permiten establecer varias divisiones en las que varían algunas de las prácticas y características. Entre ellas, encontramos las siguientes:

Espiritismo científico:

Es el más frecuente dentro de esta práctica, y también es llamado “Espiritismo de mesa”. Para ello, será necesario contar con una mesa redonda en la que se sientan los creyentes alrededor para empezar con el proceso que desea la manifestación de los espíritus y, empezar a comunicarse con ellos. Es común encontrar en este tipo de Espiritismo cantos así, como también la lectura de oraciones que bien se vinculan con lo espiritual o también de carácter poético.

Espiritismo de cordón:

Este tipo de Espiritismo implica que cada una de las personas presentes se tomen de la mano, formando así una especie de cordón. Hecho esto, a medida que van girando se hace movimiento de los brazos de arriba hacia abajo, acompañándolo con golpes al piso con los pies. Mientra se realiza esto, el médium entona un canto en el que lo acompañan los participantes.

Espiritismo cruzado:

Se considera un tipo de Espiritismo producto de las prácticas en los cultos sincréticos con la regla de Congo. En este se nota el uso de imágenes como frutos, particularmente el coco, así como plantas y bebidas alcohólicas con fines curativos. Las llamadas Consultas Espirituales implican un tipo de limpieza espiritual en el que el médium toma y usa el espíritu de un esclavo Congo.

En este sentido, aparecen varias facetas del médium para la práctica. Es importante resaltar que, aunque si bien el medio que usan se basa en un principio general, los fines para los que son convocados pueden variar. Así, aparecen los siguientes tipos de Médiums:

Clarividencia:

Consiste en la posibilidad de ver objetos o personas psíquicamente, así como la percepción de situaciones, ya sean del pasado, del presente o del futuro, durante el proceso.

Clariaudiencia:

Esta habilidad sostiene la facultad de oír a los espíritus que se manifiestan y a los que se convoca. Esto a partir de la capacidad de oír en el idioma de los Mundos Etéreos.

Vidente:

Se trata de la capacidad para poder anticipar el futuro de una persona, así como poder descubrir aspectos que sean desconocidos.

Tipos de Espíritus

En el Espiritismo existen varios tipos de espíritus clasificados de la siguiente manera:

Espíritus puros:

En este tipo, se encuentran los espíritus considerados más cerca de la divinidad, como dioses y sus serafines (o “espíritus bienaventurados”, como también se suelen llamar), y esto imposibilita que los médiums puedan conectarse con su energía, por lo que usan a tipos de espíritus inferiores para poder comunicarse con los mediadores y así, con los vivos. Tienen la facultad de presentarse ante las personas, sin embargo no es algo que se realice con frecuencia, puesto que suponen su energía como algo que puede alterar el mundo terrenal.

Espíritus buenos:

En la siguiente categoría se encuentran espíritus que transmiten energía buena a los médiums, por lo que no representan peligro o daño para el mundo terrenal. Se mantienen dentro de su mundo espiritual, por lo que no hay un deseo de estar presentes dentro del mundo de los vivos. Aquí es posible encontrar a entidades como hadas o santos, los cuales, no molestan a las personas ni les causan temor. Estos se dividen en:

Espíritus benévolos:

Son influenciados por sus sentimientos sin la necesidad de usar un cuerpo físico, por lo que toman las sensaciones en su naturaleza.

Espíritus sabios:

Se encuentran los de mayor nivel intelectual a partir de pensamientos que se almacenan en una mente sin un cuerpo.

Espíritus superiores:

Son capaces de establecer comunicación con las personas e incluso, en algunos casos pueden convertirse en intermediarios entre los dioses y los humanos. Se considera que aquí se encuentran los ángeles que hacen parte de la tercera esfera.

Espíritus malos:

Son los espíritus más peligrosos de toda la escala, pues si bien no comprenden con claridad su situación, esto implica que no deseen irse del mundo terrenal o material, por lo que sus deseos van mucho más allá. Son espíritus que con frecuencia atemorizan a las personas, entre los cuales se encuentran entidades como los demonios. También cuentan con varias clasificaciones:

Espíritus impuros:

Son los espíritus de mayor cuidado, pues son considerados los más malos dentro de la escala. Lucier y demiurgos, son los más conocidos dentro de este tipo de Espíritus. Proceden de la clasificación de espíritus puros que hacen el mal. Su impureza no los despoja de un gran poder, por lo que deben ser exorcizados.

Espíritus ligeros:

Sin la astucia de los primeros dentro de la categoría de espíritus malos, estos espíritus suelen ser más bien torpes. Se manifiestan moviendo objetos y tumbándolos, así como haciendo ruidos y burlándose de las personas.

Espíritus pseudosabios:

Es uno de los tipos menos frecuente, pues estos se mueven con el deseo de saber más acerca de su naturaleza. Se suponen deidades, por lo que prefieren ser adorados.

Espíritus neutros:

Aunque si bien no presentan mayores repercusiones para las personas, no están cómodos con su situación, por lo que extrañan la vida material en el mundo terrenal. Son difíciles de contactar pues yacen en el limbo.

Espíritus golpeadores:

Este tipo de espíritus suelen ser una molestia para las personas, pues siempre están moviendo objetos y asustándolas. Sin embargo, son espíritus que no saben cómo expresarse, por lo que se mantienen en una desesperación constante. Se considera que son espíritus que solo aguardan sentimiento de rabia y frustración, y carecen de inteligencia.

 

practicas espiritismo

 

Práctica del Espiritismo

En cuanto a la práctica del Espiritismo, se trata de un tipo de organización en las reuniones espiritistas en el que están presentes una serie de factores sumamente importantes para que sean posibles las manifestaciones. Generalmente se valen de los siguientes:

Médium o intermediario:

El médium, es una persona que se considera dotada de una naturaleza sensible que le permite comunicarse con las almas de los muertos. Esta persona actúa como mediador entre las personas reunidas y los espíritus a los que se convoca.

Materiales:

Con frecuencia se usa una mesa redonda en la que las personas se sientan alrededor y se toman de las manos, no obstante, también es posible usar un vaso, trozo de papel e incluso un pizarrón para la práctica.

Fenómenos:

Daniel Dunglas, uno de los médium de origen británico más famosos, logró producir todos los tipos de fenómenos conocidos en el Espiritismo a partir de una serie de experimentos, estos son:

Fenómeno tipo I:

Entre los más simples, se trata del movimiento de objetos sin que se ejerza algún tipo de presión sobre ellos. Esta puede ser desde una vibración hasta, en algunos casos, una levitación con la mano puesta por encima de él. Si hay hojas de papel sobre la mesa en la que se esté llevando la práctica estas también volaban mientras se presenciaba un aire frío.

Fenómeno tipo II:

En esta fase aparecerán los fenómenos de tipo auditivo, como lo son golpes hacia objetos metálicos, canto de un pájaro o arañazos en superficies de madera. Es uno de los fenómenos más presentes dentro del Espiritismo.

Fenómeno tipo III:

Se presentan una serie de alteraciones con respecto al peso de los objetos, particularmente con los experimentos se presentó con la mesa.

Fenómeno tipo IV:

Este fenómeno ocurre cuando objetos pesados que no se encuentran cerca de la mesa sobre la que se está practicando, empiezan a moverse sin que se ejerza fuerza sobre ellos. Con frecuencia pueden moverse sillas y mesas a cierta distancia. Incluso, en alguno de estos procesos, los objetos se levantaban con personas, un caso particular de una silla que tenía una señora sobre ella.

Fenómeno tipo V:

En algunos casos ocurre que se generan luminiscencias, un tipo de emisión de luz. Estos pueden aparecer y desaparecer.

 

Fundador del Espiritismo

Como mencionamos, las investigaciones de Allan Kardec fueron determinantes para el surgimiento sólido del Espiritismo. Tanto así que es considerado como el sistematizador de la doctrina empirista. Sin embargo, Kardec, nacido con el nombre de Hippolyte Léon Denizard Rivail en el año 1804 en París, había iniciado sus estudios varios años antes de la publicación de su libro.

Fue un escritor y pedagogo nacido dentro de la religión católica, que impartía clases en una institución que había sido fundada por él mismo, basado en la pedagogía Pestalozzi, quien había innovado en cuanto a los métodos educativos de este momento.

“Mesas Parlantes”

En el año 1854 Allan Kardec escucha por primera vez un fenómeno altamente difundido, el de las “Mesas Parlantes”, también conocido como “Mesas Giratorias” y “Mesas Danzantes”. Se trata de un tipo de manifestación de espíritus provenientes de personas fallecidas. Un enigmático fenómeno llamado telequinesia, que ejercía movimiento en objetos generado por los espíritus, fuerzas sobrenaturales o fantasmas. Este fenómeno podía presentarse sin la necesidad de un médium presente, puesto que consistía en reunirse en la mesa con las manos sobre ella y hacer un especie de llamado para que el espíritu empiece a manifestarse.

Es a partir de este momento que Allan Kardec empieza a interesarse por el fenómeno e inicia sus investigaciones entorno a este tema, tanto así que se considera el precursor del movimiento Espiritista.

fundador espiritismo

 

Texto del Espiritismo: El Libro de los Espíritus

Publicado el 18 de abril del año 1857, es el El Libro de los Espíritus escrito por Allan Kardec, la obra fundamental sobre la que se basa el movimiento del Espiritismo desde sus inicios, puesto que allí se reúnen una gran variedad de principios y procesos propios de esta práctica que se ha llegado a considerar una doctrina.

El Libro de los Espíritus está constituido en cuatro libros que contienen:

Primer libro: Las Causas Primeras

Segundo libro: sobre el Mundo Espírita o de los Espíritus

Tercer libro: conjunto de las Leyes Morales

Cuarto libro: Esperanzas y Consuelos

En el libro es posible encontrar estudios sobre la inmortalidad del alma en cada cuerpo humano, así como la relación de los espíritus con los vivos, las leyes morales, el futuro y la vida misma hacia este concepto. Una obra que reúne las manifestaciones del Espiritismo, así como la práctica de los médium, configurando así un proceso de análisis entre el mundo material y el mundo espiritual.

Símbolos del Espiritismo

Aunque si bien el Espiritismo se caracteriza por prescindir del uso de símbolos justificando que se debe dejar de lado todo lo innecesario (sumando el uso de símbolos), existe un elemento con el que se le suele asociar esta práctica, se trata de la rama de la vid o cepa. Es una imagen que sería introducida por su fundador, Allan Kardec en su proceso de investigación dibujado por los espíritus en forma de manifestación.

Así mismo la rama de la vid es mencionada en una parte del Libro de los Espíritus, haciendo referencia a que el cuerpo es la cepa. En este sentido, cada parte de esta figura representa algo en particular: Branch simboliza al órgano, Sap al espíritu, y Baya de la uva representa el alma.

Otro elemento con el que se le suele asociar es con las vestiduras de color blanco, puesto que varios seguidores de la doctrina han tomado por costumbre vestir de este color. Se suele usar porque el blanco representa la espiritualidad y la iluminación. Sin embargo, no es el único color con el que tiene relación, pues también aparece el color violeta, usado para la representación de la reencarnación, cuyo símbolo es la mariposa.

Así, el Espiritismo se presenta como una doctrina que considera la existencia de los espíritus, así como también la posibilidad de comunicación con ellos a través de los médium para diferentes fines. No obstante, su prestigio y credibilidad ha ido en declive, pues algunos médium se han presentado en lugares con fines de espectáculo como canales de televisión y teatros, donde se han presentado muchas historias de personas queriéndose conectar con familiares o amigos fallecidos. Esta serie de dudas y escepticismo se empiezan a gestar en la presentación de casos detectados como fraudulentos, puesto que muchas personas compilaron la información para fingir ser médiums también, y simular la comunicación con los espíritus.