Confucionismo: ‘Escuela de letrados’ ¿Su origen, creencias, símbolos? y más

¿De qué se trata el Confucionismo?

confucionismo religionEl Confucionismo, también llamado Confucianismo, hace referencia a “Escuela de letrados” y constituye un tipo de religión que reúne una serie de doctrinas y enseñanzas que fueron predicadas por Confucio, uno de los más importantes filósofos chinos.  Procedente de una familia sencilla y noble, este pensador, político y educador estableció un sistema moral que fue impartido a sus alumnos y que pronto empezó a enseñar a más y más personas ganando un importante reconocimiento dentro de la comunidad.

Confucio no creó la doctrina religiosa, propiamente dicha, sino que impartió este conjunto de elementos morales que serían los que, posteriormente, motivarían a quienes seguían sus ideas. Tal fue la influencia del pensamiento de Confucio que pronto se extendió en otros países como Corea del Sur, Japón y Vietnam. Sin embargo, para el siglo XX el movimiento disminuyó de forma importante, lo que estimula la posibilidad de un resurgimiento del Confucionismo como movimiento religioso.

 

Origen del Confucionismo

En un momento en el que China se encontraba en un constante estado de guerra civil y todo lo que ello implicaba, como la cuestión del hambre y la barbarie en medio de los enfrentamientos, Confucio inicia la búsqueda de la paz en esta serie de sucesos que azotan su país. A esta intensidad de búsqueda es importante añadir otros elementos que afectaron  profundamente la tranquilidad de Confucio, como las acciones de sus gobernantes con las que no estaba de acuerdo

Para ello considera integrarse directamente en el gobierno, sin embargo, esto no fue posible, por lo que toma otro camino: la enseñanza. Considera la importancia de preparar a los funcionarios del Estado, pues de su educación dependerá su gobierno, más no tardó en empezar a educar al pueblo. A través de esta importante labor, Confucio empieza a enseñar nuevas formas de vivir y recobrar la armonía que les había sido arrebatada no sólo con los que tenían a su alrededor, sino también consigo mismos.

 

Enseñanzas y principios del Confucionismo

El Confucionismo representa una visión del mundo con factores éticos que inciden en el aspecto social, así como una política ideológica que establece un estilo de vida para quienes lo siguen. Esto permite que pueda ubicarse tanto en el campo religioso como en el campo filosófico, pues contiene una gran variedad de elementos que lo sustentan. No está constituido formalmente como una religión organizada, aunque supone una doctrina, pero es posible definir el Confucionismo como un estilo de vida y seguir validando su presentación religiosa.

Método del Confucianismo: A través de la introspección y el estudio, los discípulos del Confucianismo lograrán llegar a la máxima excelencia, también conocida como Zhi shan, pues su práctica supone la prioridad de conocerse a uno mismo primero. Para lograr este proceso, es necesario el estudio de los textos antiguos y sagrados en los que se imparten una serie de enseñanzas y lecciones escritas por Confucio y discípulos que sirven de soporte para iniciar. Así mismo, también es muy importante la práctica de ritos, medio por el cual se conserva el pasado mítico.

Como mencionamos, el Confucionismo buscó la construcción y reivindicación de la armonía en el pueblo, valiéndose de una visión interna y externa que le permitiese encontrarla, y es este el principio más importante de su tradición, pues a ello debe sumarse el conjunto de valores que Confucio deseaba impartir en el corazón del pueblo. Para ello, se establecen tres atributos esenciales dentro del Confucionismo, estos son:

Ren: se trata del principio básico que reúne aspectos como el valor de la humanidad, el amor y la piedad. Está constituido en la tradición budista aplicada a las acciones de bondad que le permitirán al ser como actor, conseguir una vida mejor en el más allá.

Wu Lun: este principio señala la importancia de mantener en completa armonía las cinco relaciones cardinales que sostienen este estilo de vida, entre las cuales se encuentran: la relación padre e hijo, esposo y esposa, hermano mayor y hermano menor, amigo y amigo, y finalmente, soberano y súbdito.

Tián: quiere decir “dios del cielo”, y aunque carece de una simbolización directa de Dios (como se interpreta en el cristianismo), se refiere como un orden natural de las cosas.

 

Confucionismo

 

La búsqueda de la armonía con el cosmos

Para conseguir la armonía del ser con el cosmos, éste debe estar en completo acuerdo con lo que el Cielo dictamine, teniendo en cuenta que en el Confucionismo el rey es también llamado el Hijo del Cielo. Para lograr esta armonía el ser debe autoevaluarse y perfeccionarse, de manera que su crecimiento y desarrollo es lo que facilitará su cercanía y conexión con el cosmos. En otras palabras desarrollar su “Li”, el cual simboliza un conjunto de ceremonias, ritos y prácticas interiorizadas que le ayudarán a ser mejor.

Ritual fúnebre

En general, la muerte de una persona no implica un corte o su eliminación total de la vida y las prácticas comunes que se viven en familia, es decir, la muerte no significa su salida de la existencia, por lo que se establece una relación entre las personas vivas y aquellas que han fallecido. Los muertos le otorgan a aquellos que están en vida, protección y felicidad.

Culto a los antepasados

El culto rendido a los antepasados por parte de esta práctica, señala la importancia y creencia de la posibilidad de las almas de los difuntos para castigar o ayudar a los descendientes. Esto, aunque Confucio nunca se pronunció acerca de un tipo de culto a los antepasados.

En particular, el Confucionismo le da un gran valor a la práctica de los ritos, pues estos permiten mantener el pasado como legado, y también, la incorporación de nuevos valores. Los rituales representan un proceso que permite el dominio del ser para mejorar, por lo que estos facilitan un correcto funcionamiento, también, de la sociedad y el Estado.

 

Fundadores del Confucionismo y Confucio

Los verdaderos fundadores del Confucionismo como doctrina fueron los seguidores directos de Confucio tras su muerte, pues establecieron todas sus enseñanzas como un método que constituye un estilo de vida basado en principios éticos, mayormente.

En cuanto a Confucio, uno de los más importantes pensadores chinos, fue además, escritor, profesor y político que nació en el año 551 a.C., y murió en el 479 a.C.. Se considera que Confucio fue el autor de una gran variedad de escritos tradicionales chinos, así como también una serie de textos en los que se establece una serie de creencias aplicadas al dominio y disciplina personal, pero también al gubernamental en cuanto a la moralidad del ser, la sinceridad y honestidad, la justicia y el buen relacionamiento social. La finalidad de su filosofía está orientada al bienestar y la felicidad del individuo y el Estado.

 

Escrituras sagrados del Confucionismo

En el Confucionismo los libros sagrados son conocidos como las Analectas y en ellas se almacenan una serie de enseñanzas alabadas por los discípulos y creadores de la doctrina formalmente. Estas enseñanzas y principios serían recopiladas por discípulos de Confucio transmitidas a través de la oralidad y los textos a lo largo de varias generaciones.

Los libros sagrados del Confucionismo se constituyen en cinco textos principales conocidos como “Los Cinco Clásicos”. Se trata de textos que fueron escritos por Confucio, pero también se considera que otros estuvieron influenciados por sus principios y escritos por sus discípulos: el primero es el Clásico de la historia, luego el Clásico de las odas, seguido por el Clásico de los cambios, Anales de la primavera y el otoño y finalmente, el libro Clásico de los ritos.

 

Confucionismo simbolos

 

Símbolos del Confucionismo

Aunque si bien el Confucionismo carece de un símbolo específico y oficial, a menudo suele usarse el símbolo chino del agua para asociar la religión del Confucionismo. Así, el agua representa propiamente la vida. Además de esta, existen otra serie de símbolos directos que están relacionados con el símbolo chino para “erudito” y frecuentemente se usa la imagen misma del pensador Confucio para simbolizar el Confucionismo.

 

El templo de Confucio

Una vez muere Confucio su casa es consagrada y tomada como templo. Debido a esto, el emperador Han Gaodi inicia la costumbre de ofrecer sacrificios en memoria de Confucio, la cual seguirá existiendo con el establecimiento de más emperadores que le sucedieron.

Se trata de un templo que tras 15 renovaciones se considera uno de los más grandes de China, pues cuenta con 16.000 metros cuadrados y 460 habitaciones. En el año 1994 es declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamado “Templo y Cementerio de Confucio y residencia de la familia Kong en Qufu”.

Así, el Confucianismo se separa y se constituye como una ideología moral y política que más tarde fue tomada como doctrina oficial en China y que además, fue seguido por los emperadores posteriores, las altas autoridades políticas, los nobles y en general, el pueblo que siguió a Confucio.